1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Filosofía

Satélites del CCRU

La explosión del planeta CCRU se siente en pequeños satélites dos décadas más tarde. ¿En qué dirección funcionan sus políticas?

Albert Gómez 7/02/2024

<p>Fotograma del videojuego <em>The Red Strings Club. / </em><strong>Devolver Digital</strong></p>

Fotograma del videojuego The Red Strings Club. / Devolver Digital

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Da igual cómo te cuenten esta historia porque “el CCRU no existe, nunca ha existido y nunca existirá”. ¿Qué pensarías si un profesor de Filosofía te dijera que vivimos en una guerra del tiempo lemuriana? ¿Qué departamento de Filosofía habla de geotrauma e inventa profesores expertos en el tema como el doctor Barker? En un principio son detalles que harían saltar las alarmas de cualquier estudiante, que pensaría que a aquel departamento universitario le ha sucedido algo peor que una posesión espiritual de los alumnos de Gustavo Bueno. 

Sin embargo, ¿qué pasaría si te dijera que ese mismo departamento alucinógeno alumbró el aceleracionismo de Nick Land y el ciberfeminismo de Sadie Plant? ¿Si trajera a la palestra las pruebas de que predijeron las dinámicas de desterritorialización del siglo XXI mejor que cualquier otro departamento académico “formal”? Supongo que entonces alguien podría enseñarte los discípulos del CCRU entre las alcantarillas de Twitter comportándose como sectarios o racistas. 

Así que, a falta de una respuesta uniforme, este artículo será un episódico descenso dantesco a los infiernos del CCRU. Para hacer esta pieza charlamos con Ramiro Sanchiz, traductor de algunos de los textos de Nick Land, y con Federico Fernández Giordano, el editor de Holobionte.

Primer nivel: datacumbas

La Unidad de Investigación de Cultura Cibernética (el CCRU de aquí en adelante, por sus siglas en inglés) fue un colectivo interdisciplinario fundado en 1995 en el Departamento de Filosofía de la Universidad de Warwick, encabezado por Sadie Plant y posteriormente por Nick Land. Simon Reynols nos da un poco de contexto: “Warwick también cuenta con un Departamento de Filosofía muy moderno. Es la mayor escuela de posgrado en filosofía de Gran Bretaña fuera de Oxford, con unos ciento veinte estudiantes de posgrado y máster, y un número similar de estudiantes universitarios. La mayoría se sienten atraídos por la reputación del departamento como centro líder del país en Filosofía Continental. Eventos como el seminario Deleuze-Guattari and Matter de octubre de 1997 y Going Australian, una conferencia de febrero de 1988 dedicada a la nueva escuela de filosofía feminista australiana, indican el tipo de trabajo que se lleva a cabo en Warwick. Es a este vanguardista Departamento de Filosofía al que el CCRU estaba vinculado de un modo fatalmente ambiguo”.

Durante su tiempo de vida, el colectivo acogió y vio pasar a autores tan reconocidos actualmente como Mark Fisher, Iain Hamilton Grant, Ray Brassier, Anna Greenspan o Luciana Parisi, además de colaborar con artistas como Orphan Drift, Kode9, los hermanos Chapman o Kodwo Eshun e influenciar a Reza Negarestani. En 2015, una compilación de sus escritos fue publicada por primera vez bajo el título CCRU: Writings 1997-2003. Este material puede encontrarse gratuitamente por internet, aunque también ha sido editado por Urbanomic Press, que tiene material tan vanguardista como el cómic filosófico de teoría-ficción Chronosis de Negarestani o, recientemente, Cute Accelerationism, de Amy Ireland con Maya B. Kronic. 

Sanchiz añade un poco de contexto sobre estas confluencias: “El interés de Nick Land y Sadie Plant, en conjunto con los otros fundadores del CCRU por crear modelos cibernéticos de la cultura –es decir, aquellos que puedan pensarse en términos de sistemas complejos retroalimentados y que, por tanto, no apelan a un sujeto agente trascendente al sistema sino, en todo caso, a la producción inmanente de sujetos dentro del sistema–, tenía como condiciones de posibilidad la cibernética de primer y segundo orden, el ciberpunk y la obra de Deleuze y Guattari. Es posible rastrear en la obra de Land, por ejemplo, el desarrollo de su interés por la cultura cibernética, y va dándose en etapas: tras su primer momento nietzscheano-batailleano y su lectura del pensamiento kantiano, el descubrimiento de Deleuze y Guattari lo pone en la dirección de la cibernética; después, la lectura del ciberpunk (y también de William Burroughs) le ofrece un vocabulario y un ímpetu hacia la teoría-ficción: una filosofía performática y esencialmente poética, tan centrada en el significante como en los significados; los ingredientes básicos, es decir, del CCRU”.

La hiperstición es la habilidad que tienen conceptos y tramas de ficción de encarnarse en la realidad material en la que operan los humanos

Segundo nivel: hiperstición

Son muchos los conceptos del CCRU, como la guerra del tiempo lemuriana, el numograma, la occultura o las rave studies. Por eso voy a centrarme en un concepto que los atraviesa a todos, que es la hiperstición, que se define como profecías autocumplidas, o dichos de otro modo, la habilidad que tienen conceptos y tramas de ficción de encarnarse en la realidad material en la que operan los humanos. Un ejemplo, estudiado de forma pionera por el autor español Francisco Jota-Pérez, es el llamado slenderman, el creepypasta que primero apareció en internet y con el que posteriormente empezaron a operar e imaginar los chavales reales; hay varias películas de ficción y documentales sobre el mencionado slenderman, incluso videojuegos, es ya un tropo del horror del siglo XXI.

El concepto de hiperstición es lo que permite a Nick Land, pero también a todos los autores mencionados antes como Mark Fisher, insertar conceptos “ficticios” en su material filosófico, con la esperanza de que esos conceptos se “autointensifiquen” y se conviertan operativos, como el ficticio doctor Barker experto en geotrauma. Todos esos libros y escritos forman un nuevo género ensayístico denominado teoría-ficción, si es que puede decirse eso de que se forma un género literario.

Tercer nivel: política

¿Cómo explicar que similares conceptos sirvan a teóricos de izquierdas para desarrollar políticas sobre la nostalgia cultural del capitalismo del presente y que también amparen al creador trumpista de memes? Federico Fernández Giordano se muestra positivo conmigo afirmando que el CCRU abarca “desde el comunismo ácido de Mark Fisher hasta la pospolítica que habla de derechos para los cíborgs pues… ¿qué otra cosa son los “’proletarios del mundo’, sino puros ‘replicantes’?”. Cierto, cierto, pero ¿qué sucede con la política antihumanista del aceleracionsimo?

¿Cómo explicar que similares conceptos sirvan para desarrollar políticas sobre la nostalgia del capitalismo y que también amparen al creador trumpista de memes?

Ramiro Sanchiz sale al rescate de este pobre periodista: “Por la definición misma de su proyecto –es decir, explicar los hechos de la cultura, incluyendo lo que llamamos la política y lo político, sin apelar a sujetos trascendentes a los sistemas–, el CCRU descubre un territorio pospolítico. Sus postulados, sin embargo, una vez enunciados y arrojados al foro y a la vida pública son pasibles de una politización o ideologización (o, mejor dicho, ambas son inevitables). La izquierda ha servido de canal para la replicación del meme politizante, por el cual todo aquello que no es ‘izquierda’ es inevitablemente ‘derecha’; pero, dado que el CCRU descree del ‘hombre’ como sujeto de la historia –por lo ya dicho acerca de los sujetos trascendentes a los sistemas–, su postura ante la política no es del todo compatible con la militancia humanista tan arraigada en las izquierdas marxistas y posmarxistas; por lo tanto, el proyecto del CCRU puede ser tergiversado por ciertas izquierdas –a las que yo calificaría de reaccionarias – como ‘derecha’ o, incluso, como ideas que le ‘hacen el juego a la derecha’, pero salvo una ideologización o politización deliberada –como la que viene haciendo con sus propias ideas Land en los últimos años, pasando antilandianamente de la cartografía de la alt-right a la militancia–, esto es un error importante, ya que lo político, y por tanto la política, de acuerdo con las formulaciones más básicas del CCRU, es una configuración emergente de los sistemas de producción y replicación que llamamos ‘cultura’ (y ‘economía’). El modelo, es decir, es por definición y programáticamente pos-político (en tanto metapolítica posthumanista), por más que, como dije más arriba, en su vida pública sea o termine por ser politizado inevitablemente. Es la misma distinción entre aceleracionismo –la crítica posthumanista al capitalismo– y política aceleracionista –es decir, una política influida por las conclusiones del aceleracionismo–. De ahí el error de decir, por ejemplo, que los aceleracionistas son de derechas: si son aceleracionistas ‘absolutos’ o landianos (y me refiero al Land de los años noventa), no lo son; solo pueden serlo si incurren en una política aceleracionista, que a su vez puede ser de izquierdas (si procura la emergencia de alguna forma de intervención sobre los sistemas de producción para evitar la desigualdad y el sufrimiento de las clases trabajadoras) o de derechas (si procura el statu quo, la desigualdad y el enriquecimiento de los ya ricos)”.

Cuarto nivel: speed

A inicios de los 2000 y hasta 2003, progresivamente fueron la academia y los profesores desligándose del CCRU por el comportamiento “sectario” de algunos de sus seguidores y por el abuso de anfetaminas de Nick Land. Filosofía a martillazos, sí, pero ¿filosofía a base de rayas o pastillas de speed

¿Qué sabemos sobre el tema? Sabemos que la anfetamina es una droga barata, o “para pobres”, que tenía usos militares en la Segunda Guerra Mundial hasta los conflictos bélicos del presente. También se ha usado durante décadas para estudiar o conducir camiones. ¿Qué sucede cuando empleas una droga “táctica” para filosofar? Bueno, supongo que tienes distintas respuestas: la de Sánchez Ferlosio y su gramática, la de Escohotado y todos sus seguidores, o la de instituciones como Energy Control… Que cada uno saque sus conclusiones, aunque creo que todos estaremos de acuerdo en que una química alterada genera textos alterados. También tienes la respuesta de Philip K. Dick, aunque claro, recientemente se han publicado sus memorias (La exégesis, Minotauro) demostrando que perdió todo resquicio de cordura. Nick Land generó textos muy influyentes, pero también perdió contacto con la realidad “bajo el influjo del dios no-muerto” de la anfetamina. También es una droga que genera irritabilidad o mal humor como recuerda Ferlosio en La forja de un plumífero, comentando que le molestaban tanto el tono de las llamadas que arrancó el teléfono de la pared. 

¿Qué sucede cuando empleas una droga “táctica” para filosofar?

Quinto nivel: satélites

Dos décadas más tarde (inserte cada uno aquí su análisis colonial), después de la catástrofe y disolución, en España el material del CCRU y de la teoría-ficción está repartido entre los argentinos Caja Negra, los segovianos Materia Oscura y la barcelonesa Holobionte Ediciones. Caja Negra ha publicado Constructos flatline:materialismo gótico y teoría-ficción cibernética y el resto de obra de Mark Fisher, precisamente en el mismo catálogo en el que aparece La Bíblica Psiquika del Templo de la Juventud Psquíka, una organización que busca copiar comportamientos sectarios como los de la fase final del CCRU, jugando todos con los conceptos de sigilización de Austin Osman Spare y Aleister Crowley (y también una organización que experimenta con la música, si el Templo de la Juventud Psíquika juega con Throbbing Gristel y Current 93, los discípulos de Land juegan con el jungle).

Materia Oscura ha publicado los Escritos 1997-2003 y Hiperstición, que es el corpus principal. Son los editores de dos fases muy distintas de Nick Land, el de los inicios en Sed de aniquilación y el tardío en La ilustración oscura. Toda la fase central del filósofo aceleracionista, la de Fanged Noumena, que eran artículos de blog a los que dio forma de libro, ha sido publicada por Holobionte Ediciones, que también ha publicado a Sadie Plant. En ese catálogo encontramos muchos ejemplos de la mencionada teoría-ficción: Filosofía-ficciónde Amy Ireland, Un cadáver balbuceante de Grafton Tanner, Matrix Acelerada de Ramiro Sanchiz, etc. En el presente, a finales de enero de 2024, publican Cultura cibernética y otros escritos del CCRU (1995-2019) en la que aparece material que no había visto la luz en español en todas las publicaciones anteriores –con traducciones de los dos entrevistados y Agustín Conde de Boeck–.

Sobre la selección nos cuenta Federico Fernández Giordano que “se trataba de recoger textos del CCRU (o de sus integrantes en solitario) que no hubieran sido previamente traducidos. Eso estaba muy claro desde el principio: los mitos del CCRU ya fueron traducidos y publicados en español, así que, ¿por qué no reunir los materiales más ‘teóricos’ del grupo en un nuevo libro? La revista Abstract Culture del CCRU y el apoyo de Maya B. Kronic (Robin Mackay) fueron de gran ayuda en este sentido. Pero, ante todo, el criterio básico era que no podíamos quedarnos en lo que ya se sabe o lo que ya se ha dicho sobre el CCRU; me interesaba remarcar la importancia de la época ‘post-CCRU’, y eso es lo que se encuentra sobre todo en la tercera parte del libro, donde puede leerse desde un fragmento de la tesis doctoral de Anna Greenspan hasta un artículo reciente de Luciana Parisi sobre inteligencias no-humanas... Lo interesante es que todas esas ideas tan locas y alucinantes, que ya se encontraban en los textos seminales del CCRU, han sido desarrolladas seriamente –es decir con un método riguroso y técnico– por la propia automatización del pensamiento en nuestros días”.

Se trata de una filosofía “fresca” que ha superado todos los límites de la deconstrucción universitaria hacia nuevos límites

Sexto nivel: infección

He hablado antes del comportamiento sectario de los seguidores del CCRU. Eso puedo explicarlo desde la experiencia personal, y es que toda esa filosofía, ese juego con el horror a través de la hiperstición cibergótica, resulta embriagadora, como descubrir a H.P. Lovecraft en tu adolescencia, es prácticamente “un subidón”. Se trata de una filosofía “fresca” que ha superado todos los límites de la deconstrucción universitaria hacia nuevos límites. A mí me impactó tanto que pausé mi producción artística para jugar al juego hipersticioso e inventarme al autor Iain McWarburg, cuya prosa consiste en la novelización de conceptos del CCRU, con el que logré publicar dos novelas (El advenimiento del V Reich Anal y Araknokampf) y un ensayo de teoría-ficción a partir de Clive Barker denominado Decadencia queer. También participé en antologías como La 4chan generation y Cromosoma splatter. Ahora considero el proyecto terminado, pero ha sido como un largo parpadeo en forma de relación tóxica, en la que he tenido recaídas como editor de teoría-ficción de Contra la libertad de Colectivo Juan de Madre y Riot Über Alles, que se convirtió en performance de La Casa Encendida en Madrid llamada Me gustas pixelad (el título del libro les preocupaba que pudiera apelar a los votantes de Ayuso), y de Conde Libri de Roberto Bartual, teoría-ficción sobre la bibliofilia a partir de un ladrón de libros, con epílogo de Circular 22 de Vicente Luis Mora. 

La infección es mundial. Les pregunto a mis dos entrevistados por la red de influencias. Fernández Giordano me comenta: “Se suele decir que la influencia del CCRU se nota más en la obra de los artistas, pero a mí me gusta pensar que se trata de teóricos y teóricas con espíritu de artista. En el terreno de la filosofía, la influencia más obvia la encontramos en los autores del Realismo Especulativo, en gente como Ray Brassier o Reza Negarestani –este último, como es sabido, escribió su obra de teoría-ficción Ciclonopedia a partir de sus diálogos con Nick Land y el CCRU, y en concreto a partir de la teoría del geotrauma−. Pero si tuviera que elegir a mi pensadora post CCRU favorita, o la que mejor ha sabido sintetizar el legado del aceleracionismo con una orientación productiva (es decir, una orientación no necesariamente catastrófica si no eres un humano recalcitrante o un votante de Vox), esa sería Amy Ireland”.

Sanchiz añade: “Si entendemos en sentido muy amplio la idea del CCRU –es decir, prescindiendo de su fundamento histórico, real, porque, como sabemos, el CCRU nunca existió, no existe y nunca existirá–, si obramos en complicidad, por tanto (en el sentido que usa el término Reza Negarestani en el subtítulo de Ciclonopedia: “complicidad con materiales anónimos”) y le atribuimos la incepción del concepto de teoría-ficción y el de hiperstición, entonces el CCRU influye retrocausalmente a Borges y a Lem, y a futuro a todos los escritores que indagamos por los territorios de la teoría-ficción: pienso en Amy Ireland, por ejemplo, pero también en el colombiano Mauricio Loza, en algunos textos de Hank T. Cohen, sin duda en el primer Negarestani –el de Ciclonopedia y algunos ensayos más–, y en los argentinos Juan Mattio y Flor Canosa, cuya narrativa está notoriamente imbuida de teoría-ficción. A su vez, los territorios oculturales explorados por el CCRU, que provienen de la tradición del weird lovecraftiano y de la obra de William Burroughs –cuyos cut-ups pueden entenderse como una forma de ‘cultura cibernética’ hecha praxis–, terminan por influir a su vez a muchos escritores de horror. Es interesante notar el feedback loop implícito: Lovecraft y sus seguidores son leídos de cierta manera por el CCRU, y esa lectura luego retroalimenta a otros escritores que se inscriben en la larga tradición lovecraftiana. En ese sentido hay que mencionar a teóricos y narradores como Nicola Masciandaro, David Peak, Francisco Jota-Pérez, Germán Sierra, el australiano residente en Praga Louis Armand, el novelista pulp búlgaro Roland Corbent y el colectivo latinoamericano H. K. Siborski. Yo mismo doy por sentado el aporte del CCRU en términos de modelos de la cultura y de herramientas para estudiar y suscitar la epidemiología de los conceptos, y lo he trabajado especialmente en mis libros de teoría-ficción Guitarra Negra y Ejercicios de dactilografía, así como también en mis ensayos David Bowie: posthumanismo sónico Matrix acelerada y en mi novela hiperpulp/ciberpunk-weird La anomalía 17”.

No sé si entre los tres hemos podido sintetizar en estas casi tres mil palabras lo que es el CCRU. Algunos habrán aprendido alguna palabra hoy, otros se ratificarán en lo malo que es el consumo de speed. Si es usted un filósofo que lee este texto y clama contra el periodismo, sepa que la inexactitud es enteramente mi culpa. De todos modos, ¿qué importa si “el CCRU no existe, nunca ha existido y nunca existirá”?

Da igual cómo te cuenten esta historia porque “el CCRU no existe, nunca ha existido y nunca existirá”. ¿Qué pensarías si un profesor de Filosofía te dijera que vivimos en una guerra del tiempo lemuriana? ¿Qué departamento de Filosofía habla de geotrauma e inventa profesores expertos en...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Albert Gómez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí