1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Como en el casino: la banca siempre gana

Desde el estallido de la crisis, la banca española ha usado preferentes, cláusulas suelo y comisiones abusivas para tapar agujeros provocados por su avidez especulativa. Solo los jueces ponen coto a las malas prácticas

Eduardo Bayona 19/04/2016

<p>As de timos.</p>

As de timos.

LA BOCA DEL LOGO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Algunos banqueros y bancarios fueron, con el cambio de siglo y la crisis, a peor que algunos gusanos: se convirtieron en tahúres en lugar de en mariposas. Poco a poco, los juzgados van declarando probadas, negro sobre blanco, las fullerías (“astucia, cautela y arte con el que se pretende engañar”, según el DRAE) con las que buena parte de la banca española entrampó a cientos de miles de familias para intentar mantener su negocio cuando cesó el delirio de la burbuja inmobiliaria: hasta 30.000 millones en productos como preferentes y subordinadas, entre 3.000 y 5.000 millones cobrados de más por las cláusulas suelo desde 2013, y una cantidad similar en el cuatrienio precedente, y casi 2.000 en operaciones como la emisión de las acciones de Bankia. 

La lista de trapazas (“artificio engañoso e ilícito con que se perjudica y defrauda a alguien en alguna compra, venta o cambio”) es enorme, y su cuantía prácticamente incalculable; un modo de operar tan extendido como formalmente fraudulento: en ningún caso se trataba de productos financieros ilegales, pero sí lo era la forma de sacarlos de la manga, de tapadillo, para colocarlos.

Tras financiar durante años inviables y sobredimensionados proyectos inmobiliarios, cuyo coste acabó soportando a escote la ciudadanía por las vías del rescate y de los recortes que este provocó, el mundillo financiero español pasó, por lo que van diciendo los jueces, a endosar de tapadillo a cientos de miles de ahorradores productos de difícil o imposible comprensión con los que su dinero quedaba atrapado o pagaban más de lo que debían. El plan C, tras el fracaso de los productos tóxicos y las artimañas hipotecarias, se llama comisiones bancarias, que después de  un vertiginoso crecimiento ya suponen un tercio del negocio bancario en España: 20.000 millones de los 60.000 anuales, según un estudio de la organización de consumidores Adicae.

El Supremo ha declarado que Bankia engañó a los compradores de las acciones que sacó a bolsa en 2011 al presentar, en el folleto oficial que acompañaba el lanzamiento, una imagen de salud financiera alejada de la realidad achacosa del banco que dirigía Rodrigo Rato. Tan distante que 15MPaRato, la asociación que impulsó el proceso judicial en el que también afloraron las tarjetas black, considera que, en realidad, estaba ya quebrada. Bankia recaudó con esa artimaña 1.680 millones en vísperas de requerir una inyección de más de 22.000 millones de dinero público para ser reflotada y con la que el Estado asumió el 64% de su capital.

Para entonces, España ya estaba plagada de preferentes y de subordinadas, unas aportaciones de capital a las entidades financieras, y a otras empresas de dudosa salud financiera, que cientos de miles de consumidores contrataban convencidos de que invertían su dinero en plazos fijos y fondos de inversión. 

El plan A: preferentes, subordinadas y otros tóxicos

Una estimación de la asociación Adicae señala que 230.000 ahorradores –el resto optó por arbitrajes en los que recuperaron una parte del dinero a cambio de perder otra- tienen atrapados 5.500 millones de euros solo en este tipo de productos de Bankia, Novacaixagalicia y Catalunya Caixa. Un volumen mayor de afectados vio cómo sus ahorros eran engullidos por las preferentes de Liberbank (30.000) y Ceiss (35.000), las cuotas de la CAM (50.000) y Valores Santander (129.000). El Juzgado Mercantil número 1 de la capital cántabra acogió el 13 de abril el juicio de la demanda colectiva de Adicae por este último asunto: una emisión de 7.000 millones en la que los ahorradores perdieron la mitad de lo puesto y por la que recayeron sobre el banco, que utilizó la recaudación para comprar su parte de ABN-Amor, dos multas por valor de 16,9 millones, que éste ha recurrido. 

Mientras tanto, 10.000 familias siguen pleiteando para recuperar 145 millones de las “aportaciones financieras subordinadas” de Fagor, mientras algo más de 12.000 litigan por otros 280 millones de Eroski, promoción en la que 18.000 ahorradores han aceptado una quita de 114 millones para cobrar 57 y reinvertir 209 en nuevas subordinadas a 12 años. 

Una estimación de Eleconomista cifra en 16.000 millones de euros el valor de los productos tóxicos --preferentes, pagarés, acciones, subordinadas, swap-- que la banca española ha colocado a los consumidores desde que estalló la crisis. El Parlamento Europeo, que calificó de “desleal” la conducta de la banca española, estima que las preferentes atraparon los ahorros de 700.000 familias mientras el FROB estima en 450.000 los damnificados solo por Bankia, CatalunyaCaixa y NovaCaixaGalicia. 

Algunas investigaciones elevan a 30.000 millones el valor nominal conjunto de las preferentes, mientras un estudio de tres catedráticas de la UNED, fechado hace dos años, señala que “el escándalo de los productos financieros híbridos ha afectado masivamente a personas y familias con escasa cultura financiera, edad avanzada, y bajo perfil de riesgo: 6.212 millones de euros se colocaron en preferentes y deuda subordinada incumpliendo la normativa vigente, lo que llevará a expedientar a nueve de los trece grandes grupos bancarios españoles”.

Ese tipo de productos --el cálculo de valor real se presenta incierto a falta de que instituciones como el Banco de España o el FROB se animen a efectuar un recuento-- comenzó a salir al mercado tras el otoño de 2008, unos meses después de que el entonces presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, se descolgara con aquella cita histórica: “España tiene el sistema financiero más sólido del mundo”. Tan tremendas resultaron sus palabras, que ni siquiera los meneos de Rato al badajo de la campana de la Bolsa de Madrid lograron apagar su eco. Tampoco lo ahogó el ruido de la imprenta del Banco de España al despachar los más de 100.000 millones de euros que salieron de las arcas públicas para impedir que el tinglado se viniera abajo.

El plan B: las cláusulas suelo

El fraude a los ahorradores mediante ese tipo de productos financieros fue una de las dos operativas que la banca española puso en marcha para paliar el efecto del estallido de la burbuja inmobiliaria en sus cuentas de explotación. El otro fueron las cláusulas suelo, que las entidades comenzaron a activar entre finales de 2008 y principios de 2009 y que, básicamente, se diseñaron para evitar que los intereses que debían pagar los hipotecados no bajaran de unos mínimos más bien elevados, con independencia de cómo evolucionaran los índices de referencia como el Euríbor. 

Visto con la perspectiva que da el tiempo, el panorama evoca una demencial confluencia de botarates (“hombre alborotado y de poco juicio”) encaminada a despojar de futuro al país a base de dejar al mayor número posible de ciudadanos sin ahorros ni techo: el Consejo General del Poder Judicial contabiliza 587.995 demandas de ejecución hipotecaria entre 2009 y 2015, periodo en el que el INE (Instituto Nacional de Estadística) cifra en 4.164.160 los créditos hipotecarios concedidos, lo que indica que el 14,1%, una de cada siete, resultaron tóxicos. 

Resulta complejo calcular el valor de las cláusulas suelo. Las estimaciones de Analistas Financieros Internacionales (AFI) difundidas por varios medios de comunicación sitúan el pufo en el entorno de los 10.000 millones de euros: unos 4.500 millones desde la sentencia del Supremo que limitó la devolución a los pagos hechos a partir de mayo de 2013 más otra factura de 5.200 millones si el Tribunal de Justicia de la UE, que el próximo 26 de abril celebra la vista clave, decide que la banca debe devolver todo lo cobrado de más desde que el truco salió de su chistera en 2009. Adicae, por su parte, calcula que las cláusulas suelo han costado entre 200 y 300 euros mensuales a los dos millones de familias que las sufren; es decir, entre 4.800 y 7.200 millones al año.

Entre la sentencia del Supremo y la de Bruselas, y cinco años y cuatro juezas después de llegar la demanda, el Juzgado Mercantil número 11 de Madrid emitió la semana pasada otra resolución clave sobre las cláusulas suelo, en la que declaraba nulas, por la forma en la que, de tapadillo y sin explicar sus efectos reales a los clientes, las aplican 41 bancos y cajas de ahorro. “Apreciada la falta de transparencia de las cláusulas empleadas por las entidades demandadas en el presente procedimiento, se ha de declarar la nulidad de las mismas”, indica la sentencia, recurrible ante la Audiencia de Madrid.

Mientras tanto, los afectados por esta mala práctica se organizan para tener más información y ganar fuerza frente a la banca. “¿No es sospechoso que, después de cinco años, la sentencia salga dos semanas antes de la vista en el Tribunal Europeo?”, preguntó uno de los asistentes a la asamblea informativa del 12 de abril, organizada por Adicae en Zaragoza. “Yo me desgravo; ¿ahora hay que revisar las declaraciones de la renta? Nada, a Panamá”, ironiza otro.

Patricia Lezcano, técnico de la organización de consumidores, templa el debate: “En la medida de las posibilidades hay que seguir pagando. Si no, los bancos pueden considerar que incumples la cuota y aplicarte intereses de demora. Aunque espero que sea por poco tiempo”.

“¿El hecho de que haya una nueva sentencia puede ayudar?”, pregunta otro. “Indudablemente, va a agilizar las causas”, pronostica Lezcano, que destaca el paradójico tratamiento que los tribunales españoles dan a las cláusulas suelo: “En la universidad nos enseñan que si una cláusula es nula nunca ha tenido efecto, pero el Supremo decidió limitar esa falta de efecto. De hecho, eso fue lo que motivó la consulta sobre la que deberá pronunciarse el Tribunal Europeo”.

Adicae va a solicitar la ejecución provisional de la sentencia, lo que supone pedir al juzgado madrileño la titánica tarea de declarar, una por una, si las cláusulas que señale en su hipoteca cada consumidor --la resolución no afecta a empresarios ni autónomos en su actividad laboral-- tienen las características de las declaradas nulas. 

El plan C: las comisiones

La banca se enfrenta ahora con otro problema para sus cuentas de resultados. Lo expone el Gobierno de Aragón en su último boletín de coyuntura económica, en el que plantea que, con unas proyecciones demográficas congeladas y tras un desplome de las rentas que se combina con un estrangulamiento del crédito, la demanda de casas no irá a más, sino que la tendencia "debería ser de estabilidad, no siendo descartable incluso la posibilidad de alguna corrección adicional”. Cosa lógica en un país con más de medio millón de pisos nuevos sin vender y cuyos habitantes no parecen tener ganas de endeudarse.

No obstante, el precio de las casas está experimentando un ligero repunte –un 1,1% el año pasado-- que “sugiere que diferentes factores temporales habrían convertido a la vivienda en un activo refugio, dado que su rentabilidad supera la de inversiones alternativas, en el marco de la política monetaria ultraexpansiva del BCE”.

En este escenario, con los productos tóxicos en tela de juicio y un mercado hipotecario por los suelos tras un desplome del 70% --las 83.217 hipotecas por 12.508 millones concedidas en diciembre de 2008 cayeron a 28.375 por 3.717 millones en siete años--, la banca ha activado el plan C de la era postburbuja: elevar las comisiones como vía de ingresos. 

Un estudio de Adicae cifra las del último año en 20.000 millones de euros, lo que supone un tercio del negocio bancario, con hitos como los 120 euros anuales por mantener una cuenta en el Popular, los 43 por disponer de una tarjeta de crédito del Sabadell o CaixaBank o los 60 céntimos por cada apunte o los dos por ingresos en ventanilla que cobran algunas entidades. El plan C sale, tras una subida media del 25%, a un promedio de entre 250 y 529 euros al año por usuario. 

Y sugiere que España, como consecuencia de las prácticas de la banca, es un país plagado de paganos: “Persona que paga, generalmente por abuso, las cuentas o las culpas ajenas”.

Algunos banqueros y bancarios fueron, con el cambio de siglo y la crisis, a peor que algunos gusanos: se convirtieron en tahúres en lugar de en mariposas. Poco a poco, los juzgados van declarando probadas, negro sobre blanco, las fullerías (“astucia, cautela y arte con el que se pretende engañar”,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Billetero

    Los euros los imprime cada banco central estatal, no el BCE

    Hace 5 años 7 meses

  2. Patricia Suárez

    Excelente artículo pero se os olvida los antecedentes, en 2008-2009 comenzó la lucha con los afectados por otras preferentes, las de Lehman Brothers y Landbanski, así como las permutas financieras (swaps), abusos de los que surgieron nuevas asociaciones como ASUFIN (www.asufin.com) de la que soy presidenta. Hoy, además, estamos combatiendo las hipotecas multidivisas, la hipoteca tranquilidad de Banesto (sólo el nombre da miedo), el índice IRPH (otra manera de colocarte un suelo en la hipoteca), etc.

    Hace 5 años 7 meses

  3. Patricia Suárez

    Excelente artículo pero se os olvida los antecedentes, en 2008-2009 comenzó la lucha con los afectados por otras preferentes, las de Lehman Brothers y Landbanski, así como las permutas financieras (swaps), abusos de los que surgieron nuevas asociaciones como ASUFIN (www.asufin.com) de la que soy presidenta. Hoy, además, estamos combatiendo las hipotecas multidivisas, la hipoteca tranquilidad de Banesto (sólo el nombre da miedo), el índice IRPH (otra manera de colocarte un suelo en la hipoteca), etc.

    Hace 5 años 7 meses

  4. Eduardo

    Plan A, último párrafo, últimas líneas : "...el ruido de la imprenta del Banco de España al despachar los más de 100.000 millones de euros..." ¿Y qué imprimía la imprenta del Banco DE ESPAÑA? ¿Pesetas?

    Hace 5 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí