1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Luis G. Prado / autor de ‘Crepúsculo en Budapest’ y ‘Vida en un clima iliberal’

“La retórica de Orbán suena cada vez más a la de Putin antes de la invasión de Ucrania”

Steven Forti 24/03/2023

<p>Luis G. Prado. </p>

Luis G. Prado. 

Fotografía cedida por el entrevistado

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

¿Cómo es vivir en una democracia iliberal? ¿Qué piensa la gente común de que su país haya sido definido como una autocracia electoral? Esta son algunas de las preguntas que tenía en la cabeza cuando estaba preparando la entrevista con Luis G. Prado (Jerez de la Frontera, 1975), autor de dos estupendos libros sobre la Hungría de Viktor Orbán, Crepúsculo en Budapest. Hungría en los tiempos de Orbán (Báltica, 2021) y Vida en un clima iliberal. Despachos húngaros, 2020-2022 (Alamut Bibliópolis, 2022). Son los únicos libros publicados en castellano sobre la deriva autoritaria de Hungría que, no lo olvidemos, es un país miembro de la Unión Europea. Su virtud es que nos muestra el día a día en un país que, desde la vuelta al poder de Fidesz en 2010, ha tomado un rumbo que lo acerca cada vez más a la experiencia de la Rusia de Putin. Traductor y editor, Prado conoce muy bien el país magiar: lo visita con frecuencia desde hace un par de décadas y en 2016 decidió instalarse a vivir con su familia en Budapest. Hablamos con él mientras se encuentra unos días de paso por Madrid.  

El Parlamento Europeo definió el pasado mes de septiembre a Hungría como un “régimen híbrido de autocracia electoral”. ¿Le parece acertado?  

Sí. De hecho, se recogen los estudios de Freedom House y del V-Dem Institute que ya en 2020 habían calificado así Hungría para explicar la paradoja de cómo se puede considerar autoritario a un sistema que convoca elecciones. Esta definición encaja como un guante para Hungría. Si podía quedar alguna duda en 2014, en la actualidad ya no queda ninguna. 

¿Qué queda en la Hungría de 2023 de un sistema democrático liberal pluralista?

Prácticamente nada. Todo lo que parecen instituciones democráticas –el Parlamento, el Tribunal Constitucional, el Supremo, autoridades de control del consumo, etc.– son pura fachada. Hace unos años todavía se podía decir que algunas instituciones no habían sido capturadas: ya no. Ha sido un proceso de consolidación paulatina de un sistema autocrático. Los espacios que quedan ahora son solo los que Fidesz ha decidido no ocupar todavía. Te pongo un ejemplo: en la educación, sigue habiendo protestas más o menos permitidas sencillamente porque Fidesz no ha encontrado aún la manera de monetizar su control. Ha hecho muchos cambios –desde un curriculum nacionalista a la entrega de muchas escuelas a la Iglesia–, pero no ha llegado al punto de otras instituciones porque no sabe aún bien cómo sacar beneficio económico de ello. 

En el caso de las universidades, en cambio, sí que ha entendido cómo sacar beneficio económico…

Totalmente. Mientras que la educación obligatoria, así como la sanidad, está encuadrada en el Ministerio del Interior para que la huelga de esos profesionales esté tan controlada como si fuese la de los policías, las universidades dependen de otro ministerio, el de Innovación y Tecnología. Desde 2021 se han privatizado casi todas las universidades públicas. Esto se hizo para ponerlas bajo el control de fundaciones privadas de nueva planta a las cuales se transfieren cantidades inmensas de dinero, y se puso al frente de las juntas directivas de estas fundaciones a políticos de Fidesz, incluyendo ministros en ejercicio. Lo que ha provocado problemas con la UE.

De hecho, de momento las universidades húngaras están fuera de los principales programas europeos, como Erasmus+ o Horizon Europe.

Ya no son universidades: son sociedades de tenencia de bienes para capitostes del régimen. Lo que me resultó extraño es que lo hicieron indisimuladamente. Se privatiza la universidad de Agricultura y se pone al mando de la fundación privada de forma vitalicia al ministro de Agricultura en el cargo. También en el pasado, Fidesz actuaba de forma descarada ante la UE para luego poder desdecirse y mostrarle que estaba “cumpliendo”. Pero eso era hace años. En la última legislatura ha habido una radicalización, así que esto de las universidades ha sido la evolución lógica de un régimen que se lo tiene cada vez más creído. 

El régimen orbanista está invirtiendo mucho dinero y esfuerzo en crear instituciones intelectuales iliberales

Si volviéramos a 1998, cuándo llegó por primera vez al gobierno, Orbán, que fue becado a finales de los ochenta por Georges Soros, era considerado un liberal o como mucho un conservador a lo Aznar. ¿Cómo explica su involución autocrática?

La explicación convencional es que Orbán es un político pragmático que ha cambiado de piel según lo que le convenía. Ahora bien, es cierto que en 1989 Fidesz entra en el Parlamento como un partido liberal, pero ya en 1994 da un giro porque sus resultados electorales empeoran e internamente el partido hace una purga: Orbán se convierte en el único líder y adopta posiciones de un nacionalismo más agresivo. Así es como se convierte en el primer ministro más joven de Europa, en 1998. En 2002 pierde por poco las elecciones y hace una oposición muy dura, incluso impulsando manifestaciones callejeras violentas, deslegitimando al gobierno. Cuando vuelve al poder en 2010, en plena crisis económica, tiene una mayoría parlamentaria suficiente para reformar la Constitución de forma unilateral. Luego se consolida en el poder. Hay muchos elementos que son ciertos en la narrativa convencional, pero hay cada vez más voces que dicen que más que oportunista y cínico, Orbán es fanático. En síntesis, hay más elementos ideológicos en el régimen orbanista de lo que pensábamos. Están invirtiendo mucho dinero y mucho esfuerzo en crear instituciones intelectuales iliberales para producir lo que ellos llaman una visión conservadora de la política, que en realidad es una cosmovisión de extrema derecha. Es algo parecido a la Rusia de Putin: la consolidación política va acompañada de una ideologización y de una radicalización. De hecho, la retórica de Orbán es cada vez más elaborada: suena un poco como Putin antes de la invasión de Ucrania.

En abril de 2022 hubo elecciones y parecía que la oposición, por primera vez unificada, desde la izquierda hasta la extrema derecha de Jobbik, pudiese ganar. No fue así. Orbán, al contrario, mejoró sus resultados. ¿Cómo se explica que en 2019 en las elecciones municipales esta estrategia funcionara –arrebataron todas las grandes y medianas ciudades a Fidesz– y en las generales no?

En Budapest la mayoría de la población dice sentirse más europea que húngara. De hecho, la oposición ganó en Budapest en las municipales de 2019, pero también en las generales de 2022. De los 18 distritos electorales de la capital, Fidesz ha ganado solo en uno. La alianza, sin embargo, ha fracasado donde se necesitaban también los votantes de derechas, especialmente en las pequeñas ciudades y en el mundo rural. A nivel nacional, estos no votaron por el candidato de la oposición, Péter Márki-Zay, un político con un perfil conservador por cierto, porque había también partidos de izquierdas en la coalición. Fidesz lo sabía porque el año anterior en República Checa pasó algo similar. Ahí la oposición se juntó en dos listas, una de derechas y una de izquierdas. Reunieron a todos sus votantes, tuvieron mayoría parlamentaria y pudieron elegir un nuevo primer ministro. Así que en 2021 Orbán cambió la ley electoral, forzando a la oposición a presentarse en los términos menos apropiados para unir a todos sus votantes. Fidesz forzó a la oposición a presentarse en los términos menos apropiados para reunir los votos de todos sus votantes. 

¿Fue esta la única razón?

Ha habido otros tres elementos importantes. Por un lado, Fidesz ha tirado la casa por la ventana con subvenciones electoralistas descomunales. De hecho, las finanzas húngaras están en bancarrota. Por el otro, el Gobierno ha conseguido controlar prácticamente todos los medios de comunicación. En 2018 y 2019 había más medios independientes: la oposición tenía más posibilidades para transmitir su mensaje. Ahora la oposición no consigue llegar ni siquiera a sus propios electores. Por último, Fidesz ha manejado muy bien la situación creada por la guerra en Ucrania: convirtieron su incómoda alianza con Putin en una ventaja electoral porque acusaron a la oposición de que metería Hungría en la guerra. Era un gran bulo, pero les funcionó: una encuesta posterior a las elecciones demostró que el 25% de los votantes de la oposición pensaba que Márki-Zay involucraría al país en la guerra de Ucrania. Si has creado un sistema informativo tan cerrado que mentiras grotescas repetidas mil veces convencen incluso a tus oponentes, se acabó. El sistema ya se ha consolidado, no es posible desalojarlo electoralmente porque se ha metido ya en la cabeza de la gente, como pasó de hecho en Rusia.

El estilo de propaganda ruso, que es el que utiliza Fidesz, consiste en convencerte de que dudes de que haya un punto de vista que sea cierto

¿Internet y las redes sociales no tienen capacidad para romper este control informativo del gobierno?

El acceso a Internet no supone acceso a información fiable si no la buscas. La gente necesita ser proactiva para informarse, si no lo que te llega es la propaganda del Gobierno, que es lo que configura la realidad mediática cotidiana en Hungría. Fidesz es consciente de ser menos popular entre la gente más joven y achacó su relativo fracaso en las municipales de 2019 precisamente a la falta de control de las redes sociales. De cara a las elecciones de 2022, resolvió el problema invirtiendo cantidades descomunales de dinero en propaganda digital. Desde la primavera de 2021 yo no podía abrir Facebook ni Youtube sin que me saltase publicidad del gobierno, de Fidesz o de sus fundaciones y think tank que desacreditaban y criminalizaban a la oposición. Una cosa grotesca y machacona con mensajes hipersimples de una agresividad amarillista. Sin embargo, funcionó. El estilo de propaganda ruso, que es el que utiliza Fidesz, no consiste en convencerte de su punto de vista, sino de que dudes de que haya un punto de vista que sea cierto. Además, para curarse en salud, el Gobierno ha comprado recientemente todos los mayores proveedores de internet de Hungría. 

¿Y qué piensa la gente en las calles? ¿Les parece todo normal?  

Budapest es una excepción: es difícil encontrar, sobre todo entre los jóvenes, alguien que hable bien de Orbán. Lo que sí sucede es que Fidesz ha ocupado el poder tanto tiempo y ha hecho una conquista tan agresiva del espacio público que ha cambiado la forma en que los húngaros hablan de política. Su lenguaje se ha convertido en el lenguaje de todos los partidos. Lo que se está produciendo en Hungría es un cambio de cultura política que, sin querer ser alarmista, lo compararía a la Rusia de Putin o la Alemania nazi. La sociedad se ve embarcada en un proyecto político radical por un poder suficientemente consolidado que lo normaliza. Y la sociedad se deja llevar en su mayoría por esa radicalización. 

Fidesz está reconstruyendo la realidad mediática y mental de toda la sociedad húngara

¿Se trata de un consentimiento pasivo, más que de una movilización activa a favor del proyecto de Orbán?

Sí y no. Fidesz es un caso muy peculiar de un partido europeo cuyo nivel de apoyo no baja del 30% de la población desde hace un cuarto de siglo. Tiene una base muy consolidada. Hasta hace poco pensaba que las políticas de Fidesz no habían conseguido ampliar esa base, pero me equivocaba: está consiguiendo no solo desmovilizar a los otros, sino ampliar su apoyo porque está reconstruyendo la realidad mediática y mental de toda la sociedad húngara. Te pongo un ejemplo: una pareja húngara-checa que había pasado su vida en el Reino Unido se ha comprado una casita a orillas del lago Balaton. Hablando con ellos y visto el perfil, les pregunté cómo es que habían vuelto a Hungría a pesar de Orbán. La señora me contestó que se habían vuelto justamente porque en Europa occidental no se puede decir lo que se piensa. En resumidas cuentas, esta pareja ha entrado en el mundo mental de Orbán en contra de su experiencia personal. Aunque hayan vivido en una sociedad pluralista, han comprado el argumento ideológico de Orbán de que hay una tiranía liberal en Occidente.

¿Qué piensan los húngaros de Georges Soros?

El húngaro medio no sabía ni que existía hasta que, hacia 2015, asesorado por expertos estadounidenses, Orbán decidió irse aún más a la extrema derecha, tomando de Jobbik su retórica xenófoba, e hizo una dura campaña antiinmigración. Estos asesores les sugirieron que se utilizase a Soros como cara visible de todo esto para que la campaña fuese más exitosa. Convirtieron a Soros en el enemigo público número uno. Se trató de una maniobra descaradamente propagandística. Hay una cosmovisión repetida incesantemente por parte del Gobierno de que Soros controla las instituciones europeas y que todo lo malo que le pase a Hungría en sus relaciones con Bruselas es culpa de Soros. Y eso al final cala. 

En 2021, Orbán encargó a sus medios la publicación de artículos para sondear el terreno sobre la posible salida de la UE

Tras años de tiras y aflojas, parece que ahora la UE ha querido por fin actuar. En septiembre hubo una resolución del Parlamento Europeo que definió como autocracia electoral a Hungría, luego se suspendieron los fondos estructurales y las ayudas europeas Next Generation. ¿Cuál es el minuto y resultado?

Fidesz siempre ha jugado la baza de convertir a la UE en un enemigo público para ganar capital político internamente. La confrontación con Bruselas es un beneficio y una ocasión cotidiana de propaganda para Orbán. Sin embargo, el Gobierno húngaro necesita los fondos europeos para que el sistema cleptocrático que han montado se mantenga en pie. Sin el dinero de Bruselas, además, este país estaría en recesión. Ahora bien, Orbán no tiene intención de sacar el país de la UE: para hacerlo, además, le bastaría con una votación en el Parlamento que controla con una mayoría absolutísima. En agosto de 2021, encargó a sus medios la publicación de artículos para sondear el terreno sobre la posible salida de la UE, pero los sondeos de opinión mostraron que la gran mayoría de los húngaros querían seguir siendo miembros de la Unión. Así que, al mes siguiente, Orbán y todos los ministros salieron en tromba en los medios haciendo profesiones de fe europeísta. Dicho lo cual, la situación actual es de bloqueo: ni Orbán puede dejar de enfrentarse con la UE por temas de propaganda interna ni la UE puede dejar suelto a Orbán porque se ha convertido en un socio no fiable. La UE ha mantenido bloqueados tanto los fondos de cohesión como los fondos Next Generation a la espera de que se cumplan las 27 condiciones que la Comisión Europea y el Consejo Europeo le han pedido al Gobierno húngaro. Lo del Consejo es un elemento importante porque hasta ahora era muy reticente. Veremos ahora qué pasa. 

Orbán ha quitado de en medio a los generales que tenían formación en la alianza atlántica

¿La guerra ha cambiado algo en Hungría?

La guerra fue utilizada electoralmente en beneficio de Fidesz, pero el mantenimiento de las relaciones con Moscú se ve con mucha suspicacia por parte de la UE y la OTAN. Esta, de hecho, considera que el sistema de inteligencia húngaro está tan penetrado por los rusos que es muy probable que ya no comparta toda la información con Budapest. Además, Orbán hizo recientemente una purga en el estamento militar y ha quitado de en medio a los generales que tenían formación en la alianza atlántica. Cumplió, sí, con el compromiso de subir el gasto militar al 2%, pero nombró como ministro de Defensa a un hombre muy vinculado con la industria armamentística rusa. No tengo claro, sin embargo, si Orbán quiere alinear más Hungría con Moscú. De todas formas, esto ha comportado el aumento de las fricciones con Varsovia hasta el punto de que el grupo de Visegrado en la práctica está roto. En las últimas elecciones, de hecho, el Gobierno polaco no ha enviado, como solía hacer en el pasado, autocares de polacos para apoyar a Fidesz. Orbán se ha convertido en un actor mucho más aislado que antes de la guerra. 

El Gobierno no controla solo la política, controla también los negocios, el debate público y lo que se enseña en las escuelas

¿Qué espera del futuro? 

El título de mi último libro, Vida en un clima iliberal, es lo que nos espera, es decir la convivencia con el régimen. Su consolidación se ha producido y su ideologización avanza, así que, si no hay elementos externos, un escenario posible es la creación de un sistema de partido único más o menos explícito o un sistema que mantendrá la fachada institucional democrática. No se trata de un gobierno conservador sin más: no controla solo la política, controla también los negocios, el debate público y lo que se enseña en las escuelas. Las soluciones para los húngaros son las mismas que durante el régimen comunista: irte si puedes, quedarte en el exilio interior o encontrar tus espacios dentro del régimen. Un conocido de ideas liberales ha empezado a trabajar como bibliotecario en la Casa Húngara de la Música, una nueva institución creada por Fidesz en el centro de Budapest. Le pregunté cómo es aquello y me dijo que todos los que trabajaban ahí no eran votantes de Fidesz y que es lo mejor que le puede pasar. Ese es el destino de los húngaros ahora. 

¿Cómo es vivir en una democracia iliberal? ¿Qué piensa la gente común de que su país haya sido definido como una autocracia electoral? Esta son algunas de las preguntas que tenía en la cabeza cuando estaba preparando la entrevista con Luis G. Prado (Jerez de la Frontera, 1975), autor de dos estupendos libros...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Steven Forti

Profesor de Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona. Miembro del Consejo de Redacción de CTXT, es autor de 'Extrema derecha 2.0. Qué es y cómo combatirla' (Siglo XXI de España, 2021).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí