1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ahlam Shibli / fotógrafa y documentalista

“Israel ha convertido Gaza en un inmenso campo de concentración”

La fotógrafa lleva décadas retratando la presencia de la muerte en Palestina. Su serie ‘Death’ (Muerte), sobre los mártires de la Segunda Intifada, se exhibe en la 35ª Bienal de São Paulo

Bernardo Gutiérrez 5/11/2023

<p>Retrato de Ahlam Shibli para la 35ª Bienal São Paulo, 2023. Imagen recortada. / <strong>Anna Juni</strong></p>

Retrato de Ahlam Shibli para la 35ª Bienal São Paulo, 2023. Imagen recortada. / Anna Juni

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

La respuesta de Ahlam Shibli a la propuesta de entrevista llegó unas horas después del bombardeo del hospital Al-Ahli al-Arabi de Gaza. “Simplemente, estoy destrozada por las últimas noticias del genocidio contra el pueblo palestino. Estoy paralizada. Solo llorando y gritando consigo respirar”, escribía Shibli a última hora de la noche del 17 de octubre. Un día después, confirmaba la entrevista en un chat de una red social. Shibli, que vive entre Berlín, Palestina y otros lugares, estaba en Berlín cuando estalló la guerra en Gaza. Se disculpa por su nerviosismo. Manda artículos sobre su obra, vídeos sobre conferencias que dio en España. Confiesa que canceló su vuelo de vuelta a Palestina, donde estaba a punto de viajar. Tras intercambiar varios mensajes, Ahlam Shibli, una de las fotógrafas palestinas más prestigiosas de las últimas décadas, atiende a CTXT por videoconferencia.

Habla con lentitud, midiendo cada palabra, citando a menudo a la prensa israelí como fuente de su argumentación. No duda, eso sí, a la hora de tildar de “genocidio” las acciones militares de Israel en Gaza. A su vez, denuncia la represión que están sufriendo ciudadanos israelíes y palestinos que se solidarizan con los civiles de Gaza. “No quieren que ningún palestino se manifieste. Quienes tienen coraje de abrir la boca y denunciar que lo que está pasando no es tolerable a nivel humano, sienten su vida amenazada”, asegura.

Ahlam Shibli (Palestina, 1970) lleva décadas retratando la ocupación israelí de Palestina, la presencia de la muerte en la vida de los palestinos, así como abordando la noción de “hogar” (vinculada también a proyectos que ha desarrollado en otros países). Su trabajo, enraizado en la estética documental, ha sido expuesto en los más importantes centros y festivales internacionales de arte, como la Documenta 12 y 14 de Kassel, el Centro Pompidou de París, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA), la Tate Modern o el Darat al Funun  de Amman, entre muchos otros. El reconocido historiador de arte T. J. Demos destaca la capacidad de las fotografías de Ahlam Shibli para “reconocer a los no reconocidos”.

Ahlam Shibli, Sin título (Death no. 11), Palestina, 2011-12. Copia cromogénica, 38 x 57 cm.
Campo de Refugiados Nuevo Askar, 26 de enero de 2012
Entrada de la casa de la familia Shalabi con una pintura mural de 2004 realizada por uno de los hijos, Nur, después de que su hermano Anan fuese arrestado y condenado a cadena perpetua. Desde el 5 de febrero de 2006 Nur ha pasado cinco años en cárceles israelíes. En total son trece los miembros de la familia Shalabi que han estado en prisiones israelíes o cumplen todavía condena. / Cortesía de la artista, ©Ahlam Shibli

Muerte. Cuando a la fotógrafa se le pregunta por las 68 fotografías de la serie Death (Muerte,  2011-2012), expuesta en la 35ª Bienal de São Paulo, que aborda el fenómeno de los mártires de la lucha palestina a través de fotografías, pinturas y carteles callejeros, pone énfasis en las diferencias con la actual situación de Gaza: “En Cisjordania, los carteles eran de la resistencia militar. Nunca he visto en una calle en Gaza una imagen de mártires. En la Gaza actual, los muertos son familias, familias enteras con sus hijos, no es una cuestión de resistencia militar. Cada vez que Israel le declara la guerra a Gaza, lanza bombas desde el aire, destruye casas y mata a familias”. En Muerte, las imágenes de los mártires de la Segunda Intifada (2000-2005) están presentes en la vida cotidiana de los palestinos, especialmente en los hogares. “Con las fotografías de los mártires, sus familias creaban un héroe para compensar la pérdida. Si tu hijo lucha por la liberación de Palestina y no recibes esa liberación, por lo menos tienes un héroe. Por eso en los carteles posan erguidos, en postura de combate”, afirma Ahlam Shibli. La fotógrafa, que vivió un año en la ciudad de Nablus para realizar su labor documental sobre los mártires, llegó a la conclusión de que la muerte es un medio de reconocimiento para los palestinos que abrazan la lucha armada, especialmente de quienes hacen estallar bombas en su propio cuerpo. “Cuando estallan y la carne del palestino y el israelí se funden, el mártir tiene su reconocimiento. Solo así pueden proclamarse palestinos, no apenas ciudadanos de Cisjordania. Se están sacrificando por la nación palestina”, asegura la fotógrafa en un tono descriptivo. “Israel no acepta la existencia de la palabra Palestina. No hay monumentos en Palestina, porque cuando los construyen, Israel viene inmediatamente y los destruye. Israel tiene el objetivo de que los palestinos no creen su propia historia”, matiza.

Ahlam Shibli, Sin título (Death no. 21), Palestina, 2011-12. Copia cromogénica, 38 x 57 cm.
Campo de Refugiados de Balata, 6 de marzo de 2012
En la sala de estar familiar, póster con la imagen de Ahmad Rashid Einab y de su hermano Rami. Rami Einab era un combatiente y especialista en explosivos, muerto el 19 de diciembre de 2006. Ahmad era ATS y falleció accidentalmente el 21 de julio de 2006 delante de su casa cuando el ejército israelí destruyó la sede contigua de la Autoridad Palestina en Nablus. /Cortesía de la artista, ©Ahlam Shibli

 

Ahlam Shibli, Sin título (Death no. 12), Palestina, 2011-12. Copia cromogénica, 66.7 x 100 cm.
Campo de Refugiados de Balata, Cementerio Viejo, 12 de febrero de 2012
Entrada al Cementerio Viejo. El cementerio es la única zona verde del campamento. Los residentes lo utilizan como lugar de reunión y de atajo hasta la carretera principal. El texto encima y a la derecha de la entrada dice: «Combatidlos; Dios los castigará por vuestras manos, los humillará, os dará la victoria y dará contento a los corazones de un pueblo creyente. Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa.» En la parte izquierda dice: «Parto y dejo contigo mis canciones / y una herida que no alcanza a mi gloria / y la mirada de un amante, el llanto de un niño y aceitunas / aspirando mi sangre, y yo te daré mi parte del mundo y partiré.» Los carteles representan a mártires destacados de la sección de las Brigadas de los Mártires de Al- Aqsa en el campamento de refugiados de Balata. /Cortesía de la artista, ©Ahlam Shibli

Shibli destaca que para elaborar la serie Death (Muerte) intentó leer los signos que permiten a los palestinos hacer existir a su nación. “¿Por qué necesitan la nación palestina? Porque Israel está ahí. Si Israel no estuviera, los palestinos no necesitarían identificarse a sí mismos. La nación palestina no existe porque Israel no se lo permite. Esto nos muestra que en la actualidad existe una situación congelada, en la que las cosas están impidiendo a la gente palestina avanzar, incluso ser libres”, matiza Ahlam.

Ahlam Shibli, Sin título (Death no. 14), Palestina, 2011-12. Copia cromogénica, 38 x 57 cm.
Madama, región de Nablus, 13 de diciembre de 2011
El cementerio del pueblo, con la tumba de Yamen Faraj, comandante en Palestina de las Brigadas Abu Alí Mustafá, la rama militar del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP). Fue muerto el 6 de julio de 2004, durante una incursión israelí en Nablus, junto con su camarada Amjad Mulaitat de Beit Furik, subcomandante de las Brigadas Abu Alí Mustafá. Como castigo, las autoridades israelíes demolieron las viviendas de la familia Faraj y la casa de Mulaitat. /Cortesía de la artista, ©Ahlam Shibli

Ocupación ilegal. Entre 2016-17, Ahlam Shibli desarrolló el trabajo Occupation (Ocupación), sobre la vida de la población palestina Al-Khalil (Hebrón). Las imágenes muestran el resultado de la invasión del territorio palestino por parte de colonos judíos. Una ocupación ilegal cuyo principal fundamento, según la fotógrafa, es la destrucción de los medios de vida de los palestinos en los territorios ocupados por el “régimen colonial israelí y por colonos sionistas”. Los palestinos de Al-Khalil se ven forzados a vivir en el espacio limitado de la Ciudad Vieja, confinados en un ambiente definido por fronteras físicas, verjas y controles. La ocupación israelí impide a los palestinos “usar sus propias propiedades” e interfiere en “su libertad de ir y venir en un espacio con características carcelarias”, como describió la fotógrafa a la brasileña Revista ZUM en una entrevista de julio de 2020.

Antes de empezar la serie Occupation (Ocupación), Shibli deambuló durante diez días por las calles de Al-Khalil sin tomar una solo fotografía. “Caminaba en la ciudad escaneándola en mis ojos. No ves a israelíes. Para hacer tu vida, para ir al hospital, al colegio, a tu trabajo, lo haces atravesando check points (controles). En ningún momento ves a los soldados. Hay un cristal en el que te ves reflejado. A ellos no les ves. Hablan contigo a través de altavoces”, matiza la fotógrafa. Según avanzaba el trabajo de registro documental, Ahlam reparó en que los palestinos utilizaban el equipamiento de separación de la ocupación israelí –hojas metálicas, alambre de espinos, cables, barriles de cemento, cercas, verjas, redes– para proteger sus espacios públicos y sus hogares. “Usan los materiales de la ocupación y los colocan en sus propios hogares. Como tienen ese material en su casa, ya no se sienten extraños en los check points, no se sienten amenazados, y así consiguen caminar con la cabeza erguida”, afirma Shibli.

Ahlam Shibli, Sin título (Occupation no. 32), Al-Khalil/Hebron, Palestina, 2016-17. Copia cromogénica, 60 x 40 cm.
Casa de família de Samih y May Da'ana, barrio de Wadi al-Nasarah, Al-Khalil, 17/12/2016.
Samih, May Da'ana y los cinco hijos viven al lado del asentamiento israelí Kiryat Arba. Por razones de seguridad, el ejército de Israel limpió el terreno, transformándolo en una tierra de nadie, accesible apenas para los soldados y los guardias de seguridad del asentamiento. Después de haber sido atacados varias veces con piedras y tiros de escopeta, los Da'ana ya no usan las habitaciones que dan hacia la aldea. Los soldados del ejército israelí acostumbran a ir a casa de los  Da'ana, incluso para pasar la noche. /Cortesía de la artista, ©Ahlam Shibli

La fotografía número 32 de la serie Occupation (Ocupación) sintetiza el universo captado por la sensibilidad de Ahlam Shibli en Al-Khalil. La fotografía muestra un terreno al lado de la casa de la familia de Samih y May Da’ana, en el barrio de Wadi al-Nasarah. El matrimonio y sus cinco hijos viven junto al asentamiento israelí Kiryat ArArba. El ejército de Israel limpió el terreno de asentamiento, al que apenas acceden soldados y guardias de seguridad. Tras varios ataques con piedras y tiros de escopeta, la familia desistió de usar las habitaciones que dan al asentamiento. Perdieron una parte de su propia casa. En la imagen número 32, una mano sujeta una fotografía que enseña cómo eran anteriormente las vistas en la casa tomada: un terreno verde lleno de olivos.

Vulnerabilidad. “Las personas que aparecen en mis fotografías ocupan una posición de vulnerabilidad. Mi trabajo en sí es un acto de resistencia. Hago fotografías de personas a quienes se les niega el derecho de representación y reconocimiento. Representar a estos grupos es un acto de resistencia”, aseguró Shibli a la Revista ZUM, en alusión a las teorías de la estadounidense Judith Butler, que sugiere transformar la vulnerabilidad en la fuente de una nueva forma de colectividad crítica. La obra de Shibli está atravesada por una vulnerabilidad que excede las fronteras. Cuerpos disidentes y resistentes. Cuerpos de lesbianas, gays, bisexuales, travestis, transexuales, trans y queer protagonizan su trabajo Eastern LGBT (LGBT en Oriente) (2004-06). Cuerpos de niños sin familia son retratados en Dom Dziecka. The house starves when you are away (Orfanato. La casa pasa hambre cuando estás lejos) (2008). La mirada de Shibli suele escudriñar relaciones asimétricas, como la existente entre cuidadores inmigrantes y sus empleadores en Barcelona (Dependence [Dependencia], 2007) o las que pautan la vida de inmigrantes en la ciudad alemana de Kassel (Heimat [Patria], 2016-17).

Cuando a Ahlam Shibli se le pregunta por el hospital Al-Ahli al-Arabi Hospital de Gaza, su rostro se nubla. De sus labios brotan pocas palabras: “Llamémoslo genocidio. Es un genocidio. No puedo decir nada más”. Tras un prolongado silencio, interpelada por preguntas sobre la situación de Gaza, su habla redondea su acusación: “Es la misma historia de 2008 y 2014, cuando Israel bombardeó Gaza. Es un genocidio en marcha. Es un crimen. Lo sabemos. Gaza es un inmenso campo de concentración en el que 2,2 millones de personas, siendo casi la mitad niños, viven unas encima de las otras. Israel ha convertido Gaza en un inmenso campo de concentración de masas, en el que casi nadie puede salir y al que casi nadie puede acceder desde el exterior”. Shibli alerta sobre la oleada de desinformación que se ha activado para justificar las acciones militares de Israel. “Al principio dijeron que había bebés decapitados, que los palestinos cortaron cabezas de niños. No vimos ninguna imagen e inmediatamente Biden habló de ello como un hecho. Israel dice que los palestinos se bombardearon a sí mismos para intentar mantener a su gente unida. Pero la gente del mundo no es estúpida, y no se cree esta propaganda”, asegura la fotógrafa, que transmite cierta incomodidad al tratar la guerra de Gaza. Sus respuestas van haciéndose más cortantes e incisivas. Critica a Benjamín Netanhayu y sus seguidores (“la mayoría de israelíes apoya la dictadura de Netanyahu, eso es lo que les gusta, un gobierno militar”). Argumenta que no existe la izquierda en Israel (“les cerraron la boca, perdieron, no existe”).

La última pregunta, como aguja que estalla un globo, alivia la tensión acumulada.

–¿Qué debería ocurrir en el mundo para que la guerra termine?

Como posible respuesta, en el silencio flota Nueve días en Wahat al-Salam (2010), el documental que elaboró a partir de las conversaciones mantenidas a lo largo de nuevo días entre ocho palestinos y ocho israelíes en la ciudad Wahat al-Salam / Neve Shalom. ¿El diálogo entre la gente sería suficiente para detener el horror de la guerra?

–Es muy simple. Parar la ocupación, parar el apartheid. La gente que está luchando quiere libertad, quiere vivir. ¿Cuánto tiempo puedes vivir en el campo de concentración de Gaza? No hay futuro, no hay movimiento, solo un completo control de Israel sobre cada respiración de la gente. ¿Cuánto tiempo pueden soportarlo? La ocupación tiene que acabar.

La respuesta de Ahlam Shibli a la propuesta de entrevista llegó unas horas después del bombardeo del hospital Al-Ahli al-Arabi de Gaza. “Simplemente, estoy destrozada por las últimas noticias del genocidio contra el pueblo palestino. Estoy paralizada. Solo llorando y gritando consigo respirar”, escribía Shibli a...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Bernardo Gutiérrez

es periodista, escritor e investigador hispano brasileño. Ha cubierto América Latina desde el año 1999, como corresponsal en Brasil la mayoría de ese tiempo. Es el autor de los libros Calle Amazonas (Altaïr), #24H (Dpr-Barcelona),  Pasado Mañana (Arpa Editores) y Saudades de junho (Liquid Books).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí