1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

diálogo

Desmilitarizar el debate público. Agendas, marcos y relatos para la democracia

Los relatos criminalizadores o conspirativos y las soluciones finales justifican las guerras. Aspiremos, pues, a dejar en evidencia (desnudos ante las evidencias y, por tanto, desarmados) a quienes avivan la batalla permanente: viven de ella

Víctor Sampedro Blanco 1/02/2023

<p><em>Combustión interna</em></p>

Combustión interna

La Boca del Logo

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

¿Es posible excluir a los intolerantes y promover la negociación y el acuerdo, en vez de enfrentarnos y degradar el debate público? Proponemos desarmar las llamadas guerras culturales. Y, en su lugar, hacer comunicación política democrática: la que sostiene comunidades que dialogan entre sí, cobrando protagonismo e impacto institucional1.

No a la guerra 

El marketing electoral más beligerante es propio del (destro)populismo. Este último (de carácter reaccionario) y ciertas réplicas de la izquierda intentan identificar a los líderes con la ciudadanía. Para ello encubren evidentes desigualdades de poder y generan polarización afectiva: dividen y enfrentan a quienes mantienen preferencias políticas contrarias2.

Los generales de la mercadotecnia nos polarizan para blindarse identificándose con la tropa. Esta asume y repite las arengas como si fuesen propias. El belicismo comunicativo encubre así el poder de “los mandos”. Consolida y salvaguarda a los jerarcas, que envían a “los mandados” al frente. Les considera soldadesca prescindible, víctimas propiciatorias de la mentira que han ayudado a viralizar.

La pandemia ultra que afecta las instituciones y nos infecta con valores antidemocráticos no se cura con discursos identitarios o ideológicos opuestos, cargados de superioridad cognitiva o moral. “La contundencia democrática” no se traduce necesariamente en combate ideológico. En la mayoría de las ocasiones, este último disimula la falta de proyecto político. Una democracia “contundente” conduce a acordar medidas políticas concretas, aquí y ahora. Cierto es que, para ello, resulta clave asegurar foros donde dialogar y se empieza eligiendo bien quién dirige los entes de radiotelevisión pública3.

Pero el credo ideológico de un periodista se pliega a un protocolo profesional que podría resumirse en considerar los hechos sagrados y las opiniones, privadas. La misión de la prensa –diferente a la del intelectual orgánico o propagandista– no es construir hegemonía ideológica sino asumir idéntica legitimidad de partida a cualquier actor político-social. Pero imponerles los mismos baremos de veracidad, favoreciendo acuerdos que redunden en el bienestar de la mayoría social. Se trata de convocarnos a realizar colectivamente “el análisis más afilado sobre el funcionamiento del poder y al diseño de la política más sofisticada para desafiar esas relaciones de poder existentes”.

Rechacemos, pues, enquistarnos en guerrillas semióticas, entrar al trapo y sacar las banderas. Las insignias no se comen y tienden a devorar a quien se las cuelga como medallas. Desertemos de las guerras culturales en curso.

Los neocon plantean un conflicto civilizatorio con antipatriotas, migrantes y toda suerte de desviados sexuales e infieles. La izquierda “pura”, con menos recursos, apuesta por aplicar el foquismo guevarista a la comunicación: la guerrilla de la contrainformación y desatar un Vietnam en cada redacción. Ambos bandos olvidan que la estrategia bélica presupone la mentira. Además, instaura el régimen donde gobierna quien más y mejor miente: la pseudocracia4.

Las agendas y los marcos deben identificar las asimetrías e injusticias no justificadas, que minan el apoyo a las democracias

Las fake news son armas de destrucción masiva del diálogo democráticoSe trata de propaganda disfrazada de información, que deshumaniza a los objetivos publicitarios, a adversarios y disidentes. A todos considera combatientes. Y, como tales, los degrada en su condición humana, invalidándoles como sujetos autónomos en el plano comunicativo y político. Les niega la interlocución y derechos fundamentales. Quienes se reclaman soldados antifascistas olvidan que, en ese enfrentamiento, las desposeídas y los más débiles tienen todas las de perder. Igual que en los conflictos bélicos.

Cabe plantear, en cambio, una comunicación política no violenta. No estaría al servicio de las agendas y marcas personales de los emisores, sino de organizaciones y colectivos afines al público. Así que, en lugar de autopromocionarse, el comunicador debería enmarcar los acontecimientos de la actualidad en narrativas colectivas, lo más inclusivas posible. La tarea no equivale a la de un “cuentacuentos”. Más allá del storytelling, se impulsan acciones concretas y movilizaciones colectivas; debates y acuerdos específicos que promueven el cambio. Quien se demuestre incapaz o rechace participar, revelará su peligrosidad y/o inanidad como actor político.

Las agendas y los marcos deben identificar las asimetrías e injusticias no justificadas, que minan el apoyo a las democracias. Y, sobre todo, deberían avanzar medidas políticas contra la desigualdad. El reto reside en denunciar las condiciones objetivas de la ciudadanía y concretar cómo mejorarlas. La precarización laboral y económica, la consiguiente obturación de los proyectos de vida y la degradación del protagonismo público de las clases populares son los verdaderos motores de la involución democrática.

Los neo o post-fascismos instrumentalizan y rentabilizan el enfrentamiento populista en su vertiente más excluyente

La (ultra)derecha estigmatiza a un menor extranjero no acompañado como un (potencial) criminal y violador que le quita la pensión a tu abuela y las becas de FP a tus hijos. Será, por tanto objeto de sospecha y marginación. Se verá sujeto al acoso policial, el internamiento institucional o la devolución “en caliente”. Pero hablamos de un niño pobre, abocado a burlar fronteras y a sobrevivir en los márgenes. Negar la injusticia que sufre también invisibiliza las condiciones infames de los jóvenes españoles bajo el umbral de pobreza.

La negación de desigualdades compartidas e injustificadas (véase el PBI español) priva a adolescentes, migrantes y nacionales, el derecho humano a alimentarse, formarse y trabajar. Exime a las administraciones de mantener los servicios públicos que los garantizarían. Y, en el marco de las privatizaciones, convierte los derechos de la infancia en ámbitos de lucro privado. En consecuencia, en vez de desmentir las desquiciadas teorías ultra de la invasión sarracena y el reemplazo (racial, religioso y civilizatorio), debatamos cómo hacer efectivos los derechos humanos (que, por definición, no reconocen las fronteras) con políticas públicas concretas.

Desarmando ejércitos doctrinarios y guerrillas semióticas

Un abordaje ideológico, desarrollado en términos discursivos o sociolingüísticos, refuerza la estrategia destropopulista. Los populismos de (ultra)derecha –son los vasos comunicantes entre partidos conservadores clásicos y neofascistas; en España, resultan manifiestos– erigen verdades alternativas. Se basan en esencias identitarias que no soportan el contraste con la realidad. Presentarlas como inmutables e incuestionables y “combatirlas” con discursos polarizados nos instala en una guerra discursiva permanente. Situación que, a su vez, justifica medidas “excepcionales”; es decir, dictadas por quien decreta y manda en los estados de excepción.

Los neo o post-fascismos instrumentalizan y (de forma ineluctable) rentabilizan el enfrentamiento populista en su vertiente más excluyente. Suya es la industria de armamento discursivo: corporaciones multimedia y digitales, gabinetes de prensa y relaciones públicas, think tanks, instituciones educativas privadas, iglesias afines, etc. La (ultra)derecha también recluta más tropas mercenarias: publicistas y propagandistas disfrazados de expertos y periodistas; automatizados con bots desde cuentas falsas, viralizados con algoritmos “inteligentes”... Las víctimas colaterales, una vez más, son sobre todo, las clases populares. Ellas sufren el austericidio, el recorte de derechos civiles y la degradación institucional. El conflicto y la desafección son, así, inevitables.

No vivimos en “sociedades de la información y el conocimiento”, sino en la sociedad “datificada” “del desconocimiento”

Las autocracias estatales (véase China) aplican medidas represivas. Invisibilizan los conflictos con censura y sanciones penales o administrativas. Por su parte, los regímenes “iliberales” (véase Hungría) además secuestran la atención pública con conspiraciones ficticias que convocan la adhesión identitaria. En ambos casos, como en las democracias en crisis, la población está monitorizada digitalmente, mercantilizada y monetarizada. La industria de datos, extraídos de nuestras comunicaciones e interacciones digitales, nos desnudan ante las campañas de desinformación5.

En contra de lo que veníamos afirmando desde el siglo pasado, no vivimos en “sociedades de la información y el conocimiento”, sino en la sociedad “datificada”6 “del desconocimiento”7. La ignorancia, como en el patio escolar y en las relaciones humanas, nos hace más violentos. El matón de la escuela y de la política grita y golpea porque no sabe (o no quiere) hablar ni negociar. 

La democracia desactiva el conflicto tornándolo no violento. Las democracias se asientan en una paz o consenso social que reconoce la desigualdad de recursos y de poder. Por tanto, no se niegan ni reprimen los enfrentamientos que genera esa asimetría. Al contrario, aspira a reconocerlos y gestionarlos con deliberación, urnas y políticas públicas en beneficio de mayorías sociales que las avalen. En cambio, los bonapartismos y los autoritarismos actuales, las dictaduras presentes o en ciernes se niegan a deliberar. Criminalizan la disidencia y la diferencia, desacatan los resultados electorales desfavorables.

Trump o Bolsonaro –Ayuso o Abascal en nuestro entorno– comparten responsabilidad con quienes les “blanquean”. Estos últimos confieren veracidad a sus infundios, legitiman y normalizan sus discursos de odio y prácticas autoritarias. Pero la (ultra)derecha también se beneficia de quienes supuestamente les “combaten”. Si los primeros vacían el espacio liberal-conservador, los segundos retroalimentan a los ultras con discursos que se reclaman antagónicos. Pero todos niegan legitimidad al adversario. No le reconocen como interlocutor y, menos aún, como cargo público elegido en las urnas.

En democracia, quien se arroga la portavocía y la representación populares se compromete a argumentar su postura. No le vale con el postureo. Y, además, acatará las mayorías resultantes, cuando respeten –claro está– los derechos básicos de las minorías. Quien no asuma esos compromisos debiera ser señalado como enemigo de la democracia. Y, en consecuencia, tratado como tal en la esfera pública. Esto se traduce en la práctica por dos vías: el compromiso de no co-gobernar nunca con estas fuerzas políticas y, dos, forzarlas a dialogar con ciertas premisas o ignorarles. La invisibilidad y la irrelevancia públicas son las guillotinas contemporáneas.

Frente al combate, más debate

La censura será siempre una última medida por los riesgos que comporta: paternalismo, autoritarismo, legitimar y victimizar al censurado, etc. Los peligros aumentan al aplicar la razón de Estado e intereses corporativos, cada vez más fusionados en EE.UU. y China8. La censura sería, como la violencia, el último recurso9. La apuesta y la propuesta democráticas consisten en exigir a todo vocero público que fundamente empíricamente y argumente racionalmente su posición. Al no hacerlo, se autoexcluye y revela como un actor nocivo por su mala fe y/o incompetencia.

El mayor reto de la comunicación política reside en presentar la realidad cotidiana desde una narrativa emancipatoria de la vida pública

De poco le valdrán, como dijimos, los postureos. Recurrirá al insulto o la descalificación del contrario. Se presentará como víctima excluida y censurada. A falta de propuestas, señalará las consabidas cabezas de turco. Les coaccionará simbólica y verbalmente para acallarlas y, cuando alcance el poder, reprimirlas. Pero en última instancia y como pretenden las alternativas de defensa noviolenta, el agresor se invalidará a sí mismo. Se verá deslegitimado y derrocado por su impostura y estéril brutalidad. Se ahorcará de forma incruenta con su propia lengua. 

Como acabamos proponiendo, los discursos de odio y miedo no se desactivan con etiquetas ideológicas contrarias, sino con información de denuncia y críticas concretas. Se empieza señalando la trama de intereses que financia esos discursos, para desmontar la tramoya del espectáculo en el que se apoyan10. Pero, además, es preciso descartar problemas infundados, falsos culpables y soluciones basadas en la exclusión. Por si fuera poco, hay que infundir esperanza.

El mayor reto de la comunicación política reside en presentar la realidad cotidiana desde una narrativa emancipatoria (y, por ende, desmilitarizada) de la vida pública. El gran relato sobre la democracia nos anima a ocuparnos de una agenda con asuntos que reconocemos relevantes por dos motivos: el volumen de la población afectada y/o la gravedad de su situación. Para mejorar esas condiciones, las noticias deben enmarcarse identificando responsabilidades concretas que demandan soluciones políticas. Estas últimas, por definición, serán específicas y factibles. Debieran avalarse con criterios técnicos y plasmar los valores sociales imperantes.

La meta es proponer soluciones viables, avaladas por la experiencia y la práctica

La condena moral y el enconamiento, propios de las guerras culturales, están justificados, pero paralizan la deliberación y la práctica democráticas. Precisamente, ese es el botín que ansía la ultraderecha: presentar la democracia como inviable, ocupar sus instituciones (empezando por los medios de comunicación) y vaciarla de contenido con sectarismos absurdos e insostenibles. En esta batalla, a quien carece de palancas de (re)presión o censura solo le resta practicar una democracia comunicativa radical: abordar los retos sociales desde sus raíces, reclamar cambios estructurales y promoverlos como reformas que siempre son incrementales, exigiendo reciprocidad a los interlocutores y buscando el máximo consenso. Se argumentará que carecemos de foros donde hacerlo posible. Y responderemos, como arrancamos, que viabilizar medios públicos y plataformas ciudadanas con esos fines son prioridades máximas de los gobiernos y el tejido social transformador.

Identificar las agendas del poder y rechazarlas como propias serían apenas el punto de partida. Al hilo de la actualidad, cabe promover temas y asuntos que alienten relatos emancipatorios, que reverberen en las conversaciones personales y el debate social. Para materializarlos en políticas públicas se necesitan marcos discursivos que señalan causas y responsables concretos. La meta es proponer soluciones viables, avaladas por la experiencia y la práctica; siempre mejorables a la luz de las mismas.

Los relatos criminalizadores o conspirativos y las soluciones finales justifican las guerras. Estas mentiras, al perpetuarse como regímenes políticos, toman forma de dictadura. Aspiremos, pues, a dejar en evidencia (desnudos ante las evidencias y, por tanto, desarmados) a quienes avivan la guerra permanente: viven de ella.

--------------------

Víctor Sampedro Blanco es catedrático de Comunicación Política en la URJC, www.victorsampedro.com.

Este texto será presentado en el congreso internacional “La militarización de la comunicación política y sus alternativas hoy: más allá de las guerras culturales”, que se celebrará el viernes 3 y sábado 4 de febrero de 2023 en el Museo Reina Sofía. Gracias a Jorge Gaupp por sus comentarios.

--------------------

Notas:

1. Víctor Sampedro, 2021. Comunicación política digital en España, 2004-2019. Del “Pásalo” a Podemos y de Podemos a Vox. Barcelona: UOC Press.

2. Mariano Torcal, 2023. De votantes a hooligans. La polarización política en España. Madrid: La Catarata.

3. Íbid: “Lula acaba de destituir a todos los jefes de los medios públicos de Brasil. Así se combate el fascismo.”

4. Víctor Sampedro (en imprenta). Teorías de la comunicación y el poder. Opinión pública y pseudocracia.Madrid: Akal.

5. Víctor Sampedro, 2018. El cuarto poder en red. Por un periodismo (de código) libre. Barcelona: Icaria.

6. Ibídem: Sampedro, (en imprenta).

7. Daniel Innerarity, 2022. La sociedad del desconocimiento. Madrid: Galaxia Gutenberg.

8. Rolf, S., & Schindler, S. (2023). “The US–China rivalry and the emergence of state platform capitalism.” Environment and Planning A: Economy and Space

9. Víctor Sampedro, 2023. "Cómo arreglar la Red sin fastidiarla más", La Pluma, tercera época.

10. Víctor Sampedro, 02/03/2021. “La trama mediática de la alt-right española”, El Salto. Véanse también los artículos derivados del anterior elaborados por Marcos Muñoz.

¿Es posible excluir a los intolerantes y promover la negociación y el acuerdo, en vez de enfrentarnos y degradar el debate público? Proponemos desarmar las llamadas guerras culturales. Y, en su lugar, hacer comunicación política democrática: la que sostiene comunidades que dialogan entre sí,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Víctor Sampedro Blanco

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juan-ab

    “Han pasado ya algo más de tres décadas desde entonces, y el Imperio y su sistema de producción en crisis, parecen querer resolver su declive arrastrando a la humanidad a una contienda de terribles consecuencias. Sin embargo, la conciencia de construir herramientas informativas (y formativas) propias, lejos de desaparecer en estos años, se ha ido abriendo camino como un regato que baja montaña abajo y aspira a convertirse en río caudaloso. El contexto digital ha facilitado la aparición de no pocas propuestas independientes, algunas de ellas, de gran calidad: Sin Permiso, El Salto, Ctxt (contexto y acción) o Rebelión, por poner solo algunos ejemplos, son ya referentes indispensables para escrutar, con perspectiva histórica y de forma crítica, la realidad compleja que nos está tocando vivir. A este grupo de medios alternativos, se suma, desde hace un año, La Base, un podcast dirigido por Pablo Iglesias; el docente fundador de Podemos, se ha rodeado de un excelente grupo de colaboradores (Sara Serrano, Manu Levin e Inna Afinogenova), que diseccionan, en un equilibrado reparto de papeles, la situación nacional e internacional con amenidad y precisión. Al margen de la calidad notable de la información que desarrolla, La Base enlaza en su sentido profundo, con aquella filosofía educativa que el gran Alfredo Castellón desplegaba en su quehacer de realizador televisivo; espacios como Primera fila, Estudio1 o Mirar un cuadro incidían en la misma lógica de enseñar a ver, de enseñar a escuchar…de enseñar a decodificar. Conscientes de que la razón crítica y la sensibilidad también se educan, La Base ha apostado por la centralidad de la política como el espacio de ciudadanos libres, atentos y críticos. Así , su gran acierto es analizar la información de los medios generalistas como una prolongación de la política del poder para configurar percepciones sociales y estados de opinión.” Afirma Marta Ugarte en su artículo “La Base: La necesaria alfabetización” (Rebelión 31.01.23). Un artículo que viene que ni pintado a completar este suyo, aquí y allá interesante aunque un tanto farragoso.

    Hace 1 año 2 meses

  2. ecac

    En "La Piel de Toro ESPAGNISTÁN" es casi imposible aquello de "Haced el Amor por la Paz Duradera y nunca más por las guerras promovidas por la II Guerra Fría entre USA y RUSIA".-Por orden y cuenta de LA ZARZUELA: Juan Carlos I.-Felipe VI; y sus reyezuelos políticos-centro: "Diestro "PP": Dolores COSPEDAL.-Pedro MORENÉS; "Zurdo, absurdo PSOE": Margarita ROBLES.-"La Pela es la Pela" comisiones directas e indirectas: vendiendo y traficando ARMAS con daños colaterales masivos.-MOVIOLA: "Las Voces de sus AMITOS SAM BUSCH (Partido Popular) y BIDEM (Partido anti "Izquierda Socialista" anti Obrero-Español).-"Tres eran tres los hijos de HELENA y ninguno de ellos eran om son buenos".-Refranero español.

    Hace 1 año 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí