1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Nuevas ideas para el futuro de Europa

¿Hay una estrategia clara para hacer realidad el continente unido que soñaron los padres fundadores tras la posguerra? ¿Tiene la izquierda alternativas razonables para el porvenir de la Unión, además del Lexit, tras el Brexit?

Alexandre Mato Bruselas , 30/11/-1

<p>Juncker y Tusk en la rueda de prensa posterior a la reunión informal de los 27 jefes de Estado o de Gobierno de la UE el pasado 29 de junio.</p>

Juncker y Tusk en la rueda de prensa posterior a la reunión informal de los 27 jefes de Estado o de Gobierno de la UE el pasado 29 de junio.

Consejo Europeo /Flickr

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Soñemos en sitios como Silicon Valley para los emprendedores en Europa. Pero si se intentan construir nuevos Silicon Valley sin una estrategia clara, entonces tenemos un sueño roto”. Es la reflexión de Scott Stern, investigador del MIT, la prestigiosa universidad de Estados Unidos, hace unos días en Bruselas. La frase podría extrapolarse del mundo científico a la situación política de la UE. ¿Es el proyecto europeo un sueño roto? ¿Hay una estrategia clara para hacer realidad la Europa unida que soñaron los padres fundadores tras la posguerra? ¿Tiene la izquierda alternativas razonables para el futuro de la Unión, además del Lexit, tras el Brexit?

Hay que “ser francos y no evitar los asuntos más difíciles y controvertidos”, reconocía la semana pasada ante la prensa el presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk, un político que desde su desembarco en Bruselas hace dos años ha ido ganando protagonismo. Pese a su todavía vacilante inglés y a ser un desconocido entre parte de la ciudadanía, Tusk aparece como una de las pocas figuras enérgicas en una UE fatigada. Paradoja: el Gobierno ultranacionalista polaco tiene abierto un proceso en Bruselas por su deriva antidemocrática, principalmente por las injerencias contra la independencia del Tribunal Constitucional.

Tusk aparece como una de las pocas figuras enérgicas en una UE fatigada

Las señales de alarma son numerosas. Europa no vio venir la crisis económica y no ha sabido gestionarla sin dejar atrás a millones de ciudadanos; tampoco se inquietó por el aumento del rechazo antieuropeo en Grecia y al otro lado del Canal de la Mancha que ahora amenaza en Francia o Alemania; y obvió las llamadas de atención de ONG y organismos internacionales sobre la situación de miles de refugiados. Hasta que el niño Aylan Kurdi apareció ahogado en una playa turca el 2 de septiembre del 2015 y la tragedia ya no se pudo ocultar más.

Hasta el momento, la Comisión Europea ha entregado a Turquía más de 2.000 millones de euros para que atienda en su territorio a los refugiados de una guerra interminable. Faltan unos 900 millones más, a cambio de que Ankara cierre sus fronteras y detenga el flujo masivo de personas hacia Grecia. Son las bases del acuerdo alcanzado el 18 de marzo entre ambas partes.

Ese día, la UE y Turquía sellaron la deportación de los refugiados sirios desde Grecia. Por cada sirio que llegase a las costas helenas y fuese devuelto, otro presente en Turquía recibiría asilo en la UE. Un pacto que para el Consejo de Europa, el órgano independiente que vela por el cumplimiento de los derechos humanos en el continente, “excede los límites de lo permitido en las leyes europeas e internacionales”, y según distintos juristas viola los principios de la Convención de Ginebra.

Desde que entrara en vigor el acuerdo, el pasado 4 de abril, 484 migrantes, incluidos 42 sirios, han sido devueltos a Turquía desde Grecia y cerca de 800 sirios procedentes de Turquía han sido admitidos en Europa. “Hemos externalizado las fronteras para el control migratorio”, afirma la eurodiputada del BNG, Ana Miranda, que critica la pérdida de valores morales en una “UE sin una visión social”.

Los liberales de Visegrado

La política migratoria que propugna la Comisión, y que incluía el reasentamiento en distintos países europeos de 120.000 refugiados desde Grecia e Italia en dos años, ha encontrado la oposición de varios países del Este, el conocido como Grupo de Visegrado formado por la República Checa, Eslovaquia, Polonia y Hungría, opuestos tanto a la obligatoriedad de acoger refugiados desde Turquía como a las recolocaciones desde Grecia o Italia. Quieren menos poderes centralizados en Bruselas, una UE aún más volcada en gestionar las políticas siguiendo el método intergubernamental y más dinero al desarrollo económico y de infraestructuras en las regiones del continente.

Es una de las visiones de Europa que hoy están sobre la mesa, la que resume Pieter Cleppe, jefe en Bruselas del think-tank Open Europe. “Hay que acabar con la tendencia de usar cada crisis como una oportunidad de coger más poder y dinero”, dice Cleppe. “Propuestas como el reasentamiento obligatorio de refugiados sólo han creado un montón de enfado entre varios Estados miembros”.

Esta visión de menos Europa choca con las políticas aplicadas por los dirigentes comunitarios desde hace décadas: salir de cada crisis con una mayor integración. El economista de la OCDE, Dominique Guellec, apuesta por ese rumbo porque “Europa es pequeña y está también dividida”, dice. Pero pone el acento en el mercado, no en la política: “Se necesita un mercado único, aún no lo tenemos, al menos no en tecnología, no en financiación”.

Objetivo: profundizar en la UEM

Hace un año que la Comisión Europea trabaja en esta idea, según el Informe de los Cinco Presidentes --firmado el 22 de junio del 2015 por el líder de la Comisión, Jean Claude Juncker, el del Consejo Europeo, Donald Tusk, el del Parlamento Europeo, Martin Schulz, Jeroen Dijsselbloem, jefe del Eurogrupo, Mario y Draghi por el BCE--. El objetivo es una Unión Monetaria y Económica más profunda.

Para principios de 2017, la UE y los 19 países del euro tendrán que “aumentar la competitividad y su convergencia con los instrumentos actuales en los Tratados y haber completado la Unión Financiera”. El objetivo es que la supervisión presupuestaria que Bruselas realiza anualmente a cada socio del euro, el proceso llamado Semestre Europeo, sea coherente y no muestre los problemas que han aparecido al analizar el incumplimiento del déficit contra España y Portugal. Ambos países han tenido que esperar meses para saber si serían sancionados mientras la Comisión mantenía su habitual laxitud con Francia. Las diferencias sobre la política económica común siguen siendo enormes.

El informe de los presidentes pide también, sin fecha fija, una convergencia completa de la eurozona y que esta sea más democrática. Durante la crisis griega, el primer gobierno de Syriza rechazó, en parte, el control externo de sus cuentas aduciendo que  el Mecanismo de Estabilidad Europeo (ESM en sus siglas en inglés) no era siquiera una institución europea y carecía de control democrático. En esta segunda fase que maneja la Comisión, el ESM debería quedar sujeto a las leyes europeas.

El informe de los presidentes pide también una convergencia completa de la eurozona y que esta sea más democrática

Por último, como muy tarde a finales de 2025, se establecería una Unión Monetaria completa, es decir, con impuestos similares en todos los países del euro, algún tipo de Tesoro y bonos europeos e, incluso, la transformación del presidente del Eurogrupo en un superministro económico del euro bajo supervisión democrática. Los mandarines comunitarios lo tienen claro: la moneda debe ser el corazón de la UE y toda la UE debería ser eurozona.

Estas propuestas etéreas deben perfilarse la próxima primavera cuando la Comisión plantee medidas más concretas. Está por ver que los gobiernos de la moneda única las aprueben y, mientras tanto, la UE sigue zozobrando en el desempleo, ante desafíos políticos como el Brexit o la tragedia de los refugiados, y debe lidiar con ejecutivos como el polaco, que apuestan por controlar a sus altos tribunales para gobernar sin ataduras ni complejos.

Reformar la UE desde dentro

Para reconducir este enorme buque a la deriva, y sin llegar a la demolición que corean los euroescépticos, algunas voces piden eliminar la grasa acumulada en las últimas décadas. Hay que “cortar con el presupuesto ineficiente, con los casi 300.000 millones de euros que se han transferido en los últimos siete años a los dueños de tierras agrícolas”, resume Cleppe desde Open Europe.

El analista habla de bajar impuestos y reducir el gasto público, ideas no originales, pero que, según él, deben “permitir que surjan nuevas empresas que reemplacen a la vieja industria, que ya no puede competir más frente a las economías emergentes”.

En privado, en una de las plantas nobles de la Comisión, un alto funcionario reconoce que “sufrimos el riesgo del declive de Europa, la capacidad de retener nuestro lugar en el mundo porque nuestras instituciones se mueven demasiado lentamente”. Quien lo dice guarda el anonimato. La eurodiputada del Bloque Nacionalista Galego, Ana Miranda, sí habla claramente de la necesidad de un cambio total porque las instituciones actuales, dice, “no sirven ya”.

“Hay que empezar de cero, con lo aprendido, pero definiendo otro modelo”, señala la gallega. De nuevo las críticas al déficit democrático en la toma de decisiones, donde el Consejo, los gobiernos de los países, tienen la última palabra. La eurodiputada explica que “el Parlamento Europeo decide cuestiones muy avanzadas socialmente, ecológicamente, de justicia económica, pero luego es frenado por los Estados”.

La Comisión, el gobierno de la UE, propone; el Europarlamento elegido por los ciudadanos corrige y respalda o rechaza; y al final son los gobiernos los que deciden qué normas se aplican, los que sacan adelante corsés como el déficit del 3%. “Así no vale Europa”, concluye Miranda.

Bajando a lo concreto, una serie de eurodiputados estudian nuevas ideas para mejorar, al menos, las condiciones de vida de los ciudadanos. Agrupados en el recién creado Progressive Caucus, un marco de diálogo de los grupos de izquierda en la Eurocámara sin vocación de sustituir a los partidos representados, discuten cómo la UE pueden proteger los derechos laborales y las negociaciones colectivas “para acabar con el dumping social en la UE”, explica Fabio De Masi, europarlamentario alemán de Die Linke.

El eurodiputado de Iniciativa per Catalunya Verds, Ernest Urtasun, que también participante en el grupo, reconoce que estudian esta idea, pero que falta su concreción definitiva. Lo difícil será sacarla adelante en un Parlamento dominado por la alianza de conservadores y socialdemócratas. Superponer la legislación comunitaria a las normas laborales de los Estados Miembros supondría una enmienda a la totalidad de las reformas laborales aplicadas.

Los años de crisis económica han dejado una huella tan profunda que va más allá de las abultadas cifras de desempleo, que según los últimos datos de Eurostat es del 10,1% en toda la eurozona. Es decir, apenas un cambio significativo frente al 10,8% de julio de 2015. España, con un 19,6%, y Grecia, en el 23,5%, lideran el ranking. Las cifras de paro en la zona euro aún son similares a las de 2009. Fabio De Masi insiste en la necesidad de mejorar las condiciones económicas de los ciudadanos: “La ausencia de subidas de sueldos e ingresos entre la ciudadanía es lo que daña la democracia”.

Hoy, cuando Europa avanza hacia su ‘año nueve’ de crisis económica, se cuestiona nuestro modelo de vida. La presión que sufre la UE es mayor incluso que en 2012, cuando la explosión de la deuda periférica y la rigidez de Wolfgang Schäuble casi expulsan a Grecia de la moneda única y arrastran a todos los países del sur de Europa.

El final del euro, la salida de Alemania y sus satélites de la moneda única, y la creación de un euro para ricos y otro para pobres son ideas cada vez más presentes en los debates. Desde posturas liberales como las de Cleppe o Fassina, pero también por una parte de la izquierda europea.

El ‘lexit’ o la salida de la UE mediante referendos como el británico parte de la idea de que “la UE no puede ser reformada”, según explicaba en una entrevista a Mediapart antes de verano el griego Stathis Kouvelakis, antiguo miembro del Comité Central de Syriza. Los impulsores del Progressive Caucus rechazan este maximalismo en favor de un “marco de diálogo que llene un vacío ante el momento crítico que vive Europa”, según Urtasun.

Diem25: la desobediencia

El debate sobre el rumbo de la UE que reclaman los eurodiputados en pro de una mayor democratización ha sido denominado “euroreformismo” por la plataforma política DiEm25, con el ex-ministro de finanzas griego Yanis Varoufakis al frente. Su idea es que un frente de gobiernos europeos deje de cumplir las normas económicas impuestas por el establishment de los tecnócratas, la banca y las grandes empresas.

Varoufakis propone una campaña de desobediencia civil desde las instituciones nacionales, regionales y municipales frente a las europeas

Varoufakis propone una campaña de desobediencia civil desde las instituciones nacionales, regionales y municipales frente a las europeas. “Sin duda alguna, las instituciones de la UE nos amenazarán con la expulsión, con pánicos bancarios... de la misma forma que amenazaron al gobierno griego con el Grexit en 2015”, explicaba recientemente el exministro de finanzas en una carta abierta a varios colegas europeos. El objetivo sería resistir ante Bruselas, Berlín y París porque “si no pestañeamos, entonces, o pestañearán ellos o la UE será desgarrada por su propio establishment”. Pero para conseguirlo es necesario un frente amplio de países europeos que de momento no existe en la UE.

Y mientras tanto, la crisis se perpetúa y derriba mitos. Por primera vez en la historia, un presidente de la Comisión gestionará la salida de un socio europeo, un trauma nunca vivido en los más de sesenta años del proyecto. La losa honorífica ya pesa sobre los hombros de Jean Claude Juncker, aunque el Brexit todavía no ha ocurrido.

Un alto diplomático europeo reconoce que, tras el terremoto provocado por las urnas británicas, estamos ante “un proceso de dos años con unas repercusiones todavía no previstas”. La reflexión de este funcionario, ya de retirada de la capital comunitaria, es que “no hay una visión común sobre el futuro de la UE”. Con la socialdemocracia desaparecida o demasiado sumisa al mainstream neoliberal, son los euroescépticos, los euroreformistas, los ultranacionalistas y los defensores de la desobediencia quienes luchan por imponer su visión o estrategia para la Europa del siglo XXI. 

“Soñemos en sitios como Silicon Valley para los emprendedores en Europa. Pero si se intentan construir nuevos Silicon Valley sin una estrategia clara, entonces tenemos un sueño roto”. Es la reflexión de Scott Stern, investigador del MIT, la prestigiosa universidad de Estados Unidos, hace unos días en Bruselas. La...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Alexandre Mato

Periodista por la UCM, donde cursó un Máster en Relaciones Internacionales.
Antiguo editor jefe de cierre de 'Mercados', ha pasado por la Cadena Ser, Informativos Telecinco y 'El Confidencial'. Colabora con la TVG o Telemadrid. Vive en Bruselas.

 

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí