1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Imperios combatientes

Ellos lo cuentan así

¿Qué propósitos habría detrás de los Acuerdos de Minsk? ¿De qué guerra se trata y cuando empezó en Ucrania? ¿Qué evidencia el atentado del 26 de septiembre contra el gasoducto Nord Stream?

Rafael Poch 1/03/2023

<p>A. Lukashenko, Vladimir Putin, Angela Merkel, F. Hollande y Petro Poroshenko, durante la firma del Acuerdo de Minsk de 2015.</p>

A. Lukashenko, Vladimir Putin, Angela Merkel, F. Hollande y Petro Poroshenko, durante la firma del Acuerdo de Minsk de 2015.

Presidencia de Rusia

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Acuerdos de Minsk, las negociaciones de paz de la primera fase de la guerra

En sucesivas declaraciones, todos los protagonistas del bando occidental de los llamados Acuerdos de Minsk entre Rusia y Ucrania, con la mediación de Alemania y Francia, han admitido que de lo que se trataba no era de negociar con Rusia, sino de ganar tiempo para fortalecer militarmente a Ucrania.

Los acuerdos, que nadie respetó, se firmaron en el conocido como “formato de Normandía”, la fórmula negociada para cesar la guerra de Ucrania iniciada en verano de 2014 como una mezcla de guerra civil e intervencionismo extranjero entre el nuevo gobierno prooccidental de Kiev y la oposición armada ucraniana organizada en el Donbás. 

Petró Poroshenko, expresidente de Ucrania: 

“Nuestro objetivo era, en primer lugar, detener la amenaza o al menos retrasar la guerra: asegurar ocho años para restaurar el crecimiento económico y crear unas fuerzas armadas poderosas”. 

(Declaraciones a la televisión alemana Deutsche Welle y a la unidad ucraniana de Radio Free Europe).

Angela Merkel, excanciller alemana y garante de los acuerdos

El acuerdo de Minsk de septiembre de 2014 fue “un intento de ganar tiempo”:

“Ucrania usó ese tiempo para hacerse más fuerte, como puede verse hoy. La Ucrania de 2014 y 2015 no es la Ucrania de hoy. En la batalla de Debaltsevo de principios de 2015, Putin podía haberlos arrollado fácilmente y dudo que los países de la OTAN pudieran hacer entonces lo que ahora están haciendo para ayudar a Ucrania”.“Para todos nosotros estaba claro que el conflicto estaba congelado y que el problema no se había resuelto, pero dio a Ucrania un tiempo muy valioso”.

(Entrevista a Die Zeit, diciembre 2022).

François Hollande, expresidente de Francia y garante de los acuerdos de Minsk

Mientras Putin estaba avanzando en el Donbás usando a los separatistas prorrusos, “le inducimos a aceptar el formato de Normandía y venir a Minsk a negociar”. “Angela Merkel tiene razón: los acuerdos de Minsk pararon la ofensiva rusa durante un tiempo. Lo importante era cómo Occidente aprovecharía ese respiro para prevenir cualquier otro intento ruso”. “Desde 2014 Ucrania ha fortalecido sus capacidades militares y de hecho hoy su ejército es completamente diferente del de 2014; mejor entrenado, equipado…, es mérito de los acuerdos de Minsk el haber dado esa oportunidad al ejército ucraniano”. 

(Entrevista con el diario Kyiv Independent, diciembre 2022).

Vladimir Zelenski, presidente de Ucrania

Los acuerdos de Minsk eran una inaceptable “concesión”. Zelenski recuerda haberle dicho al presidente francés, Emmanuel Macron, y a la canciller Merkel que “no podemos aplicarlos”. “El engaño por una buena causa es perfectamente correcto”. Zelenski dijo que hizo ver que apoyaba los acuerdos de Minsk para negociar un intercambio de prisioneros con Rusia y dar a su país más tiempo para prepararse para la guerra. 

(Entrevista con Der Spiegel, 9 de febrero de 2023).

¿De qué guerra se trata y cuando empezó?

No estamos ante una guerra, sino ante varias. Hay una guerra de Rusia contra Ucrania, abierta desde la invasión de febrero de 2022. Hay elementos de guerra civil entre ucranianos desde la primavera de 2014, sin los cuales la invasión rusa habría sido muy difícil, si no imposible. Hay una guerra entre la OTAN y Rusia auspiciada por Estados Unidos con su presión expansionista hacia el Este desde el cierre en falso de la Guerra Fría, hace 30 años. Y hay un precalentamiento de gran guerra global con China en el objetivo y del que la guerra de Ucrania es un prolegómeno. Esta múltiple dimensión de la guerra explica muchos de sus líos y complejidades, entre ellos el hecho de que los papeles de David y Goliat, así como el título de “agresor imperial”, sean intercambiables, dependiendo de qué guerra estemos hablando. Es lo que se desprende de las declaraciones de algunas primeras figuras occidentales.

León Panetta, exdirector de la CIA en la Administración de Obama:

“No decimos que es una guerra de procuración (contra Rusia), pero se trata precisamente de eso, y por esa razón tenemos que suministrar (a Ucrania) todas las armas que podamos”. [La llamada guerra por procuración hace referencia a los conflictos en los que algunas potencias importantes instigan o apoyan la guerra lanzada por un tercero para evitar la participación directa en el conflicto].

(Entrevista con Bloomberg TV, 17 de marzo de 2022). 

Charles Richard, jefe del Stratcom, uno de los máximos jefes militares de Estados Unidos:

“Esta crisis de Ucrania en la que ahora estamos es solo un precalentamiento. La gran crisis está por venir y no tardaremos mucho en ser puestos a prueba en formas que no hemos conocido en mucho tiempo”.

(Intervención ante la Naval Submarine League, según el informe publicado por el Pentágono, noviembre de 2022). 

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea:

“La guerra de Ucrania no es solo una guerra europea, es una guerra por el futuro del mundo por lo que el ámbito de Europa solo puede ser el mundo entero”. 

(Noviembre de 2022).

Annalena Baerbock, ministra de Exteriores alemana: 

“Estamos librando una guerra contra Rusia”.

(25 de enero de 2023, Parlamento Europeo).

Oleksii Resnikov, exministro de Defensa ucraniano: 

“Estamos llevando a cabo una misión de la OTAN. Ucrania como país –y sus fuerzas armadas– es un miembro de la OTAN, de facto, no de iure”.

(Entrevista con la BBC, 13 de enero de 2023).

Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN:

“La guerra no empezó en febrero del año pasado. La guerra empezó en 2014. Y desde 2014 los aliados de la OTAN han dado apoyo a Ucrania, con entrenamiento y material, de tal forma que las fuerzas armadas ucranianas eran mucho más fuertes en 2022 de lo que eran en 2020 o 2014”.

(Declaración durante la reunión anual de ministros de Defensa de la OTAN el 14 de febrero de 2023).

Richard Clarke, jefe de Operaciones Especiales de Estados Unidos:

“Lo que hicimos, a partir de 2014, fue crear las condiciones. Cuando los rusos invadieron en febrero llevábamos siete años trabajando con las fuerzas especiales ucranianas. Con nuestra asistencia, crearon la capacidad, crecieron en número, pero sobre todo en capacidad, tanto en combates de asalto como en operaciones de información”.

(Entrevista con David Ignatius en The Washington Post, 28 de agosto de 2022). 

El atentado anunciado contra los gasoductos Nord Stream

La hostilidad de Estados Unidos al vínculo energético entre Alemania y Rusia, resultado de la política de distensión de la socialdemocracia alemana durante la Guerra Fría (Ostpolitik), tiene una historia de cuarenta años. El primer gran contrato energético entre Bonn y Moscú se firmó en Essen el 22 de noviembre de 1981. En marzo de 2004, veintitrés años después, un exmiembro del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos llamado Thomas Reed explicó en sus memorias que en el verano de 1982 la CIA voló en Siberia el gasoducto soviético que Moscú había comenzado a construir para suministrar el gas pactado a Alemania. En aquella operación, se accionó un software específico suministrado por la industria occidental a la URSS que carecía de un montón de tecnologías, explicó Reed. Se sabe también que entonces Estados Unidos presionó fuertemente, aunque sin éxito, al Gobierno de Bonn del canciller Helmut Schmidt para que no firmase el acuerdo gasístico con la URSS, amenazando con retirar las tropas de Alemania y ofreciendo como alternativa su gas licuado. Es decir, según fuentes del establishment de la seguridad nacional de Estados Unidos, el atentado del pasado septiembre contra el gasoducto Nord Stream tiene detrás una historia de 40 años y no fue el primer ataque, sino el segundo entre los conocidos.

Un silenció mediático acompañó a la exclusiva de Hersh, que pasó de ser “prestigioso periodista” a “polémico” periodista

Cuando el mes pasado el periodista Seymour Hersh explicó los detalles de cómo Washington atentó, no ya contra sus adversarios, lo que es corriente y conocido en todo el mundo, sino contra sus propios aliados europeos, un clamoroso silenció mediático acompañó a la sensacional exclusiva de Hersh, que inmediatamente pasó de ser “prestigioso periodista” a “polémico” o “controvertido” periodista. Toda una serie de comentaristas, incluidos algunos de la “izquierda de derechas” pecaron de necedad al mirar el dedo en lugar de la luna al que apuntaba este. Los más cínicos hablaron de “misterio”. Y los políticos alemanes, y los europeos en general, se tragaron ese atentado como se tragaron en el pasado las revelaciones sobre los masivos espionajes telefónicos a la canciller Merkel y otros, revelados por Edward Snowden. 

Todo un ejército de disciplinados servidores del establishment que en el pasado nos vendieron alegremente el fraude de las armas de destrucción masiva de Sadam Hussein y, más recientemente, nos han estado bombardeando durante cuatro años con la leyenda de la interferencia del Kremlin en las elecciones de Estados Unidos en miles de informes que ahora se han demostrado falsos, denunciaron “una sola fuente” y “la ausencia de fact checking” en el trabajo de Hersh. Ignoraron que, incluso si el informe de Hersh hubiera sido una fantasía desde el principio hasta el fin, algo manifiestamente poco probable, la situación que rodea a este atentado seguiría donde está, es decir: apoyada por una abultada cantidad de fuentes que primero lo anunciaron, luego lo aplaudieron y celebraron, y, finalmente, lo confirmaron con su silencio y negativa a investigar cualquier cosa relacionada con él.

A continuación algunas muestras: 

La Rand Corporation, el principal think tank del Pentágono, publicó en 2019 un informe por encargo del ejército sobre cómo estresar y debilitar a Rusia. Como 40 años atrás, la cooperación energética entre Berlín y Moscú se identificaba allí como fuente de influencia e ingreso económico para el adversario y se defendía la necesidad de “interrumpir” el Nord Stream 2 como “primer paso”. El entonces secretario de Estado Mike Pompeo advertía: “Haremos todo lo que podamos para garantizar que ese gasoducto no amenace a Europa”. 

A medida que se iba incrementando la tensión alrededor de Ucrania, se sucedieron las declaraciones amenazantes contra esa infraestructura. Tom Cotton, senador republicano por Arkansas, dijo en mayo de 2021 que “ya es hora de parar el Nord Stream 2: liquidémoslo y hagamos que se oxide bajo las olas del Báltico”. Ocho meses después, el 14 de enero de 2022, el consejero de Seguridad Nacional Jake Sullivan declaró: “Hemos dejado bien claro a los rusos que si se meten más en Ucrania, el gasoducto estará en riesgo”. Pocos días después, el senador Ted Cruz exigió: “Este gasoducto debe ser detenido y la única forma de impedir que entre en funcionamiento es utilizar todos los instrumentos disponibles para hacerlo”. El 7 de febrero, cuatro días después de la declaración de Cruz, el presidente Biden compareció junto al canciller Olaf Scholz e hizo su famosa promesa: “Si Rusia invade Ucrania ya no habrá Nord Stream 2, le pondremos fin”. Cuando una periodista alemana le preguntó cómo podría hacerlo siendo una infraestructura alemana, Biden respondió: “Quiero ser muy claro, si Rusia invade de una u otra forma el Nord Stream 2 no progresará”.

El 26 de septiembre, los tubos saltaban por los aires y el exministro de Defensa y Exteriores polaco, Radek Sikorski, lanzaba un tuit agradeciendo el servicio a Estados Unidos, acompañado de una foto de la gran burbuja báltica: “Thank you USA!”. Al día siguiente, los dirigentes de Polonia, Noruega y Dinamarca participaron en una ceremonia de inauguración del nuevo gasoducto Noruega-Polonia, destinado a sustituir el suministro de gas ruso. “La destrucción del Nord Stream 2 representa una tremenda oportunidad para acabar de una vez por todas con la dependencia de la energía rusa”, dijo el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken. La tremenda oportunidad incluía la oferta de suministro de gas licuado de Estados Unidos, entre tres y cinco veces más caro que el ruso.

El 27 de enero, la vicesecretaria de Estado Victoria Nuland le dijo al senador Cruz en el Congreso: “Senador, como usted, yo, y creo que toda la Administración, estoy muy satisfecha de que el Nord Stream 2 sea, como usted dice, un trozo de metal en el fondo del mar”. Más tarde, los suecos iniciaron una investigación sobre el atentado, pero se negaron a compartir su información al respecto con Alemania y Dinamarca, pues los resultados eran “demasiado sensibles”. En el Bundestag, un catálogo muy completo de preguntas parlamentarias sobre qué barcos rusos y de la OTAN circularon por los alrededores del lugar de la explosión en los meses anteriores, de qué países, etc., fue respondido por el Gobierno alemán diciendo que no era posible dar esa información en aras del “bienestar del Estado”. 

Para entender lo que está ocurriendo, nada mejor que escuchar lo que todas las fuentes citadas en este artículo nos cuentan.

Acuerdos de Minsk, las negociaciones de paz de la primera fase de la guerra

En sucesivas declaraciones, todos los protagonistas del bando occidental de los llamados Acuerdos de Minsk entre Rusia y Ucrania, con la mediación de Alemania y Francia, han admitido que de lo que se trataba no...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Rafael Poch

Rafael Poch-de-Feliu (Barcelona) fue corresponsal de La Vanguardia en Moscú, Pekín y Berlín. Autor de varios libros; sobre el fin de la URSS, sobre la Rusia de Putin, sobre China, y un ensayo colectivo sobre la Alemania  de la eurocrisis.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ignacioparedesasenciooutlook-es

    SEGUIMOS BAJO LAS GARRAS FUNDACIONALES DE LOS E.E.U.U. LOS DEL TRIANGULO DEL OJO . ojo que nada mas que ve, a medio plazo ,solo lo que le interesa , cabroncetes

    Hace 1 año 2 meses

  2. nortzu5

    Gracias por informarnos de la verdad por muy penosa y vergonzante que esté siendo. 

    Hace 1 año 2 meses

  3. peioarzak

    Hay algo en esta descripción que no me cuadra. Si Merkel era tan consciente del engaño en el que estaban enredando a Rusia con los acuerdos de Minsk, ¿dónde quedan los acuerdos estratégicos en los que se siguió profundizando de Alemania con Rusia?. Y ya no sólo en lo referente a los NordStream y la dependencia energética Alemana, sino ese plan de mega unión comercial de China y Alemania junto a sus aliados centroeuropeos, esa especie de corredor comercial euroasiático desde el Pacífico hasta el Atlántico que ya había empezado a gestarse. ¿Quizás es que Merkel no puede dejar de hacerse la lista en cada momento?, ¿al igual que el resto de dirigentes que no quieren quedar fuera de la foto a toro pasado?. Como para fiarse de las declaraciones públicas de esta fauna.

    Hace 1 año 2 meses

  4. José Luis Porcar

    Suscribo totalmente el comentario de "Juan-ab". Esta y la aportación del Prof. Boaventura de Sousa Santos en Público nos revuelve las entrañas en esta noche fría, pero nos infunde el coraje para intentar revertir esta tendencia siniestra que sobrecoge. En las urnas y en la calle debemos estar, antes de que sea tarde. Y mil gracias a las mujeres y hombres de Contexto porque lo están haciendo superlativo. Salud y energía para todxs.

    Hace 1 año 2 meses

  5. juan-ab

    ”La democracia está siendo tan vaciada de contenido que puede ser defendida instrumentalmente por aquellos que la usan para destruirla, mientras que aquellos que sirven a la democracia para fortalecerla contra el fascismo son considerados izquierdistas radicales. Fue unánime el coro occidental para celebrar los eventos de la plaza Maidan de Kiev en 2014, donde comenzó la guerra de hoy. Aunque las banderas de las organizaciones nazis fueron claramente visibles en las protestas, a pesar de la furia popular dirigida contra un presidente elegido democráticamente, Víctor Yanukovych, a pesar de que las escuchas telefónicas revelaron que la neoconservadora estadounidense, Victoria Nuland, había indicado los nombres de aquellos que asumirían el poder en caso de una votación, incluida la de una ciudadana estadounidense, Natalie Jaresko, que más tarde sería nombrada nueva Ministra de Finanzas...de Ucrania, a pesar de todo esto, estos eventos, que fueron un golpe bien orquestado para ahuyentar a un presidente prorruso y convertir a Ucrania en un protectorado estadounidense, se celebraron en todo Occidente con la vibrante victoria de la democracia.” Extracto del artículo, “El silencio de los intelectuales” (Público 01.03.23) del esclarecido Boaventura de Sousa Santos. Desde Goebbles (jefe de campaña de Adolf Hitler y su principal estratega mediático) sabemos que la mentira hay que considerarla al margen de la moralidad para extraer de ella una innegable y ventajosa utilidad: la de modelar y manipular a la opinión pública. A él se atribuye la frase “Una mentira repetida mil veces termina por convertirse en verdad”. Tanto en este importante artículo de Rafael Poch como en el de Boaventura de Sousa Santos, así como de algunos otros, leemos una y otra vez verdades como rosas. Y sin embargo qué pequeñitas se ven en medio de tanta y tan espesa maleza.

    Hace 1 año 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí