1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EDGAR PÉREZ / ABOGADO DE DERECHOS HUMANOS

“El ‘lawfare’ es algo estructural en Guatemala”

Guillermo Martínez Madrid , 9/12/2023

<p>El abogado guatemalteco Edgar Pérez en una imagen cedida. </p>

El abogado guatemalteco Edgar Pérez en una imagen cedida. 

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Edgar Pérez (Ciudad de Guatemala, 1969) lleva casi la mitad de su vida dedicada a la abogacía. En 2010 fundó el Bufete Jurídico de Derechos Humanos de Guatemala, desde donde desarrolla una intensa labor para esclarecer violaciones, torturas y ejecuciones extrajudiciales llevadas a cabo durante el último conflicto armado interno. Ahora visita España y atiende a CTXT para abordar la realidad del país centroamericano. Hablamos de cómo el lawfare opera contra aquellos partidos y candidatos que persiguen renovar un sistema agujereado por la corrupción, de los peligros a los que se enfrenta el presidente electo Bernardo Arévalo hasta su toma de posesión, y del miedo que persigue al propio Pérez, para quien dar esta entrevista ya supone un peligro para su vida.

No sé si sabrá que últimamente se ha hablado mucho sobre el lawfare en España. ¿Es algo que también se da en Guatemala?

Nosotros lo llamamos criminalización, directamente. Para mí, supone una manipulación del derecho penal al presentar causas superficiales, manipuladas y arbitrarias contra personas opositoras o que tienen una posición crítica con las políticas públicas del gobierno. Intentan neutralizarlos y limitar la lucha que llevan a cabo. Por ejemplo, en los últimos días hemos visto capturas realizadas contra catedráticos, universitarios y trabajadores de la Universidad San Carlos.

En los pasados comicios del país no se pudo presentar el partido Movimiento para la Liberación de los Pueblos, de corte indígena y que cosechaba muy buenos resultados, con Thelma Cabrera a la cabeza. ¿Hasta qué punto algo así es frecuente en Guatemala?

Podríamos afirmar que este lawfare es algo estructural. En esta ocasión, fueron varios los partidos que no pudieron ser elegidos por la ciudadanía ya desde la primera vuelta del 25 de junio, además del que mencionas. Es el caso de Roberto Arzú, al que acusaron judicialmente de hacer campaña anticipada, o Carlos Pineda, quien cosechó una gran popularidad y que por órdenes judiciales tampoco se pudo presentar. A ellos se suma Aldo Dávila, a quien también se dejó fuera bajo unos criterios muy cuestionables.

En cambio, Semilla, el partido liderado por Bernardo Arévalo, ganó la segunda vuelta de las elecciones que se celebraron el 20 de agosto. Arévalo es hijo de Juan José Arévalo Bermejo, presidente del Gobierno guatemalteco desde 1945 hasta 1951, considerado el primer presidente libre del país centroamericano. ¿Qué resistencias existen en Guatemala todavía para que Bernardo Arévalo llegue al poder, presumiblemente, el 14 de enero?

Yo no conozco todas las resistencias que existen, pero sí que sufre un ataque continuo y criminalización desde su elección el 25 de junio. Para abordar esta cuestión, hay que hacerlo desde una perspectiva histórica. Bernardo Arévalo es hijo de uno de los presidentes con mayor visión social que ha tenido Guatemala en toda su historia. Yo no quiero ponerle en un pedestal, pero reconocer todos los avances democráticos y de conquista de derechos que se dieron bajo su mandato es de justicia.

Bernardo Arévalo es hijo de uno de los presidentes con mayor visión social que ha tenido Guatemala en toda su historia

No solo se preocupó por el desarrollo económico de su país, sino también por el desarrollo humano de su población. Ese legado es muy fuerte, y ahora lo posee Bernardo Arévalo, quien ha sido capaz de crear expectativas de cambio entre la ciudadanía. Las resistencias comienzan cuando el nuevo Gobierno que quizá se forme tenga entre sus banderas la transparencia, ya que los anteriores han tenido un alto índice de corrupción. Si él llega a la presidencia, seguramente conoceremos muchas cosas que no conocemos ahora mismo. 

¿Por qué los tribunales no consiguieron ilegalizar el Movimiento Semilla, del presidente electo Arévalo ?

Los tribunales todavía lo siguen intentando. En las últimas semanas, de hecho, se ha agudizado esta judicialización de la política. Es importante saber que las ilegalidades que se le plantean a Semilla encuentran su razón de ser en su fundación. ¿Por qué hasta ahora Semilla [el Movimiento nació hace cinco años] ha podido participar en las elecciones, incluso sacar diputados? ¿Por qué esperan ahora para investigar a un partido político?

Otro aspecto crucial es que a Semilla se le está investigando bajo la ley especial contra el crimen organizado, que establece que se puede suspender temporalmente a cualquier empresa o licencia que se haya obtenido para cometer delitos, pero no a partidos políticos. Podría ser corrupto, pero en el futuro, y si llega al gobierno. 

A Semilla se le está investigando bajo la ley especial contra el crimen organizado

Seguramente, habrá grupos políticos que han cometido actos de corrupción y que temen que un presidente con un legado tan fuerte y con criterios más democráticos podría descubrir y hacer público todo este tipo de corruptelas que han ocurrido en los gobiernos de Guatemala en los últimos cuatro períodos de elecciones.

Como respuesta, miles de personas lideradas por organizaciones indígenas cerraron durante veinte días más de cien tramos de carreteras por todo el país. Además, continúan concentrándose frente a la Fiscalía General de Guatemala para exigir la renuncia de la fiscal general del caso. Les acusan de ejecutar un golpe de Estado. ¿Considera que están en lo cierto estas organizaciones?

Está establecido que todo lo relacionado con el proceso de las elecciones se regirá por una ley especial. Si un partido político no cumple los requisitos en su constitución, tendrá que resolver el Tribunal Superior Electoral. Aquí lo que ha pasado es que un juez ordinario ha aplicado una ley para la que no tiene competencias y ordena la suspensión de ese partido.

Lo que ha pasado es que un juez ordinario ha aplicado una ley para la que no tiene competencias y ordena la suspensión de ese partido

Por más de cuarenta días, la población mantiene su movilización frente a la Fiscalía General porque entienden que debe ser ella quien actúe. Lo que quieren es que renuncien los funcionarios que han manipulado el derecho penal para atacar a aquellos candidatos que no consideran adecuados. Eso es lo que ocurre, así que no me atrevería a responder a tu pregunta porque conlleva demasiada responsabilidad.

Recientemente, la misión de observación electoral de la Unión Europea en Guatemala publicó su informe sobre los comicios generales de 2023. En su presentación, el eurodiputado Jordi Cañas, jefe de misión, afirmó que en el país hay “un contexto marcado por una limitada separación de poderes, severas restricciones a las libertades de expresión y de prensa, un uso indebido de instituciones cooptadas políticamente con fines electorales y por continuos ataques al Estado de derecho”. ¿Considera a Guatemala una democracia?

En el papel pone que es una democracia, pero en la práctica esa democracia es muy débil. Tenemos una democracia constituida por ley, pero en su ejercicio hay muchas limitaciones. Está limitado el ejercicio de los derechos, y por supuesto la independencia de poderes. Se usan indebidamente a las instituciones para atacar a aquellos que simple y sencillamente tienen criterios disidentes sobre las políticas públicas. Hablar de democracia donde no puede haber disidencia es hablar de una democracia muy débil.

Usted se dedica a buscar justicia para las víctimas y familiares de víctimas de crímenes de genocidio, lesa humanidad y crímenes de guerra contra la población civil guatemalteca, cometidos durante el conflicto armado interno. Entre ellos está la quema de la Embajada española en Guatemala el 31 de enero de 1980. Murieron 37 personas. ¿En qué punto se encuentra este caso?

Este caso tuvo una sentencia en torno al 2014 que dio como resultado la condena del señor Pedro García Redondo, jefe de un escuadrón policial de investigación, lo que no dejaba de ser un aparato paralelo a los oficiales del Estado dedicado a actos vandálicos y ejecuciones extrajudiciales de aquellos que consideraban opositores. La justicia de Guatemala lo ha condenado a 80 años de prisión, pero esa misma justicia no resolvió nada en cuanto a la reparación que un caso como este debía dar.

Hemos presentado el caso ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos contra el Estado de Guatemala, y ya ha superado la fase de admisión. Ahora estamos a la espera de conseguir un informe de fondo para que el caso pase a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Uno de sus mayores logros es la condena que consiguió para cinco exmilitares responsables de la masacre de las Dos Erres por tortura, violación y muerte de más de 200 civiles y por crímenes contra la humanidad. En total, fueron 6.000 años de prisión. Asimismo, en 2009 logró la primera condena por desaparición forzada durante el conflicto armado interno, emitida por un tribunal nacional. ¿Considera que se ha dado un cambio de mentalidad en la justicia guatemalteca?

Considero que estos resultados se dieron en un momento de apertura democrática del sistema judicial de Guatemala. De 2009 a 2014, aproximadamente, tuvimos una senda de procesos judiciales ante los que el sistema respondió bajo criterios democráticos y tomando en consideración los estándares internacionales, la inmensa mayoría de ellos relacionados con el conflicto armado interno.

Pudimos saber que hubo agentes policiales que se resistieron a cumplir órdenes de sus superiores porque las consideraban ilegales

Aquello supuso un reforzamiento del estado de derecho. Aquella ventana de oportunidad que se abrió hoy parece que se cierra. Por otro lado, hay cierto cambio de mentalidad. Lo vimos en las últimas manifestaciones y disturbios que se han dado por el último proceso electoral. Hoy en día, como todo se publica en las redes sociales, pudimos saber que hubo agentes policiales que se resistieron a cumplir órdenes de sus superiores porque las consideraban ilegales.

Cuando vi aquello, que se daba cierta resistencia por los agentes de seguridad para confrontar de manera violenta con los manifestantes, sentí cierta satisfacción porque todo este trabajo de esclarecer las graves violaciones de derechos humanos durante el conflicto armado interno parecía dar como resultado la concienciación de los agentes.

Su labor de defensa de los derechos humanos le ha granjeado fuertes amenazas. De hecho, normalmente le acompañan las Brigadas de Paz Internacional. ¿Teme por su vida?

Digamos que defender los derechos humanos en un país como Guatemala siempre es un riesgo. Desafortunadamente, quienes lo hacemos nos convertimos directamente en opositores, cuando realmente deberíamos ser figuras elogiadas que buscan fortalecer el estado de derecho y aumentar la fortaleza jurídica.

Es difícil de contestar porque ni siquiera pienso en temer por mi vida. He sufrido algunas acciones no gratas en el desarrollo de mi trabajo, y continúan hoy en día. El temor no es tanto a que te maten físicamente, que también podría darse, pero hoy en día el miedo es que te puedan encarcelar. Muchas mujeres valientes que lucharon contra la corrupción del Estado están en prisión, otras tantas continúan litigando y las restantes en el exilio. Incluso decir lo que he dicho en esta entrevista puede suponer un peligro para mi vida.

¿Y a qué le tiene miedo?

A que la gente desconozca realmente sus garantías fundamentales, que realmente no valga la pena lo que muchas mujeres y hombres, entre los que estoy, hacemos. A eso le tengo miedo, a que el país caiga en una arbitrariedad total.

Edgar Pérez (Ciudad de Guatemala, 1969) lleva casi la mitad de su vida dedicada a la abogacía. En 2010 fundó el Bufete Jurídico de Derechos Humanos de Guatemala, desde donde desarrolla una intensa labor para esclarecer violaciones, torturas y ejecuciones extrajudiciales llevadas a cabo durante el último conflicto...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí