1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Cambio climático

Las élites ante la crisis ecosocial: luchas internas y escapismo

Fragmento del libro ‘La batalla por el colapso’ sobre cómo los capitalistas se preparan para el mundo que viene

Pablo Font Oporto 17/05/2022

<p>Una de las protestas organizadas por el grupo ecologista Extinction Rebellion.  </p>

Una de las protestas organizadas por el grupo ecologista Extinction Rebellion.  

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Después de advertir (en su doble sentido de constatar y avisar) que vamos hacia el abismo, y de denunciar que el capitalismo global ha ido apaciguando nuestra inquietud al respecto, acabamos de ver que la crisis de legitimidad que éste está sufriendo ha generado un enfrentamiento entre las oligarquías (las locales contra las globales). Pero no debemos perder de vista que este enfrentamiento actúa también, incluso de manera conscientemente interesada, como una pantalla distractora ante el gran problema real: el colapso socioambiental.

Antes de entrar a analizar todo lo que comporta esta guerra de élites (élites “extractivistas o extractivas” como advierten Acemoğlu y Robinson, 2012), es importante alertar que este conflicto, en sí mismo, supone ya, en primer lugar, la posibilidad de un drama. En efecto, una época de turbulencias como la que estamos viviendo puede acabar en una tragedia que reproduzca el ciclo de la primera mitad del siglo XX. Por otro lado, supone evidentemente una pérdida de tiempo y energías (humanas y biofísicas).

Dejando de lado la gravedad de estos aspectos, parece que el conflicto entre las élites encubre la existencia de una agenda compartida por parte de estas ante lo que se nos viene encima, y esa agenda lo que significa en realidad es una guerra contra el resto: la exclusión de la gran masa de la población mundial. La pandemia ya nos ha dado pistas de por dónde pueden ir las cosas si se ponen realmente serias.

Lo que la confrontación entre nativistas iliberales y globalistas esconde es que, aunque lo nieguen, saben que viene un colapso ambiental

En efecto, tras el fuego de artificio, lo que la confrontación entre nativistas iliberales y globalistas esconde es básicamente que, aunque no reconozcan abiertamente la posibilidad de un colapso ambiental, saben bastante bien lo que en realidad viene y se están preparando. Mediante sus afirmaciones públicas mantienen un relato que, o bien directamente niega la existencia de un problema ambiental, o bien indirectamente sostiene que no es un problema insoluble porque la tecnología nos permite tener la situación bajo control. Pero una cosa son sus manifestaciones públicas y otra sus previsiones. Bruno Latour entiende que existe esa agenda oculta compartida entre el negacionismo y el capitalismo “verde”, y que detrás del supuesto negacionismo de las élites cabe detectar una estrategia más o menos similar. Esto nos llevaría, una vez más, a detectar que la confrontación entre globalistas y nativistas no solo tiene mucho de impostada, como construcción sociomediática, sino también de falsa, en cuanto que los planes que unos y otros tienen previstos en la gestión de un posible colapso socioambiental y del futuro de la Humanidad no difieren en absoluto en lo esencial: exclusión de la inmensa mayoría y huida a un refugio protector para los destinados a salvarse. En este sentido, Latour percibe que las políticas reaccionarias actuales serían reveladoras de un claro movimiento de escape de las élites.

Ahora bien, por nuestra parte apreciamos que en esta coyuntura de nuevo se presenta un dilema para las oligarquías locales: ¿huir o excluir? Lo primero resultaría fácil para las aristocracias globalistas, que no sienten apego especial más que por su bienestar y sus relaciones sociales igualmente trasnacionales. Huir y abandonar el territorio, la nación, no es plato de buen gusto para los nacionalpopulismos: a priori, mejor quedarse en la tierra de mi pueblo, de mis antepasados. Pero, eso sí, excluyendo a los que no forman parte de la nación e incluso a los que siendo nacionales no forman parte de la verdadera esencia de esta. Ahora bien, esto no es sino otra forma de huir: negar la realidad que no les conviene e intentar imponer su visión.

En todo caso, como ya hemos indicado, la estrategia pura de escape no es sino una huida hacia adelante con la que las élites –en particular, las globalistas– piensan apurar hasta el final este modelo productivo de explotación de recursos y obtención de energía: BAU (business as usual) hasta que el cuerpo aguante. Pero no solo se trata de exprimir el limón hasta el final. Dos finalidades más pueden percibirse. Primera, obtener el mejor posicionamiento en la carrera que se avecina en un futuro muy próximo. Segunda, extender una cortina distractora que permita ocultar todo esto: lo que se avecina, el hecho de que ellos lo saben, la verdad de que se está preparando para ello y, en definitiva, su toma de las mejores posiciones para otras futuras guerras, tanto entre las élites como contra el resto.

En un mundo tan fluctuante, lo más importante es, en todo caso, estar hasta el final bien posicionados para el sprint de la última vuelta, tapados y a rueda de los convenientes gregarios. En este sentido, las oligarquías obtienen dobles resultados del exprimido total de los recursos: no solo les reporta beneficios actuales, sino que simultáneamente les permite mejorar al máximo sus posiciones de cara al futuro, e incluso tener la posibilidad de implementar un plan B. La ventaja posicional comparativa funciona como aquella frase del Evangelio: “Al que tiene, se le dará…” (el conocido efecto Mateo). Y permite una preparación que incluya la huida y puesta a salvo de las élites, abandonando al resto.

Mucho de esto se encuentra detrás de la creciente desigualdad. La desigualdad actual no es solo reflejo de un mundo donde la ideología neoliberal consiguió volver a naturalizar las diferencias con el cuento de la meritocracia culpabilizante y destruyó las resistencias internas (el empresario de sí) después de haber eliminado las externas (sindicatos, partidos de izquierda, mundo intelectual libre). No es solo efecto de la innecesariedad de máscaras amables en un mundo globalmente competitivo. No es tampoco la sencilla consecuencia de la implementación de unas políticas desregulatorias, juntamente con las posibilidades que la tecnología ha brindado a las grandes trasnacionales. Ni aun el mero producto del desmantelamiento de la izquierda, desnortada y obsesionada con las identidades múltiples, que ha dejado el espacio político al enfrentamiento entre las ideologías de las élites globales y las locales. Ni siquiera el simple resultado de una visión económica cortoplacista que solo piensa en los máximos beneficios inmediatos, sin pensar siquiera en la destrucción de la propia economía real o sus empresas a la hora de obtenerlos (Hernández Jiménez, 2016). Es también un producto elaborado estratégicamente por aquellos que-saben-y-se-están-preparando para acceder al poder en todas sus dimensiones en los nuevos escenarios –de múltiples crisis solapadas, en particular socioambientales– que se avecinan. Y si –como suele decirse– la información es poder, en un escenario de colapso, el poder puede permitir, puramente, ser. Sobrevivir. Algo que no está ni muchísimo menos asegurado (y no solo por la pandemia, no olviden su occidental-centrismo) para la inmensa mayoría de la Humanidad en este preciso momento. Imaginen después.

A partir de aquí es posible comprender. Comprender la trascendencia de la cortina de humo. La significación de la negación del colapso –que, en última instancia, comparten unos y otros–. La guerra entre Trump y Biden (como personalización simbólica de la confrontación elitista). Y, finalmente, la estrategia del no-miedo (al colapso).

Alto. Acabamos de decir, en efecto, que la voz de unos y otros proclama: no tengáis miedo a un colapso socioambiental. Aquellos mismos, unos y otros, que se desgañitan para insuflar miedo a la sociedad y lo lanzan contra sus enemigos, derramándolo a espuertas desde sus atriles, coinciden en alimentar, precisamente, una idea común: ya tenemos demasiados miedos, no metáis miedo a la población con más ideas catastróficas. Aquí es donde podemos descubrir, de nuevo, la trampa detrás de todo el relato de las élites: la banalización y el debilitamiento del miedo al colapso es parte de su estrategia. No quieren que se sepa esa posibilidad real, ni que la temamos. En primer lugar, porque si lo supiésemos no atenderíamos a los miedos estúpidos con los que unos y otros taladran nuestra inteligencia. Segundo, porque nos desconectaríamos de un sistema –cultural– de consumo que les alimenta a ellos. Tercero, porque seguramente nos revolveríamos contra ellos en su calidad de gestores políticos. Y, cuarto, porque nos empezaríamos a preparar para lo que ya es muy difícil de evitar. Y esto último sería lo más peligroso: en igualdad de condiciones, el relato meritocrático no es tan atractivo para sus impulsores. Legitimar las diferencias es lo que permite presentar como lógica la existencia de posiciones de partida distintas ante las situaciones de colapso que se avecinarían.

Pregunten a la gente a qué tiene miedo. Piensen qué respondían hace pocos meses. Con la pandemia covid una minoría de gente tal vez haya empezado a hacerse preguntas, pero no dejan de ser entornos minoritarios, a los que se acusa de frikis. Lo que a la gente le preocupa es lo que los grandes poderes introducen en el imaginario colectivo desde sus plataformas. Las causas del no-miedo, de la debilidad del miedo al colapso medioambiental son, por tanto, claras: el ocultamiento de esta cuestión en el debate público (merece verse, al respecto, el último episodio de la serie El colapso). Las causas de ese ocultamiento se hallan en los intereses de las élites, que controlan el discurso público.

----------------------- 

Este texto es un fragmento de La batalla por el colapso. Crisis ecosocial y élites contra el pueblo. (editorial Comares, 2022). Su autor, Pablo Font Oporto (Sevilla, 1980) es profesor de Filosofía Política en la Universidad Loyola Andalucía.

(Nota: el libro fue publicado antes de que se desatase la guerra de Ucrania).

-----------------------

Presentaciones en Madrid 23 y 24 de mayo:

Lunes 23 de mayo, 19:00 

Lugar: Ecooo. C. de la Escuadra, 11 

Miguel Urbán. Eurodiputado y miembro de Anticapitalistas. 

Emilio Santiago Muíño. Científico titular del CSIC. 

Carmen Madorrán Ayerra. Profesora de Filosofía en la Universidad Autónoma de Madrid. 

Alba G. Ferrín. Militante de Anticapitalistas.

Martes 24 de mayo, 19:00 

Lugar: Librería Muga. Av. Pablo Neruda, 89 

Esteban Hernández. Periodista y escritor. 

Tom Kucharz. Miembro de Ecologistas en Acción. 

Almudena Sánchez. Máster en Humanidades Ecológicas, Sustentabilidad y Transición Ecosocial.

Presentaciones en Barcelona:

Miércoles 1 de junio, 18:30

Lugar: Cristianisme i Justícia. Carrer de Roger de Llúria, 13.

Xavier Casanovas (Profesor. IQS-Universitat Ramon Llull).

Joan Carrera (Profesor. Facultad de Teología de Cataluña).

Sonia Herrera (Profesora. Universitat Autònoma de Barcelona).

Jueves 2 de junio, 18:30. 

Lugar: Lafede. Carrer de les Tàpies, 1.

Organiza: Observatori del Deute en la Globalització.

Presenta: Alfons Pérez.

Después de advertir (en su doble sentido de constatar y avisar) que vamos hacia el abismo, y de denunciar que el capitalismo global ha ido apaciguando nuestra inquietud al respecto, acabamos de ver que la crisis de legitimidad que éste está sufriendo ha generado un enfrentamiento entre las oligarquías (las...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Font Oporto

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. enrbalmaseda

    Dicen y nos quiren hacer creer que los ricos no temen un desatre medioambientales o incluso que muchos lo desean, porque entonces ellos y solo ellos se salvarán y serán más privilegiados -incluso en el ridículo cuento de que ellos se irán a vivir en Marte- que nunca antes en la historia. Pero una cosa es el deseo y otra la realidad. Que el capitalismo si no se reforma de manara radical nos llevará al desastre a todos -ahora lo hace con dos tercios de la humanidad- es más que probable, pero no creo que sea porque a los ricos les da igual o incluso porque lo desean, sino porque la codicia ciega, individual y colectivamente, y se algo caracteriza a Occidente es la codicia colectiva, desgraciadamente no solo la de los ricos.

    Hace 4 meses 9 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí