1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

análisis

La impotencia de una Europa dividida

La UE rechaza ayudar a Netanyahu en la deportación de palestinos al Sinaí. Pero la culpa alemana y la negativa a aprobar sanciones impiden presionar más a Israel

Idafe Martín Pérez Bruselas , 2/11/2023

<p>La policía interviene en una manifestación a favor de Palestina prohibida en Berlín. /<strong> Zeit Online</strong></p>

La policía interviene en una manifestación a favor de Palestina prohibida en Berlín. / Zeit Online

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Los gobiernos europeos no quieren ser cómplices de la anexión israelí de Gaza. El Gobierno de Benjamin Netanyahu contactó en las últimas semanas a varios ejecutivos europeos para que presionaran al dictador egipcio, Abdel Fattah Al-Sisi, para que este abriera de par en par el paso de Rafah, la única conexión por tierra que tiene Gaza y que no va a dar a Israel. La idea de Israel es empujar a la población palestina de Gaza hacia la península egipcia del Sinaí, una limpieza étnica que conllevaría la ocupación de la franja por parte de las tropas israelíes y, en la práctica, su anexión a Israel. En Gaza sobreviven y malviven más de 2,2 millones de personas, la mitad de ellos niños. 

Egipto se niega, mantiene el paso de Rafah cerrado a civiles y sólo permite la entrada de camiones con ayuda humanitaria, pero no la salida de civiles salvo casos excepcionales. El régimen egipcio, como los demás regímenes árabes de la región, rechaza que se expulse de Gaza a la población palestina. La Comisión Europea está negociando, con aval de los 27, un pacto migratorio con Egipto para que, a cambio de un pago millonario como en el caso de Turquía o Túnez, Al-Sisi bloquee en su país a los eventuales refugiados palestinos que tuvieran la intención de embarcarse hacia Europa. Es prácticamente imposible expulsar a un palestino una vez llegado a la UE porque la inmensa mayoría tiene el estatuto de refugiado concedido por Naciones Unidas. Su deportación sería ilegal. Así que la solución europea es que no vengan.

Debido a esta prioridad, la inmensa mayoría de los gobiernos contactados por la diplomacia israelí rechazaron la idea de Netanyahu. No presionarán a Al-Sisi porque no quieren que más de dos millones de palestinos lleguen a Egipto y porque además entienden que Egipto nunca aceptaría abrir esa frontera de forma que le lleguen esos más de dos millones de palestinos. El diario británico Financial Times contaba este lunes esas llamadas por parte del Gobierno israelí a los gobiernos europeos y también cómo El Cairo cree que es un plan fuera de la realidad. 

 Egipto no permite la salida de civiles desde Gaza salvo casos excepcionales

Motivos para mirar hacia otro lado

La Unión Europea tendría alguna palanca para hacer presión sobre Egipto si quisiera, sobre todo en materia comercial y económica. Pero apenas tiene cómo presionar a Israel. Estados Unidos y Alemania aseguran el 99% de las importaciones israelíes de armas y munición en los últimos 10 años, según los datos del SIPRI sueco, el más prestigioso instituto de estudios y análisis en lo que respecta al comercio de armamento, legal o ilegal. En el 1% restante aparecen sobre todo Italia y Canadá. Lo que le venden países como España o Francia es residual e Israel podría comprarlo en otros sitios. La mayor parte de Europa, como España, no vende armas a Israel no porque no desee, sino porque Israel no le compra. España y Francia, por poner dos ejemplos, no hacen ascos a vender buques de guerra o aviones de combate a Arabia Saudí y Egipto, respectivamente. 

Un embargo comercial a Israel prohibiría por ejemplo la exportación de coches producidos en Europa

La UE es el primer socio comercial de Israel (al revés, Israel es el número 25 para la UE), pero casi tres cuartas partes de lo que importa Tel-Aviv son medios de transporte y químicos. Un embargo comercial a Israel prohibiría por ejemplo la exportación de coches producidos en Europa. Pero Israel sustituiría esas exportaciones comprando en fábricas de las mismas marcas en otros lugares del planeta o directamente comprando otras marcas. 

Además, los regímenes de sanciones de la Unión Europea, como los que hay ahora mismo sobre países como Rusia, Siria o Venezuela, se aprueban –y renuevan– por unanimidad de los 27. Y Alemania, por su culpa histórica en razón del Holocausto y por las relaciones tejidas desde entonces, nunca aceptará sancionar a Israel, algo que por otra parte no ha pedido ningún Estado miembro. Ideas como la de llevar a Israel y a Hamás ante el Tribunal Penal Internacional no tendrían recorrido práctico porque Israel no es miembro del TPI al no haber firmado ni ratificado su tratado fundacional. Tampoco lo son tres gigantes geopolíticos como Estados Unidos, China y Rusia. 

Algunos gobiernos latinoamericanos están llamando a consultas o retirando sus embajadores en Israel y convocando a los embajadores israelíes, una forma clásica en diplomacia de mostrar repulsa. Pero la UE y sus gobiernos no van a tomar decisiones similares salvo que los bombardeos de Israel sean más mortales (aún más) de lo que fueron hasta ahora o salvo que la crisis degenere y se amplíe regionalmente, poniendo en peligro por ejemplo los suministros energéticos. 

La mirada española 

Condicionantes históricos y políticos hacen que desde España se vea el conflicto palestino-israelí de una forma diferente a como se ve desde el norte de Europa. La población española está, según sondeos reiterados durante años, entre las más antiestadounidenses de Europa. Un sentimiento que sólo se redujo un poco durante los años de Barack Obama pero que se disparó de nuevo con Donald Trump. Para muchos españoles, Estados Unidos fue la potencia que permitió la supervivencia del franquismo. Para países como Francia, Italia, Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo o incluso los escandinavos, fue el país que les liberó del nazismo. Eso influye en conflictos con fuerte implicación estadounidense, como este. En Alemania, la resolución de condena a Hamás y de apoyo a Israel fue votada por todos los grupos políticos del Bundestag, desde Die Linke (lo más parecido en Alemania a Unidas Podemos) hasta AfD (que en el Parlamento Europeo se sienta en un grupo más a la derecha que Vox).

 Israel sabe que la Unión Europea no irá más allá porque tiene, entre otras, la protección de Alemania

La diplomacia europea sabe que Israel, al menos a corto plazo, no le va a hacer ningún caso. Israel sabe que la Unión Europea no irá más allá porque tiene, entre otras, la protección de Alemania. Para que eso cambie y con ella la posición común de Europa, el conflicto debería degenerar aún más. Israel es un aliado de los países europeos. La Autoridad Palestina no lo es al mismo nivel. Si la cuestión palestina no tuviera la capacidad de movilización y agitación del mundo árabe y musulmán en general, a los gobiernos europeos les importaría tanto como la cuestión kurda. Muy poco. 

Algunos ministros de Exteriores han intentado ir un poco más allá de la ‘posición común’ europea. Pero sólo lo hicieron por ahora el español, el portugués, el esloveno y el irlandés. Albares escribió en Twitter: “Horrorizado por las víctimas civiles del bombardeo de Jabalia. El Derecho Internacional Humanitario debe respetarse siempre. Pedimos liberación incondicional de rehenes y tregua humanitaria para evitar más víctimas civiles. Queremos paz y seguridad para todos en Oriente Medio”. Un mensaje que no firmarían ahora mismo 23 de los 27 ministros de Exteriores. La Unión Europea, en política exterior, es la suma de sus partes. Si hace mucho, un poco o nada lo deciden los gobiernos y la mayoría por ahora decidió hacer más bien poco.

Austria y Chequia

Dos diplomáticos europeos confirmaron a CTXT los movimientos de Israel, pero aseguraron que la diplomacia israelí se puso en contacto directamente con varias capitales, no con el servicio exterior europeo, al mando de Josep Borrell. El asunto, según un diplomático escandinavo, fue discutido de manera informal durante las reuniones preparatorias de la cumbre de la semana pasada, pero no llegó a ser tratado por los líderes. Las principales capitales europeas, confirma ese diplomático, rechazaron la idea, que fue defendida por los gobiernos checo y austríaco, dos de los que con más fuerza se han puesto del lado de las tesis israelíes en esta crisis.

Esos dos gobiernos lo vendieron como una forma de salvar la vida de miles de civiles, pero la mayoría entiende que un movimiento de población de ese calibre provocaría una crisis humanitaria aún mayor, y piensa que, aunque Israel prometiera que la salida sería temporal, en la práctica Tel-Aviv nunca aceptaría que volvieran los palestinos a Gaza, como nunca aceptó que volvieran los palestinos expulsados de sus hogares en las diferentes guerras de las últimas décadas y que hoy viven en Líbano, Siria, Jordania o el propio Egipto. 

Estados Unidos también rechaza movimientos forzados de población palestina fuera de Gaza

Al-Sisi ya dijo hace días que su país “rechaza cualquier intento de liquidar la cuestión palestina por medios militares a través de un desplazamiento forzado de palestinos de sus tierras, que se haría a costa de los países de la región”. La cumbre europea decidió que se envíe más ayuda humanitaria a través de Egipto, pero no que las autoridades europeas presionen en el sentido que quiere Netanyahu. Estados Unidos también rechaza movimientos forzados de población palestina fuera de Gaza, según dijo el Departamento de Estado al diario Financial Times. 

La cumbre europea acabó con un comunicado que pide que la ayuda humanitaria llegue de forma "continua, rápida y segura” y que se establezcan “pausas y corredores humanitarios” para permitir al menos la salida de heridos. Pero los gobiernos europeos no están en situación de presionar a Al-Sisi, y tampoco quieren ni pueden presionar a Israel. 

Los gobiernos europeos no quieren ser cómplices de la anexión israelí de Gaza. El Gobierno de Benjamin Netanyahu contactó en las últimas semanas a varios ejecutivos europeos para que presionaran al dictador egipcio, Abdel Fattah Al-Sisi, para que este abriera de par en par el paso de Rafah, la única conexión por...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Idafe Martín Pérez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí