1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Disyuntiva

8M en guerra. Pacifismo o pasivismo

El feminismo y los movimientos de mujeres no siempre han podido o querido abogar por soluciones pacifistas, y han participado en guerras o defendido otras luchas violentas. La realidad es compleja

Lina Gálvez Muñoz 8/03/2022

<p>Milicianas de la Columna Durruti en 1936, durante la Guerra Civil.</p>

Milicianas de la Columna Durruti en 1936, durante la Guerra Civil.

dominio público

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Mientras muchas nos lamentábamos por la llegada de un 8M dividido por las batallas en torno a la identidad sexual, ha comenzado una guerra que no es cultural, sino de las que se llevan vidas y ciudades por delante. Y una guerra que, al mismo tiempo, está anticipando o acelerando cambios que creo que serán profundos y que nos obligan a enfrentarnos a ciertas contradicciones que es necesario abordar con conciencia de su complejidad y huyendo de los lugares comunes. 

Como no podía ser de otra manera, los discursos en torno al 8M y el feminismo se están entrecruzando con las tomas de posición política sobre la respuesta europea a la guerra y sobre el respaldo del Gobierno español a dicha respuesta. Así, las ministras de Podemos en el Ejecutivo, Ione Belarra e Irene Montero, han expresado su disconformidad, al menos fuera del Consejo de Ministros, con la política de envío de armas a Ucrania de forma bilateral, apoyada por el Gobierno del que forman parte. Y han llegado a calificar a su socio gubernamental de “partido de guerra”, algo de lo que afortunadamente ya se han retractado. El desacuerdo afecta también a los otros tres ministros de su coalición electoral, que sí han respaldado las decisiones que está tomando el Gobierno respecto a Ucrania. 

Lo que me interesa analizar hoy es el hecho de que la oposición y el alegato pacifista de estas ministras se han justificado también en nombre del feminismo. Feminismo que no tengo dudas de que ellas defienden en su labor política, pero que no creo que haya que identificar de manera automática con el pacifismo, o con un pacifismo inmovilista, y menos en el contexto actual de florecimiento de movimientos antidemocráticos que son medularmente antifeministas y en los que el régimen de Putin y algunos de sus oligarcas han jugado un papel clave de apoyo y financiación.

La identificación del movimiento feminista con el pacifismo tiene raíces teóricas vinculadas con la coerción y la violencia como elementos esenciales de las estructuras patriarcales. Tiene también incuestionables referentes históricos, que se remontan a la lucha no violenta de las sufragistas o a la oposición del movimiento feminista llamado maternalista a la Primera Guerra Mundial, si bien hubo otros grupos feministas que apoyaron la guerra dentro de sus discursos nacionales o nacionalistas o como arma para conseguir el sufragio femenino. Mientras las mujeres estuvieron casi ausentes –al margen de alguna poderosa reina– en la toma de decisiones que condujo al estallido de ambas guerras mundiales, sí fueron clave en la construcción de instituciones multilaterales como las Naciones Unidas sobre las que se cimentó la paz. De hecho, la creación de las Naciones Unidas fue en gran parte cosa de mujeres. Y las mujeres seguimos teniendo un papel fundamental en la resolución de conflictos y en la denuncia de las violencias específicas que en estos sufrimos.

Igualmente, existen elementos concretos de la vida y la socialización, o de la biología de las mujeres, que nos han hecho más proclives al pacifismo: las mujeres hemos tenido vetada la participación en los ejércitos durante mucho tiempo, aún la tenemos en muchos países y allí donde sí participamos seguimos siendo minoritarias; apenas nos han regalado soldaditos cuando éramos niñas, ni hemos jugado con ellos, por lo que no tenemos idealizadas las batallas y las guerras; y además, parimos, damos la vida y cuidamos las vidas que luego las guerras arrebatan. A pesar de que no soy una gran seguidora de la corriente maternalista del feminismo, siempre me ha fascinado la metáfora utilizada por Elisabeth Smart en su libro En Grand Central Station me senté y lloré, un auténtico alegato pacifista donde la autora canadiense, en plena Segunda Guerra Mundial, escribió: “Puedo repoblar el mundo entero, puedo dar a luz nuevos mundos en refugios subterráneos mientras arriba caen bombas; puedo hacerlo en lanchas salvavidas mientras el barco se hunde; puedo hacerlo en cárceles sin permiso de los carceleros; y oh, cuando lo haga calladamente en el vestíbulo durante las reuniones del Congreso, un montón de hombres de Estado saldrán retorciéndose el bigote, y verán la sangre del parto, y sabrán que han sido burlados”.

La identificación de las mujeres y el feminismo con roles maternalistas puede chocar con las promesas de emancipación de las estructuras y estereotipos patriarcales

Todo ello explica que nuestras vidas hayan estado más alejadas de la participación militar en guerras y conflictos armados, aunque hayamos sufrido todo tipo de violencia y hayamos servido con frecuencia como botín de guerra, así como hemos sostenido la red de supervivencia y cuidados de los ejércitos y de la población civil durante y después de la contienda. Sin embargo, el feminismo y los movimientos de mujeres no siempre han podido o querido abogar por soluciones pacifistas, y han participado en guerras o defendido otras luchas no necesariamente no violentas. La realidad ha sido y es más compleja.

Desde un punto de vista teórico, la identificación de las mujeres y el feminismo con roles tradicionalmente maternalistas puede chocar con las promesas de emancipación de las estructuras y estereotipos patriarcales. Cabe preguntarse si la relación directa de esta noción de no violencia con las mujeres puede implicar una perpetuación de los roles segregados por género y, al mismo tiempo, no tener en cuenta los sistemas de poder que se entrecruzan y los diferentes mecanismos de violencia estructural que sufrimos de manera diferenciada entre nosotras. Para que nos entendamos: lo que el feminismo actual llama incorporar una mirada interseccional partiendo de conocimientos situados, que no es más que tomar en consideración los distintos ejes de desigualdad que nos atraviesan y la intención de construir el conocimiento desde realidades concretas y no desde la generalización que necesariamente conlleva la construcción teórica.

La identificación automática del feminismo con el pacifismo no siempre es trasladable a la vida y los desafíos que tienen por delante, por ejemplo, muchas mujeres de grupos étnicos sujetos a una fuerte violencia o en contextos de guerra. De hecho, hay autoras feministas que critican la idea de que la participación de las mujeres en los ejércitos sea un paso empoderante, al considerar el militarismo como un instrumento patriarcal, pero que también consideran que rechazar la violencia independientemente del objetivo significa no distinguir entre el militarismo estatal, colonial o imperialista y la legítima defensa. Y se preguntan si muchas mujeres de color víctimas de la violencia policial racial en EE. UU. o esclavas sexuales del ISIS en Oriente Medio deben ser tachadas de violentas y, por tanto, quedar excluidas del feminismo pacifista. De igual modo habría que preguntarse si excluimos del feminismo a las ucranianas que defienden a sus familias, sus casas y sus ciudades, que protegen su vida con un arma en la mano. En este sentido, no deja de resultar paradójico que fuertes defensoras del feminismo interseccional y los conocimientos situados como Belarra y Montero no los apliquen en este caso. La vida no es fácil y la política tampoco.

Desde un punto de vista histórico, podemos encontrar innumerables ejemplos que rompen esa asociación automática. La participación de los movimientos feminista y de mujeres en la lucha antifascista ha sido paradigmática. No hay que remontarse mucho en nuestra propia historia para encontrar ejemplos, y si alguien está interesado en el tema puede leer el magnífico libro de Mary Nash: Rojas. Las mujeres republicanas en la Guerra Civil. Si bien el papel de las mujeres en la defensa antifascista de la República se concentró en la retaguardia –sobre todo tras la desaparición del brigadismo–, como correspondía a una sociedad que seguía siendo patriarcal y donde operaba una fuerte división sexual en todos los ámbitos, esto no significa que ellas cuestionaran el militarismo o tuvieran aversión por la guerra. Por ejemplo, a pesar del trasfondo pacifista de la Agrupación de Mujeres Antifascistas (AMA) y de su temprana incorporación al movimiento pacifista internacional, sus miembros participaron activamente apoyando el estímulo militar masculino para el esfuerzo bélico. Consignas como “más vale ser viudas de héroes que esposas de cobardes” o “nunca hemos criado cobardes, los hijos no deben faltar a su deber” fueron proclamadas por esas pacifistas. 

Siguiendo a Nash, la organización anarquista Mujeres Libres denunció la coacción que entrañaba el reclutamiento de soldados por mujeres, pero al mismo tiempo llamó a la movilización general y exigió disponer de mejor armamento. Es cierto que cuando llegó el momento de movilizar a la llamada “quinta del biberón”, muchas mujeres, la mayoría de las cuales no militaba en esos movimientos, se resistieron al alistamiento de sus hijos, casi niños, y comenzaron a desechar las anteriores consignas sobre la maternidad como deber para con la patria. 

Las mujeres fueron clave en la retaguardia republicana, como maestras y formadoras, confeccionando uniformes y produciendo munición, como madrinas de guerra que se carteaban con soldados en el frente, y cuidando y manteniendo a la población civil. La división de roles siempre estuvo presente y hasta fue justificada por estas organizaciones de mujeres, incluida Mujeres Libres. Los esfuerzos de las mujeres fueron clave para el frente, pero sobre todo lo fueron al permitir que la sociedad civil sobreviviera y resistiera, porque las mujeres que militaban en los grupos feministas y en el movimiento de mujeres querían participar en la lucha antifascista y mantener los derechos conquistados durante la Segunda República. Si se entiende esa postura, tal vez resulte más comprensible la participación de las mujeres en la resistencia armada en Ucrania o el apoyo de partidos que se autodenominan feministas al pueblo ucraniano.

También sería interesante tener en cuenta, para contextualizar esta discusión en el momento actual y el conflicto ucraniano, la financiación del entorno de Putin no sólo a los grupos de extrema derecha orientados a desestabilizar las democracias y la Unión Europea, sino directamente al antifeminismo. El informe La punta del iceberg, elaborado por el Foro Parlamentario Europeo sobre Derechos Sexuales y Reproductivos, denuncia que dos oligarcas rusos, Vladimir Yakunin y Konstantin Malofeev, han empleados estos últimos años más de 170 millones de euros en financiar la lucha contra el feminismo, la diversidad de género y la aceptación de formas de familia distintas a la “tradicional” en Europa. 

Esta guerra está cambiando muchos rumbos, esperemos que también modifique la actitud tolerante al auge de movimientos de extrema derecha antifeministas

La maquinaria de influencia de Putin ha trabajado para minar los derechos de las mujeres y las personas LGTBI a través de la desinformación y la financiación de campañas antigénero cuyo objetivo era crear división social en el interior de cada país y entre los Estados de la Unión Europea, identificando esta institución con la decadencia moral frente al familismo y los valores tradicionales que los movimientos de extrema derecha defienden y que son un serio peligro para los derechos de las mujeres y el futuro de nuestras hijas. La iglesia ortodoxa rusa ha llegado a justificar el envío de bombas a Ucrania por esta causa.

Esta guerra está cambiando muchos rumbos, esperemos que también modifique la actitud tolerante de muchos al auge de movimientos de extrema derecha profundamente antifeministas. La burbuja libre de violencia en la que hemos vivido en estos últimos treinta años era sólo eso, una burbuja con la que muchas personas de otras partes del mundo soñaban. Darnos cuenta de ello nos ayudará a explicar por qué en Europa está cambiando la dirección de ciertos debates; que Dinamarca se abra a eliminar la excepción a la política comunitaria en materia de defensa de la Unión Europea, vigente desde hace tres décadas; que Finlandia debata si debe entrar en la OTAN; que Alemania altere su política de no intervención y aumente la inversión en su industria militar, la más importante de Europa; y que todos los países, también España, se preparen para paliar los efectos que los movimientos de apoyo a Ucrania y las sanciones a Rusia van a tener sobre nuestras economías y nuestras vidas, desde la escasez en el suministro y el alza de los precios de la energía, a las interrupciones en las cadenas de suministros globales, y quién sabe qué más. El apoyo a Ucrania no nos va a salir gratis, pero evitarlo sería una costosa vergüenza, peor que lidiar con nuestras propias contradicciones.

Abrir los ojos no quita que haya que seguir luchando por la paz y oponiéndose a la guerra como instrumento para dirimir las diferencias entre países. La diplomacia es y debe continuar siendo la primera opción, e incluir a más mujeres en las negociaciones es ahora más necesario que nunca. Esta semana votamos en el pleno del Parlamento Europeo el tercer Plan de Acción en materia de Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres en la Acción Exterior 2021-2025. En él pedimos que la igualdad de género sea un componente clave de la acción fuera de nuestras fronteras, para conseguir una política exterior y de seguridad más feminista y con mayor presencia de mujeres, así como más consciente de los efectos desiguales y diferenciados de las guerras y los conflictos armados sobre ellas. Estoy convencida de que el papel que históricamente hemos desempeñado las mujeres como intermediarias a favor de la paz y en movimientos pacifistas puede contribuir a la resolución pacífica de conflictos, que es el ideal al que debemos aspirar, pero siempre sin confundir el pacifismo con el inmovilismo cuando hay una invasión militar tan injustificada y desigual como la que está llevando a cabo el ejército ruso en Ucrania. 

Este 8M no es una conmemoración cualquiera, es un día en el que somos testigos de que las amenazas a las que nos enfrentamos son reales y muy cercanas, y de que la oposición a las fuerzas antidemocráticas y antifeministas nos exige que encontremos consensos o espacios de diálogo calmados en aquellos ámbitos que nos separan, por lo que la reivindicación de la lucha para conseguir la igualdad efectiva de las mujeres a todos los niveles debe continuar más viva que nunca. Esto va de feminismo, sin apellidos. Va de la lucha por la igualdad y la dignidad. Y también va de la vida, la libertad y la dignidad del pueblo ucraniano. No podemos olvidarlo. 

Mientras muchas nos lamentábamos por la llegada de un 8M dividido por las batallas en torno a la identidad sexual, ha comenzado una guerra que no es cultural, sino de las que se llevan vidas y ciudades por delante. Y una guerra que, al mismo tiempo, está anticipando o acelerando cambios que creo que...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Lina Gálvez Muñoz

Es eurodiputada por el PSOE. Catedrática de Historia e Instituciones Económicas.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. javierotti

    La autora critica la posición de las ministras Belarra y Montero y afirma: "De igual modo habría que preguntarse si excluimos del feminismo a las ucranianas que defienden a sus familias, sus casas y sus ciudades, que protegen su vida con un arma en la mano. En este sentido, no deja de resultar paradójico que fuertes defensoras del feminismo interseccional y los conocimientos situados como Belarra y Montero no los apliquen en este caso. La vida no es fácil y la política tampoco." Yo me pregunto si es más consecuentemente feminista proporcionar armas a un gobierno que obliga a los hombres a tomarlas y les impide ponerse a salvo junto a las mujeres. Estoy de acuerdo con el derecho a la defensa armada, siempre y cuando no sea obligatoria. El artículo parece dar por sentado que la respuesta militar ucraniana es voluntaria y no discriminatoria. Mi apreciación supongo que está atravesada por mis impulsos, que en caso de ser llamado a filas sería el de desertar.

    Hace 10 meses 30 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí