1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El salón eléctrico

Hoy hemos venido a putodivertirnos

Sí que parece haber censura. Pero no desde el lugar que señalan. Quizá ese dedo acusatorio sea en realidad conminatorio y nos estén amenazando

Pilar Ruiz 20/12/2023

<p>Pepe Isbert en <em>El cochecito</em> (Ferreri, 1961).</p>

Pepe Isbert en El cochecito (Ferreri, 1961).

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

No se puede hablar de nada, se habrán enterado ya. Pero aquí estamos en CTXT, hablando con nuestros suscriptora/es y lectore/as de… nada.  La culpa es de la dictadura progresista presente, que incluso obliga a quien esto escribe a utilizar el malhadado femenino, cuando ya el masculino con su paternal abrazo nos incluye a todes, perdón: todos. Lo que sea con tal de no ir a parar a una fría y lóbrega mazmorra woke, esté donde esté tal cosa: la firmante también es una friki que siempre se hace lío y piensa en la luna de Endor.

¿Dictadura Ewok o Woke?

Como íbamos diciendo: una vergüenza, sí señor y mucho señor; esto de vivir tiempos sin democracia, ni constitución ni perrito que le ladre. Una época a la que le crecen los enanos, homosexual y gangosa, reducida a la mínima y defectuosa expresión. Al menos eso dicen los voceros de la libertad con ira –una recuerda cuando esos mismos hablaban de “libertinaje”– a todas horas y en todas partes mediáticas, mediatizadas o simplemente meticonas. Son de la misma panda que putodefiende salir cada noche y sin permiso a la calle Ferraz –ya no: hace fresquete– para denunciar la dictadura actual. ¿Se puede decir putorezanrosarios o no es tan gracioso como un chiste de mariquitas?  Preguntamos, porque una ya no sabe en qué consiste el estado de derecho ni del revés. ¿Quizá mofarse de los ancianos que usan sus apariciones en medios como viagra política o de los enanos mentales que les ríen las gracias? ¿Burlarse de los mini valentones que confiesan en prime timeque le gustaría hostiarse con un fulano carcelario mientras amenazan a los críticos con arruinarles sus carreras? ¿Hacer cuchufleta de los enredos de una monarquía? ¿Han derogado la ley mordaza? Porque aquí hemos venido a divertirnos ejerciendo el sagrado derecho sancionado en el artículo 20 de la Constitución Española, como putodefensoras de la sana libertad humorística. Pero no cualquiera, no: la buena.  La de los tiempos pasados, incluso anticonstitucionales, donde, al decir de los entendidos en cuestiones pretéritas, la españolidad era toda risas y libre albedrío. ¿Ironía? A algunos les parecerá un poco burda, pero vamos con ella.

Para reírse de verdad, y más en estas fechas señaladas, vean esa cumbre de la comedia española llamada Plácido (1961): Berlanga nos dejó la película navideña por antonomasia y por encima de todos los Capras, aunque quizá no guste a los españoles de bien; ellos defienden todo lo que sea patrio menos el cine de aquí. Tampoco gustó entonces y menos su título original: Siente un pobre a su mesa. No tenía nada de gracia hablar de pobres en la España Victoriosa y menos hacer chanza de la hipocresía y falsa caridad cristiana.

Muertos de risa.

Entonces no había redes sociales ni ofendiditos sino ofendidazos de la Oficina de Censura, la tijera de curas y falangistas que vigilaban que nadie escapara, ni tan siquiera con risas, de su país miserable. Igual pasó con otra obra maestra –ambas del genio Azcona– como El cochecito (Ferreri, 1961). La censura franquista cambió el final de esta broma macabra inmisericorde. ¿De quiénes se ríen sus autores? ¿De los viejos chochos, de los tullidos, de la familia nuclear-campofrío? ¿De una dictadura? El cochecito que conduce Pepe Isbert atropella todos los tópicos conservadores –y progresistas– sobre lo que debe ser el cine, el arte. Y el humor. Eso sí, al viejecito asesino que solo quería divertirse con su cochecito le detiene la Guardia Civil. Como debe ser.

Detención ejemplar.

La larguísima lista de películas mutiladas y carreras masacradas durante aquellas décadas ominosas es bien conocida y no solo por los historiadores del cine, con casos sangrantes como Vida en sombras ((1948), única película de Lorenzo Llobet-Gracia –no pudo hacer ninguna más– y El mundo sigue (1965) de Fernando Fernán Gómez. Joyas perdidas durante décadas, malditas. Para partirse, ¿verdad?  Al franquismo lo que le hacía gracia eran las comedias del cine desarrollista con colorines, muchachitas decentes y sumisas –sic San Valentín– y descapotables imposibles por una Gran Vía sin atascos. Ahí están Las chicas de la Cruz Roja (Salvia, 1958) o El día de las enamorados (Palacios, 1959) con la recién fallecida Concha Velasco, que en la infancia oíamos llamar Conchita como si fuera de la familia, porque lo era. Concha, mítica, grandiosa, hizo de todo y todo bien desde que empezó a los 15 años. También películas recortadas o maltratadas. Pim, pam, pum...¡Fuego! (1975), de Pedro Olea –otra vez Azcona retratando como nadie la injusticia y la miseria moral–, estrenada un mes antes de que muriese Franco, fue censurada por TVE en plena democracia: 1981. No era divertido entonces ver volcados los 40 años de fascismo en esta historia sobre el machismo con la violación y el asesinato de una mujer. Antes, otro peliculón del mismo director, El bosque del Lobo (1973), se enfrentó ya no a la censura sino a Carrero Blanco al que, sorprendentemente, no le gustaban los licántropos gallegos. Es ese Carrero, sí, el del chiste que lleva a la cárcel, pero no en 1973 sino en 2017. Si Carrero hubiera sido enano, otro gallo cantaría. Aunque para enano gangoso, el del Pardo, y hay gente que nunca le encontró la gracia.

¡He dicho que no hagas chistes de Carrero Blanco!

De la mano de Olea, la Velasco también hizo Tormento (1974), adaptación de la novela de Galdós –ay, los grandes–, en el inolvidable papel de “la de Bringas”, y ese escenón final llamando “puta…puta…” a Ana Belén con el ritmo del tren que sale de la estación, bordando a una señora de las que putorezanrosarios mientras llaman putas a las demás mujeres. Seguro que compuso el personaje teniendo en mente a muchas de las que la despreciaron por madre soltera, por vivir en pecado con un hombre casado y sobre todo por ser artista, que es casi sinónimo del epíteto arriba mencionado –aunque resulte difícil encontrar a una mujer a quien no hayan insultado con ese “puta” en alguna ocasión, ¿verdad, amigas?–. La censura persiguió a Olea y a otros muchos españoles, cineastas o no, hasta después de la llegada de la Santa Transición, mito increíblemente menguante. Su tv-movie La conspiración (2012) sobre el complot perpetrado por el general Mola, se perdió en las entretelas de TVE hace bien poco.

“Cuando se estrenó La conspiración hubo nuevas elecciones y ganó con mayoría absoluta el Partido Popular. Entonces ahí empezaron los problemas.” (Pedro Olea a Público, 2017)

Por las mismas fechas (2016) seguro que recuerdan las descompuestas ringlas de plumillas y seres gubernativos mesándose los cabellos, de ultracentristas a concejales socialistas, hasta una jueza/exalcaldesa de sigla ignota, denunciando a unos titiriteros por maltratar muñecos y exhibir una pancarta con el lema “Gora Alka-ETA”. El juez Ismael Moreno consideró que eso era un delito de enaltecimiento del terrorismo y los enchironó a todo correr. Luego resultó que no era delito y la prensa –ejem– que se apuntó a la quema, ha tenido que pagar indemnización en fechas recientes.  De la responsabilidad de policías y jueces que elaboraron la causa, no hay noticia.

Parece que aquel asunto –junto a otros también sonados– fungió como un dron de reconocimiento sobre el sector cultural. El bombardeo vino después, con la alianza PPVX en comunidades y ayuntamientos para putodefender España del movimiento titiritero, sector “malos españoles”, disciplinándolo a golpe de decreto, ordenanza o retirada de apoyo institucional o subvención en un goteo de cancelaciones, el último el Festival Periferia (Huesca). También quisieron echarle la zarpa al cine (Gijón, Valladolid) y en los pueblos pequeños la cultura de la cancelación funciona en sentido literal: la retirada y prohibición de obras teatrales, películas y espectáculos es una constante.

Visto lo visto, sí que parece haber censura, sí. Pero no desde el lugar que señalan. Quizá ese dedo acusatorio sea en realidad conminatorio y desde algunos púlpitos nos estén amenazando. Cosa menor. La culpa será siempre de unos artistillas de tres al cuarto por precarios y marginales, por intelectuales progres o por culturetas elitistas: bien merecido lo tienen. Aunque siempre pueden redimirse. Para lograr el éxito solo tendrían que seguir unas simples recomendaciones: divertir al personal por encima de toda consideración y aunque eso no tenga ni pizca de chispa, sacar la cartera y fichar al payaso de moda para que haga gracietas, siempre rancias: burlarse de gordos, gangosos, negros, gitanos y gays. También es gracioso acosar mujeres y adular a espectros rencorosos siempre que suelten los denuestos idóneos. No olvidar jamás que para triunfar es necesario ofenderse por la más mínima crítica, transformarse de enclenque y medroso en matón mafioso para amenazar a los desafectos y putodefender con uñas y dientes la ambición personal. Los entendidos aseguran a quien siga estas máximas que no serán censurados, hablarán siempre de todo lo que quieran, alto, fuerte y bien pagado. 

¿Les parece gracioso? Quizá no. Quizá sientan algo parecido a una náusea o como si cientos de insectos les recorriesen el cuerpo. No importa, recuerden que solo habían venido a divertirse.

No se puede hablar de nada, se habrán enterado ya. Pero aquí estamos en CTXT, hablando con nuestros suscriptora/es y lectore/as de… nada.  La culpa es de la dictadura progresista presente, que incluso obliga a quien esto escribe a utilizar el malhadado femenino, cuando ya el masculino con su paternal abrazo nos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Pilar Ruiz

Periodista a veces y guionista el resto del tiempo. En una ocasión dirigió una película (Los nombres de Alicia, 2005) y cada tanto publica novelas. Su último libro es "La Virgen sin Cabeza" (Roca, 2003).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí