1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PAOLA PABÓN / PREFECTA DE PICHINCHA (ECUADOR)

“El ‘lawfare’ comienza con la difusión de bulos en las redes, después la Fiscalía actúa contra ti”

Adriana T. 5/03/2023

<p>Paola Pabón. </p>

Paola Pabón. 

César Coronel Cevallos

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Paola Pabón (Ibarra, Ecuador, 1978) ha militado en diferentes plataformas progresistas durante más de dos décadas. Su carrera política se inició en 1999 de la mano del partido Izquierda Democrática –fue la fuerza política más importante del país hasta finales de los ochenta–. Veinte años más tarde, en febrero de 2019, ya con el Movimiento Revolución Ciudadana (al que pertenece el expresidente Rafael Correa), se convirtió en la primera mujer en ganar las elecciones y obtener el cargo para la Prefectura de Pichincha, provincia de más de tres millones de habitantes situada en el centro norte del país y en la que se ubica la capital, Quito. 

El 14 de octubre de ese mismo año, Pabón fue detenida en Quito tras el allanamiento de su domicilio, e imputada por rebelión armada. Se le acusó de haber instigado las protestas ciudadanas masivas en contra de la retirada del subsidio al combustible ocurridas unos días antes, en las que se llegaron a contabilizar más de 1.500 heridos y once muertos. Un día más tarde se dictó prisión preventiva contra ella, y fue puesta en libertad el 25 de diciembre, tras pasar 72 días encarcelada. Se le permitió regresar a su cargo como prefecta de Pichincha al día siguiente de su liberación. Pese al grave estigma para su imagen política, en las elecciones seccionales de Ecuador del pasado 5 de febrero fue reelegida en el cargo con el 28% de los votos. 

Hemos podido charlar con ella aprovechando su paso por Madrid durante los días 25 y 26 de febrero para participar en el Encuentro Internacional Feminista organizado por el Ministerio de Igualdad. 

Usted se está convirtiendo en uno de los principales referentes o símbolos en Ecuador, e incluso en toda Latinoamérica, de la lucha contra la violencia política. Pero me gustaría ir por partes. ¿Qué es la violencia política y por qué afecta especialmente a las mujeres?

Todas las mujeres, en todos los ámbitos, desde el periodismo hasta la medicina, estamos sujetas a distintas expresiones de violencias machistas. La violencia política busca que las mujeres abandonemos la arena política a través del acoso y la humillación. Busca la proscripción política de las mujeres que estamos en esta lucha. Huir de esa arena política implicaría que las mujeres dejemos de estar en los espacios de decisión, ahí donde se puede transformar la vida de toda la sociedad y de toda nuestra gente. Ese es el impacto que se busca, intentar desalentar por completo a las mujeres que estamos en primera fila tratando de cambiar las estructuras de poder.

Las mujeres tenemos una doble lupa. Tenemos que ser doblemente buenas en lo que hacemos

En España esa violencia política contra las mujeres parece haberse empezado a desatar cuando llega al poder un gobierno de coalición progresista. Da la sensación de que la persecución no afecta tanto a las mujeres que ocupan el poder desde posiciones más conservadoras. 

En España se están haciendo reformas buscando la equidad entre hombres y mujeres, así que las cosas empiezan a ponerse incómodas. Cuando el poder se siente incómodo con estos liderazgos femeninos reacciona, ataca utilizando los elementos que ya hemos visto en América Latina de manera contundente. Utiliza los grandes medios de comunicación, utiliza el desprestigio, atacan las vidas personales de quienes hacemos política. 

Los servidores públicos o actores políticos tenemos encima una lupa, y sin duda esa lupa puede estar bien, porque la ciudadanía nos interpela, valida y cuestiona. Pero parece que las mujeres tenemos una doble lupa. Tenemos que ser doblemente buenas en lo que hacemos, tenemos que cumplir con los parámetros y los estándares que esta sociedad patriarcal espera de nosotras. Cuando no encajamos en este molde nos volvemos incómodas para el poder. Sí, creo que hay una estrecha relación entre la violencia política y las mujeres que defendemos tesis progresistas que buscan cambiar la estructura de la sociedad.

No es casual que el lawfare y la violencia política se llevase por delante el gobierno de Dilma Rousseff

¿Qué sucede en particular con el lawfare? ¿Es una expresión más de esa violencia política?

América Latina vive desde hace ya años enfrentando el lawfare, que es un fenómeno que mina las democracias. Cuando se persigue judicialmente a los actores del espacio político, no solo estás afectando el derecho de aquel o aquella a quien proscribes, sino que también estás afectando el derecho de millones de personas que no van a poder encontrarte en la papeleta electoral.

Hemos vivido procesos de persecución en Brasil, en Argentina, en Bolivia... Las mujeres que somos la expresión de estos procesos progresistas en América nos ponemos en el punto de mira. No es casual que el lawfare y la violencia política se llevase por delante el gobierno de Dilma Rousseff. Como tampoco es casual que en Argentina se busque, no solo la proscripción política de Cristina Fernández, sino incluso su propia desaparición física. El mundo entero miró con estupor el atentado contra su vida. Al día siguiente las portadas de los periódicos decían: “Ah, bueno, el tiro no salió, pero mañana sale la sentencia judicial”. Es decir, buscan su proscripción, les da igual si es física o judicial. 

En cuanto a mi caso personal, mi proceso de persecución se produjo en mitad del ejercicio de mi cargo público. Yo me encontraba en funciones, era una prefecta electa, y también por eso la Comisión Interamericana de Derechos Humanos nos concedió medidas cautelares el 6 de diciembre del 2019, y así después de 72 días pude recuperar mi libertad.

Los medios de comunicación no son imparciales, son un eslabón más de la estrategia de los grandes actores de poder

Tras su puesta en libertad le obligaron a portar un dispositivo electrónico de seguimiento durante mucho tiempo, una tobillera. ¿Qué consecuencias tuvo para usted ese encarcelamiento? ¿Cómo le afectó en la esfera personal?

En efecto, yo fui detenida, pasé 72 días encarcelada y finalmente recuperé mi libertad con una medida sustitutiva. Tuvo un sabor agridulce, porque pude recuperar mi libertad, pero marcaron mi cuerpo. La tobillera sirve para recordarte a ti y a la gente que te mira que estás marcada. Tuvo una afectación más allá de lo psicológico, de lo personal. También una afectación de cara al ejercicio de la política, porque alguien te mira y piensa: “Bueno, si tiene una tobillera, seguramente salió de un proceso de corrupción”. Eso es lo que buscan. 

En mi caso nunca se aclaró en los medios de comunicación que el proceso que llevaba adelante era por rebelión. Los primeros cargos que la Fiscalía hizo en mi contra fueron por rebelión armada. Después tuvieron que reformular cargos y finalmente el proceso terminó siendo por rebelión. 

De esa manera se logra la estigmatización de la figura política, te conviertes en una mujer sospechosa. Y esa ha sido una de las mayores dificultades durante mi ejercicio de mandato en estos tres años y medio, mientras teníamos que enfrentar además una pandemia, una crisis económica y varias emergencias.

Creo que esto nunca lo he contado: posiblemente una de las cosas que más me marcó fue en una emergencia, en un deslave [deslizamiento de tierras] que tuvimos. Yo no podía ponerme unas botas de caucho para poder estar en el lugar de los hechos porque tenía que llevar la tobillera. Recuerdo sufrir una profunda indignación porque ellos no entienden la dimensión del daño que te están haciendo.

La familia es otro de los efectos colaterales que quedan invisibilizados. A veces se nos presenta a los políticos como si no tuviéramos amigos, familia, seres cercanos o compañeros. Pero tu entorno queda profundamente afectado. Cuando me presenté a esta reelección la primera pregunta de mi familia fue: “¿Estás segura de lo que quieres hacer? ¿Estás segura de volver a exponernos a esto?”. Esta persecución es un doble peso con el que tenemos que cargar. 

Usted ha sido también víctima de graves ataques mediáticos y de la difusión de bulos. Se le acusó en falso, por ejemplo, de algo tan grotesco como sobrepreciar bolsas para cadáveres durante la pandemia de la covid. Los medios de comunicación se hicieron igualmente un gran eco de su proceso de encarcelación. ¿De qué manera trabajan los medios para el poder?  

Los medios de comunicación son un componente clave en esta lógica del poder. El lawfare comienza con la difusión de bulos o fake news en las redes sociales, luego se legitima en un medio de comunicación formal, ya sea escrito, televisivo o digital, y es entonces cuando la Fiscalía actúa contra ti. Es importante señalar el rol perverso que han jugado las fiscalías en América Latina. Casi todos los procesos judiciales en América Latina a diferentes figuras políticas han tenido esta misma hoja de ruta. Se busca la muerte de esa figura, de ese símbolo político a través de la descalificación, de la estigmatización sistemática. Es importante explicar esto: no se trata de noticias aisladas, no es que sales un día en el noticiero de la mañana. Sales en el noticiero de la mañana, en el del mediodía, sales en la noche, abres el portal digital y estás en el portal digital. Y ahora, adicionalmente, existe un elemento que juega un rol fundamental: los trolls. Cuentas falsas que son creadas para amplificar los bulos y las noticias falsas. 

Comentabas el caso de la pandemia. Nosotros estuvimos ahí con la gente entregando alimentos, haciendo pruebas PCR, haciendo pruebas rápidas, entregando mascarillas. Frente a ese posicionamiento de imagen, inmediatamente viene la estrategia de la descalificación y el consecuente linchamiento mediático. Los medios de comunicación no son imparciales, son un eslabón más de la estrategia de los grandes actores de poder para defender sus intereses. 

¿Quiénes serían esos grandes actores de poder?

Creo que los que enfrentamos en nuestras diferentes democracias: los actores que están vinculados al sector financiero, al sector bursátil, a los grandes empresarios. En Ecuador estamos viviendo un fenómeno que vulnera especialmente nuestra democracia y a nuestro pueblo, y es el crimen organizado. Esto ha sucedido en varios países de Centroamérica, y lastimosamente es uno de los nuevos flagelos que está viviendo el Ecuador. Porque frente a la ausencia de un estado que oriente, que haga política pública, de un estado que llene los vacíos que tiene la sociedad, van a ser los diferentes poderes, incluido el crimen organizado, los que copen el Estado. Estos son los círculos reales de poder que están manejando la política y que batallan por la defensa de sus intereses. 

Los afectados son las grandes mayorías: los millones de ecuatorianos que ahora están en la pobreza, o los millones de brasileños pobres que dejó Bolsonaro

Cuando le escucho no sé qué pensar. ¿Tenemos motivos para la esperanza? ¿Qué ocurrirá si esos poderes logran que las mujeres progresistas abandonen la política porque el precio que tienen que pagar es demasiado elevado? 

Voy a hablar desde lo personal. Han sido siete años muy difíciles. Nosotros empezamos a sufrir este lawfare, esta persecución en el Ecuador hace siete años. Hemos atravesado diferentes momentos. Proscripción política. Judicialización política. Ataques. Cárcel. Mucho dolor y mucho sufrimiento. Pero mantenemos nuestra motivación, la de hacer política de la buena. Nuestra motivación tiene que ser cambiar la realidad de nuestra gente. Durante estos siete años no solo hemos sido golpeados los que nos dedicamos a la política. Los afectados son las grandes mayorías: los millones de ecuatorianos que ahora están en la pobreza, o los millones de brasileños pobres que dejó Bolsonaro como legado después de años de un neoliberalismo irracional y autoritario. Por lo tanto, creo que esa tiene que ser la gran motivación. No podemos resignarnos a eso, no podemos conformarnos con esto.  

Después de siete años de ataque sistemático que parecía que no iba a tener fin, hemos revalidado nuestra posición y nuestra postura en las urnas. La revalidación de mi gestión significa que la ciudadanía confió en mí. Hay un grado de confianza, y por eso siento que hay esperanza. Si pudimos cambiar esa mentalidad impuesta por grandes sectores oligárquicos y mediáticos, creo que lo vamos a lograr. Yo creo sin duda que este es un tiempo de mujeres. Soy muy optimista. Creo que esta combinación de feminismo y política es una receta muy potente para cambiar las estructuras capitalistas y patriarcales. A veces vemos con envidia sana cómo avanzan en otras latitudes, y estos avances tienen incidencia también en nuestros países. 

El lawfare ha cambiado la realidad de Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador. Y Europa debería poner mucha atención en esto

Hablemos de eso. La comunidad ecuatoriana, compuesta por más de 400.000 personas, es la tercera comunidad migrante más importante en España. Por fuerza, esto debe generar vínculos importantes entre ambos países. ¿De qué manera se están influyendo España y Ecuador?

A raíz de la grave crisis económica que sufrimos en 1999, Ecuador expulsó a tres millones de ecuatorianos, y uno de los destinos que acogió a nuestra comunidad migrante fue España. Así que lo que pasa en España tiene una incidencia directa sobre Ecuador, no a través de los medios de comunicación, sino a través de los hogares. Tenemos a muchos niños que nacieron y se criaron en España y luego retornaron al Ecuador, así que existe un vínculo afectivo y emocional muy fuerte con España. Y yo siento también que hay mucha curiosidad por parte de los sectores políticos. Obviamente, yo me muevo en un sector progresista de izquierda, pero estoy muy orgullosa de que las experiencias y las vivencias de diferentes países de América Latina también hayan servido de inspiración, por ejemplo, para varias reformas legales que ahora se están llevando adelante en España.

Argentina ha sido uno de los países que más ha marcado la ruta feminista en América Latina. En el caso ecuatoriano, nuestra gran dificultad sigue siendo los derechos sexuales y reproductivos. Y por eso los avances de España, de Argentina y de Chile son una motivación para los que todavía estamos rezagados en esta materia.

A los españoles nos afecta y, en consecuencia, nos debería interesar lo que sucede en Latinoamérica. 

He sentido estos días que el tema de la violencia política contra las mujeres y la judicialización de la política se ven como un problema de América Latina, y yo sí quiero dejar la alerta, porque me parece que este es un mecanismo que utilizan los sectores de poder y los sectores de derecha. Esto no solamente puede pasar en América Latina, esto puede ocurrir en otras latitudes. El lawfare ha cambiado la realidad de los pueblos en Argentina, en Brasil, en Bolivia, en Ecuador. Y me parece que Europa debería poner mucha atención en esto. 

Paola Pabón (Ibarra, Ecuador, 1978) ha militado en diferentes plataformas progresistas durante más de dos décadas. Su carrera política se inició en 1999 de la mano del partido Izquierda Democrática –fue la fuerza política más importante del país hasta finales de los ochenta–. Veinte años más tarde, en febrero de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Adriana T.

Treintañera exmigrante. Vengo aquí a hablar de lo mío. Autora de ‘Niñering’ (Escritos Contextatarios, 2022).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Fernando

    Estupenda entrevista. Si, el lawfare siempre implementado con los medios de comunicación y la represión de los movimientos sociales es una herramienta contra la Democracia, mientras muchos casos de corrupción son lavados vergonzosamente en los Tribunales. Lo que nos debe llevar a plantearnos, entre otras muchas cosas, cómo se produce el acceso a la carrera judicial y a otras plazas de alto funcionario. El acceso a las oposiciones en España resulta imposible para la mayoría de estudiantes de Derecho y otras materias, a diferencia de lo que ocurre en otros países europeos donde no suele utilizarse el lawfare. Esto debería cambiarse.urgentemente, al igual que suprimir Instituciones como la Audiencia Nacional. Suerte a las dos.

    Hace 1 año 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí