1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

sabotaje

Las autoridades estadounidenses utilizan medios de comunicación subsidiarios para culpar a una Ucrania subsidiaria

Un mes después de que Seymour Hersh informara de que Estados Unidos voló los gasoductos Nord Stream, el Gobierno de Biden encuentra un chivo expiatorio en Ucrania y taquígrafos en el ‘New York Times’

Aaron Maté 10/03/2023

<p>Imagen de la guardia costera de Suecia de la fuga de gas de los oleoductos Nord Stream en el Mar Báltico, el 29 de septiembre de 2022.</p>

Imagen de la guardia costera de Suecia de la fuga de gas de los oleoductos Nord Stream en el Mar Báltico, el 29 de septiembre de 2022.

Voice of America

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Casi seis meses después de que explotaran los oleoductos Nord Stream y un mes después de que Seymour Hersh informara de que el Gobierno de Biden era el responsable, las autoridades estadounidenses han presentado su defensa. Según el New York Times, fuentes anónimas del gobierno afirman que la “información recopilada recientemente” ahora “sugiere” que quien atentó contra el Nord Stream era un “grupo proucraniano”.

La única “información” confirmada sobre este supuesto “grupo” es que las autoridades estadounidenses no tienen ninguna información sobre ellos.

“Las autoridades estadounidenses afirmaron que no sabían mucho sobre los autores y sus afiliaciones”, informa The Times. La supuesta información “recopilada recientemente no especifica quiénes son los miembros del grupo, ni quién dirigió o pagó la operación”. A pesar de no saber nada sobre ellos, las fuentes del Times especulan, no obstante, que “lo más probable es que los saboteadores fueran ciudadanos ucranianos o rusos, o una combinación de ambos”. También dejan abierta “la posibilidad de que la operación la podría haber llevado a cabo extraoficialmente una fuerza subsidiaria, con conexiones con el gobierno ucraniano o sus servicios de seguridad”.

Cuando no se presentan pruebas, cualquier cosa es, por supuesto, “posible”. Pero, curiosamente, las fuentes del Times están seguras de un asunto crucial: “Las autoridades estadounidenses dijeron que no estaba implicado ningún ciudadano estadounidense o británico”. Además, “no hay pruebas de que el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, o sus principales lugartenientes estuvieran implicados en la operación, ni de que los autores actuaran bajo la dirección de ningún funcionario del gobierno ucraniano”.

A pesar de no haber obtenido ninguna información concreta sobre los autores, el Times declara, no obstante, que la portada estadounidense publicada en sus páginas “equivale a la primera pista significativa que se tiene sobre quién fue el responsable del ataque a los gasoductos Nord Stream”.

Se desconoce por qué el Times ha considerado que su “pista” carente de pruebas es “significativa” y no así la historia de Hersh que apareció cuatro semanas antes. El reportaje de Hersh no solo es anterior al del Times, sino que su historia contenía una descripción detallada del modo en que Estados Unidos planeó y ejecutó las explosiones del Nord Stream.

Se desconoce por qué el Times ha considerado que su “pista” carente de pruebas es “significativa” y no así la historia de Hersh

Es revelador que el Times tergiverse la base del reportaje de Hersh. “Al exponer sus argumentos”, afirma el Times, Hersh se limitó a “citar” la “amenaza que el presidente Biden profirió antes de la invasión de ‘poner fin’ al Nord Stream 2, y declaraciones similares de otros altos cargos estadounidenses”. Al sugerir falsamente que se basó únicamente en declaraciones públicas, el Times omite por completo que, de hecho, Hersh citó a una fuente bien situada.

Por el contrario, el Times no tiene información sobre sus recién descubiertos autores ni sobre ningún otro aspecto de su “significativa” pista.

“Las autoridades estadounidenses se negaron a revelar la naturaleza de la información, cómo se obtuvo o cualquier detalle sobre la solidez de las pruebas que contiene”, afirma The Times. En consecuencia, las autoridades estadounidenses admiten que “no hay conclusiones firmes” que extraer, y que existen “enormes lagunas en lo que las agencias de espionaje estadounidenses y sus socios europeos sabían sobre lo ocurrido”. Por esa razón aparente, “las autoridades estadounidenses que han sido informadas están divididas sobre la importancia que debe otorgarse a la nueva información”. Por el contrario, aparentemente, el Times no siente dicha carga probatoria.

En resumen, las autoridades estadounidenses tenían “mucho desconocimiento acerca de los autores”, es decir, todo; “enormes lagunas” respecto al modo en que el (desconocido) “grupo proucraniano” supuestamente llevó a cabo un atentado en alta mar; incertidumbre sobre “qué importancia otorgarle” a su “información”; e incluso “ninguna conclusión firme” que ofrecer. Además, toda esta supuesta “información” estadounidense resulta haber sido “recopilada recientemente”, después de que uno de los periodistas más consumados de la historia publicara un informe detallado sobre el modo en que los servicios de inteligencia estadounidense planearon y llevaron a cabo el atentado.

Dada la ausencia de pruebas y el curioso oportunismo, una conclusión razonable no es que una “fuerza subsidiaria” ucraniana fuera la culpable, sino que Estados Unidos está utilizando ahora a su subordinado ucraniano como chivo expiatorio.

Como abanderado de los medios de comunicación del establishment estadounidense, el “reportaje” del Times se ajusta perfectamente a su papel. Días después del atentado al gasoducto Nord Stream que tuvo lugar en septiembre de 2022, el Times señaló que “gran parte de la especulación sobre la responsabilidad se ha centrado en Rusia”, tal y como sin duda esperan las autoridades estadounidenses. El exdirector de la CIA, John Brennan, se hizo eco de esta afirmación al opinar que “Rusia es sin duda el principal sospechoso” del atentado contra Nord Stream. Citando a “servicios de inteligencia occidentales” anónimos, la CNN afirmó que “responsables de seguridad europeos observaron buques de la Armada rusa en las inmediaciones de las fugas del gasoducto Nord Stream”, arrojando, de este modo, “más sospechas sobre Rusia”, que “las autoridades europeas y estadounidenses consideran el único actor en la región con la capacidad y motivación para dañar deliberadamente los gasoductos”.

Como la historia de que Rusia hizo explotar sus propios oleoductos ya no se sostiene, el nuevo discurso del Times nos pide que creamos que algún “grupo proucraniano” no identificado, que “no parecía estar trabajando para los servicios militares o de inteligencia”, de alguna manera logró obtener la capacidad única de colocar múltiples explosivos en un oleoducto sellado en el fondo del Mar Báltico.

Los medios de comunicación alemanes ya se han hecho eco de esta historia. Horas después de la publicación de la noticia del Times, el medio alemán Die Zeit publicó una noticia, con fuentes oficiales alemanas, en la que se afirma que la operación fue llevada a cabo por un grupo de seis personas, entre las que había solo “dos buzos”. Estos supuestos autores, se nos dice, llegaron a la escena del crimen a través de un yate que partió de Alemania y “que aparentemente era propiedad de dos ucranianos”. No se explica cómo un yate pudo transportar el equipo y los explosivos necesarios para la operación.

No se explica cómo un yate pudo transportar el equipo y los explosivos necesarios para la operación

De alguna manera, los saboteadores tenían la capacidad de llevar a cabo un atentado en alta mar, pero no la conciencia de limpiar adecuadamente la escena flotante del crimen. Según Die Zeit, el barco fue “devuelto a su propietario sin limpiar”, lo que permitió a los “investigadores” descubrir “restos de explosivos en la mesa del camarote”. Si este escuálido y experto equipo de comandos navales “proucraniano” lleva a cabo otro acto de sabotaje en alta mar, solo tendrá que contratar a un profesional de la limpieza para salirse con la suya.

En cuanto a la motivación, de alguna manera también se nos pide que olvidemos que las autoridades del Gobierno de Biden no sólo expresaron la motivación, sino la satisfacción posterior. “Si Rusia invade Ucrania, de un modo u otro Nord Stream 2 no seguirá adelante”, prometió en enero de 2022 la alta funcionaria estadounidense Victoria Nuland. El presidente Biden añadió al mes siguiente que “si Rusia invade... ya no habrá Nord Stream 2. Vamos a ponerle fin. Vamos a ponerle fin”. Tras el ataque a los gasoductos Nord Stream, el secretario de Estado Antony Blinken recibió la noticia como una “enorme oportunidad estratégica”. Pocos días antes de que se publicara el reportaje de Hersh, Nuland informó al Congreso de que tanto ella como la Casa Blanca están “muy satisfechas” de que Nord Stream sea “chatarra en el fondo del mar”.

La última vez que aparecieron juntos, Biden soltó que “pondría fin” al Nord Stream, dejando a Scholz de pie a su lado en incómodo silencio

No solo se pide al público mundial que ignore las declaraciones públicas de los principales responsables del Gobierno de Biden, sino también su negativa general a responder a cualquier pregunta. Esto se puso de manifiesto el pasado fin de semana en Washington, cuando el canciller alemán Olaf Scholz visitó a Biden en la Casa Blanca. A diferencia del último viaje de Scholz a Washington, no hubo conferencia de prensa conjunta. Esto era comprensible: la última vez que aparecieron juntos, Biden soltó que “pondría fin” al Nord Stream, dejando a Scholz de pie a su lado en incómodo silencio. Esta vez, los dos se sentaron brevemente ante un grupo de periodistas que fueron rápidamente expulsados de la sala para aparente regocijo de Biden.

Los medios de comunicación estadounidenses se enteraron: en una entrevista cara a cara con Scholz, Fareed Zakaria, de la CNN, no encontró el momento de mencionar el reportaje de Hersh. Al cubrir la visita de la canciller alemana, medios estadounidenses como el Times y el Washington Post adoptaron un voto de silencio similar. 

Inadvertidamente, el relato del Times deja al descubierto nuevas lagunas en los intentos fallidos de refutar la historia de Hersh.

Miembros de Bellingcat, el sitio web de la OTAN financiado por el Estado y falsamente presentado al público de los Estados de la OTAN como un medio de investigación independiente, han intentado poner en duda las afirmaciones de Hersh argumentando que el rastreo de fuentes abiertas acerca del momento del bombardeo no detecta los buques sobre los que informó. Pero, como señala el artículo del Times, los investigadores están buscando información sobre barcos “cuyos transpondedores de localización no estaban encendidos o no funcionaban cuando pasaron por la zona, posiblemente para ocultar sus movimientos”. Hersh ha hecho esta misma observación en diversas entrevistas, señalando que cuando Biden voló a Polonia antes de su visita a Kiev el mes pasado, su “avión apagó su transpondedor” para evitar ser detectado, como informó Associated Press. Por desgracia para los autodenominados sherlocks digitales, los grandes crímenes internacionales –en particular los que implican a agencias de inteligencia– no pueden resolverse desde sus ordenadores portátiles.

Hersh también fue ridiculizado por citar una única fuente anónima. La historia del Times, por el contrario, se basa en múltiples fuentes anónimas que, a diferencia de Hersh, no tienen información tangible que ofrecer. Después de ignorar la historia de Hersh durante todo un mes, la sección de noticias del Times se vio obligada a reconocerla por primera vez. Y lo mejor que sus fuentes anónimas pudieron aportar no es solo un relato sin pruebas y lleno de advertencias, sino una historia que no cuestiona ni un solo aspecto del detallado relato de Hersh.

Por otra parte, Hersh es uno de los periodistas más consumados y de mayor repercusión en la historia de la profesión. Dos de los periodistas del artículo del Times, Julian E. Barnes y Adam Goldman, han firmado múltiples artículos que difunden falsedades demostrables con fuentes procedentes de autoridades estadounidenses anónimas.

En el verano de 2020, Barnes y Goldman estaban entre los periodistas del Times que blanquearon la desinformación de la CIA de que Rusia estaba pagando recompensas por tropas estadounidenses muertas en Afganistán. Cuando el gobierno de Biden se vio obligado a reconocer que la acusación carecía de fundamento, el Times trató de suavizar sus afirmaciones iniciales en un intento por salvar las apariencias.

En enero, Barnes coescribió un artículo del Times en el que se afirmaba, citando más de una docena de veces a “autoridades estadounidenses” anónimas, que “agentes de los servicios de inteligencia militar rusos” estaban detrás de “una reciente campaña de cartas bomba en España cuyos objetivos más destacados eran el presidente del Gobierno, el ministro de Defensa y diplomáticos extranjeros”. Pero días después, como informó el Washington Post, las autoridades españolas detuvieron a “un español de 74 años que se oponía al apoyo de su país a Ucrania pero que al parecer ha actuado solo”. (Moon of Alabama es una de las pocas voces que han denunciado la información fraudulenta del Times).

Ese mismo mes, Goldman compartió autoría, junto con su colega Charlie Savage, taquígrafo de las “recompensas rusas”, en un artículo del Times que sostenía que el fiscal especial John Durham “no ha encontrado irregularidades en los orígenes de la investigación sobre Rusia”, a pesar de que las conclusiones de Durham aún no se han hecho públicas. Como informé para Real Clear Investigations, el Times presentó su caso omitiendo información contrastada y distorsionando los hechos, como es la norma en la cobertura mediática del establishment sobre el Rusiagate.

Es de suponer que las autoridades estadounidenses que están detrás del último cuento del Times sobre el Nord Stream creen que han ofrecido la mejor respuesta posible a Hersh. El hecho de que carezca de información concreta y esté escrito por empleados del Times con un historial de dedicarse a repetir como loros la propaganda de los servicios de inteligencia estadounidenses, en última instancia, tiene el efecto contrario.

El discurso del Times solo puede entenderse como una confirmación más de que Hersh encontró al terrorista del Nord Stream en Washington. Eso explica por qué ahora autoridades anónimas de EE. UU. están utilizando a sus subsidiarios en los medios de comunicación del establishment para presentar como chivo expiatorio a su subsidiario ucraniano.

--------------------

Este artículo fue publicado originalmente aquí el 8 de marzo de 2023.  

—-----------------

La traducción es de Paloma Farré. 

Casi seis meses después de que explotaran los oleoductos Nord Stream y un mes después de que Seymour Hersh informara de que el Gobierno de Biden era el responsable, las autoridades estadounidenses han presentado su defensa. Según el New York Times, fuentes anónimas del gobierno afirman que la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Aaron Maté

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí