1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Voto rogado

Cuando Venezuela influía en el resultado

Antes del voto rogado era más fácil votar en Santiago de Chile que en Santiago de Compostela, pero en las ‘sacas venezolanas’ viajaba de todo, desde partidas de defunción a peticiones de trabajo. Hasta Fraga se benefició de un censo inflado y envejecido

Xosé Manuel Pereiro 6/07/2016

<p>Manifestación de la Marea Granate, a propósito del voto rogado.</p>

Manifestación de la Marea Granate, a propósito del voto rogado.

MAREA GRANATE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En el 26J, de las 1.920.000 personas registradas en el CERA (Censo Electoral de Residentes Ausentes, solo la burocracia es capaz de crear un ente imposible que sea a la vez residente y ausente) apenas 120.000 ejercieron su derecho a votar (y lo hicieron mayoritariamente a Unidos Podemos, según recopilaron aquí María Navarro y José Luis Marín). Pero no lo ejercieron ni mucho menos todos lo que lo solicitaron. Tanto Marea Granate, plataforma de residentes en el exterior constituida para remover obstáculos al voto, como distintas voces del partido ganador en los electores del exterior han denunciado la drástica caída de la participación desde que entró en vigor la vigente Ley que en 2011 estableció el voto rogado (la necesidad de solicitarlo para poder ejercer el derecho de sufragio). Desde las generales de 2008 a las actuales, la participación de los residentes ausentes bajó del 31,74% en aquellos comicios que le dieron la segunda legislatura a Zapatero al 4,95% en la primera victoria de Rajoy y al 4,97% y el 6,25% respectivamente en los partidos de ida y de vuelta de esta segunda victoria. Sin embargo, en lo que se refiere a las quejas partidarias, quizá deberían atender a aquella máxima de Teresa de Jesús de que “más lágrimas se derraman por las plegarias atendidas que por las no atendidas” .

“Cada vez que oigo a Errejón decir que la participación del CERA bajó del 31% al 5%, retrocedo en el tiempo y lo que oigo es una reivindicación del fraude. Lo de ahora es una chapuza, sobre todo por la gente joven que se está teniendo que ir, pero lo de antes no tenía las mínimas garantías. El censo estaba inflado, podían votar gobiernos extranjeros, había gente que compraba votos al peso…”. El periodista Anxo Lugilde recorrió los centros de la emigración de América Latina en épocas electorales a principios de la década de 2000 y lo que vio y comprobó lo plasmó en O voto emigrante. Viaxe pola zona escura da democracia española (Galaxia, 2007) que posteriormente convirtió en una tesis doctoral sobre la participación política de la emigración gallega de 1905 a 2010. 

Lugilde no vio Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser pero sí su equivalente en las prácticas democráticas. El cobrador del club de jubilados de Avellaneda (Buenos Aires) aprovechaba la ruta y la baja cotización del peso argentino para comprar los votos a la par que los recibos. Era más que habitual llevar a correos los votos de toda la familia, o de los vecinos, o de quien fuese. No hacía falta identificarse. Había fiestas organizadas por partidos en las que se rogaba “venga con su documento de identidad”. Y una noticia en el diario Clarín, nunca desmentida, en la que se afirmaba que la Casa Rosada, el gobierno argentino, había estado recabando votos para el candidato socialista a la presidencia de la Xunta de Galicia en 2009.

En realidad, era más fácil votar en Santiago de Chile que en Santiago de Compostela. A cada ciudadano le llegaba el certificado y las papeletas y solo tenía que elegir su voto e introducirlo en el sobre homologado y todo en otro, acompañado del certificado. Como si en España bastase con incluir la tarjeta censal que llega a casa. Y no hacía falta irse a América para comprobar que la cosa no era muy fiable. Mirando el censo de entonces, el 7% de los gallegos del Nueva Orleans pre-Katrina tenían 90 años. En Buenos Aires y Montevideo arrancamos el milenio con nada menos que 32 oriundos de Galicia que tenían 110 años o más. Es de suponer que tal longevidad no era exclusiva de los nacidos en el noroeste. 

En todo caso, los efectos se hacían notar. Solo dos casos: en las municipales de 2003, en Ferreira de Pantón (Lugo), una candidatura independiente se las prometía muy felices porque había obtenido la mayoría de los 1.300 votos depositados en urna. Hasta que vino el recuento CERA: 1.200 votos casi todos para el PP. El otro caso fue el del veraneante ilustre que dejó de serlo. En 1989, harto ya de estar harto de ser jefe de la oposición a Felipe González, Manuel Fraga no volvió a Madrid después del verano en Perbes y decidió presentarse como candidato a la presidencia de la Xunta. La votación fue ajustadísima (de hecho, PSOE y BNG tenían más votos, pero menos escaños) y la cosa se dirimió en la provincia de Ourense, donde se registraron irregularidades sin cuento y se produjo una rareza en el voto CERA: lo habitual era que ganase el PSOE, ya que, como es lógico en un sistema propio de la Restauración, lo normal era que ganase el partido en el Gobierno.  En las otras tres provincias gallegas, el voto mayoritario fue a los socialistas, salvo allí, donde el voto a Fraga triplicó al del candidato Laxe. Posiblemente tuvieron algo que ver unas sacas llegadas de Venezuela, fuera de plazo, pero que sin embargo fueron aceptadas sin que el PSOE impugnase ni aquellas ni las otras irregularidades. Al parecer, Felipe estaba encantado de confinar a Fraga al Pontus Euxinus.

Las sacas de Venezuela volvieron a ser protagonistas 16 años después. Fraga también se la estaba jugando en unas elecciones, y los fardos venezolanos tardaban en llegar. “Solo ha llegado una parte muy pequeña de las papeletas allí emitidas, y las excusas que han dado no parecen satisfactorias”, se quejó el presidente-fundador del Partido Popular. El gobierno autonómico del PP había modificado la norma electoral para ampliar tres días el plazo de entrega y se había doblado la participación. En las revelaciones de Wikileaks apareció una conversación en la que Rajoy solicitaba al embajador norteamericano que se interesase por ese tema. Se sospechaba que el diputado número 38, que daba o quitaba la mayoría absoluta, dependía del voto exterior. Al final no fue así, pero los recuentos en las juntas electorales de A Coruña y Pontevedra parecían la caída de Saigón. 

En A Coruña (y en Pontevedra era igual) el proceso duró tres o cuatro días y en la apertura de sobres echamos una mano todos los interesados, periodistas, magistrados, fotógrafos. En los sobres venía de todo. Desde quien adjuntaba la partida de defunción del votante para demostrar que aquello era un sindiós, hasta peticiones de trabajo, recados, cartas e incluso algún pasaporte. Tanto ojo echamos que una alcaldesa del PP me cogió de la mano y me llevó de peregrino-reo ante el presidente de la audiencia provincial, acusándome de revelación de secretos. “No voy a poder revelarlos si no me suelta”, me defendí. Al final, ni la acusación ni el recuento llegaron a nada y Fraga perdió las elecciones (y la alcaldesa su presa). 

“La legislación española es de las más generosas en cuanto a conceder el derecho a voto”, señala Lugilde. “Ser elector con solo apuntarse consularmente solo se permite en España, Italia, Perú, Egipto, después de la primavera árabe y Bielorrusia. Otra cosa es cómo se puede, o no ejercer después ese derecho”. No todos los países permiten el voto exterior a sus ciudadanos. No lo hacen en Chile, Uruguay, Grecia, Malta, Chipre y Taiwán (de entre los que celebran elecciones en el interior, y según datos de IDEA Internacional). En bastantes casos –Argentina, Brasil, Perú, Croacia, Rusia, Finlandia, Islandia o Israel-- el único sistema permitido es el presencial, en una representación consular. En dos casos se permite el fax y en nueve el voto electrónico, en ambos casos en combinación con otros métodos. 

Tampoco la condición de elector es para siempre en todas partes. En el Reino Unido se pierde el derecho a los 15 años de residir en el exterior. En Alemania a los 25, pero no se considera extranjero los países de la UE. Canadá retira el voto si has estado fuera más cinco años consecutivos y siempre exige que tengas intención de residir de nuevo en el país. Y no en todas partes existe el derecho a participar en todas las elecciones. No es fácil encontrar un método que combine secrecía de voto, facilidad para el elector y garantía democrática en la emisión (como en el viejo chiste comercial, algo que reúna las tres condiciones de bueno bonito y barato no existe, como máximo puede tener dos). Los dos métodos usados hasta ahora como mucho cumplen una condición. 

Pero existe otro debate. Un marinero enrolado en un barco mercante nunca ha podido, ni puede, votar en las elecciones locales para definir la política urbanística de su pueblo. Tampoco un migrante senegalés que tenga hijos en edad escolar puede escoger la opción con el programa educativo que más le convenza. Pero sí influye con su voto un nacional de tercera generación en Venezuela que nunca ha vivido aquí y cuyo abuelo salió de ese mismo lugar cuando ni había luz eléctrica. Los residentes ausentes en Galicia son 440.000 personas (casi una de cada cinco anotadas en el CERA). Cien mil más que la población de provincias enteras como la de Lugo o la de Ourense. De hecho en esas dos provincias, como en muchos ayuntamientos, hay más electores que habitantes. ¿Quién elige qué? 

En el 26J, de las 1.920.000 personas registradas en el CERA (Censo Electoral de Residentes Ausentes, solo la burocracia es capaz de crear un ente imposible que sea a la vez residente y ausente) apenas 120.000 ejercieron su derecho a votar (y lo hicieron mayoritariamente a Unidos Podemos, según...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Xosé Manuel Pereiro

Es periodista y codirector de 'Luzes'. Tiene una banda de rock y ha publicado los libros 'Si, home si', 'Prestige. Tal como fuimos' y 'Diario de un repugnante'. Favores por los que se anticipan gracias

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Miguel Mayol tur

    Y en la mini legislatura con 2/3 anti PP ni lo arreglaron ni lo propusieron arreglar, al menos para "retratar" a sus rivales ni el voto exterior, ni el injusto sistema electoral del artículo 68, sobre todo el 68.3, al deliberadamente no hacer el VOTO IGUAL como a mi parecer el superior art 10.2 referido al cumplimi3nto de los DD HH, en este caso el 21 vigente desde 1948 nos otorga. Pero no veo a nadie usando el derecho para reclamar y exigir el cumplimiento de los vitgentes y violados derechos humanos, siquiera PODEMOS, que prefiere presentar la ley 25 que puede ser no aprobada, como así fue, para "lavarse las manos" en vez de exigir el cumplimiento del 23 y 25 en relación 7 28 y 30 en los tribunales, y llegado el caso en los internacionales de derechos humanos. Por el 21 mucho menos. Y es que contra los DERECHOS HUMANOS hace más la IGNORANCIA que el TERRORISMO, y hay mucha, son 30, y casi nadie lo ha leído, como el kamasutra que no es un libro de posturas sino dela rte de seducción donde en una línea se menciona que se deben conocer las 64 posturas pero ¿Quien lee?

    Hace 5 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí