1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LECTURAS

El caso Scala (o la excusa anarcosindicalista)

La historia de la CNT en la transición está salpicada por mitos de notable envergadura que deben desterrarse para entender mejor el pasado

Héctor A. González Pérez 15/01/2024

<p>Manifestación en Barcelona por las detenciones derivadas del incendio en la sala Scala. / <strong>CNT</strong></p>

Manifestación en Barcelona por las detenciones derivadas del incendio en la sala Scala. / CNT

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Domingo, 15 de enero de 1978, Barcelona. Dentro de la campaña que la CNT mantiene contra los Pactos de La Moncloa, firmados el 25 de octubre de 1977 por las principales fuerzas políticas del país y respaldados por los sindicatos mayoritarios, la confederación convoca una manifestación a la que acuden aproximadamente unas 10.000 personas. Todas las valoraciones coinciden en señalar la convocatoria como un éxito de afluencia, pero también en términos cualitativos, ya que la movilización ha contado con la presencia de militantes y cuadros de CCOO. Parece que la CNT puede erigirse como polo de referencia para aquellos militantes obreros que desean ir un paso más allá en el rechazo social que los acuerdos generan en la clase trabajadora.

Dentro de la manifestación se encuentra un pequeño grupo de jóvenes que se integra en un piquete defensivo con varios cócteles molotov, preparados para ser usados como herramientas disuasorias ante eventuales cargas policiales. Finalizada la convocatoria sin altercados, dicho grupo opta por abandonar la zona y no participar en la improvisada marcha contra la cárcel Modelo para exigir la libertad de los presos. Junto a ellos se encuentra un hombre mayor, cercano a los 50 años, conocido en los bajos fondos como el Grillo. En el mundo libertario, en el que se mueve desde hace unos meses, se le conoce con el sobrenombre de el Viejo Anarquista, un supuesto militante de acción. Nada más lejos de la realidad. Se trata de Joaquín Gambín, confidente policial reclutado en la cárcel y que desde principios de 1977 se mueve en el entorno cenetista. Sus compañeros barceloneses, con los que lleva días conviviendo y militando, desconocen la realidad.

Al acercarse a la conocida sala de fiestas Scala, local de moda de la burguesía catalana y escenario de un programa de variedades de RTVE, Gambín exhorta y presiona a sus acompañantes para que lancen los cócteles molotov contra el establecimiento, al que define como un símbolo de la opresión del pueblo. Seis artefactos incendiarios son lanzados contra la puerta. Los jóvenes desaparecen rápidamente del lugar. Poco tiempo después salta la noticia: hacia las 13:15 horas del domingo la discoteca Scala ha sido pasto de las llamas a causa de un incendio que, además, se ha cobrado la vida de cuatro trabajadores (Ramón Egea, Bernabé Bravo, Diego Montoro y Juan Manuel López), de los cuales al menos dos de ellos son afiliados a la CNT. La policía inicia las investigaciones bajo la hipótesis de un atentado, que en un primer momento no parece muy claro si es obra de anarquistas, del FRAP o del PCE(i).

Al día siguiente, 16 de enero, se producen las primeras detenciones y comienzan los problemas para la CNT: seis jóvenes militantes anarquistas (María Pilar Álvarez, Xavier Cañadas, José Cuevas, Rosa López, Arturo Palma y María Valeiras) son detenidos, interrogados según las costumbres de la época y enviados a prisión. Otros tres (Carlos Egido, José Miguel Maluquer y Miguel Romero) son puestos en libertad. El día 19 serían detenidos y encarcelados dos anarquistas más (María Teresa Fabrés y Luis Muñoz). A ello hay que sumar la orden de busca y captura contra Joaquín Gambín, quien, sin embargo, no sería localizado por la justicia hasta mucho tiempo después.

Una vez desatada, la ofensiva policial no cesó en varios días

Una vez desatada, la ofensiva policial no cesó en varios días y 15 militantes más fueron detenidos mientras se sucedían los registros de domicilios particulares y sedes sindicales y anarquistas. La prensa se sumó a la campaña y, más allá de la profusa cobertura informativa, algunos titulares, como: “Fueron los anarquistas”, “Un comando anarquista, presunto autor del atentado contra Scala”, “Siete miembros de la CNT autores del atentando contra la Scala” o “Un comando anarquista autor del atentado”, emplearon el vocabulario habitual utilizado para referirse a organizaciones terroristas como ETA. Estas noticias atacaban directamente al anarquismo y sus organizaciones y estaban basadas en la nota de prensa emitida por la Policía el día 17, en la que se señalaba a la CNT como instigadora directa de los actos violentos.

El mismo día de las detenciones la CNT catalana se desmarcó del atentado, lo que desencadenó fuertes tensiones internas a raíz del debate sobre la necesidad y conveniencia de asumir a los detenidos o no. La confederación condenó el acto y manifestó “su condolencia por la muerte de cuatro compañeros, al mismo tiempo que manifiesta su indignación por el brutal atentado que acabó con sus vidas”. Desmintió a su vez la existencia de un brazo armado y realizó una defensa incondicional de los detenidos, denunciando el montaje y catalogándolo como una operación planificada contra el anarcosindicalismo.

Mientras los detenidos iniciaban un largo y complicado periplo por las cárceles españolas a la espera de un juicio que tardaría casi tres años en celebrarse, los servicios jurídicos y la militancia articularon la campaña de defensa. Una de sus líneas de trabajo desde las detenciones y hasta la celebración de la vista fue la denuncia del caso Scala como un montaje policial inducido por un infiltrado que formaba parte de una campaña más amplia, de una guerra sucia contra el anarquismo, tanto en su vertiente política como legal. Se apuntaba a Gambín como un agente provocador sobre ciertos cenetistas y se exigía su presencia en el juicio. La confederación mantenía que los servicios secretos habían orquestado un plan para incendiar la sala de fiestas y hacer cargar con la culpa a la CNT, única organización que se oponía al proceso de pacto social. Informes y testigos de los acontecimientos que respaldaban esta versión desaparecieron en extrañas circunstancias, lo que vino a suscribir la tesis del complot.

De nada sirvió la campaña de denuncia, las exigencias de libertad de los encausados, las innumerables y espectaculares acciones de solidaridad o las reuniones institucionales mantenidas. Tampoco la defensa jurídica, que ponía en entredicho toda la versión policial, logró los ansiados frutos. Con Joaquín Gambín en paradero desconocido para las autoridades, entre los días 1 y 3 de diciembre de 1980 se celebró la vista contra los acusados, de los cuales siete fueron condenados, seis de ellos a elevadas penas de prisión.

El montaje

Como cabía esperar, las denuncias sobre el montaje y las incongruencias sobre el origen del fuego y sus consecuencias, así como la petición de que Gambín declarase en el proceso, cayeron en saco roto. Sin embargo, una detención en Valencia en 1981, mientras portaba varias maletas con armas y explosivos, reabriría la causa y sometería a juicio al confidente. Durante el proceso, Gambín manifestó ser un infiltrado policial en los medios anarquistas, actividad que venía desarrollando desde su reclutamiento en prisión, a principios de 1977, y que se había traducido en diversas operaciones policiales, siempre relacionadas con la violencia. En lo relativo al caso Scala, reconocía haber animado a los jóvenes a realizar acciones violentas y haberlos delatado con posterioridad a la policía, al percatarse de los efectos de tal acción y ser conocedor de los autores materiales, pero negaba haber participado en el atentado, haber enseñado a los condenados a fabricar artefactos incendiarios y estar presente durante el lanzamiento de los cócteles. Sin embargo, tanto la fiscalía como el juez consideraron que sí había animado a los cenetistas a elaborar los cócteles molotov y que, más aún, les había enseñado cómo fabricarlos y los había transportado a la manifestación en su coche. La condena final fue de 7 años de prisión.

Gambín manifestó ser un infiltrado policial en los medios anarquistas

De esta manera quedaba acreditado judicialmente que, al menos, el atentado contra la sala Scala había estado inducido por un infiltrado policial que exhortó a los condenados a elaborar los artefactos incendiarios y utilizarlos contra algún inmueble, si bien ni el fiscal ni el juez tuvieron intención de llevar el caso más allá, buscando a las personas que habían reclutado y dado órdenes al Grillo e investigando cómo y por qué este se dedicaba a ofrecer armas y explosivos de manera sistemática en el entorno libertario.

El mito

El caso Scala coincidió en el tiempo con el inicio de una importante crisis interna en la CNT y con el reflujo de las expectativas de cambio en las luchas sociales. Entre mediados de 1977 y diciembre de 1980 las propuestas asamblearias del movimiento obrero fueron derrotas organizativa, laboral, política y legalmente. Las movilizaciones se tornaron defensivas y, en lugar de exigir derechos laborales y políticos, empezaron a pelear por el mero mantenimiento del empleo. La confederación, por su parte, sufrió una paulatina parálisis interna a causa de una fuerte crisis que desembocó en una escisión. Tanto el anarcosindicalismo como el anarquismo perdieron durante ese periodo el “discreto encanto” con el que habían contado el quinquenio previo. La necesidad de dotar de un relato explicativo a esta frustrante e inapelable derrota estuvo en el origen del “mito del Scala”.

“Sobre el terrorismo, hemos tenido en Barcelona cuatro sucesos, dos de ellos muy relacionados: el asesinato de don José María Bultó y el de don Joaquín Viola; y otros hechos también terroristas con origen muy distinto: uno, el del ‘Papus’, en el que parece que estaban implicadas personas pertenecientes a grupos ultra; y el del ‘Scala’, en el que están los movimientos libertarios. Yo diría que de todos ellos a mí el que más me preocupa en este orden de cosas es este último; porque realmente ahí hay un cierto origen de los movimientos libertarios que circulan en Barcelona desde siempre. Es una amenaza que puede ser importante para la convivencia pacífica en Barcelona […] Y me preocupa especialmente esa acción de los grupos anarquistas porque siempre ha sido una acción desestabilizadora de la convivencia pacífica en Barcelona”.

Estas declaraciones del ministro de la Gobernación, Rodolfo Martín Villa, efectuadas en Televisión Española el 31 de enero de 1978, se erigen como el epicentro de la argumentación cenetista a la hora de buscar un sentido a la derrota y descomposición anarcosindicalista. Con ellas se encontraba además un hilo del que tirar para encontrar a los responsables del montaje. Sería el propio ministro, que como ya hemos visto en el imaginario libertario es el responsable último de todos y cada uno de los problemas del anarcosindicalismo español, quien estaría detrás de la organización del atentado y sería así porque a este le preocupaba más el auge del movimiento libertario en Cataluña que cualquier otro problema de orden público.

El eco de estas palabras corrió como la pólvora, pero su difusión no fue literal, sino la siguiente: “El propio ministro del Interior, Rodolfo Martín Villa […] se une personalmente al coro de la campaña, declarando que el verdadero peligro para la transición no es la ETA, sino el Movimiento Libertario”. Esta modificación de las palabras del ministro, realizada a finales de los años ochenta, es la que dio carta de naturaleza al mito del caso Scala, según el cual el Estado habría organizado un gran montaje contra el anarquismo para frenar su pujanza, ya que la CNT y el movimiento libertario habían demostrado ser más peligrosos para el nuevo régimen que cualquier otro actor político, incluida la propia ETA, tal y como había llegado a declarar, ni más ni menos, que el propio ministro de la Gobernación. Para finalizar, el mito concluye con que el montaje fue un rotundo éxito y que, tras el atentado, la CNT perdió gran parte de su afiliación debido a la asociación del anarquismo con actividades terroristas. Este hecho habría acabado traduciéndose en el aislamiento social de sus organizaciones. Es literalmente imposible acercarse al caso Scala –incluso a la CNT en la transición– sin que aparezcan en escena las declaraciones de Martín Villa, el movimiento libertario y ETA.

La historiografía cae en el mito

Los historiadores, tanto académicos como militantes, han tendido a dar por bueno el caso Scala como un factor de primer orden para explicar el declive de la CNT, y no tanto por ser el casus belli que desatase una serie de enfrentamientos internos en Cataluña, sino por considerar válidas, de manera un tanto acrítica, las valoraciones que las fuentes secundarias realizaron sobre el Scala y sus consecuencias. La inmensa mayoría de investigadores ha optado por considerar el caso Scala como un elemento que contribuyó decididamente a proyectar una imagen negativa de la CNT hacia la sociedad y que provocó su descrédito ya desde los primeros momentos, algo que irremediablemente afectó a sus cifras de afiliación y a su proyección como sindicato.

El caso Scala es un episodio tangencial en la historia de la CNT de la transición

Aceptar la hipótesis del caso Scala como un elemento que desestabilizó y provocó la contracción del anarcosindicalismo entra en contradicción con los estudios locales y regionales que algunos historiadores han llevado a cabo. Hasta ahora solo Antonio Rivera ha representado una excepción a la norma, al considerar que, por un lado, la estrategia y dinámica represiva contra la CNT fue similar a la ejercida contra otras organizaciones de la izquierda radical y, por otro, al mantener que la CNT se vio constantemente asociada a este tipo de noticias relacionadas con actividades ilegales y terroristas, tanto antes como después del atentado, merced a su propia dinámica interna.

El caso Scala es un episodio tangencial en la historia de la CNT de la transición y como tal fue vivido por la organización. A pesar de que se ha repetido hasta la saciedad que la CNT sufrió una debacle organizativa tras este suceso, la realidad contradice dicha afirmación y nos remite a dinámicas mucho más generales, en las que la confederación sale incluso mejor parada que otras organizaciones.

El mejor ejemplo a este respecto lo ofrece la obra colectiva CNT: ser o no ser. La crisis de 1976-1979. Este texto publicado en 1979 analizaba y diseccionaba, con una asombrosa clarividencia, las causas de la crisis interna y social que la CNT estaba padeciendo desde su reconstrucción y hasta unos meses antes del V Congreso. En los nueve capítulos del libro, escritos por militantes de diferentes sensibilidades confederales, apenas sí se encuentran dos referencias sobre el caso Scala y estas distan mucho de lo que se ha dicho de este suceso con posterioridad.

La historia de la CNT en la transición está salpicada por mitos de notable envergadura que deben desterrarse para entender mejor el pasado. Sacar de la ecuación argumentaciones construidas ad hoc durante un proceso de enfrentamiento interno y que tenían por fin legitimar y deslegitimar a unos y a otros es una condición imprescindible no ya para que avance la historia, sino para que lo hagan las organizaciones, las ideologías y las sociedades. Comprender el pasado tal y como fue ayuda a comprender el presente en los mismos términos, aunque sea en una parcela tan pequeña como es la del anarcosindicalismo.

-----------

Extracto del libro El Caso Scala y otras leyendas del anarcosindicalismo durante la transición (Catarata, 2023).

Domingo, 15 de enero de 1978, Barcelona. Dentro de la campaña que la CNT mantiene contra los Pactos de La Moncloa, firmados el 25 de octubre de 1977 por las principales fuerzas políticas del país y respaldados por los sindicatos mayoritarios, la confederación convoca una manifestación a la que acuden...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Héctor A. González Pérez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí