1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

APROPIACIÓN RELIGIOSA

La Semana Santa en Sevilla no es tan santa

Fuera de la capital andaluza, la religión y la lujuria nunca se han llevado bien. Y aquí cada vez menos. La ola santurrona que reduce esta maravilla a una simple manifestación devota termina por convertirla en mera estética

Joaquín Urías 1/04/2023

<p>Cofradía del miércoles santo de Sevilla, durante la Semana Santa de 2009.<strong> / Oficina de Congresos y Convenciones de Sevilla</strong></p>

Cofradía del miércoles santo de Sevilla, durante la Semana Santa de 2009. / Oficina de Congresos y Convenciones de Sevilla

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Siempre he defendido que la Semana Santa de Sevilla no admite turistas. No es un espectáculo que permita espectadores, sino una manifestación multitudinaria de expresión de la ciudad en la que todos son protagonistas. Por eso el forastero que pasea solo, sin claves ni emociones, no ve más que apreturas y desfiles vacíos de significación.

Y, sin embargo, este acto colectivo de afirmación está cambiando. Los propios sevillanos, impregnados por sorpresa de una religiosidad barata e inaudita, la están volviendo un espectáculo puramente estético y donde la gente, de aquí o de fuera, pierde su protagonismo de siglos. En este orden de cosas, por muy chocante que sea, quienes vivimos esta semana sin ninguna contradicción entre nuestra condición de rojos o nuestra ausencia de creencias católicas y la devoción por unas imágenes concretas somos, cada vez más, recuerdo de lo que siempre ha sido la Semana Santa.

La esencia de esta fiesta es la emoción personal y colectiva. Cada persona procesa esa emoción del modo que quiere o le sale. Muchos lo hacen a través de la fe religiosa y cada uno de sus dogmas; otros se someten tan sólo a la liturgia de unos rituales repetidos ceremoniosamente; pero muchos también lo sentimos sin necesidad de una profesión expresa de fe a nada que no sea la propia Semana Santa; a la ciudad, los barrios y lo que cada uno somos.

Cada cofradía es un barrio. Porque hasta hace poco cada barrio, en cualquier ciudad, tenía una forma de ser y estar en el mundo para bien y para mal. Sigue sucediendo con los barrios periféricos de las grandes ciudades, pero también pasaba en los centros históricos. Sobre todo en los que son enormes, como el de Sevilla. De eso queda algo. Por ejemplo, aún puedo reconocer por su forma de hablar a quien ha nacido y crecido en las callejuelas del mío, en la Macarena, en torno al Espumarejo.

La cofradía sin el barrio no es nada especial. El barrio es la unidad mínima de identidad social y la expresión íntima de lo que somos

Y así, las cofradías de las zonas ricas del centro de la ciudad surgieron de la contención y falsa humildad. Visten colas largas de tejidos baratos ceñidas con cinturones de áspero esparto. Van en un orden estricto y silencioso y emocionan por esa presencia sólida de la espiritualidad que se impone al bullicio y el jolgorio al pasar. En cambio, las de los arrabales populares llevan terciopelos y capas, reparten caramelos y se toman la salida como una fiesta. Tradicionalmente se levantaban el antifaz a la mínima y aprovechaban cualquier bar para descansar un momento de tanta penitencia. Esa forma relajada de tomarse las procesiones escondía una devoción a menudo mucho más profunda por sus imágenes que se expresaba con las maneras de un barrio humilde y popular. Porque la cofradía sin el barrio no es nada especial. Y viceversa. El barrio es la unidad mínima de identidad social y, como tal, la expresión íntima de lo que somos cada uno de nosotros. En Sevilla esa identidad se plasma de manera emocional en el paseo por sus calles, una vez al año, de unas imágenes religiosas. Es un fenómeno que apela a lo que somos más que a lo que creemos. Y por tanto, en su espiritualidad, desborda las miras estrechas de cualquier religión y, especialmente, los mandatos estrictos de la iglesia católica. 

No hay que ser religioso para emocionarse al escuchar la cadencia del leve ruido que producen los rosarios de la virgen de Montesión al chocar con los varales. Es algo tan identitario como la luz que, justo al mismo tiempo, inunda la calle Feria cuando se llena de vendedores de globos y gente del barrio arreglada como si fuera a una boda. Hay quien reza a esos vendedores de globos y a las señoras instaladas en sus andadores en primera fila, porque ellos son quienes traen la primavera a la calle ancha, y su plegaria puede ser más auténtica que esos otros que se llenan los bolsillos de estampitas de vírgenes que nunca les interpelan directamente.

Tampoco hay que ser de derechas. La fe en la ciudad es patrimonio de quien sabe ver más allá del bordado de un manto y las potencias de un crucificado. No es exclusiva de un bando, pero tampoco del otro. Siempre ha habido política en las cofradías. Las familias de presos políticos que se plantearon sacar a un cautivo y una virgen de las Mercedes en el arrabal del Tiro de Línea tuvieron que esconderse tras las familias ricas del barrio y dedicarle su iglesia a la mujer del psicópata sanguinario que organizó la represión en la ciudad. Pero antes de eso, José Díaz, el mítico secretario general del partido comunista de España, se rodeaba de camaradas vestidos de nazarenos. Aún hoy, la hermandad del Cerro –el barrio que creció de obreros en torno a una fábrica– desafía a los petimetres disfrazados de señorito cruzando el dintel de su iglesia, entre aplausos, a los sones del himno de Andalucía. En esa lucha la cúpula de las hermandades siempre estuvo en manos de una burguesía atildada con la que no queda más remedio que convivir. La magia de la piedad y la caridad entrando con toda su fuerza por el Arenal eclipsa al abogado franquista que se ha adueñado del Baratillo. Las cofradías no son suyas, sino nuestras.

Frikis creyentes que no entienden de magia: quieren que dure todo el año porque no saben que la esencia de la emoción es la escasez

El desborde lujurioso de sensaciones durante esa semana sólo se puede vivir con la autenticidad de quien se abandona y se deja ir. Es una experiencia sensorial: el olor del incienso y el azahar, y la música de una marcha que se acerca o el silencio absoluto en una multitud rendida a un crucificado y las apreturas de una bulla. Todo eso te rodea y se vive, además, con la evocación de la propia vida reflejada en esa explosión repetida año tras año: la adolescencia de los primeros besos a escondidas esperando un paso; la esquina donde una abuela humilde esperaba orgullosa a Pilatos; los padres que lo llevaban a uno a pedir caramelos. Todo eso te deja la sensibilidad a flor de piel; pólvora que salta con cualquier chispa. Y la chispa tiene que ver necesariamente con unas imágenes sagradas, pero también con la emoción colectiva de un barrio.

Fuera de Sevilla, la religión y la lujuria nunca se han llevado bien. Y aquí cada vez menos. La ola santurrona que reduce esta maravilla a una simple manifestación religiosa termina por convertirla en mera estética sin fundamento. Su brazo armado son meapilas que imponen en todas las hermandades los modos de la religiosidad seria e impersonal de las del centro. Coleccionistas de estampas y selfies que, vivan donde vivan, no tienen barrio. Pretenciosos que odian todo lo humilde y popular. Frikis creyentes que no entienden de magia: quieren que dure todo el año porque no saben que la esencia de la emoción es la escasez. Y Sevilla se está convirtiendo en un parque temático santurrón lleno de colas absurdas, hasta para recoger un programa de mano. La ciudad parece una sacristía donde los ensayos se han vuelto espectáculos y todos los días del año se cortan las calles para procesiones idénticas unas a otras.

La pérdida de lo popular, sustituido por una nueva religiosidad de mercadillo, destroza nuestra identidad

Hace años, los costaleros que llevaban los pasos eran cargadores del muelle o los mercados que cobraban por eso. Fumaban, bebían y a menudo hasta se orinaban bajo las andas. Ahora se ha vuelto una demostración viril y competitiva de fe. Cuando vi a la primera cuadrilla de la virgen de la Lanzada, incapaz de soportar el peso del paso al final del Miércoles Santo, no podía imaginar que con el tiempo muchos de esos grupos se iban a convertir en matones que no conocen la humildad, se exhiben delante de cada paso con el costal en la mano y se dan golpe de pechos presumiendo de que la cofradía es suya. Pura estética de gimnasio. 

Los piadosos trajeados que miran con desprecio a quien va con ropa normal de calle a menudo tienen una idea puramente estética de la fiesta. Saben cuántos costaleros lleva la Virgen de las Aguas y quien bordó el encaje de su toca, pero son incapaces de apreciar la felicidad que reparte el bullicio de las decenas de párvulos, muchos de ellos con chupete aún, que llenan la plaza del Museo. Esa escandalera que montan, en el revoltillo de padres y diputados desesperados, está a la altura de las saetas que desde el balcón más elegante y pijo del barrio le cantan al Cristo de la Expiración. Y mientras los estirados de corbata y pañuelo en el bolsillo de la chaqueta comentan los detalles de la banda contratada para este año, los vecinos de la ciudad esperamos con emoción a que suene la flauta de Rocío y el paso de la Virgen rompa por fin, como si no quisiera escaparse de su plaza. 

La falsa religiosidad uniforme arrasa con lo identitario de esta semana. Quien se llena la boca de fervorosas hermandades o de nuestro padre Jesús de lo que sea, le roba a la ciudad los nombres que el pueblo les dio a las hermandades y que son, por eso, mucho más auténticos. La pérdida de lo popular, sustituido por una nueva religiosidad de mercadillo, destroza nuestra identidad. Los armaos son cada vez menos esos señores pendencieros orgullosamente vestidos de romano con mallas rosa, capaces de empuñar sus espadas y lanzas en una pelea callejera, que constituyen la auténtica milicia del barrio. Seguramente, pronto dejarán de oler a anís o de entornar unos ojos sospechosamente rojos. Cuando eso suceda serán un poco menos de la Macarena.

La mayoría de esos devotos estirados no sienten el escalofrío en el espinazo que sacude a cualquier trianero, crea o no en Dios

Sin duda, esta corriente capillita asfixia cada vez más a quienes no sentimos ninguna contradicción en ser laicos de izquierdas y participar plenamente de la fiesta. Pero los que intentan expulsar a quienes la sentimos nuestra y disfrutamos de su lado popular sin necesidad de comulgar con su catolicismo cerrado no saben que somos nosotros, también, los guardianes de la emoción. La mayoría de esos devotos estirados no sienten el escalofrío en el espinazo que sacude a cualquier trianero, crea o no en Dios, cuando el capataz de la Estrella, al alejarse de la capillita del Carmen le grita a sus costaleros “vámonos pa Sevilla”. Porque es en ese momento donde se condensa la identidad entera del barrio y de quienes pertenecen a él.

Estos expertos en bordados, bambalinas e incensarios buscan a Dios donde no está. Porque los gitanos que se enfundan el capirote de su hermandad o los que la esperan cantando en San Román no necesitan ir a misa cada semana para identificarse con el Manuel y celebrar cantando y llorando el milagro de verlo pasar por las calles. El viernes por la mañana la gente apelotonada en Parras o Pureza, con el pelo enredado de pétalos de clavel, no necesita creer en ningún catecismo para rezar entre gritos y saetas y llantos a una Virgen que es su Dios y ha salido a pasear por los callejones. Y cuando San Bernardo vuelve a su barrio, Dios está en los botellines de cerveza que se toman los vecinos exiliados que lo recuperan por un día. Andando en la mar.

Así que quienes no viváis en una sacristía ni recéis el credo a voces, salid a la calle. Empapaos de pueblo. Y, si se tercia, llorad con la libertad de quien solo cree en una semana del año.

Siempre he defendido que la Semana Santa de Sevilla no admite turistas. No es un espectáculo que permita espectadores, sino una manifestación multitudinaria de expresión de la ciudad en la que todos son protagonistas. Por eso el forastero que pasea solo, sin claves ni emociones, no ve más que apreturas y desfiles...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Joaquín Urías

Es profesor de Derecho Constitucional. Exletrado del Tribunal Constitucional.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ecac

    Sigue sin visos de caducidad el traspaso de poderes desde EL PARDO hasta el cambalache trueque, metiendo con calzador franquista-fascista en LA ZARZUELA a Juan Carlos I y Felipe VI y desde 1.978 a sus reyezuelos políticos; Arlequines-PP y Bufones-PSOE.-Maestros toreros en "La Piel de Toro ESPAGNISTÁN", efectuando mutis por aforo, puesto que adrede con mucha apatía y pasotismo ignoran "Que hasta el rabo todo es toro franquista-fascista".-Dejando transcurrir 13 años y días vista, se llegará al nefasto Viernes 18-07-2036: "Centenario Golpe de Estado del Generalísimo FFB", en plena tercera década del siglo XXI.-Democracia irreal.

    Hace 1 año 2 meses

  2. ecac

    La prueba palpable y compulsada es una cofradía-hermandad en la barriada de EL PORVENIR, hermandad-cofradía fundada después de la guerra incivil entre los hermanos CAÍN versus ABEL (1936-1939) fundada en éste último año por los militares vencedores. cuyas imágenes titulares son: "EL SEÑOR DE LA VISTORIA" y "LA VIRGEN DE LA PAZ", que atenta gravemente contra la MEMORIA DEMOCRÁTICA , al igual que lo fue en la Basílica de la MACARENA el desalojo de QUEIPO DE LLANO, quedando también en un bien público la FINCA DE CAMPOGAZ.-

    Hace 1 año 2 meses

  3. Aramis

    Inconfundible prosa de señorito sevillano, tan carente de identidad que tiene todas, y así lo manifiesta por encima de todas. En la Semana Santa con traje azul, camisa blanca y pañuelo en el bolsillo de la chaqueta distinguen entre el pueblo a buenos y malos en clave del sacrosanto derecho amigo para luego impartir doctrina despreciando a los capillitas bienpeinados o musculosos y ensalzando a los beatos del Dios de la cerveza. Señoritos y Señores que luego en la Feria van –flamencos ellos–, con caireles finos de postín. El sevillano de postín no tiene identidad, nunca la tuvo. Pero sí tiene vocación de apariencia del buen vivir. Y así afirma líricamente el autor: «El desborde lujurioso de sensaciones durante esa semana sólo se puede vivir con la autenticidad de quien se abandona y se deja ir. Es una experiencia sensorial: el olor del incienso y el azahar, y la música de una marcha que se acerca o el silencio absoluto en una multitud rendida a un crucificado y las apreturas de una bulla.» Solo los señoritos de Sevilla pueden practicar semejante desborde lujurioso. Los de la multitud rendida al crucificado son los verdaderos crucificados del espectáculo diario, y de los señoritos del palco y del balcón. ¡Menos cuentos y más verdades!

    Hace 1 año 2 meses

  4. mikcordoba

    Me parece este texto un exceso d literatura para intentar justificar una contradicción interna del autor. Puedo entender q se sienta una tradición d tu pueblo, tu ciudad o tu barrio como algo interiorizado, asumido, o incluso sentido vivamente. Pero d ahí a intentar una explicación tan rebuscada y justificativa solo puede entenderse como q asumido del todo no lo tiene.

    Hace 1 año 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí