1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EDITORIAL

El Nord Stream y la voladura de los valores democráticos de Occidente

La renuncia de los países de la UE y de sus grandes medios no ya a investigar sino siquiera a hablar del sabotaje confirma la capacidad de Washington para imponer su ley y su relato

16/02/2023

<p><em>Implosión</em></p>

Implosión

La boca del logo

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Seis meses después de la explosión que destruyó tres de las cuatro tuberías de los gasoductos Nord Stream 1 y 2, un artículo del veterano periodista de investigación estadounidense Seymour Hersh, que afirma que el presidente Joe Biden lideró y ordenó la misión secreta que provocó las explosiones, ha puesto sobre la mesa el papel que están jugando Estados Unidos y los medios occidentales en la guerra entre Rusia y Ucrania.

Como ya avanzó Hersh en su reportaje, publicado el 8 de febrero en la plataforma Substack y traducido al español por CTXT, Washington ha negado las acusaciones sin dar más explicaciones, pero la información ha generado ya un agrio enfrentamiento verbal entre Estados Unidos y Rusia, ha suscitado las críticas de China y ha empezado a producir los primeros efectos políticos en Alemania, donde Oskar Lafontaine ha acusado al canciller Olaf Scholz de rendir vasallaje a Washington.

Hersh es un reportero que lleva 60 años denunciando abusos de la Administración estadounidense; ganó el Pulitzer por sus investigaciones sobre la masacre de civiles vietnamitas a manos de las fuerzas estadounidenses en 1969, y documentó la brutalidad con los prisioneros iraquíes tras la invasión en 2003, aunque su reputación se había resentido en los últimos años por supuestos errores –que él nunca quiso rectificar– en sus trabajos sobre la muerte de Bin Laden y sobre un ataque con armas químicas en Siria. 

El inexistente tratamiento informativo sobre la voladura del Nord Stream es un síntoma de que algo va realmente mal en las democracias occidentales 

Los principales medios de comunicación estadounidenses, entre ellos The New York Times y The Washington Post, y los de Europa occidental han mantenido durante meses un estruendoso silencio sobre la voladura del Nord Stream, y ahora ignoran también la investigación de Hersh, que por otro lado no hace más que confirmar las numerosas amenazas proferidas por la Administración Biden contra la empresa ruso-europea Nord Stream que llevaba más de una década inyectando gas barato ruso a Alemania y a sus socios europeos –el 35% de la energía que la UE importaba de Rusia–.

La renuncia de los países de la UE y de sus grandes medios no ya a investigar sino siquiera a hablar del sabotaje –seguramente el incidente internacional más revelador de lo que llevamos de conflicto entre Rusia, Ucrania, Europa y la OTAN– confirma la capacidad de Washington –que ha externalizado a la Unión Europea todo el coste y ninguno de los beneficios de la guerra de Putin– para imponer su ley y su relato. Así, asistimos a un nuevo y alarmante episodio de dejación de funciones y autocensura colectiva que recuerda mucho al que sucedió cuando la Administración Bush forzó al New York Times, y después por ósmosis a todos los demás medios serios occidentales, a tragarse sin rechistar el montaje de las armas de destrucción masiva en Irak. Años después, cuando se descubrió que la corresponsal política del Times era una agente infiltrada del Gobierno Bush, el periódico tuvo que pedir disculpas a sus lectores. Pero nadie parece haber querido o podido aprender aquella lección. 

El inexistente tratamiento informativo sobre la voladura del Nord Stream es solo un síntoma de que algo va realmente mal en las democracias occidentales. Cuando las democracias se comportan como matones sin escrúpulos y los medios miran hacia otro lado o, peor aún, intentan matar al mensajero, ¿qué tipo de periodismo y de democracias tenemos? En teoría, los europeos estamos librando esta guerra para defender los valores de las democracias liberales que Putin –un canalla y un autócrata de la peor especie– quiere aniquilar. Pero, paradójicamente, nuestros medios más importantes se han dejado seducir por el relato impuesto desde Washington y han apostado todo a un fervor belicista y atlantista absolutamente acrítico, de modo que nuestras viejas democracias se parecen cada vez más a la posmoderna autocracia rusa. 

En el caso del ataque a los gasoductos, no deja de ser curioso que CTXT haya sido uno de los escasos medios que ha republicado de forma íntegra la investigación de Hersh para que los lectores puedan hacerse una idea cabal de un trabajo cuyo interés informativo es indiscutible: el reportaje da muchísimos datos y detalles sobre el operativo secreto, la preparación y el ataque en dos fases ordenado por Biden, y responde con claridad a las cinco preguntas clave del buen periodismo: quiénes lo hicieron, cuándo lo hicieron, cómo lo hicieron, dónde lo hicieron y por qué lo hicieron. 

En CTXT confiamos más en los periodistas que escrutan e incomodan al poder que en los poderosos que atacan, presionan y manipulan a los periodistas. Y pensamos que los más de 100.000 lectores que ya han leído la pieza de Hersh están hoy mejor informados sobre el ataque al Nord Stream y sobre el papel y la estrategia de Estados Unidos en esta guerra de lo que estaban antes. Y no solo nuestros lectores. Después de una semana de disimulo generalizado y de burdos intentos de desacreditar al único periodista que se ha atrevido a profundizar en el asunto, incluso la OTAN ha reaccionado. El 15 de febrero, la Alianza anunció que creará una célula específica para vigilar las infraestructuras críticas y evitar que se repitan episodios como el del Nord Stream. De repente, la OTAN reconoce “la vulnerabilidad de estas infraestructuras y el impacto que pueden tener ataques y sabotajes como el sucedido en el gasoducto ruso”, tras el que las primeras investigaciones ven la mano de un “actor estatal”.

Si no fueran trágicos, el momento y el contenido del anuncio serían dignos de un festival del humor, porque la vigilancia de la OTAN sobre el Mar Báltico lleva décadas siendo muy intensa, pero seis meses después de las explosiones, la mayor estructura militar del mundo todavía no ha sido capaz de averiguar qué “actor estatal” destruyó los gasoductos. Y eso que se trata de un atentado único en su especie, porque daña a un enemigo de Estados Unidos (Rusia) pero también a un supuesto socio prioritario (Alemania), y además requiere de la anuencia o la implicación de otros aliados de la OTAN (Noruega, Suecia, Dinamarca).

El reportaje da muchísimos datos sobre el operativo secreto, la preparación y el ataque, y responde con claridad a las cinco preguntas clave del buen periodismo

La investigación de Hersh podrá contener errores o inexactitudes, aunque hasta ahora nadie ha podido desmentirla, pero tiene un valor fundamental: reabre el debate sobre el papel de la Administración Biden en la guerra de Ucrania y plantea numerosos interrogantes, a los que esta revista tratará de dar respuesta en las próximas semanas. Avanzamos algunos: ¿Qué supondrá este acto de guerra sucia para la relación política, económica y militar de Alemania y de Europa con EE.UU.? ¿Qué efectos ha tenido y tendrá en la enloquecida escalada bélica que se vive ya en Ucrania? ¿Qué influencia tuvo la voladura en el envío de armas decidido por Alemania? ¿Desde cuándo la OTAN puede destruir infraestructuras de sus aliados sin ofrecer al menos una explicación plausible y sin que nadie se la exija en público? ¿Ha pedido Berlín esa explicación? ¿Se la dará el canciller Scholz al Bundestag?

La actitud de los medios y los periodistas plantea también preguntas sobre el estado de la libertad de prensa y de expresión en Occidente. ¿Podrá la prensa soportar las presiones del líder del mundo libre y abandonar la autocensura y la comodidad del relato único? ¿Se llevará esta guerra por delante lo que queda de la libertad de prensa en Europa? ¿Quedan ahí fuera medios y periodistas que todavía piensen que nuestro deber ético y profesional consiste en cuestionar las versiones oficiales –siempre, pero más todavía en tiempos de guerra– en vez de en acatar los deseos / órdenes del poder y tratar de acallar a los pocos periodistas que todavía intentan contar lo que los dueños de la imprenta no quieren que se cuente? 

---------------

Pueden pinchar aquí si desean suscribirse y ayudarnos a reforzar nuestra idea sobre la función de servicio público que debe cumplir el periodismo: agora.ctxt.es/suscripciones.

Seis meses después de la explosión que destruyó tres de las cuatro tuberías de los gasoductos Nord Stream 1 y 2, un artículo del veterano periodista de investigación estadounidense Seymour Hersh, que afirma que el presidente Joe Biden lideró y ordenó la misión secreta que provocó las explosiones, ha puesto sobre...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. pedrobox

    ¿Que necesidad tiene este medio de apuntar y disparar, (por usar un lenguaje bélico), "un canalla y un autócrata de la peor especie" referido a Putin. Estoy hasta el gorro de estos medios "progres" que intentan convencernos de que la equidistancia es un valor en sí mismo, pero practican, realmente, un lenguaje que para nada es equidistante, actuando de esta forma como los medios de la derecha y la extrema derecha. Ejemplos hay. Por millones. Nunca he leído que "el régimen de Joe Biden sea el más terrorista del mundo". "Régimen" y "terrorista" son términos reservados a esos asquerosos países que deciden ser independientes. Los EE.UU., esos pacíficos estados del norte de América, con bases en multitud de países alrededor del mundo mundial, que marcan de buenos o malos a los gobiernos que no le bailan el agua. Ese régimen que condena a muerte o a algo peor, una vida sin futuro no salida, a pueblos enteros que solo pretenden tener un lugar bajo el sol. Esos pueblos que han sido invadidos y saqueados por otros "canallas y autócratas de la peor especie", amigos del malnacido régimen del terrorista Joe Biden que apoya el genocidio de Palestina, del Sáhara (en este tema el régimen de Pedro Sánchez actúa como cómplice necesario) y de tantos otros pueblos que han de aguantar estoicamente el tratamiento racista e injusto de nuestro lenguaje, además de la humillación constante que tantos bienintencionados equidistantes les ofrecemos. En cuanto a los requisitos para comentar aquí, estoy totalmente de acuerdo con Marcoafrika, si he ingresado (log in) aquí es porque soy socio, con lo cual no debería hacer falta ningún otro requisito.

    Hace 1 año

  2. juan-ab

    “Se acumulan señales de que un peligro mayor puede estar en el horizonte. A nivel de la opinión pública y del discurso político dominante, la presencia de este peligro se presenta mediante dos síntomas opuestos. Por un lado, las fuerzas políticas conservadoras no solo detentan la iniciativa ideológica, sino también una presencia privilegiada en los medios de comunicación. Son polarizadoras, enemigas de la complejidad y de la argumentación serena, usan palabras extremadamente agresivas y hacen encendidos llamamientos al odio. No les perturba el doble rasero con el que comentan los conflictos y la muerte (por ejemplo, entre muertos en Ucrania y en Palestina), ni la hipocresía de apelar a valores que desmienten con sus prácticas (denuncian la corrupción de los adversarios para esconder la suya). En esta corriente de opinión conservadora se mezclan cada vez más posiciones de derecha y de extrema derecha, y el mayor dinamismo (agresividad tolerada) proviene de estas últimas. (...) Este dispositivo pretende inculcar la idea del enemigo a destruir. La destrucción por las palabras predispone a la opinión pública a la destrucción por los actos. A pesar de que en democracia no hay enemigos internos sino solo adversarios, la lógica de la guerra se traslada insidiosamente a supuestos enemigos internos, cuya voz ante todo debe ser silenciada.(...) Sólo el fortalecimiento de la democracia en Europa puede conducir a la contención del conflicto entre Rusia y Ucrania e, idealmente, a su solución pacífica. Sin una democracia vigorosa, Europa caminará, sonámbula, hacia su destrucción.(...) Sin Rusia, Europa es la mitad de sí misma, económica y culturalmente. La mayor ilusión que la guerra de información ha inculcado a los europeos en el último año es que Europa, una vez amputada de Rusia, podrá restaurar su integridad con el trasplante de Estados Unidos. Justicia sea hecha a los Estados Unidos: cuidan muy bien sus intereses. La historia muestra que un imperio en declive siempre busca arrastrar consigo sus esferas de influencia para retrasar la decadencia ¿Y si Europa supiese cuidar de sus intereses?” Extracto del artículo “¿Adiós a Europa?” de Boaventura de Sousa Santos (Other News). Motivos tiene CTXT (y desde luego sus suscriptores) para sacar pecho en el nuevo editorial, entre otras muchas cosas, por haber publicado la importante investigación de Seymour Hersh relacionada con el atentado contra los gasoductos, así como la entrevista que le hizo Fabian Scheidler. Pero cualquiera diría que entre tanto “Orgullo y pasión” se ha salido disparado de la camisa un canalla botón. Abrazos.

    Hace 1 año

  3. Marcoafrika

    He dejado tres veces un comentario que no aparece y que yo sepa no contenía nada censurable, ni siquiera malsonante. Soy un suscriptor de esa revista pero me piden dejar nombre y correo. No entiendo nada, lo he hecho y he contestado a las estúpidas preguntas de "no soy robot". Esta era la única revista de "izquierda" que me quedaba como ejemplo de que algo se puede hacer en este "Occidente criminal" para luchar contra el relato único de buenos y malos que pretende el Imperio USA. Supongo que lo borrarán, también. ¿O se trata de más errores técnicos?.

    Hace 1 año

  4. Marcoafrika

    La destrucción de los oleoductos fue anunciada mucho antes de que sucediera...pero ya hace bastantes años el Imperio USA destruyó otros oleoductos en Asia central con el mismo propósito, boicotear ese "libre comercio" que dicen defender aunque para ello tengan que exterminar físicamente a sus competidores. Me parece increíble el tono agresivo e insultante de su artículo cuando se refiere a Putin como un "canalla y autócrata de la peor especie" que pretende destruir los "valores de nuestras democracias liberales". ¿Que valores son esos?, ¿qué "democracias" liberales?. Que yo sepa y un análisis histórico riguroso lo confirma, Rusia no ha recurrido nunca a esa estrategia de eliminar competidores comerciales y pese a todos los errores de una economía planificada que no pudo sostener su método y se colapsó por sus múltiples contradicciones, las que dieron origen a la formación de una nueva clase "burguesa" (burocrática) y posteriormente a un renacimiento del capitalismo que intentaron derrotar con la revolución bolchevique, mantuvo sin embargo una política de pleno empleo aún en las condiciones más difíciles de asedio, hostigamiento internacional, guerra mundial en la que sacrificaron millones de personas para defenderse y defender a Europa de la barbarie nazi y el totalitarismo fascista con el que muchas de estas "democracias liberales" coquetearon. Cuando se cuenta una historia hay que tener en cuenta quien es el verdadero criminal, el país que se ha elegido como dueño de todos los recursos del planeta e invade otros estados para robar sus combustibles fósiles aduciendo que se trata de "recursos estratégicos", el mismo criminal que dice defender la "democracia" y la libertad aunque no sabemos a que tipo y que libertad se refiere cuando impone aranceles, decreta embargos internacionales y elimina estados como Libia, Iraq, Somalia...etc. cuando son los únicos en haber utilizado la energía atómica para destruir ciudades y vidas humanas de un país como Japón cuya intervención bélica se estaba terminando. A mí, la verdad, "los canallas y autócratas" que conozco son los presidentes (unos más que otros pero todos sin exclusión) de los EEUU. Sus violaciones del derecho internacional son innumerables, desprecio por la mayoría de los estados de este planeta y por supuesto forma de gobierno que nada tiene que ver con la democracia sino con la plutocracia o gobierno de los ricos. Los EEUU disponen sin reparo y con total "libertad", eso sí, de los organismos internacionales creados para la paz, desde la ONU hasta la OMS, infiltrando con su ponzoña financiera cualquier estamento con pretensiones igualitarias o sociales que se oponga a ese paradigma destructivo que es el capitalismo. Escribamos y hablemos con propiedad de autócratas canallas, por favor, que son ustedes la única revista de "izquierda" que me queda para no desertar ya de cualquier medio informático "occidental".

    Hace 1 año

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí