1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Entre el sainete y la épica: la extraña Vuelta a España de 1998

Nadie sabía muy bien qué iba a pasar con la primera gran carrera que se disputaba después del sonrojo del Tour de Francia de ese verano, el del Caso Festina, el dedo en el culo de Zülle, la sentada de Albertville o la épica victoria de Pantani

Marcos Pereda 18/11/2015

<p>Etapa de las Lagunas Neilas en la Vuelta a España de 1998</p>

Etapa de las Lagunas Neilas en la Vuelta a España de 1998

YouTube

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Es septiembre de 1998 y existe un clima raro alrededor de la Vuelta. Más que extraño, expectante. Nadie sabe muy bien qué va a pasar con la primera gran carrera que se disputa después del sonrojo del Tour de Francia de ese verano, el del Caso Festina, el dedo en el culo de Zülle, la sentada de Albertville o la épica victoria de Pantani. En el extraño julio francés, aquel en cual la inocencia se nos fue arrebatando a golpe de portadas, los equipos españoles se habían retirado en bloque (aunque no con el mismo grado de entusiasmo ni entre los conjuntos ni entre los ciclistas) de la ronda gala, creando (resucitando) un sentimiento contraria hacia los vecinos del norte que tenía bastante de ultramontano. La propia carrera hispana recortó el recorrido de una etapa para que no pisara suelo francés. Era un ambiente anómalo, con medios y aficionados presa de un patriotismo exacerbado, un nosotros y ellos que no permitió, que no pudo permitir, el análisis sosegado y ponderado del auténtico problema. Era, pues, el clima adecuado para el surgimiento de un nuevo héroe español. Y surgió, vaya si surgió.

A José María Jiménez le llamaban el Chava, como antes a su padre o a su abuelo. Apodo de familia en El Barraco, uno de esos pueblos castellanos donde se heredan antes sobrenombres que fincas. Chava, así, con 'v', aunque originalmente, al parecer, era con 'b'. Chaba, que venía de Chabacano, hasta que a los Chaba no les gustó el origen y decidieron cambiarse una letra. Así funciona la historia.

A José María Jiménez le llamaban Chava, y el público le adoraba. Era alto, delgado, moreno. Era arrogante, con un puntito de chulería simpática, sin pelos en la lengua. Y era bueno, muy bueno. Y lo sabía. “Eh, el de la cámara. Quédate con mi cara, porque me vas a tener que sacar un montón de fotos”, dicen que le dijo a un fotógrafo en pleno Circuito Montañés de 1992, cuando solo era un amateur. Horas después daba una exhibición fastuosa en rampas lebaniegas, se imponía en el monasterio Jubilar de Santo Toribio de Liébana y sentenciaba aquella carrera. En la montaña, como siempre.

Porque Jiménez era escalador. Escalador de los que gustan a la gente, de los de tener una carrera buena y diez malas, de los de levantar del asiento con ataques imposibles de seguir o con hundimientos imposibles de explicar. Piernas delgadas, fibrosas. Sonrisa fácil. Y un estilo sobre la bici, haciéndola bailar de un lado a otro, que hacía aún más vistosa su estampa.

Jiménez cae en el equipo Banesto de Indurain, donde le toca trabajar. Trabajar para un señor como Miguel, sin problemas, “a Miguel no me lo toquen”. Luego, cuando el gigante se va, se queda él, allí, flaco y guasón. Ataca sin descanso en la Vuelta del 96, la del hotel de Cangas de Onís. Ataca sin descanso en la del 97, y la gente empieza a reconocerle, empieza a sentir fiebre por aquel hombre a quien la victoria le parece esquiva. La encuentra, al fin, en Los Ángeles de San Rafael. En el pódium le acompaña Jesús Gil, quien le pone una camiseta del Atlético de Madrid. El Chava sonríe, satisfecho, a una multitud que lo ve como un nuevo héroe, como un Perico revivido, tan lejos de la fiabilidad casi alemana de Indurain. No, Jiménez se cae, Jiménez se levanta, Jiménez pierde tiempo en esas cronos que ahora nos parecen tan aburridas y antes eran tan apasionantes. Y, sobre todo, Jiménez es un escalador español, de los de toda la vida, de los de tobillos finos y desfallecimientos inmensos. De los de arrancar en cada puerto y que te cojan en cada bajada. Ese. Se convierte en estrella. La Vuelta del 98 lo catapultará a mito.

De forma extraña, además, como todo lo que sucede alrededor de las historias cuando estas son buenas. Porque Jiménez no ganará esa carrera, no quedará ni siquiera el primero entre los de su equipo. Por no ser no será ni la primera baza de salida. Ese fue Abraham Olano, en cierta manera su némesis. Un ciclista esforzado, contrarrelojista, que pasaba mal la montaña y recuperaba en los descensos. A veces sin llegar al primer grupo, pero nunca rindiéndose. Un hombre que cargó con la pesada losa de ser el sucesor de quien fue insustituible, una figura mayúscula del Gotha ciclístico como Indurain. Callado, discreto, algo arisco. Vasco, además, y esto no es baladí. Pero, con todo, deportista más fiable que el más fiable Jiménez visto antes de ese septiembre de 1998.

Pero empieza la carrera y el Chava se muestra incontenible. Su pedalada es espuma de champán, su bicicleta alabea como el cuello de un cisne. Y la gente se enfervoriza. Las etapas van cayendo de su lado, patada imponente en la montaña. Su rostro abre periódicos, aparece en la televisión, su humor socarrón y llano empieza a colarse en todas las casas. Pero el líder, el maillot amarillo, no es él. Es el otro. Olano.

Y es que todo lo que gana el Chava cuando la carretera se pone flamenca y mira hacia el cielo lo pierde más tarde en las cronos, donde es un completo desastre. “A mí es que no me gusta entrenar con la cabra, no disfruto”, dice, “a mí lo que me gusta es escalar. Y a la gente lo que le apasionan son los escaladores”. De esta forma su equipo, el que será tumultuoso Banesto de aquel 1998, se encuentra con una situación ideal de carrera: tiene en sus filas al líder y mejor contrarrelojista y al segundo (o tercero) de la general y mejor escalador. Envidiable, ¿no? Seguramente sobre el papel. Pero la vida es caprichosa. Y todo explota.

En la dura subida a las Lagunas de Neila caen todas las caretas. Esta vez es Jiménez quien ataca, de forma directa, a su líder. Algunos dicen que la noche anterior ha ido diciendo a algunos compañeros "leña al manzano, que está maduro". En aquel momento, Abraham Olano Manzano se quiebra. Chava entra vencedor en la cima de su popularidad. Olano pasa a ser, a falta de rivales extranjeros, el malo oficial de la película. Y entonces la superproducción torna telefilm.

Hablar por hablar era (y sigue siendo) un espacio radiofónico de madrugada en el cual los oyentes llamaban para contar alguna historia, desahogarse o, en general, pasar el rato. Aquella misma noche una mujer entra en antena, muy nerviosa. Dice que es la esposa de uno de los ciclistas de la Vuelta, que está sometida a una gran tensión y se lanza a una perorata sobre la presión que debe soportar y las puñaladas que está recibiendo su marido incluso desde su equipo. La llamada es anónima, pero alguien reconoce allí la voz de Karmele, la esposa de Abraham Olano. El suceso es largamente divulgado por medios como la SER (donde se emite Hablar por hablar) o el diario As, que aprovechan el tirón mediático del Chava para posicionarse de su lado. A partir de entonces ellos estarán con el joven, con el guapo, con el simpático, con ese ciclista con pinta de torero que levanta a los españoles cada tarde de su sillón. Para la competencia, para José María García, solamente quedará Olano, el hombre triste, el personaje de Musil, el de la mujer que sale en la radio llorando.

La cosa se va de las manos, y a Karmele se le critica por su intervención, sí, pero también por el hecho de ser una fémina en un mundo tan machista, tan cerrado, tan tradicional como es el del ciclismo. El Chava, a quien siempre le gustó la popularidad, disfruta con la situación. No dice una palabra más alta que otra, pero está encantado en su papel de héroe salvador. Incluso se permite una vuelta de tuerca deliciosa cuando coincide con Karmele en el ascensor de un hotel (recuerden, Olano y Jiménez comparten equipo… ), y a la pregunta educada, seria, de “a qué piso vas” responde con sorna “decide tú, que eres la que mandas”. Genio y figura… Demasiado. El ídolo del ciclismo español está siendo encumbrado rápido, puede que de forma exagerada. Será una constante en su carrera posterior, que combinará nubes y claros. Será una constante incluso en su vida. Todo se le perdona. Por guapo, por simpático, por ser uno de los nuestros…

Al final, sobre la carretera se impone Olano, y Jiménez solo puede ser tercero en aquella Vuelta de tantas historias por contar. No importaba. Era el deportista de moda, era el rostro que todos querían ver, la sonrisa que todos querían disfrutar. Ese. Él.

Al fondo, un maillot amarillo. En primer plano, un sainete de esos inolvidables que a veces nos deja el ciclismo.

Es septiembre de 1998 y existe un clima raro alrededor de la Vuelta. Más que extraño, expectante. Nadie sabe muy bien qué va a pasar con la primera gran carrera que se disputa después del sonrojo del Tour de Francia de ese verano, el del Caso Festina, el dedo en el culo de Zülle, la sentada de Albertville o la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Marcos Pereda

Marcos Pereda (Torrelavega, 1981), profesor y escritor, ha publicado obras sobre Derecho, Historia, Filosofía y Deporte. Le gustan los relatos donde nada es lo que parece, los maillots de los años 70 y la literatura francesa. Si tienes que buscarlo seguro que lo encuentras entre las páginas de un libro. Es autor de Arriva Italia. Gloria y Miseria de la Nación que soñó ciclismo y de "Periquismo: crónica de una pasión" (Punto de Vista).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Carlos

    No veo el fanatismo desde ningún lado. Para hacer un artículo sobre el palmares de Olano no hace falta hombría. Si ves el artículo como un posicionamiento a favor de Chava es que sigues inmerso en una caverna mediática de 1998. Me quedo con el palmares de Olano (más completo y variado), pero eran dos corredores diferentes. No juntemos churras con merinas. Recuerdo que el debate y polémica de esa Vuelta, a nivel deportivo, popular y mediático fue enorme. Y en ella no se pasó por alto el tema político. Guste o no. Recuerdo sin ir más lejos la cizaña que recibió la mujer de Olano, donde no solo estaba metido el tema del machismo. Es más, por lo que he oído en alguna ocasión a gente que estuvo por ahí presente y conociendo a alguno...creo que ciertos temas estuvieron más presentes de lo que la gente piensa. Obviarlo en el artículo no sería hacer justicia. A ver si ahora vamos a matar al mensajero. No soy precisamente un gran fan del malogrado Chava (me reservo mi opinión personal sobre él) y creo que Olano se merecía por fin ganar en una GV, pero creo que al artículo de Pereda no le sobra ni una coma. Aquí no se habla de quién tiene el mayor currículum o quier era el mejor, simplemente se cuentan cosas que pasaron o nos dijeron que así ocurrieron.

    Hace 6 años 3 meses

  2. Bernardo

    Demasiado fanatismo. Lo de vasco..... te sobraba. Mira el palmares de Olano y haber si tienes la hombría de escribir un artículo sobre ello.

    Hace 6 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí