1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

retroceso

Violencia e intimidación en la isla de Barataria (o las dos moralejas de Sancho Panza)

Si sale adelante la reforma que proponen, volveremos a diferenciar entre la justicia que merecen unas, las de las heridas, y las otras, cuando es la misma violencia la que atraviesa a todas

Irene Zugasti 7/02/2023

<p>Ilustración de Sancho Panza (1880-1883).</p>

Ilustración de Sancho Panza (1880-1883).

Ricardo Balaca

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Aun eso está por averiguar, si tiene limpias o no las manos este galán —dijo Sancho. 

Capítulo XLV, Don Quijote

Cuenta Cervantes en el Quijote que cierta vez Sancho fue nombrado gobernador de la ínsula de Barataria, donde el bonachón y honesto escudero hubo de enjuiciar una violación.

Una campesina llegó hasta él arrastrando del brazo a un rico ganadero, que, según contaba, la había tomado en medio del campo como a un trapo mal lavado, a ella, que estaba entera y dura como el alcornoque, y que, aunque se resistió tanto como pudo, no pudo evitar la agresión. El ganadero se lamentaba ante Sancho de su mala suerte, pues según él, yació con la tentadora doncella que a cambio le pidió unas cuantas monedas, y cuando ella vio que el pago no era suficiente, confabuló la mentira para llevarle frente a los tribunales.

Sancho, en su saber popular, pidió entonces al campesino regresar a por la mujer, que ya se había marchado de la sala, y arrebatarle la bolsa de dinero que llevaba consigo. Ella se resistió con uñas y dientes a que se la quitasen, a lo que Sancho sentenció: 

– Hermana mía, si el mismo aliento y valor que habéis mostrado para defender esta bolsa le mostrárades, y aun la mitad menos, para defender vuestro cuerpo, las fuerzas de Hércules no os hicieran fuerza. Andad con Dios, y mucho de enhoramala, y no paréis en toda esta ínsula ni en seis leguas a la redonda, so pena de docientos azotes. ¡Andad luego, digo, churrillera, desvergonzada y embaidora!

Nunca sabremos si la campesina tenía razón o no, porque la principal moraleja de Sancho en Barataria no tenía que ver con la justicia, sino con las mujeres. Porque la honra de una mujer hay que defenderla con la vida, hasta que la piel del violador se quede clavada en nuestras uñas, hasta que tengamos el cuello amoratado, hasta que se aprecien “daños uterinos”, hasta que te desgarre el cuerpo y la vida, hasta que te maten incluso. Hasta que, en fin, el juez vea violencia e intimidación y no jolgorio y regocijo, o una aceptación tácita, o una “no oposición”. 

Lo preocupante es que a los responsables de enmendar esta ley les preocupe más el ajuste penal desproporcionado que ese 92% de agresiones que no se denuncian

Durante siglos, la justicia contra la violencia sexual se basó en que el bien jurídico a proteger no era la libertad sexual, sino el honor. Por eso los códigos penales hasta hace no tantas décadas perdonaban el estupro, el rapto o la violación si el agresor se casaba con la agredida. Por eso ser violada era un deceso social, casi casi como estar muerta en vida. Por eso en Madrid hubo hasta una cárcel de adúlteras para las pobres, “pícaras”, “adivinas” o prostitutas, pero jamás la hubo de adúlteros. Por eso en mi barrio aún nos cruzamos con una vecina a la que nadie pone nombre ni saluda, pero que todos conocemos como “la chica a la que violaron”. Por eso hoy entristece tanto oír a Pilar Llop, ministra de Justicia, decir en la SER que la violencia sexual se prueba fácilmente con una herida, y una se pregunta incluso si la herida es suficiente o como pasó con Sancho, “la buena víctima”, esa que gusta tanto invocar a todos hoy, necesita, además de heridas, renunciar a cualquier reparación, mostrarse triste y rota para siempre, como parece mi vecina, para merecer justicia. 

Acabar con “la buena víctima” implica de paso acabar con el buen verdugo. Y eso, ¡ay!, eso sí que pica. Porque la mayoría de las agresiones sexuales no se producen en un callejón oscuro ni con un encapuchado que te asalta entre las sombras, sino en casa. Porque la mayoría de los agresores son personas conocidas para las víctimas, en ocho de cada diez casos. Porque en una parte importante de ellos no se identifica lesión alguna1. Por eso muchas no acuden a las comisarías ni a los juzgados con heridas, “daños uterinos” ni ojos morados que puedan ablandar el corazón a Sancho Panza, porque las sobaron de arriba abajo hace mucho ya, cuando eran niñas, o porque una mamada no deja desgarros. Porque su marido se les echaba encima todas las noches y no se atrevían a contarlo. Porque estando ya desnudos y en la cama con aquel de Tinder, fue más fácil quedarse quieta, abrir las piernas y apretar los dientes. Porque te rozó el paquete sobre el culo, pero no estás segura, porque, bueno, era tu tío. Porque llevabas ya tres gin-tonics, o porque se quitó el condón, pero bueno, eso no es tan grave, ¿no? si al final se corrió fuera. 

Todo eso era abuso en el viejo Código Penal, y, si sale adelante la reforma de la ‘ley sí es sí’ que propone volver a introducir la violencia y la intimidación como un subtipo penal, da igual que la definición del consentimiento se quede intacta, el hecho es que volveremos a diferenciar entre la justicia que merecen unas, las de las heridas, y las otras, cuando es la misma violencia la que atraviesa a todas. A estas alturas, disputar el nombre de las penas empieza a no ser tan importante: lo que realmente se juega aquí es que la violencia, para llamarse como tal, necesite de sangre y dolor y la intimidación necesite invocarse a punta de navaja para llamarse como tal. Ello no quiere decir que esto no se pene con mayor gravedad, faltaría más: la trampa está en que, con este viejo esquema maquillado, todo lo que no se considere fruto de la violencia física y la intimidación, eso que es tan difícil de probar, volverá al cajón de sastre de las cosas que, para algunos, “no son para tanto”. Aunque no se le llame abuso, –sería muy descarado volver a llamarlo así– y se le llame“agresión sin que medie violencia o intimidación”. 

La segunda moraleja de Sancho en Barataria, y consecuencia de la primera, era que había que tener mucho cuidado con las mujeres, porque pueden ser tentadoras y mentirosas, resentidas e histéricas, ya sea uno un campesino manchego del Siglo de Oro o Dani Alves de fiesta en un reservado. Por eso es preocupante que el jurista en cuyas manos ha caído la reforma de la ‘ley del sí es sí’ en el Ministerio de Justicia esté más preocupado por la honra de los unos que por la libertad sexual las otras, porque en materia de relaciones sexuales el consentimiento, a veces, se presenta confundido (...) o puede tener el significado de implicarse en la creación de un clímax de carácter, precisamente, sexual, pero en muchas ocasiones de muy difícil delimitación”. Le afligía que con una ley basada en el consentimiento pudieran quedar prohibidos comportamientos (y cito textualmente) como “acercarse a la pareja, subrepticiamente (alevosía), y abrazarla, dándole así una ‘sorpresa cariñosa’; hacer, con engaño, que la pareja dirija sus ojos hacia arriba (¡mira!, ¡un lince ibérico volador!), y aprovechar que el mentón apunta al cielo para depositar en sus labios un enternecedor ósculo”Un lince ibérico volador2. Un ósculo (que, por cierto, es un beso, aunque con ese nombre no den ganas ni de darlo). Es para preocuparse y para afligirse, desde luego amigas, el hecho de que la libertad sexual dependa de criterios como estos. Pero más allá de linces y ósculos, lo preocupante, como me señalaba el otro día Sandra Tilve, que es jurista, no como yo, es que a los principales responsables de enmendar esta ley para disciplinar al feminismo y satisfacer a los de siempre les preocupe más el ajuste penal desproporcionado a quien la inflige que ese abrumador 92% de agresiones que no se denuncian, que se viven en soledad y en silencio. Como ella dice, tanto opositar para no saber follar. 

La pelea está hoy en cosas más mundanas y aburridas, pero más urgentes, como contar con centros de crisis, medidas de formación y prevención

Pero esto no es Barataria ni estamos en el siglo XVII, aunque a veces lo parezca, y aunque las enseñanzas quijotescas sigan a fuego entre nosotras. Estamos en un momento político diferente, determinante, porque a través de la justicia feminista estamos destapando estructuras de poder, cuestionando modelos de Estado, disputando la falacia tecnócrata, y sacudiendo pilares y verdades hasta ahora incuestionables. Abruma incluso pensarlo, pero la genealogía feminista y la Historia, que nos absuelve –casi siempre– son tozudas. Ello no quiere decir que no tengamos discrepancias y debates muy necesarios y profundos en el seno del feminismo, pero usarlos para ir hasta el matiz o para sacudirse otros rencores cuando nos jugamos tanto es bastante arriesgado. Yo misma dudo a menudo sobre el punitivismo y sus límites, y fantaseo con licuadoras y gasolina, claro que sí. Como entiendo que haya quien prefiera teorizar sobre el deseo, el erotismo y el puritanismo, aunque sinceramente, dudo que las lógicas que operan entre la intelectualidad que alterna en las casitas del barrio alto sirvan para mucho cuando la pelea está hoy en cosas más mundanas y aburridas, pero más urgentes, como contar con centros de crisis, medidas de formación y prevención o recursos públicos para las víctimas. 

Así pues, en medio de este fuego cruzado y a riesgo de que estas líneas se queden viejas cuando muera esta semana, creo que hay tres conclusiones importantes y claras: la primera es, robándole la reflexión a Bárbara Tardón, de quien tanto aprendo, que “cultura de la violación” es también quedarnos ancladas en debatir el Código Penal, una trampa en la que tantas hemos caído y que alimenta las entradillas contertulias que arrancan con el “yo no soy jurista, pero…”; que da gasolina a los contadores de reducciones de penas de Twitter sin datos fiables, y que llena de razones a los que pretenden apartar a toda aquella voz que no merezca la autorictas y la potestas de quien puso las reglas del juego. La segunda es que nos jugamos un avance feminista que debería dejar a un lado, siquiera por un momento, las pasiones políticas de cada cual –¡que hay 2023 para largo, queridas!– y pensar con vista larga, porque de obstinadas, locas, radicales y putas está llena la historia del feminismo. Y la tercera es, más que una conclusión, un deseo: que ojalá salgamos juntas de esto. Ojalá, cuando pase el claroscuro de los monstruos, que pasará, podamos decir que lo conseguimos. 

—---------

Notas:

1. Ver Macroencuesta de Violencia contra la Mujer 2019 (DGVG), Estudio SEXVIOL y datos del CGPJ.

2. La libertad sexual en peligro, Francisco Javier Álvarez García. Catedrático de Derecho Penal. Universidad Carlos III. Diario La Ley, Nº 10007, Sección Tribuna, 10 de febrero de 2022, Wolters Kluwer.

Aun eso está por averiguar, si tiene limpias o no las manos este galán —dijo Sancho. 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Irene Zugasti

Iba para corresponsal de guerra pero acabé en las políticas de género, que también son una buena trinchera. Politóloga, periodista y conspiradora, en general

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. alberto-loya-cruz

    Excelente pluma y sentido común fuera de lo común. Gracias de parte de otro hombre feminista.

    Hace 1 año 2 meses

  2. jmfoncueva

    Menuda lección magistral, Irene. Cada día estoy más a gusto en Ctxt. Soy hombre, y feminista (adjetivo que la mayoría de los de mi género no tienen ni idea de lo que significa), y todo lo lector que puedo. No recordaba ese pasaje del Quijote. Gracias por la cita, y ánimo, que "Pian piano si va lontano". Salud.

    Hace 1 año 2 meses

  3. juan-ab

    ¡Cómo me ha gustado este artículo, tan portuno y con todo el sentido común! Ojalá se cumpla tu deseo, Irene Zugasti. Gracias!

    Hace 1 año 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí