1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

No hay futuro

‘Autodefensa’: crónica trap del desencanto ‘centennial’

La serie no es el retrato de toda una generación, pero sí de una época en la que el narcisismo generalizado aparece como apatía ante el mundo

Alejandro Zambudio 11/01/2023

<p>Imagen promocional de la serie 'Autodefensa'.</p>

Imagen promocional de la serie 'Autodefensa'.

Filmin

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Hay una serie de la que todo el mundo habla y que no le gusta a Carlos Boyero: se llama AutodefensaEl crítico de cine la definió como “lo más imbécil inútilmente arrogante, sonrojantemente feminista que he sufrido en mucho tiempo”. Autodefensa trata sobre las músicas, influencers, actrices y escritoras Berta Prieto y Belén Barenys Memé, quienes comparten piso y vidas creativas repletas de juerga en la Barcelona actual. La producción presenta la Ciudad Condal como una urbe vanguardista y repleta de nuevas oportunidades bajo el ambiente absurdo de las redes sociales y el espejo de vanidad de nuestro tiempo. Una construcción formada por personajes que se definen entre ellos en base a su número de seguidores en redes sociales, escenas sexualmente explícitas y torpes y burlas a cincuentones que se acuestan con jovencitas. La producción se apoya en la belleza de sus dos protagonistas, que nos recuerdan a aquellas sinuosas portadas de los discos de Roxy Music de los setenta, pero en versión trapAutodefensa es descarada y honesta en su frivolidad. Las interpretaciones son naturales y creíbles: cada uno de los dramas de las protagonistas se intenta mostrar de forma absurda, a modo de meme. Muchos de los detractores dicen que la serie no les representa del todo en su espiral hedonista. Pero, ¿qué historia lo hace? ¿Juego de Tronos? ¿The Walking Dead

La serie es el reverso punk de Euphoria –con la salvedad de que en Autodefensa el tema de las drogas no se trata desde el punto de vista moral que predomina en Euphoria y es lo que el director de Skins habría hecho en 2022 con sus personajes. La producción consta de diez capítulos de poco más de 15 minutos: un Motomami audiovisual acorde con una generación que busca el consumo fácil. 

Entre los temas tratados encontramos críticas al concepto de las nuevas masculinidades de forma elegante cuando, en uno de los episodios, uno de los ligues de Berta llega a casa llorando, con miedo de ser cancelado. Chanzas constantes a la idea del amor romántico y reflexiones sobre la falta de conciencia en los temas de salud mental y de los peligros de las nuevas tecnologías, así como bromas corrosivas con la gordofobia como excusa. Belén y Berta se parodian constantemente, se quedan con una parte superficial del asunto que resulta muy entretenida y divertida –algo imposible de negar–. Aunque sean egocéntricas, son carismáticas: no pretenden que entiendas su mundo, solo que lo conozcas. Su mundo es una burla a lo cotidiano: un neocostumbrismo en el que la ironía se constituye como el motor principal de las vidas de unas chicas que lo tienen todo, pero, al mismo tiempo, se sienten vacías. Un retrato de la insatisfacción perpetua de nuestro tiempo que no debería sorprender ni escandalizar, como está pasando en aquellos que crecieron entre las Historias del Kronen y las novelas de Ray Loriga.

No es que la gente joven sea individualista, sino que es el resultado de un modelo político, económico y social que consagra un culto exacerbado al yo

¿Cuál es el problema de Autodefensa? La autocomplacencia y el sesgo. No hay conflictos sociales ni precariedad. No hay camellos, narcopisos o riders. No hay personajes con dos trabajos para poder llegar a fin de mes, kellys o víctimas de violencia de género. No hay gente pobre ni tampoco se retrata la Barcelona conflictiva de barrios como El Raval, Sant Cosme o Sant Roc, y sí la Barcelona cool de Sant Gervasi. Todo es pulcro y aseado, como una mezcla entre Menos que cero y Girls. Hay mucha gente guapa con pisos buenos y ropa estilosa. Hay promesas de la cultura, diseñadores y directores que aspiran a comerse el mundo. Hay un culto desaforado a la juventud. La Barcelona que proponen sus protagonistas se asemeja más a la de Vicky Cristina Barcelona de Woody Allen que a la ciudad conflictiva y decadente de Lectura fácil de Cristina Morales. 

Sin embargo, Autodefensa nos puede servir para hablar del estado en que se encuentran muchos jóvenes que han crecido entre dos crisis económicas y una pandemia. La serie refleja lo que autores como Mark Fisher han denominado “hedonia depresiva”, o lo que es lo mismo: la incapacidad para hacer cualquier cosa que no sea buscar placer. No es que los millennials o los centennials solo estén pendientes de los likes de las redes sociales, del WhatsApp o del selfie perfecto, es que el smartphone, Instagram, Tinder, Amazon o TikTok son los ejecutores de ese modelo de desintegración social actual. No es que la gente joven sea individualista, sino que es el resultado de un modelo político, económico y social que consagra un culto exacerbado al yo. La sociedad moderna conquistó la libertad y creía en el futuro; en cambio, la sociedad actual está impregnada de monotonía y de cansancio, como consecuencia del fracaso de las utopías. Cuando Pier Paolo Pasolini en sus Cartas corsarias o en sus Cartas luteranas habla del “genocidio cultural” llevado a cabo por el capitalismo y el consumismo, sabía que la gente joven tendría que hacer frente a un vacío en el ámbito cultural que le llevaría a perder su identidad. Cuando Mark Fisher y Franco Bifo Berardi dialogaron acerca de la lenta cancelación del futuro, lo hicieron a sabiendas de que los jóvenes crecerían en una cultura autocomplaciente y una política que no deja espacio a alternativas, deteniendo el presente y borrando el futuro. Hay una sensación generalizada de que no existe una cultura alternativa más allá de la que impongan las élites. De ahí nace la nostalgia que impregna últimamente todas las batallas culturales: es el resultado de la disolución de la cultura material, de los lazos humanos y de un proyecto compartido. 

Nuestra era ha cambiado nuestra relación con el presente, pasando de aquello que estaba destinado a durar para siempre a lo que no puede aguantar más

Se agradece encontrar una serie que no cante a la nostalgia. Pensemos en Stranger Things o en Cobra Kai, dos series que nos permiten de nuevo viajar a la década de los ochenta; en producciones como Voy a pasármelo bien, que plasman ese anhelo de La Movida que tanto le gusta a Ayuso; o en los remakes de grandes películas de terror de los ochenta como Pesadilla en Elm Street o Halloween. No es casual que los ochenta estén de moda: es que nunca se fueron. Fue en esa década cuando comenzó la hegemonía cultural neoconservadora. La consecuencia de esa victoria en el ámbito cultural se traslada a la producción artística, a la adicción a la espiral del entretenimiento y la pasividad –algo que podemos percibir en Autodefensa y en la gente joven–, acompañada de una incapacidad general para poder reflexionar. Nuestro tiempo ha aprisionado el deseo hasta detener cualquier actividad que implique borrar el goteo de imágenes y estímulos a los que nos someten las pantallas. Las protagonistas de la serie, por ejemplo, hablan de esa ansiedad que les provocan las redes sociales mientras lo banalizan. Un ejemplo claro es la escena en la que a una de ellas le da un ataque de ansiedad que la otra sube a Instagram.

Esta fascinación que se siente por la nostalgia viene como consecuencia del sentido de urgencia que impera en nuestras vidas, de asirnos desesperadamente a algo. De la tinderización de unas vidas que solo nos ofrecen lo que está disponible. La gente joven vive en un permanente estado de emergencia. Nuestra era ha cambiado nuestra relación con el presente, pasando de aquello que estaba destinado a durar para siempre a lo que no puede aguantar más. Como explica Marina Garcés en Nueva Ilustración radical, no solo la modernidad ha sido objeto de crítica a lo largo de la Historia, también nuestra era, marcada por la ansiedad y el miedo. Avanzamos hacia una condición póstuma: un estado de las cosas caracterizado por la imposibilidad de intervenir en las condiciones del tiempo vivible. Lo que nos queda ya no es un tiempo que suma, sino que resta: un horizonte que no abre posibilidades de vida, sino que las cierra radicalmente. Autodefensa no es el retrato de toda una generación, pero sí de una época en la que el narcisismo generalizado aparece como apatía ante el mundo. Paradoja que se explica por la cantidad de estímulos que nos abruman. Y es el espejo de una sociedad que busca divertirse hasta morir y que solo tiene libertad para consumir.

Hay una serie de la que todo el mundo habla y que no le gusta a Carlos Boyero: se llama AutodefensaEl crítico de cine la definió como “lo más imbécil inútilmente arrogante, sonrojantemente feminista que he sufrido en...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Alejandro Zambudio

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí