1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Cultura democrática

Asturies, el pacto federal galaico-asturiano y la olvidada Primera República

Las ciudades asturianas acogieron con entusiasmo un republicanismo federal que sobrevivió y creció como movimiento cultural durante la Restauración

Diego Díaz (Nortes) 11/02/2023

<p>Eladio Carreño (centro, sentado), médico y alcalde de Xixón durante la Primera República, y otros republicanos federales asturianos.</p>

Eladio Carreño (centro, sentado), médico y alcalde de Xixón durante la Primera República, y otros republicanos federales asturianos.

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

El verano de 1872 Amadeo I viajaba a Asturies en mitad de una gran indiferencia popular. El “monarca democrático”, que durante su estancia asturiana visitó la Universidad de Oviedo y la fábrica de armas de Trubia, no levantaría grandes pasiones en el Principado. La fría recepción del rey por parte del pueblo asturiano no era excepcional, sino sintomática de un país en el que el joven príncipe italiano seguía siendo considerado un extranjero. Apenas quedaban siete meses de reinado al primer y último Saboya en ocupar el trono español.

Amadeo de Saboya: el fracaso de la monarquía democrática

Escogido por el Parlamento español tras La Gloriosa Revolución de 1868, el movimiento cívico-militar que en nueve días de septiembre puso fin al reinado de Isabel II, Amadeo I nunca pasó de ser una solución de compromiso buscada por el ala derecha de los antiisabelinos para enfriar el contenido más rupturista y socializante de la revolución democrática iniciada en España con la expulsión de los Borbones. 190 votos a favor del príncipe turinés, frente a otros 62 votos a favor de la República y algunos pocos más favorables a otros pretendientes al trono, le convertirían en el único monarca escogido por votación en la historia de España.

Situado en tierra de nadie y desprovisto del aura mágica de la tradición y el abolengo, el hijo de Víctor Manuel II de Saboya, de talante liberal, pero extraño al país y casi rey por accidente, no gozaría ni del apoyo de los monárquicos, que le veían como un intruso en el Palacio Real, ni de la transigencia o el beneficio de la duda de los republicanos, que no renunciaban al ideal de profundizar en la revolución democrática sustituyendo definitivamente la monarquía por una república. Tras sobrevivir a un atentado que casi acaba con su vida, hastiado de unos y de otros, falto de apoyos políticos y consciente de que su designación había sido un experimento político carente de base social alguna, el 11 de febrero de 1873 Amadeo I se despediría de los españoles con una de las cartas de dimisión más lúcidas y elegantes de nuestra historia política:

“Estad seguros de que al desprenderme de la Corona no me desprendo del amor a esta España tan noble como desgraciada, y de que no llevo otro pesar que el de no haberme sido posible procurarle todo el bien que mi leal corazón para ella apetecía”.

La proclamación de la Primera República en Asturias

Ese mismo 11 de febrero de 1873, ante el vacío de poder dejado por “el primer rey en huelga”, como diría irónicamente Friedrich Engels sobre la abdicación de Amadeo I “el Breve”, las Cortes españolas proclamaban la I República por una holgada mayoría de los votos. En Oviedo/Uviéu y Xixón las noticias serían recibidas con un día de retraso, pero con un enorme entusiasmo por la República, que contrastaba con la indiferencia de la mayoritaria Asturies rural y campesina, donde más allá de los cambios políticos que se produjeran en la villa y corte, caciques y curas seguían siendo la verdadera autoridad de unos pueblos y aldeas a los que apenas llegaba el Estado.

Los concejales ovetenses, obrando por su cuenta y riesgo, decidirían proclamar la República Federal

En la capital asturiana, la proclamación de la República se produciría a las 12 del mediodía y tendría lugar desde el balcón del Ayuntamiento. Aunque los diputados madrileños no habían alcanzado un acuerdo con respecto al carácter centralista o federal de la República, los concejales ovetenses, obrando por su cuenta y riesgo, decidirían proclamar la República Federal Española. No sería un fenómeno aislado. Así sucedería en otras ciudades en las que la tendencia republicana federal era mayoritaria, como en Xixón, donde también se celebraría el final de la monarquía con manifestaciones populares de júbilo. En la capital asturiana el entusiasmo llegaría hasta el punto de que una masa de republicanos federales literalmente asaltaría la Fábrica de Armas de La Vega para aprovisionarse de armas y así organizar en los barrios ovetenses milicias para defender al nuevo régimen.   

La emergencia de una sociedad civil democrática

Las ciudades asturianas no se habían acostado monárquicas y levantado republicanas. Desde 1868 el republicanismo federal había ido ganando peso en Asturies y era la corriente hegemónica tanto en el Círculo Republicano de Oviedo como en el republicanismo gijonés, tal y como ha estudiado Sergio Sánchez Collantes, autor de la monumental obra de investigación El pueblo a escena. Republicanismos y tradición democrática en la Asturias del siglo XIX. Tomando el modelo del Pacto de Tortosa firmado por los republicanos de los territorios de la antigua Corona de Aragón (Aragón, Catalunya, Balears y Valencia), en junio de 1869 los republicanos del Principado y de las cuatro provincias gallegas firmaban en A Coruña, la principal ciudad del noroeste peninsular, el Pacto Federal Galaico-Asturiano, un documento por el que se comprometían a trabajar juntos por una República Democrática Federal que debía lograr la reunificación de la península ibérica en una entidad común que agrupase los territorios de España y Portugal.   

A pesar de ser un fenómeno muy limitado a Oviedo/Uviéu, Xixón, Avilés y a algunas villas de cierto tamaño, los años del Sexenio Democrático van a ser tiempos de expansión de las ideas republicanas en toda la geografía asturiana. Gracias a las nuevas libertades democráticas de las que se goza en España se desarrollan periódicos como La Joven Asturias y La República Española, circulan otros de ámbito nacional en calles, cafés y otros espacios de sociabilidad, florecen los círculos republicanos y las logias masónicas, e incluso se fundan en 1871 secciones locales de la Asociación Internacional de Trabajadores en Oviedo/Uviéu, Sama y Mieres.

Florecen los círculos republicanos y las logias masónicas, se fundan secciones de la AIT

Una sociedad civil democrática comienza a emerger, y en ella toman ya parte no solo los varones ilustrados de clase media, sino también sectores del artesanado y de la incipiente clase obrera, jóvenes e incluso mujeres, como dejaría constancia el escritor ovetense Leopoldo Alas “Clarín” en un texto satírico y costumbrista de la época titulado “Y la casa por barrer”, sobre una mujer que desatiende las “labores del hogar” para participar en la política republicana, y que saluda al llegar a casa a su marido, encargado del trabajo de cuidados, con un “Salud y fraternidad, ciudadano”.

Desde los ayuntamientos republicanos, de tan corta vida como la propia República, las nuevas autoridades pondrán en marcha algunas reformas sociales como medidas de higiene y salud pública o de extensión de la educación a niños y niñas. En Xixón, donde el médico humanista Eladio Carreño, cofundador del Partido Republicano Democrático Federal, será primero concejal y más tarde alcalde, se implantarán también disposiciones laicistas como no seguir financiando desde las arcas públicas los cultos y las festividades religiosas de la Semana Santa y San Pedro.

Una República amenazada

El nuevo régimen, al frente del que se colocarían los republicanos federales, no tendría ni un momento de paz.  En un periodo de tiempo inferior a un año confluirían la insurgencia carlista, los intentos de golpe de Estado por parte de las derechas y de sectores del Ejército, el regreso de la guerra colonial en Cuba y la revuelta cantonalista promovida por los sectores más radicales del republicanismo federal. La Primera República nacía amenazada y bajo el signo de la violencia.

Para defender al régimen de sus enemigos, y dada la desconfianza que existía en la lealtad de buena parte del Ejército y de la Guardia Civil, las autoridades republicanas promoverían un cuerpo armado afín, los llamados ‘Voluntarios de la Libertad’, que ya había existido durante la revolución de 1868. Estas milicias ciudadanas, posteriormente también rebautizadas como ‘Voluntarios de la República’, llegarían a contar con 300 hombres armados en Asturies. Artesanos, obreros y miembros de las clases medias, se alistarían dispuestos a defender con su vida la causa de una República federal que durante el gobierno de Pi i Margall adoptaría un ambicioso programa de reformas políticas y sociales como la implantación de la educación universal y obligatoria para niños y ñiñas, la jornada laboral de ocho horas, la abolición del trabajo infantil, medidas para el acceso a la propiedad de la tierra del campesinado, el reconocimiento legal del incipiente asociacionismo obrero o la completa separación de la Iglesia y el Estado.  

A medida que la República colapsaba, los ataques carlistas se harían cada vez más frecuentes 

De las actividades de los voluntarios republicanos sabemos que participaron en la persecución a las partidas de guerrilleros carlistas que operaban sobre todo en la montaña central asturiana. Bajo el mando del caudillo lavianés José Faes, el carlismo asturiano lograría organizar en los montes del concejo de Aller a algunos centenares de campesinos descontentos con la República, católicos integristas y otros rebeldes de variada procedencia social, demostrando una notable capacidad militar, que se traduciría en una multitud de ataques, secuestros, atracos y acciones de sabotaje perpetrados por todo el territorio asturiano y el norte de León.

A medida que la República colapsaba, estas acciones se harían cada vez más frecuentes e irían desde ataques a las vías de tren y cortes de las líneas de telégrafo, a incursiones bélicas de mayor envergadura como el incendio a la estación de Lena y del Ayuntamiento de Sama o el asalto a la villa de Llanes.

El colapso de la República en Asturies

En Asturies, como en todo el norte de España, asolado por la insurgencia carlista, no tendrá lugar la revuelta cantonalista. Mientras en Cartagena, Castellón, Málaga, Cádiz y otras localidades del este y el sur se proclamaban cantones independientes a partir del verano de 1873, con vistas a la construcción de la República federal “desde abajo”, partiendo de la soberanía de los municipios, en Oviedo/Uviéu y Xixón el republicanismo federal asturiano se mantendría fiel al Gobierno y optaría por la vía legal e institucional, tal y como Pi i Margall había pedido a sus partidarios: esperar a la proclamación de la Constitución federal y no adelantar acontecimientos.

El republicanismo federal asturiano se mantendría fiel al Gobierno y optaría por la vía legal e institucional

Cuando el presidente catalán cae y es sucedido por Emilio Castelar, la protesta de los republicanos federales se limitará a presentar su dimisión en los ayuntamientos asturianos. Tan solo algunos voluntarios republicanos responderán en 1874 con las armas al giro autoritario y conservador de la República. Un grupo de ellos, fundamentalmente avilesino, será apresado por las autoridades y acabará deportado en Cuba.   

Asediada por sus enemigos, debilitada por sus contradicciones internas, el 3 de enero de 1874 el golpe de Estado del general Pavía ponía de facto fin a la República, que nominalmente duraría algunos meses más bajo la dictadura del general Serrano. La restauración monárquica con la coronación de Alfonso XII, hijo de la depuesta Isabel II, llegaría a finales de año. Se iniciaba una larga travesía por el desierto. Más de medio siglo. Ninguno de los protagonistas asturianos de la Primera República llegará a ver la Segunda República.

Republicanos sin República

El republicanismo asturiano sobreviviría a la muerte de la Primera República, e incluso crecería como movimiento al calor de los procesos de urbanización e industrialización que reducían el peso del conservadurismo rural en la sociedad asturiana.

El republicanismo asturiano sobreviviría a la muerte de la Primera República, e incluso crecería como movimiento

En las catacumbas de la restauración monárquica, los republicanos asturianos seguirán trabajando por la democratización del país, e incluso bajo otra denominación, la Unión Democrática, en una fecha tan temprana como 1876 lograrían alzarse con la mayoría de concejales ovetenses en las elecciones locales de ese año, si bien esto valía de muy poco, ya que, en el centralista y corrupto sistema de la Restauración, los ayuntamientos apenas tenían competencias y los alcaldes de las capitales de provincia y ciudades de más de 30.000 habitantes eran designados directamente por el Gobierno, sin pasar por las urnas, en las que no se restablecería el sufragio universal masculino hasta 1890.   

Muy limitado para operar a nivel político, el movimiento republicano daría una gran centralidad al trabajo social y cultural. Es decir, a crear conciencia cívica y alentar los valores republicanos, aunque la República todavía estuviera muy lejos de ser una posibilidad política real. Eladio Carreño, el exalcalde gijonés, seguiría alimentando esa sociedad civil democrática y antagonista a la oligarquía y el caciquismo que no dejaría de crecer a pesar de las trabas puestas por el régimen monárquico. De su iniciativa y de la de otros entusiastas republicanos nacerían periódicos como El Productor Asturiano y La Región Asturiana, así como entidades culturales tan importantes como el Ateneo Obrero de Gijón, fundado en 1881 y que perduró hasta 1937 y la victoria franquista. Todo un ejemplo de ilustración popular, con sucursales en varios barrios populares de Xixón y una biblioteca con más de 20.000 volúmenes. En el plano político, Carreño tampoco se quedaría quieto. Participa en la reorganización a nivel nacional del Partido Republicano Federal, que vuelve a estar liderado por Pi i Margall, y defenderá desde 1883 la constitución de un Estado Asturiano de la República Federal Española. El proyecto constitucional para Asturies, aprobado por 800 personas en una asamblea en el Teatro Jovellanos de Xixón, establecía el sufragio universal masculino, la separación de Iglesia y Estado, la educación pública obligatoria y gratuita, un poder ejecutivo, un parlamento y un tribunal superior de justicia asturianos, así como la cesión de soberanía al Estado federal español en campos como la sanidad y la educación obligatoria, los ferrocarriles, las relaciones diplomáticas, la fabricación de moneda o las aduanas y el comercio exterior.  

Mientras en Oviedo/Uviéu el republicanismo tendrá una composición política más variada y diversa, con presencia de todas las corrientes, en Xixón la hegemonía del republicanismo federal apenas tendrá competencia. Los republicanos federales animarán todo tipo de iniciativas cívicas, campañas y organizaciones afines: desde una Fiesta Cultural Antitaurina en 1914 a una Agrupación Femenina Anticlerical en el barrio del Natahoyo. Sobrevivirán a la crisis de ese espacio político, y todavía en la Segunda República, el partido, que se había vuelto a refundar, mantendría algunos concejales en el ayuntamiento gijonés. Serían los últimos pimargallanianos asturianos, herederos de una larga tradición republicana y federal.

El verano de 1872 Amadeo I viajaba a Asturies en mitad de una gran indiferencia popular. El “monarca democrático”, que durante su estancia asturiana visitó la Universidad de Oviedo y la fábrica de armas de Trubia, no levantaría grandes pasiones en el Principado. La fría recepción del rey por parte del pueblo...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Diego Díaz (Nortes)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí