1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

tribuna

Alerta: okupas en campaña

La extrema derecha busca construir un “pueblo propietario” que interprete sus problemas en términos de patria y que se aferre con violencia a su seguro contra el descenso social: sus bienes inmobiliarios

Pablo Carmona / Nuria Alabao 26/05/2023

<p>Grafiti de apoyo a la okupación, en el barrio de La Macarena, en Sevilla. </p>

Grafiti de apoyo a la okupación, en el barrio de La Macarena, en Sevilla. 

CC

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

En las últimas semanas, la nueva cita electoral ha recrudecido la campaña antiokupas que lleva en marcha algunos años. Por supuesto, no es exclusiva de Vox, sino que ocupa una parte central de los programas políticos de partidos como Ciudadanos –y su deriva catalana, Valents– y del Partido Popular. Barcelona ha sido escenario de un paso más en la escenificación de este conflicto, con los mercenarios de Desokupa convocando una manifestación contra dos okupas del barrio alto de la Bonanova el pasado 11 de mayo, con saludos nazis incluidos. Una protesta que, pese a la atención mediática que despertó a la espera de la confrontación con otra manifestación antifascista, no convocó a más de cincuenta personas.

Mientras tanto, parece que en el espectro político de la izquierda institucional se considera que en el terreno del pánico moral, las guerras culturales y la seguridad, la batalla está perdida. Se aprecia un retraimiento en esta cuestión –y en otras–, tanto a la hora de asumir propuestas desde la institución como de responder con firmeza desde un marco propio, lo que ha llevado a buena parte de la izquierda a sumarse a las campañas de criminalización okupa, especialmente al PSOE.

Hasta hace bien poco, la okupación de viviendas se entendía como una práctica de entrar a vivir en viviendas vacías –sobre todo de grandes propietarios– y gozaba de cierta comprensión social, obtenida a golpe de militancia de la okupación social más tradicional, pero sobre todo gracias a la masiva comprensión que consiguió la PAH en plena crisis del 2008. “Antes de verme bajo un puente con mis hijos, okupo una casa vacía”, se decía. De hecho, el censo de viviendas del Instituto Nacional de Estadística de 2011 señaló que en España había 3,1 millones de viviendas vacías al tiempo que se vivía una aguda crisis de vivienda ya permanente.

Sin embargo, esta visión un tanto comprensiva hacia aquellas familias que encontraban en la okupación un salvavidas antes de quedarse en la calle, empezó a cambiar hace unos años como consecuencia de la ofensiva antiokupas que comenzó incluso antes de la emergencia de Vox, impulsada con virulencia desde Ciudadanos. Este cambio de percepción sobre la okupación avanzó al mismo ritmo que se cerraba la oportunidad política que inauguró la revuelta quincemayista, y puede considerarse un termómetro del aumento del conservadurismo social al que dio paso. La campaña contra la okupación ha sido exitosa e implica la criminalización no solo de quienes okupan activamente vivienda, sino también de quienes no pueden pagar el alquiler, en un contexto de precios inflados que están aumentando a ritmo de dos dígitos en los últimos años. Así, nace nueva terminología dirigida a alimentar la alarma social como “inquiokupas”, que se refiere a quienes viven de alquiler y no puede hacer frente al pago de la renta, pero que quiere asociarse a los que pretenden “vivir por la cara”. Pero ¿cuál es el objetivo último de estas campañas?

De okupas y liberales: cómo perder un debate político

En las tradiciones liberales, los bienes materiales en “manos muertas”, entendidos como abandonados, improductivos y no explotados económicamente, siempre se han asumido como susceptibles de ser expropiados. Las distintas desamortizaciones que estudiamos en el colegio en las clases de historia se enmarcaban en esa lógica. 

En las tradiciones liberales, los bienes materiales en “manos muertas” siempre se han asumido como susceptibles de ser expropiados

De hecho, el uso de viviendas y terrenos vacíos, la okupación como hecho de naturaleza distinta al allanamiento de morada o al robo, fue considerado como un conflicto civil en la historia contemporánea española, que debía resolverse en un tribunal de esa misma naturaleza civil entre las dos partes implicadas. El tratamiento como delito penal solo se ha producido en dos momentos muy concretos de esa historia, como siempre recuerda el abogado penalista Endika Zulueta San Sebastián: primero en la Dictadura de Primo de Rivera cuando se equipara al delito de sedición, y más tarde con el denominado Código Penal de la Democracia de 1995, impulsado por el ministro socialista Juan Alberto Belloch, que introdujo el actual delito de usurpación que impone penas de cárcel para la okupación. Los gobiernos progresistas han convertido ya en rutina el endurecimiento del Código Penal. De hecho, hasta la Izquierda Unida de Julio Anguita dio su apoyo a la reforma del PSOE que nos dejó para siempre y como novedad histórica de nuestra democracia este nuevo tipo punitivo que equipara okupación a delito.

Con este cambio legal se interrumpía una tradición arraigada desde el franquismo, cuando la llegada masiva de inmigrantes a las periferias urbanas fue sinónimo de okupación de terrenos y autoconstrucción de casas por la noche. Una primera generación de okupas migrantes que fue uno de los espejos en los que se miraron los de los años ochenta y principios de los noventa. Esta tradición vinculaba la pobreza, la necesidad y el derecho a una vivienda digna con la toma de casas vacías, poniendo el derecho a una vivienda digna por encima del todopoderoso derecho a la propiedad privada. 

Un camino hacia la derecha

En efecto. Hoy lo que está en juego es la idea misma de propiedad. En un momento de crisis e incertidumbre, cuando los salarios se estancan y los precios se disparan, el patrimonio inmobiliario sigue siendo la principal tabla de salvación. Hoy la mayoría de la población es dueña de una o más viviendas, y su valor patrimonial, según el Banco de España, suma 6,23 billones de euros. El mercado inmobiliario se ha convertido en el espacio central de ahorro e inversión de las familias. Esto da forma a una “democracia de propietarios”, donde precisamente esta defensa de la propiedad privada se convierte en un buen caladero de votos y legitimidades. 

Sabemos que esta situación no es inevitable ni está escrita en piedra y se podría haber revertido con políticas ambiciosas en la nueva ley de vivienda, como obligar a los grandes propietarios a firmar alquileres sociales con quienes no pueden hacer frente a sus rentas o van a ser desahuciados, o con apuestas más decididas por parques públicos de vivienda en alquiler. Sin embargo, las tímidas medidas recogidas en la nueva norma no revertirán la crisis actual, como señala el movimiento de vivienda.

En este escenario, los procesos reaccionarios son mucho más sencillos. Primero se señala un chivo expiatorio –el okupa– que ha servido como espacio de agitación y creación de pánico moral, mientras se alienta un miedo impulsado desde las políticas securitarias: las campañas para vender alarmas de seguridad, la promoción de los seguros de impagos o las demandas policiales de más prerrogativas para actuar. Todo ello refuerza el autoritarismo que acompaña la agenda securitaria de la extrema derecha y que constituye el corazón de su apuesta política –ya sea contra pobres o migrantes–. 

El objetivo: canalizar el miedo al descenso social o a la pérdida patrimonial de las clases propietarias. Y lo cierto es que es un miedo que tiene una razón de ser, pues en un horizonte de crisis, la propiedad inmobiliaria es una frontera que determina quién tiene un recurso al que agarrarse para no descender y quién cae directamente por la pendiente de la pobreza. Esto será así para quienes no puedan hacer frente a sus hipotecas y, muy especialmente, para quienes alquilan, pues es en el mercado del alquiler –recordemos que la inmensa mayoría de caseros son propietarios particulares– donde se verán constantes procesos de impago por parte de un inquilinato cada vez más precario. 

El objetivo es canalizar el miedo al descenso social o a la pérdida patrimonial de las clases propietarias

En este terreno de juego es donde está incidiendo la derecha, de nuevo demostrando cierto olfato –o cierta desvergüenza– a la hora de actuar sobre las tendencias de la crisis. La campaña de los okupas, los inquiokupas y en general contra los pobres que no pueden pagar sus facturas, regresa a cierta lógica de las leyes “de vagos y maleantes”. Pero, sobre todo, trata de hacer algo mucho más audaz: la construcción de un pueblo propietario. Esto es, la composición de una masa crítica que interprete sus problemas no solo en el marco de la patria española, sino también desde su posición de propietarios que defienden con uñas y dientes el último bastión de su seguridad económica: sus bienes inmobiliarios. 

Como en toda búsqueda política, esta campaña contiene altas dosis de experimentación que merece la pena reconocer y analizar. Primero, porque busca agrupar un cierto interés común: el de los propietarios, que en su mayoría son de clase media, target central de cualquier campaña electoral –donde se encuentra la masa principal de votantes–. Además, anuncia –encarnado en las empresas de desokupación– un horizonte reaccionario claro, aunque aún poco efectivo: “Si el Estado no defiende nuestras propiedades, tendremos que recurrir a movimientos de autodefensa paramilitares y parafascistas”. 

Ahora que nos encontramos en el final de una campaña electoral percibimos las consecuencias de largo recorrido de lo que supuso la reforma del Código Penal de 1995. Una vez comprado y asimilado el marco antiokupa por parte de todo el arco parlamentario, la derecha ha tenido oportunidad de ir ensayando, cada vez con más audacia, marcos políticos más avanzados e incluso reaccionarios que no sabemos dónde pueden desembocar. Por el camino quedan muchas dudas. Construir la idea de un pueblo propietario que defiende sus posesiones, casi como la imagen renovada del colono americano que, rifle en mano, representa a la derecha neocon de Estados Unidos, coincide con una buena parte del electorado: clases medias nativas, propietarias y temerosas ante la crisis. Aunque aún diste mucho de parecerse a la mayoría liberal y políticamente centrista que conforma nuestra masa electoral. ¿Podría cambiar en una posible crisis futura que lleva tiempo anunciándose? 

Mientras, la izquierda se lamenta porque la abstención entre los más pobres de la población se mantiene e incluso crece. Justo aquellas clases de menor renta, migrante, no propietarias que a veces recurren a la okupación como único medio de acceso a una vivienda cuando la crisis aprieta. La diferencia es que para muchos, desde la izquierda, no parece haber muchas más hipótesis de futuro que la de comprar el marco punitivista de la derecha.

En las últimas semanas, la nueva cita electoral ha recrudecido la campaña antiokupas que lleva en marcha algunos años. Por supuesto, no es exclusiva de Vox, sino que ocupa una parte central de los programas políticos de partidos como Ciudadanos –y su deriva catalana, Valents– y del Partido Popular. Barcelona ha...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Autora >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología Social. Investigadora especializada en el tratamiento de las cuestiones de género en las nuevas extremas derechas.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí