1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

SOÑAR LO OSCURO (2)

Gaia

Mediante un dispositivo innovador y participativo, Bruno Latour se propuso indagar en cada uno de estos específicos “regímenes de verdad” con el propósito de esbozar una nueva racionalidad ecológica

Alba E. Nivas 3/02/2024

<p><em>Madre Tierra con Aire y Agua. </em>Relieve del Ara Pacis, Roma<em>. / </em><strong>Institute for the Study of the Ancient World</strong></p>

Madre Tierra con Aire y Agua. Relieve del Ara Pacis, Roma. / Institute for the Study of the Ancient World

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Ayer, mientras esperaba al bus 96 en una acera del Marais, me fijé en unos carteles pegados en el escaparate de una boutique vacía. Eran fotografías de algunos de los rehenes de Hamás. Aparecían con sus nombres y apellidos, la edad y el lugar exacto del secuestro, la mayoría sonrientes posando al aire libre, en playas o balcones, en algunos casos acompañados de familiares, también secuestrados el mismo día, o no.

Caía la tarde, el gris iba adquiriendo esa peculiar densidad granulosa de finales de diciembre que hace temer una oscuridad irreversible, cuando de pronto pasó un automóvil extrañamente decorado que al principio confundí con un taxi. Un rótulo luminoso rezaba “Joyeux Hannouka”, en caracteres hebreos y latinos. Ese día la comunidad judía de París iniciaba la celebración de la Jánuca, la fiesta de las luces, en conmemoración de la victoria de Judas Macabeo contra el imperio griego de Antioco IV en el siglo II a C. a partir de la cual se restauró el culto en el Templo de Jerusalén. A lo largo de ocho días se van encendiendo las velas de cada brazo del candelabro. Además de los rezos, se comen buñuelos y los niños juegan con unas peonzas cuadradas de extraña simbología.

Desde que me mudé a París, los ritos y las costumbres de los judíos me intrigan. Siempre los observo con mucha atención, descaradamente, cosa que no parece molestarles; es más, no se dan ni cuenta, al menos los judíos ortodoxos que pululan por estas calles. Son silenciosos y discretos; dan la impresión de estar sumidos en la estricta observación de sus preceptos y costumbres, como si vivieran encapsulados en otro lugar del tiempo.

Ayer trataba de imaginar cómo vivirían este año el rito. Al alumbrar la primera vela, ¿pensarían en los rehenes de Hamás? ¿Serán sionistas ? ¿Sabrán el número de muertos gazatíes? Me intrigaban particularmente las mujeres, las imaginaba repartiendo sufganiot y monedas de chocolate entre la prole; me preguntaba cuál sería su parecer, si se compadecerían de los niños palestinos muertos entre los cascotes.

Con tantos hijos a cuestas seguramente no les quede mucho tiempo para informarse ni espacio mental suficiente para saber lo que sienten. Sus vidas domésticas deben de ser frenéticas: compras, lavadoras, limpieza, intendencia, cocina, trayectos a la escuela, visitas al médico, celebraciones en la sinagoga, sesiones de costura y repostería yiddish, peleas entre los niños, alboroto permanente. Algunas llevan la peluca torcida, se la deben poner deprisa y a regañadientes, seguramente con íntima sorna, esas falsas cabelleras onduladas y brillantes son todo menos discretas. En lo tocante al pudor preceptivo, el velo de las musulmanas, con todas sus variantes, resulta más efectivo, no les asoma ni un solo pelo. Las más jóvenes lo compensan con maquillajes atrevidos. Las casadas por lo general no se pintan. De hijos también van bien servidas.

Unas y otras caminan parsimoniosas por los márgenes del ritmo oficial, avanzando como pueden en un espacio denso y ambiguo, repleto de ternura, cansancio y resignación. En comparación con la sobreactuación de muchas madres asalariadas, atienden a los niños con diligencia pero sin miramientos. Condenadas a ser un surtidor de energía familiar permanente, son pacientes por obligación.

Decididamente, a las mujeres las religiones monoteístas ne nous aiment pas. Las cristianas, –protestantes o católicas– tampoco salen muy bien paradas. El compendio de citas misóginas de la Biblia es tan delirante que provoca una hilaridad glacial. Dicho lo cual, habida cuenta del estado de la cuestión teológica, tampoco es mala señal. Entre ovejas descarriadas y matones rematando los cadáveres barbudos del Todopoderoso, con el cielo repleto de drones zumbones y el sheriff capitalista a las puertas del salón armado hasta los dientes de fusiles de última generación, lo más sensato es refugiarse en la habitación de atrás con las bailarinas de can-can. A nadie le extrañaría si Dios decidiera esfumarse de la escena y seguir el western de camuflaje en la energía oscura.

Todo parece indicar que estamos en manos de Gaia. Recordemos. Según la Teogonía de Hesiodo, Gaia no era una diosa sino una fuerza anterior a los dioses, la gran potencia de los inicios1. Prolífica, peligrosa, avezada, Gaia emerge entre grandes efusiones de sangre, vapor y terror en compañía de Caos y de Eros. Sus atributos son múltiples, contradictorios y confusos. Tiene mil nombres, y no parece ser una figura de armonía, ni precisamente piadosa, a juzgar por la horrible estrategia que utiliza para deshacerse del peso de su marido Uranos, el Cielo. Potencia ctónica, ambigua, de piel oscura y sombría, incita a su hijo Cronos a cortar los genitales de Uranos con una serpiente de acero de afilados dientes. Y no sólo eso, provoca a su inmensa progenie de dioses y monstruos a asesinarse los unos a los otros, a la vez que ejerce, extrañamente, de buena consejera. Posee además dones proféticos, pues aprecia el presente en función del futuro que la habita y se quejará de la creciente impiedad de los humanos y el peso que su proliferación ejerce sobre su “gran pecho”.

Gaia emerge entre grandes efusiones de sangre, vapor y terror

En su magistral libro sobre el nuevo régimen climático, Bruno Latour cuenta como el científico James Lovelock, poco versado en mitología, decidió bautizar su teoría con el nombre de Gaia siguiendo el consejo del escritor William Holding, que por entonces era vecino suyo en un pequeño pueblo inglés. La elección de la metáfora debió de pesarle, pues la hipótesis fue objeto de numerosas controversias; corrieron ríos de tinta contra las “divagaciones pseudo-científicas” del estrafalario investigador autodidacta. Según Latour, el origen de tantas objeciones no es otro que la vieja dicotomía de cultura/naturaleza heredada de la modernidad; la sitúa, más precisamente, en los descubrimientos de Galileo. Por razones prácticas, éste centró sus observaciones en el movimiento de los cuerpos y dejó aparte sus comportamientos. Lo que para Galileo fue un simple atajo práctico, terminaría transformándose en un fundamento metafísico en manos de Locke, Descartes y sus sucesores. En lucha constante contra la abstracción y la simplificación, Latour reformula el concepto moderno de Naturaleza y cuestiona la pretensión de universalidad de la ciencia para resituar su veracidad en su específico “modo de existencia”.

Según la teoría de Lovelock, hoy ampliamente aceptada por la comunidad científica, la particularidad de la Tierra es que, a diferencia de otros planetas, su atmósfera contiene oxígeno gracias a la acción de las bacterias y la fotosíntesis de las plantas. Del mismo modo, si el agua de la Tierra no se ha hundido en el suelo hace mucho tiempo es porque el plancton, las bacterias y las plantas la hacen emerger constantemente. Los seres vivos, así pues, no sólo habitan la Tierra, sino que la transforman conjuntamente para hacerla más apta para la vida. No se adaptan al ambiente, lo “crean”. Científicamente, Gaia quedaría definida como una “entidad compleja que implica a la biosfera, atmósfera, océanos y tierra; constituyendo en su totalidad un sistema cibernético o retroalimentado que busca un entorno físico y químico óptimo para la vida en el planeta. La conservación de condiciones relativamente constantes mediante un control activo podría describirse satisfactoriamente con el término homeostasis”.

El concepto de Gaia permite a Lovelock llamar nuestra atención sobre la particularidad de nuestro planeta: a través de todos los seres vivos que lo componen, él mismo se ha vuelto vivo; es reactivo, sensible y “extremadamente cosquilloso” a las acciones humanas. Latour se sirve de él para cuestionar no sólo la noción de Naturaleza sino el propio imaginario del globo terrestre. A partir de Galileo, el pensamiento humano se creyó transportado en una esfera global en el espacio sideral. Lovelock nos hace aterrizar del universo infinito a la atmósfera local de la delgada capa de la corteza terrestre en la que somos prisioneros, también llamada zona metamórfica o zona crítica. A diferencia de las leyes naturales, que, como los dioses monoteístas, están en todas partes y en ninguna, Gaia no es inmaterial, ni única; está formada por todos los seres que la habitan. Es una yuxtaposición de “potencias activas”, de bucles en constante interacción. Con su filosofía empírica, pragmática y encarnada, Latour defiende el pluralismo de todos los entes y modos de existencia. Aterrizar en Gaia implica conocer el lugar en el que vivimos y las conexiones y dinámicas a la que estamos vinculados. Reaprender a ser “terrestres” implica una fusión lenta y progresiva de virtudes cognitivas, emocionales y estéticas para devenir conscientes de estos bucles y de las exigencias de la condición atmosférica.

 Latour defiende el pluralismo de todos los entes y modos de existencia

Son los días más fríos del año. Camino deprisa, observando el tenue vapor blanco de la respiración en la oscuridad de las calles. Suspendida en lo alto de sus breves espirales, la luz amarilla que desprenden las farolas apenas permite adivinar los contornos de los edificios. Al ser domingo por la noche, muchos escaparates están apagados. De cuando en cuando, la vista se desliza a los interiores de los cafés y restaurantes. Apenas entreveo los jarrones con bouquets y la esmerada decoración de las mesas. Avanzo a buen paso para mantener el calor mientras escucho la voz de Bruno Latour en conversación con Adèle Van Reeth en un podcast con la última entrevista que concedió a France Culture antes de morir. Está resfriado, tose, por momentos el timbre de su voz disminuye hasta hacerse apenas audible, pero en seguida retoma las frases y los argumentos, perfectamente formulados, expresados de un modo tan sereno como convincente. Antropología, sociología, filosofía, ciencia, arte, parece dominar todos los campos; ilustra sus ideas con metáforas sencillas y experiencias concretas. No divaga ni se recrea en la ampulosidad de las frases como tantos otros charlatanes intelectuales que se prodigan en las ondas. “En la actualidad, la ecología es como una espina en la garganta de los políticos, sienten que está ahí pero no saben cómo quitársela, y además saben que no pueden hacerlo”, dice.

La irrupción de Gaia exige una nueva organización mental

No es fácil pensar esta época de crisis multidimensional. La irrupción de Gaia exige una nueva organización mental, otra manera de relacionarse entre los seres humanos y no humanos, una nueva filosofía política, instituciones diferentes. Bruno Latour lo comprendió tempranamente y tuvo el coraje de embarcarse en un estudio antropológico de la modernidad. A lo largo de veintiséis años se dedicó a hacer un inventario de los distintos modos de existencia que conforman la vida social: ciencia, derecho, política, técnica, economía, arte, etc2. Mediante un dispositivo innovador y participativo, se propuso indagar en cada uno de estos específicos “regímenes de verdad” con el propósito de esbozar una nueva racionalidad ecológica. Trabajó incansablemente dentro y fuera del ámbito académico, desdibujando las fronteras entre ciencia, política y arte. Tras la crisis de los chalecos amarillos y la pandemia ideó un proyecto colectivo y multidisciplinar en varias localidades que, utilizando técnicas teatrales y corporales, animaba a los participantes a (re)definir sus vínculos con el territorio y la comunidad.

Es noche cerrada. Han empezado a caer unos tímidos copos de nieve. Ofrezco el rostro al aire y dejo que resbalen por la nariz y las mejillas. Hace varios años que no nevaba en París, siento una excitante mezcla de alivio y alegría. Oír a Bruno Latour me devuelve la confianza. La oscuridad es real pero no irreversible. La inteligencia está viva.

----- 

1. Las consideraciones sobre el mito de Gaia y la teoría científica de James Lovelock proceden del libro de Bruno Latour Face à Gaïa, huit conférences sur le nouveau régime climatique, París, éditions La Découverte, 2015.

2. Bruno Latour, Enquête sur les modes d'existence. Une antropologie des Modernes, París, éditions La Découverte, 2012.

Ayer, mientras esperaba al bus 96 en una acera del Marais, me fijé en unos carteles pegados en el escaparate de una boutique vacía. Eran fotografías de algunos de los rehenes de Hamás. Aparecían con sus nombres y apellidos, la edad y el lugar exacto del secuestro, la mayoría sonrientes posando...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Alba E. Nivas

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí