1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Iliberalismo

La República Potemkin

La doctrina que está adoptando Francia es la del enfrentamiento del Estado contra la sociedad cuando ésta no se adhiere a lo que quiere el Estado

François Godicheau Toulouse , 9/05/2023

<p>Sindicalistas distribuyeron tarjetas rojas para Macron entre los aficionados que acudían a la final de la Copa de fútbol francesa.</p>

Sindicalistas distribuyeron tarjetas rojas para Macron entre los aficionados que acudían a la final de la Copa de fútbol francesa.

CLPRESSE / Youtube

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

La final de la Copa francesa de fútbol, el pasado 29 de abril, en el Stade de France de Saint Denis al norte de París, fue seguida por millones de televidentes, seguidores de este deporte y también gente interesada por ver lo que iba a pasar. Se esperaba mucho de esta noche, después de una semana de caceroladas ofrecidas no sólo al presidente Macron sino también a todos sus ministros, durante sus visitas propagandísticas destinadas a acreditar la entrada en una “nueva secuencia”: la de los cien días de “apaciguamiento”. Concretamente, las autoridades han buscado la paz multiplicando la publicación de bandos de gobernación por parte de las prefecturas (préfectures), bandos que prohibían toda manifestación, reunión y uso de “dispositivos sonoros portátiles” – es decir, cacerolas–, basándose en una legislación antiterrorista. Medidas no solo desproporcionadas y ridículas, sino también ilegales. Desde las televisiones tanto públicas como privadas (los canales afines a la extrema derecha BFMTV y CNEWS), se multiplicaron los comentarios –tanto de políticos macronistas como de sus portavoces de los platós– sobre lo antidemocrática que era la cacerola. Para la final de la Copa, en la que el presidente de la República debía saludar a los jugadores en el césped y entregar el trofeo al final del partido, se preparaba por parte del público una recepción grandiosa: reparto de 30.000 tarjetas rojas y de 10.000 silbatos. 

Al final, la velada fue tranquila, pero costó dinero: se instalaron rejas con púas, esas mismas que habían desaparecido de los estadios europeos desde la catástrofe del Heysel en 1985; se prohibió toda manifestación alrededor del estadio así como el reparto de octavillas o de tarjetas rojas contra la ley de pensiones, con una vigilancia por drones con captación de imágenes (otra arma de guerra utilizada contra civiles); presencia de 3.000 antidisturbios además de los 1.400 vigilantes del estadio; cacheo de los aficionados para requisar silbatos; y un presidente escondido en los vestuarios, cuya imagen no fue proyectada en las pantallas gigantes de Saint Denis. En el plano político, fue un empate a cero. En la Unión Soviética de Stalin se paseaba a los visitantes complacientes por pueblos modelos llamados “aldeas Potemkin”, del nombre de un funcionario del zar a finales del siglo XIX: los visitantes podían extasiarse con las realizaciones soviéticas, la buena salud y la felicidad de los moradores. El empate a cero político de la final de Copa francesa (en el terreno, 5-1 a favor de Toulouse) fue conseguido a costa de construir un estadio Potemkin.

Francia se está desdoblando. Existe la Francia de los platós de televisión. Y existe el país en el que vive la gente

En realidad, el efecto Potemkin no afecta solo el Estadio de Saint Denis: Francia se está desdoblando, radicalmente. Existe la Francia de los platós de televisión, con sus figurantes, sus imágenes, sus discursos y su gobierno, bajo la autoridad de su presidente, Emmanuel Macron. Y existe el país en el que vive la gente. Problema: parece que ambos países comparten el mismo gobierno, y también que sólo la Francia Potemkin dispone de canales de televisión. 

Quizás los franceses estén acostumbrados a esos momentos de gran extrañeza, porque ya han pasado varios años, desde que la portavoz de la presidencia, Sibeth Ndiaye, explicara, al principio de la primavera de 2020, que Francia tenía enormes reservas de mascarillas –hablaba de la Francia Potemkin, no de la nuestra– pero el gobierno no las repartía, porque no solo no servían para nada contra el covid, sino que eran peligrosas y que ella misma, Sibeth, no sabía utilizarla porque era algo muy técnico. En la vida real, ese escándalo de Estado llevó a muchísimas contaminaciones y muchas muertes, en particular entre el personal de sanidad

Parece como si lo grotesco fuera una técnica para desviar las miradas de las cosas realmente graves: hace poco, después de revelarse el escándalo del mal uso del fondo “Marianne”, fondo recolectado para promover “los valores de la República” después del horrible degüello del docente Samuel Paty por parte de un terrorista. Habría servido en particular para financiar contenidos políticos en período electoral, contra opositores a Macron. Un verdadero escándalo que durante los primeros días fue “tapado” por otro: la ministra responsable, Marlène Schiappa, dando una entrevista (con fotos) en la revista Playboy.

Lo último: hace un par de semanas, el ministro delegado a las Cuentas Públicas, Gabriel Attal, lanzó una campaña de “transparencia” en una radio muy escuchada, sobre lo que cuestan realmente las cosas: “Qué pagan mis contribuciones” (“En avoir pour ses impôts”) es el nombre. El ejemplo que tomó es significativo: “Los franceses no saben que un parto cuesta 2.600 €”. La salud pública francesa se está derrumbando completamente, destrozada desde hace años por un sistema de gestión basado en imperativos de rentabilidad. Han empezado a morir personas en corredores llenos de camillas, por falta de camas en los hospitales (antes, durante y desde 2020 han suprimido miles de camas). Parece que sigue siendo todavía demasiado cara, pero los cierres de servicios de maternidad lo están solucionando: ahora, todos esos partos que tienen lugar fuera de los hospitales, porque solo queda una maternidad en la provincia, cuestan menos. En realidad, no cuestan nada los partos en términos de impuestos: los paga la Seguridad Social, financiada por las cotizaciones sociales, no por los impuestos. Pero esto debe ser en la Francia real, porque el ministro Attal parece que no lo sabe: las Cuentas Públicas de las que es el responsable parecen ser las de la República Potemkin. 

Voces críticas han reaccionado a esa campaña, que buscaba desviar las miradas del tema de la ley de pensiones. Unos mencionan los centenares de millones de euros (893,9 en 2021) gastados por los gobiernos de Macron para pagar a empresas consultoras como McKinsey, capaces de vender una presentación power point por medio millón de euros. Otros prefieren hablar de los regalos a las empresas, alrededor de 150.000 millones anuales de euros, lo que representa el 31% de los gastos del Estado y hace más que duplicar el presupuesto de la Educación; esto sin contar la evasión fiscal de las grandes empresas y los más ricos, que se acerca a los 100 billones, o el coste de la supresión del impuesto sobre la fortuna, etc. 

Para entender de millones, hay que ser millonario. Attal lo sabe porque es uno de los 19 millonarios entre los 41 ministros del gobierno

Quizás el ejemplo del coste de los partos haya sido elegido porque la gente no entiende de grandes magnitudes; para entender de millones, hay que ser millonario. Gabriel Attal lo sabe, sin duda, porque es uno de los 19 millonarios entre los 41 ministros del gobierno dirigido por la primera ministra Élisabeth Borne. Pero en la Francia Potemkin no es ningún problema: nadie va a saber nada de eso mirando la televisión, ni de esos miles de millones. 

En cambio, puede ser que determinados millones tengan cierta resonancia en los oídos de los franceses: en noviembre, el gobierno publicaba una lista de compras de material destinado a la policía, por 38 millones de euros. Por ejemplo, varios millones en centenares de miles de granadas de mano, entre ellas de categoría GM2L, ensordecedoras y lacrimógenas, producidas por la sociedad Alsetex, capaces de expandir un ruido de 169 decibelios en un radio de 10 metros (el umbral del dolor está en 120 decibelios, a 160 pueden estallar los tímpanos), y lanzar fragmentos a 30 metros, a una velocidad de 126 km/h. Es un arma de categoría A2, es decir material de guerra.

Dos días después de la final de fútbol, justamente, con ocasión de las manifestaciones del 1 de mayo (que han sido las más masivas del siglo en determinadas ciudades, como en Marsella, donde fue aún más concurrida que todas las anteriores contra la ley de pensiones), un manifestante en Nantes perdía una mano y una adolescente está en riesgo de perder un ojo, precisamente por el uso de esas granadas, lanzadas indiscriminadamente a los pies de los manifestantes –y a veces a la altura de la cabeza–. En muchas ciudades, las cargas policiales se producen sin el menor aviso previo, intentando cortar desfiles pacíficos o atacando las cabezas de los cortejos (como en Montpellier). En París, las violencias son mayores, y se repiten las imágenes de cargas anárquicas por agentes antidisturbios que pegan aquí y allá, a gente en el suelo, a periodistas identificados, etc. Como casi siempre desde hace unas semanas, la gente no se dispersa, prolonga la manifestación, especialmente en la Place de la Nation, y responde a las cargas policiales, haciendo recular a sus efectivos, desbordados ante el tumulto.  

Durante unas horas el diario Le Monde pisó la Francia real, antes de refugiarse de nuevo en la Francia Potemkin, mereciendo por parte de comentaristas un juego de palabras sobre el “diario de deferencia” (en vez “de referencia”, como les gusta denominarse): en la web del diario, se pudo leer durante unas horas, a partir de las 5h40 del 2 de mayo, un artículo titulado “Frente a la protesta social, la escalada securitaria de Emmanuel Macron”, con el subtítulo siguiente: “Uso de drones en las manifestaciones, bandos anticacerolas o antisilbatos… el poder ejecutivo sitúa a la policía y a los prefectos en el corazón de su estrategia y multiplica las decisiones en la frontera de la legalidad, cuando no son directamente ilegales”. Como se puede constatar en los links más arriba, no se trataba nada más que de una descripción factual. El trabajo periodístico pasaba por recoger varias opiniones importantes, todas concordantes para criticar la escalada violenta. Sin embargo, a las 12h57, todo cambió, el artículo y los subtítulos: “Protesta social: policía y prefectos en primera línea. Uso de drones en las manifestaciones, bandos anticacerolas o antisilbatos… el poder ejecutivo sitúa la seguridad en el centro de su estrategia.”

Otro tono es el de BFMTV, un canal de información continua calificado por Samuel Gontier, en la muy moderada revista Telerama, de “fiel agencia de comunicación del Ministerio del Interior”: o sea, Potemkin TV. Ahí solo es cuestión de la violencia de los manifestantes contra “nuestros policías”, de imágenes horrendas, por ejemplo, de la explosión de un artefacto que tumba a un grupo de agentes… hasta que se descubre que se trata de una de sus propias granadas. Los comentaristas no hacen otra cosa que justificar cualquier declaración del Ministerio o de sindicalistas policiales que criminalizan a los manifestantes, hablando de bandas extremistas y de policías heridos, dando cifras que provienen del Ministerio y que no sabemos si incluyen a los agentes asfixiados por sus propios gases lacrimógenos como en Estrasburgo o en París. Y al final, citan a Marine Le Pen a sacar conclusiones, difundiendo la integralidad de su discurso del día. Hasta que al día siguiente, aparece la imagen buena, la de unos policías envueltos en llamas por un lanzamiento de cóctel molotov

La secuencia del artefacto que hace caer al suelo a los agentes ya no sirve; la foto de las llamas en cambio se multiplica. Es la imagen ideal de la República Potemkin que busca concentrar la mirada en “los violentos” (les casseurs), una categoría de manifestantes “venidos para matar a policías”, y con ello acreditar la existencia de un enemigo interior y producir otros cinco efectos : 

1) Hacer desaparecer las violencias policiales, siguiendo la negación de la realidad del presidente de la República Potemkin en 2019 : “No hablen de represión o de violencias policiales: estas palabras son inaceptables en un Estado de derecho, las rechazo” o las palabras recientes de la presidenta de la Asamblea: “reprimo el término de violencias policiales” (lapsus).

2) Eliminar cualquier análisis o cuestionamiento político de lo que pasa, es decir, del uso de la policía como milicia política, la estrategia de la confrontación permanente que pone en peligro a unos y otros, la lógica de “escalada violenta” de la que se trataba en el primer artículo de Le Monde. El día 3 de mayo, una invitación a debatir del tema por parte de los diputados de izquierda en la Asamblea Nacional fue boicoteada por el ministro del Interior.

3) Desanimar cualquier atisbo de crítica a la acción del Ministerio del Interior por parte de la prensa. La autocensura de Le Monde –ni siquiera fue necesaria una llamada desde el palacio presidencial– da el tono: la deferencia se vuelve referencia. En los días anteriores, el cuestionamiento del iliberalismo macronista había progresado en la prensa oficial: se trata de parar eso. Valor añadido: los corresponsales extranjeros que escriben sus artículos sobre la base de declaraciones del Ministerio de Interior, con un ojo en lo que dice Le Monde.

4) Apretar las filas de la policía, donde el cuestionamiento de esa política que les pone en peligro es real y donde se multiplican las dimisiones de elementos moderados. Basta con mirar los comentarios a la publicación de esa imagen en Twitter o en la prensa para ver cómo la lógica del enemigo funciona perfectamente y consolida la extremaderechización. Es la estrategia de lo extremo, en la que el extremo centro tiende a confundirse con la extrema derecha.

5) La aldea Potemkin de BFMTV evoca ya una “ley antiviolentos”, o sea una enésima ley represiva, como la liberticida “Loi sécurité globale”, cuidadosamente preparada en realidad por la acción cotidiana de la policía: las arbitrarias y masivas detenciones durante las manifestaciones, con condiciones de encarcelamiento, con humillaciones y violencias que acaban de ser denunciadas públicamente por un organismo independiente, llenan un fichero que permite luego que, en nuevos arrestos, se puedan encontrar “personas con antecedentes” y así acreditar lo de las hordas de violentos. Como lo confesó el exprefecto Lallement en su libro, la acción de la policía sigue en este tema consignas de comunicación muy claras. 

Ese mismo funcionario tuvo una respuesta famosa y espontánea a una ciudadana que le increpaba en la calle “No estamos en el mismo campo señora”. La doctrina de la República Potemkin es la del enfrentamiento del Estado contra la sociedad cuando ésta no se adhiere a lo que quiere el Estado. Felizmente, no es ahí donde vive la mayoría de los franceses, esos galos protestones que quieren preservar la salud y la educación públicas, y no tener que cotizar 43 años para jubilarse (38 en España).

La final de la Copa francesa de fútbol, el pasado 29 de abril, en el Stade de France de Saint Denis al norte de París, fue seguida por millones de televidentes, seguidores de este deporte y también gente interesada por ver lo que iba a pasar. Se esperaba mucho de esta noche, después de una semana de caceroladas...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

François Godicheau

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí