1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

MATONISMO

Los medios ultras agitan el Congreso

El malestar crece entre periodistas y diputados desde que la Cámara acreditó a pseudo medios de ultraderecha que solo buscan el rifirrafe

Gorka Castillo Madrid , 8/12/2021

<p>Línea editorial</p>

Línea editorial

La boca del logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Los martes son días broncos en el Congreso. Desde que el canal de youtube EDATV y la emisora digital 7NN hacen acto de presencia en las comparecencias de prensa semanales que ofrecen los diferentes grupos políticos, las sesiones se han transformado en trifulcas dialécticas que ahogan al resto de las voces del Parlamento. El malestar de los cronistas ha crecido. “Y no solo por sus preguntas y su actitud, muchas veces provocadora, sino porque los rifirrafes acaparan el tiempo de cada comparecencia –15 minutos por grupo– desviando el foco de la actualidad hacia el terreno del escándalo, que es el que desean. Sin duda, dificultan nuestro trabajo pero lo peor es que desvirtúan la información seria de la Cámara legislativa. Sinceramente, empiezan a cansarme”, explica un periodista que omite su nombre para no ahondar en más polémicas. “Bastante crispación montan en las redes sociales”, concluye.

Las alarmas han saltado en el Congreso sobre las verdaderas intenciones informativas de EDATV, propiedad del comentarista Javier Negre y la polemista Cristina Seguí; y de 7NN, dirigido por el ex director general de Intereconomía, Marcial Cuquerella, y contenedor de opinadores ultraderechistas con la peor reputación del país. Hay días que azuzan polémicas que pueden cortarse con un cuchillo. La última, con Gabriel Rufián, aunque luego repitieron el show con Aina Vidal (En Comú Podem), Mireia Vehí (CUP) y Pablo Echenique (UP). Otros días, lo hacen con Mertxe Aizpurua (EH Bildu), Íñigo Errejón (Más País), Aitor Esteban (PNV) o Héctor Gómez (PSOE).

Todo comenzó antes de la reunión de la junta de portavoces, el órgano que organiza el trabajo semanal del Congreso. Como es habitual y así está programado cada martes, Gabriel Rufián comparece ante los periodistas acreditados para dar cuenta de su posición sobre la actualidad. La semana pasada flotaban en el aire varias cuestiones de interés. Por un lado, la modificación de la ley de comunicación audiovisual solicitada por ERC para incrementar la presencia de las lenguas cooficiales en la producción de plataformas como Netflix, y una PNL presentada por el mismo grupo para aumentar los impuestos a los juegos en línea. Por el otro, una lógica curiosidad periodística por conocer su opinión sobre el comunicado que presos de ETA acababan de difundir anunciando el fin de los homenajes públicos.

Frente al atril, cuatro filas con mesas corridas y once “plumillas” dispuestos a lanzar dardos. Javier Negre, de EDATV, rompe el hielo de una conferencia que es retransmitida en directo por el canal del Parlamento. 

–“Sí, buenos días señor Gabriel Rufián. Han muerto cuatro personas, entre ellas dos niños, en un incendio de un local ‘okupado’ de Barcelona. ¿No cree usted que en Catalunya habría que tener más mano dura contra la ‘okupación’? Muchísimas gracias. Para EDATV”.

Con la mirada baja, los periodistas observan las pantallas de sus ordenadores. Parecen ausentes. Tras cinco segundos de silencio contenido, el diputado de Esquerra responde: “Me lo pone cada vez más difícil porque creo que es una autorización...”. Entonces se frena, hace un leve gesto de negación con la cabeza y, mirando al techo de la sala, concluye taxativo: “No participamos de burbujas mediáticas de la ultraderecha”.

El youtuber, transmutado ya en el incómodo fustigador del poder que simula ser pero que no se ofende por las listas negras de Vox para vetar periodistas, se siente ninguneado y entra definitivamente al cuerpo a cuerpo. Sus ojos se encienden, encorva la caja torácica hacia delante y comienza a mover la mano con energía, como si fuera a clavar los dedos sobre la mesa:

–“Pero señor Rufián, usted cobra más de 125.000 euros todos los años. Estoy acreditado por este medio de comunicación, estoy igualmente legitimado que mis compañeros, a pesar de que usted prometió que iba a abandonar el Congreso. Lo único que se le pide es que, igual que cobra un sueldo público de todos los españoles, conteste a un periodista debidamente acreditado sobre un tema de reciente actualidad. Muchísimas gracias”.

El primer amago de refriega es interrumpido por las intervenciones de tres cronistas que formulan sus preguntas con rigor. El cruce de hierros se reinicia con la irrupción en escena de Josué Contreras, el comentarista de 7NN. 

–“¿Cómo valora esa querella contra el consejero de educación de la Generalidad que, pues bueno, no ha querido cumplir o no quiere cumplir ese 25% de español en las escuelas? ¿Y cómo valora a su majestad el rey llamando a los jueces a hacer cumplir la ley en Cataluña? Muchísimas gracias”.

“Usted”, le suelta Rufián, “que seguro que sabe decir ‘Schwarzenegger’, seguro que sabe decir ‘Generalitat’ también. No participamos de burbujas mediáticas de la ultraderecha”.

–Pero, ¿a usted le parece extrema derecha los jueces y su majestad el rey? ¿Sabe cuánto nos cuesta esa ocurrencia, ese insulto, a nosotros y a todos los españoles? 85.714 euros”, replica Contreras. 

Y es entonces cuando la voz de Javier Negre resurge en la ciénaga dialéctica para corregir a su compañero. “No, es un poquito más”, apostilla desde su asiento. “Son 125.000 euros. Y me gustaría hacerle una ‘repregunta’. ¿Cómo valora el papel de su majestad el rey en la pregunta de mi compañero, en solidaridad él (sic)? Muchísimas gracias”. El remate final corre a cuenta del de 7NN: “Pero, de verdad señor Rufián, baja usted mucho el nivel. Los españoles quieren escucharle cómo valora esa querella y el papel del rey”. A esas horas, los trazos más gruesos de este penoso incidente, los que más morbo pueden suscitar a una audiencia cada vez más visceral, ya eran recreados, viralizados y comentados por la maquinaria mediática más próxima a la ultraderecha nacional en las redes sociales. 

Los trazos más gruesos de es incidente, los que más morbo suscitan en una audiencia cada vez más visceral, ya eran comentados por la maquinaria mediática más próxima a la ultraderecha nacional en las redes sociales

“Salvando las distancias”, apunta el historiador Steven Forti, autor de libros como Extrema derecha 2.0 (Ed. Siglo XXI), el comportamiento recuerda al de Donald Trump cuando era presidente y lanzaba tuits para hablar de un tema y soslayar otros. “El modus operandi es idéntico: provocar para lograr un escándalo, y así controlar el debate político y la agenda mediática”. Respecto a si considera acertado que los políticos perjudicados se nieguen a responderles o que sus jefes de prensa hayan solicitado a la secretaría general del Congreso medidas drásticas para evitar estos comportamientos, Forti lo niega. “No creo que sea una buena elección porque es ofrecerles en bandeja de plata el victimismo que les permita reivindicar públicamente la libertad de expresión. Es preferible demostrar que la información que difunden sólo trata de polarizar a la sociedad fomentando el pensamiento de nosotros frente a ellos. Entiendo que es muy difícil pero la realidad es la que es. Estos medios existen, y es legítimo que existan aunque no lo que dicen y cómo lo dicen. Así que hay que apechugar y ganarlos en las batallas culturales y en las ideas”, afirma.  

La periodista Esther Palomera escribió la semana pasada un artículo muy sagaz sobre la distorsión que canales como EDATV y 7NN empiezan a generar en las ruedas de prensa semanales del Parlamento. “Por cada hater, difamador o profesional del matonismo que se dedica a adulterar el periodismo, las redacciones están llenas de plumillas que ejercen el oficio honestamente desde el respeto y la búsqueda de la verdad. Y si el Congreso, los periodistas y las asociaciones no distinguimos entre una cosa y otra, flaco servicio hacemos a la democracia”, apuntaba. 

En la secretaria general del Congreso confirman que ambos canales cumplen con todos los requisitos exigidos a un medio de comunicación para estar acreditado en la Cámara –ser una empresa jurídica cuyo objeto social sea la comunicación, que tenga una estructura definida con sede y teléfono, y que actualice sus contenidos periódicamente– y que las restricciones sólo se aplican a programas considerados de entretenimiento por razones de espacio y funcionalidad. Esto es solo relativamente cierto, puesto que a periodistas como Willy Veleta, colaborador habitual de CTXT, el Congreso le obliga a hacer su trabajo en las puertas del edificio, y no le permite desarrollarlo dentro del edificio. 

En la secretaria general del Congreso confirman que ambos canales cumplen con todos los requisitos exigidos a un medio de comunicación para estar acreditado en la Cámara 

La Asociación de la Prensa de Madrid (APM), por su parte, ha hecho un “llamamiento tanto a periodistas como a políticos para que sus relaciones se desarrollen en un clima de respeto mutuo, que favorezca el ejercicio de la libertad de expresión y el derecho de los ciudadanos a recibir información”. Otra asociación directamente involucrada como la de Periodistas Parlamentarios (APP) se ha sumado a esa iniciativa aunque ve con “preocupación” las quejas recibidas por parte de periodistas acreditados acerca de los “episodios de intimidación a los que algunos compañeros son sometidos” por EDATV y 7NN. Negre, por ejemplo, aseguró ufano la semana pasada que hacía las preguntas que otros medios de comunicación no tenían “huevos” de hacer por su condición de “palmeros” y que se estaba pensando hacer públicos los nombres de algunos redactores que han participado en una “operación secreta” para expulsarle del Congreso. 

Un experimentado cronista como Agustín Yanel, hoy secretario general de la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP), considera que este comportamiento es ridículo. “Defiendo que todo el mundo tiene derecho a buscar información. El periodista pregunta porque es su obligación y el político debe responder porque es la suya. Cuestión distinta es lo que hacen algunos periodistas en las ruedas de prensa. Yo nunca me pondría a debatir con un político porque el espectáculo que se genera es lamentable. Esperaría al final para acercarme a él y conocer los motivos. Esta profesión ha cambiado mucho con la llegada de las redes sociales y la precarización laboral pero el objetivo sigue siendo el mismo: hacer buen periodismo”. 

Otra de las dianas predilectas de EDATV y 7NN es el portavoz del grupo confederal de Unidas Podemos, Pablo Echenique. Hace unas semanas cambió de estrategia y comenzó a responder a las enardecidas interpelaciones que suelen plantearle estos medios ultras con una tranquilidad cargada de ironía corrosiva. “He hecho cientos de entrevistas difíciles y nunca he tenido problemas en responder a todas las preguntas. Pero me molestan las noticias falsas. Y mucho más si se difunden en sede parlamentaria porque degradan la democracia y la prensa. Sin embargo, creo que es mejor evitar las peleas para no desmerecer el trabajo de otros compañeros que vienen aquí a buscar información. Creo que es mejor desactivarlos”, explica.

Que la esencia del periodismo es la búsqueda de la verdad lo sabe bien la periodista Carmen Moraga, habituada durante décadas a lidiar con las normas no escritas que circulan por el Congreso. “Nunca había visto semejantes careos como los que ahora protagonizan esos redactores. Los cronistas parlamentarios siempre han respetado los turnos de otros compañeros, no interrumpen las comparecencias ni se encaran con el político como si fuera un debate, además de otras reglas básicas de convivencia. Una cosa es el periodismo crítico y otra muy distinta lo que hacen estos nuevos medios, que van al Congreso con la única intención de crear ruido para denigrar al político, pero creo que es difícil tomar alguna medida para evitarlo”. Los criterios de calidad que siempre han presidido las crónicas parlamentarias, y que algunos siguen practicando pese al temporal sonoro que provocan comentaristas como Negre y Contreras, parecen cada vez más lejos. La banalización atrapa más a la audiencia visceral que el periodismo serio.

En su libro Extrema derecha 2.0, Steven Forti describe con precisión cómo la industria de la desinformación de la que forman parte canales como EDATV y 7NN son financiados, patrocinados o creados por líderes ultraderechistas que han entendido lo provechoso que resulta incrementar la desconfianza social hacia todo lo que huela a establishment, sean intelectuales, científicos, periodistas o instituciones como el Congreso. Con todo, lo peor, para Forti, “es que marquen las agendas y se conviertan en una opción aceptable por más que despierten simpatías o antipatías en la ciudadanía. Y me temo que lo han logrado porque ya no son percibidos como una amenaza”. Las sombras de la ultraderecha no se disipan, avanzan.

Los martes son días broncos en el Congreso. Desde que el canal de youtube EDATV y la emisora digital 7NN hacen acto de presencia en las comparecencias de prensa semanales que ofrecen los diferentes grupos políticos, las sesiones se han transformado en trifulcas dialécticas que ahogan al resto de las...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jmfoncueva

    Resulta curioso cómo, mientras que estos supuestos medios de comunicación tienen esa facilidad para acceder a las comparecencias de los diputados, con el único propósito de montar la bronca, en los informativos de las emisoras de radio, muy especialmente en Radio Nacional, que es pública, sólo se cita a los periódicos de papel, de claro sesgo conservador todos ellos, habiendo incluido muy recientemente un tal "El Periódico de España", mientras que medios digitales que tienen años, como eldiario.es o Público, no son citados jamás. Aprovecho el espacio para recordar a Alberto Rodríguez. No lo olvides, mañana pueden ir a por ti.

    Hace 9 meses 16 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí