1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Lavorare con lentezza

Israel y el periodismo

La cobertura está siendo tan repulsiva que algunos diplomáticos alertan desde el ‘Financial Times’ sobre las dificultades de armar una narrativa eficaz contra el invasor ruso en Ucrania, a la vista de cómo los medios justifican a Netanyahu

Pablo Iglesias 19/10/2023

<p>Piers Morgan entrevista al humorista egipcio Bassem Youssef en la televisión británica. / <strong>Piers Morgan Uncensored (Youtube)</strong></p>

Piers Morgan entrevista al humorista egipcio Bassem Youssef en la televisión británica. / Piers Morgan Uncensored (Youtube)

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Los medios y los periodistas occidentales son el objeto informativo más importante de esta guerra de Israel contra los palestinos. Ya imaginarán las respuestas airadas que daría buena parte de la profesión periodística a una afirmación como esta: ¡Pero cómo! ¡Los periodistas nunca debemos ser objeto de la noticia! ¡Cómo vamos nosotros a opacar algo tan importante como una guerra! Tienen ustedes toda la razón, claro que sí, por supuesto, disculpen, habría que responderles, con la misma ironía con la que el actor egipcio Bassem Youssef pintó la cara el otro día al presentador de televisión británico Piers Morgan y a buena parte del periodismo del hemisferio occidental en una entrevista que se ha hecho viral. El problema es que si Youssef hubiera sido un humorista español y Morgan hubiera sido Ferreras, a lo mejor algunos de los periodistas que hoy comparten el vídeo en sus redes se habrían abstenido de hacerlo y el humorista de turno se habría tenido que ir a vivir a Catalunya o al País Vasco (que se lo digan a Willy Toledo, que no es tan gracioso como Youssef pero sí ha demostrado sus mismas agallas).

Pero sigamos con la ironía y dejemos claro que somos demócratas y constitucionales. Si un humorista dijera en España que la mayor parte del periodismo da asco y que la mayoría de sus profesionales también, habría que cortarle en seco y recordarle la tremenda precariedad de la profesión; que los periodistas viven peor que los camareros, que los peones de albañil, que las camareras de piso y que ser periodista hoy es como trabajar en una fábrica de las que tienen los Ortega en Bangladesh (esto último no lo deberíamos decir, no sea que nos quiten la publi los de Inditex y Yolanda Díaz se enfade –sin dejar de sonreír– porque no admite insultos a la moda gallega). Seamos honestos con la profesión más precaria: su situación es solo equiparable al de las unidades antidisturbios de la Policía Nacional que padecen la mayor humillación que ha sufrido España desde la batalla de Trafalgar: cobrar menos que las unidades antidisturbios de los Mossos de Esquadra y de la Ertzaintza. Con la prensa es igual: cualquier periodista español que cobre menos que Enric Juliana tiene razones para sentirse humillado por Catalunya. Y punto.

Perdonen el choteo pero creo que, cuando estamos rodeados de horror, de muerte, de hipocresía y cerca de la III Guerra Mundial, tomarse ciertas cosas a cachondeo como Youssef es casi la única manera de aproximarse a los problemas con cierta sobriedad y sin caer en las pasiones que salen del estómago. Pero permítanme que insista: lo que estamos viendo con la cobertura mediática de los bombardeos de Israel no tiene nombre. Y perdonen, pero no, la noticia no son los bombardeos, la noticia es cómo se cuentan. ¿Cómo puede ser noticia un desmentido israelí sobre un bombardeo antes que el propio bombardeo? Se lo explico: porque el bombardeo, como los crímenes de Israel, no es noticia sino la ley de la gravedad. Israel lleva bombardeando Gaza desde hace años. Cualquiera que haya leído un poco sabe que la ocupación, la violencia y el apartheid son una realidad constitutiva del Estado de Israel. No es que sea la versión de los palestinos, es que lo han reconocido siempre los sionistas: quieren un Israel solo con judíos (signifique eso lo que signifique) y sin palestinos. Del mismo modo, Netanyahu y otros prominentes dirigentes del Estado de Israel han reconocido que favorecieron y financiaron a Hamás para debilitar a facciones palestinas no confesionales. Que el ejército israelí bombardee a la población civil de Gaza y dirija sus misiles contra objetivos civiles no es una noticia, ocurre desde hace años y forma parte de un plan militar y demográfico de limpieza étnica. Lo noticiable es cómo se cuenta.

La cobertura está siendo tan repulsiva que hasta algunos diplomáticos profesionales alertan en el Financial Times sobre las dificultades de armar una narrativa eficaz contra el invasor ruso en Ucrania a la vista de cómo los medios justifican a Israel. Tener la indecencia de esgrimir el derecho de defensa de un Estado ocupante para justificar la limpieza étnica es más noticiable que la propia limpieza étnica, que es una evidencia en sí misma.

Estamos viendo cómo en las páginas de El País se da cabida a discursos propios de las webs de ultraderecha, publicando artículos que llaman personaje siniestro y antisemita a Ione Belarra básicamente por decir lo que todo el mundo sabe: que Israel comete crímenes de guerra, que Netanyahu es tan merecedor como Putin de ser juzgado por la Corte Penal Internacional y que España debería romper relaciones diplomáticas con el Estado delincuente. Lo que dice Belarra no es noticia; es la verdad. Lo que sí debería ser noticia es que jefes de informativos y directores de periódicos den la orden de defender a Israel y dar duro a los defensores de Palestina.

Para buena parte de la prensa (incluida una parte de la “progresista”) defender a Palestina es sinónimo de justificar a Hamás, de estar a sueldo de Irán, de ser antisemita (aunque el palestino sea un pueblo semítico) y de justificar el Holocausto. Claro que la noticia son los medios: estamos hablando de una flagrante delincuencia mediática.

Seguro que están de acuerdo conmigo en que las entrevistas a líderes políticos cada vez resultan más aburridas. Sabemos lo que les van a preguntar y lo que van a tratar de responder. La gracia está en ver si el periodista consigue que el político diga algo que no quiere decir. Un tostón, vamos. Lo interesante ahora sería que los periodistas con más poder se dejaran entrevistar para que se les pudiera preguntar por la manera en la que ejercen una profesión que en estos días se revela crucial porque estamos asistiendo a un genocidio que puede desencadenar un conflicto militar global de dimensiones imprevisibles. Lo crucial no es lo que está pasando en Palestina (nadie puede cuestionar que el meteorito se acerca a la Tierra), sino cómo se cuenta.

Los medios y los periodistas occidentales son el objeto informativo más importante de esta guerra de Israel contra los palestinos. Ya imaginarán las respuestas airadas que daría buena parte de la profesión periodística a una afirmación como esta: ¡Pero cómo! ¡Los periodistas nunca debemos ser objeto de la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Iglesias

Es doctor por la Complutense, universidad por la que se licenció en Derecho y Ciencias Políticas. En 2013 recibió el premio de periodismo La Lupa. Fue secretario general de Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. danimoti

    ¿Es necesario el ataque gratuito a Yolanda Díaz en un artículo que nada tiene que ver con Sumar? Ya estoy bastante cansado de tener que soportar a este señor en un medio del cual soy socio y ayudo a financiar con mi dinero. Ahí van mis 50€ para apoyar la cobertura de Palestina, que los pague este señor de su bolsillo.

    Hace 7 meses 21 días

  2. juan-ab

    En el artículo “Nacidos en Gaza, ante el Estado terrorista y sin Derecho Internacional Humanitario”, del profesor colombiano Manuel Humberto Restrepo Domínguez, leemos: “La ONU, tan inmensa como débil, permanece paralizada por la voz de los Estados Unidos de América que con interés geopolítico alienta guerras y barbarie en todos los continentes, menos en su propio patio. Para alcanzar la paz lo menos necesario son las armas y lo más útil la diplomacia. Israel, tiene Estado y gobierno, conducidos por la ultraderecha sionista, que hace de la agresión recibida de Hamás, su mejor excusa para mantener su dominio y ocupación sobre el pueblo Palestino, cuyo activo principal se llama dignidad y resistencia. Las acciones militares de Israel contravienen las reglas del Derecho internacional Humanitario. Están en la órbita de la lesa humanidad, por sus sistematicidad e intención afectan la dignidad de toda la humanidad, no solo del pueblo ofendido. Son genocidio y crímenes de guerra. La ONU en una ocasión al menos declaró responsable de genocidio al Estado de Israel, el principio de distinción es evadido y con plena conciencia arremete contra personas protegidas, civiles, niños y mujeres, convirtiéndose en terrorismo de estado, planeado para aniquilar. Condenar esta barbarie no es antisemita, no se comete el delito de incitar a la discriminación, odio o violencia contra el pueblo judío, al contrario, pone en evidencia que vergonzosamente el pueblo humillado por la Alemania nazi, es ultrajado por el sionismo que trata de eliminar la raíz de la cultura palestina. El anuncio de “acabar con los animales humanos” del ministro israelí es similar a la voz nazi de “eliminar a los cerdos judíos” y bajo principios de exageración, desfiguración y creación del enemigo único, promete la destrucción total, mediante destierro o genocidio. La solidaridad internacional en diplomacia por los Estados que respetan la autodeterminación y por la movilización en las calles, por parte de los pueblos en democracia, podrán crecer los llamados para que la Corte Penal Internacional entre pronto a juzgar la lesa humanidad e impida la promesa destrucción total.” E inevitablemente acude a mi memoria la valiente y admirada Ione Belarra, Secretaria General de Podemos.

    Hace 7 meses 29 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí