1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Reiniciando la socialdemocracia: de las musas al teatro

Manuel Escudero 19/10/2016

<p>Pinball.</p>

Pinball.

LA BOCA DEL LOGO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En una reflexión anterior, El reinicio de la socialdemocracia, se defendía que el declive de la socialdemocracia no es imparable, pero tiene sus dificultades. Y concluía que la disyuntiva es clara: o se enfrentan esas dificultades o, efectivamente, la socialdemocracia no tendrá futuro. En esta reflexión de continuación se proponen seis ejes generales (aplicables a cualquier país desarrollado) para “aterrizar” el reinicio socialdemócrata. Son apuntes brevemente hilvanados para un debate político de nuevos polos de referencia como los que estamos discutiendo en el Foro de Economía Progresista y, muy próximamente, en sus I Jornadas que se celebran en Madrid el 20 y 21 de Octubre: temas de reflexión conjunta de la izquierda y búsqueda de un nuevo paradigma, que sin interferir con la coyuntura política (más bien borrascosa en el momento actual), aspiran a co-crear un modo de pensar nuevo que dé a luz mimbres para la acción política de la izquierda en fechas no muy lejanas. 

Comencemos: hay tres grandes sacudidas sociales que van a alcanzar su plenitud en las próximas décadas y cuya solución no permite ni un gran abanico de opciones ni un compás laxo de espera. Ante ellas, es imperativo que una socialdemocracia “reseteada” comience a pensar en nuevas políticas respecto al cambio climático, el envejecimiento de la población y los flujos migratorios.

1.- Detener efectivamente el cambio climático

Si el mundo no comienza a reducir sus emisiones de CO2 a partir de 2020 y no llega a 2050 con una reducción del 50% de sus emisiones, el cambio climático causará destrozos inimaginables para la humanidad. En este terreno sorprende que los programas de los partidos políticos de izquierda no han profundizado en las políticas concretas para hacer posible que el cambio climático se detenga. 

Propondría, para empezar, una afirmación de base: la transición a fuentes renovables desde el modo de producción de energía basado en los combustibles fósiles, no será posible con mecanismos que se apoyen en las fuerzas del mercado (incentivos negativos, quien poluciona paga, etc.). Varios ejemplos ilustran las resistencias que van a existir: las subvenciones a combustibles fósiles, impulsada por sus lobbies, siguen creciendo (22% entre 2009 y 2014 según datos de la IEA, International Energy Agency).  Las grandes empresas petroleras y gasísticas continúan sus prospecciones, desde el “fracking” hasta la apertura de nuevos campos petrolíferos: pero para alcanzar objetivos como los propuestos, aproximadamente un 70% de las reservas existentes de combustibles fósiles deberían no ser utilizadas jamás, y deberían irse acercando a un valor cero, por mucho que se nieguen a aceptarlo los grandes oligopolios energéticos. En la situación de excepcionalidad actual, ante la necesidad de detener el cambio climático, será necesario un nuevo tipo de intervención pública que ponga bajo control público aspectos críticos del modo de producción de la energía. 

2.- Nuevas políticas ante el envejecimiento de la población

Entre 2015 y 2050, la proporción de la población mundial con más de 60 años de edad pasará de 900 a 2.000 millones de personas, y en España, se pasará del 16,6% en 2008 a un pavoroso 40% en 2056. 

Los fondos de pensiones que capitalizan y posibilitan las pensiones en los países de la OCDE asciende a 50 billones $ en la actualidad, - equivalente al 70% del PIB mundial. Con un horizonte económico a largo plazo (hasta 2060) de bajo crecimiento económicos y con tipos de interés cercanos a cero, el sistema es cada día menos solvente para asegurar el mantenimiento de las pensiones que se han disfrutado en el pasado. 

En los países, como es el caso de España, cuyas pensiones están basadas en sistemas de reparto o de caja, el futuro de las pensiones será sin duda mucho más inmune a esos avatares financieros. Pero  se necesitará que el sistema mantenga un número de trabajadores en activo suficiente para asegurar las pensiones de un número creciente de jubilados. Según estudios del INE, los efectos de envejecimiento de la población en el sistema de pensiones lo torna insostenible en un escenario 2050, con una disminución constante del ratio de activos cotizantes frente a pasivos pensionistas que irá descendiendo desde 2 hasta 1 o incluso por debajo. Esto solamente podrá ser corregido en nuestro país con una inmigración de 200.000-400.000 personas al año. 

Una opción básica en ambos casos es ir despegando gradualmente los sistemas de pensiones tanto de las incertidumbres del sistema financiero como de las derivadas del decrecimiento de la población, dando entrada a un nuevo sistema por el que una parte creciente de las pensiones sea sufragada a través del sistema fiscal y de nuevos impuestos.

3.- La gran batalla de las migraciones

La mayor parte del crecimiento demográfico global entre 2015 y 2050 se dará a las puertas de Europa. Países como Nigeria, Costa de Marfil, RD del Congo, Mali o Angola crecerán en proporciones escalofriantes, más que doblando su población actual. Y algo parecido ocurrirá en países como Afganistán, Siria o Iraq. En agudo contraste, países europeos como Alemania, Italia o España verán disminuir su población, y este suicidio colectivo se agudizará en diversos países del este Europeo, como Polonia o Rumania.  Pese a la vociferante ultraderecha europea, una política de murallas sin más no es una solución sostenible. Europa, y cada uno de sus países, debe replantearse su política migratoria: debe detener su decrecimiento demográfico y su envejecimiento, estableciendo un plan de inmigración claro, en el que se proceda a admitir cohortes de inmigrantes, absolutamente necesarias para el futuro crecimiento de cada país. 

En paralelo es necesario asegurar que el desarrollo económico se hace realidad en los países de alto crecimiento demográfico, pues es el único modo de detener el éxodo de millones de jóvenes en busca de una vida decente, y sus elevadas tasas de fecundidad actuales. El mejor modo de hacer realidad este segundo objetivo es estableciendo con África y desde Europa una reedición histórica del Plan Marshall. Sencillamente, no hay otra solución.  

4.- Quebrar el modelo económico del capitalismo neoliberal

En la anterior reflexión ya se señalaba que el modelo económico neoliberal ha dado de sí todo lo que podía y nos trae ahora un futuro no muy halagüeño de desigualdades crecientes, muy pobre crecimiento económico hasta 2060, y episodios de burbujas y sus estallidos. No sabemos cuándo y dónde, pero sí sabemos que en el futuro nos aguardan nuevos grandes episodios de recesión. ¿Cómo conjurar estos peligros? El foco estratégico debería estar en tres frentes: 

a.- Hay que detener y revertir el crecimiento de la deuda

Un nuevo shock externo (como ocurrió con el derrumbe de los precios del petróleo hace unos meses) es lo puede desencadenar una tercera gran recesión. En un mundo en el que Estados y empresas están endeudados hasta las cejas, un nuevo shock puede ocasionar un “default” de empresas o países que se transmita a velocidad de vértigo por toda la economía global. 

b.- Hay que enterrar la política de expansión monetaria (QE)

La expansión monetaria ha sido inefectiva porque no ha llegado ni a la gente ni a las pequeñas empresas. Lo que es igual de malo, ha sido, al mismo tiempo, causa y consecuencia de los tres grandes estallidos económicos que ha soportado la economía global en lo que llevamos de siglo, y, por supuesto, alimenta la monstruosa espiral de deuda. Es necesario sustituirla por un nuevo tipo de intervención, en el que una expansión monetaria mucho más limitada se dirija, efectivamente, a la inversión productiva.

c.- Hay que romper el horizonte de crecimiento económico bajo. 

La explicación de fondo del estancamiento económico que se experimenta en todo el mundo desarrollado es  la pérdida de rentas del trabajo desde los años 90 del pasado siglo. El antídoto es que el trabajo productivo vuelva a recibir remuneraciones apropiadas. Por ello son elementos centrales para quebrar el sistema, soluciones como 1) las subidas significativas del Salario Mínimo Interprofesional, como señal para toda la economía, 2) el acortamiento gradual de las horas de trabajo sin disminución de salarios, comenzando con la jornada semanal de 30 horas y 3) las medidas destinadas a la democratización de las empresas.

5.- Renta Básica Universal

El efecto más hiriente de todo lo que está pasando son las desigualdades crecientes en los países desarrollados. Y si durante los últimos 20 años las desigualdades en los países en vías de desarrollo y emergentes han disminuido enormemente, la evolución del capitalismo neoliberal lleva hacia el estancamiento de esas economías (Brasil, Rusia, Suráfrica, Latinoamérica) y su reversión hacia sociedades más desiguales similares a las desarrolladas. Por otra parte la digitalización de la economía está llevando hacia sociedades donde el desempleo irá creciendo por un efecto de sustitución de trabajadores por máquinas inteligentes. 

Todo ello lleva a pensar que alguna solución relacionada con una renta básica universal debe ser considerada. Pero no toda solución sirve: las reformas socialdemócratas, como se señalaba en la reflexión anterior, han de ser sostenibles en el tiempo. Por ello se precisa una fórmula que siendo hoy viable, vaya creciendo a lo largo del tiempo, - o más específicamente, que sirva ahora para luchar eficazmente contra la desigualdad y la pobreza, y se desarrolle mañana para dar cobertura a una sociedad ya inmersa en la economía digital. Por ello defiendo un sistema de “Impuesto Negativo de la Renta”. El Impuesto Negativo sobre la Renta se basa en la idea de  fijar, de acuerdo con la riqueza del país y el nivel de pobreza existente en este momento, un objetivo de renta mínima (por ejemplo, en la actualidad, en torno a 11.000 euros anuales) y otorgar el derecho a percibir del Estado un pago por un porcentaje (por ejemplo, hoy un 20%) de la diferencia entre los ingresos anuales menores y ese mínimo. A este mínimo, que sería un nuevo derecho universal, se le podría y debería introducir multiplicadores adicionales para personas con derecho al Impuesto Negativo y que tienen dependientes a su cargo. Mi estimación es que este sistema beneficiaría a 12,2 millones de personas en España y su coste se situaría en € 12,3 mil millones: un coste importante, pero asumible.

Las  ventajas del Impuesto Negativo como fórmula que puede ir creciendo hacia una renta básica universal son muchas. En primer lugar, permite  hoy combatir la desigualdad sin desincentivar la búsqueda de empleo, y puede afinarse como medida de choque contra la pobreza. En segundo lugar, no es una medida de “quita y pon” y se puede incorporar estructuralmente como parte del sistema fiscal del país. Y por último, puede irse elevando en su cuantía en la medida en que una parte creciente de la población es expulsada del mercado de trabajo “productivo” y se incorpora a la economía colaborativa.

6.- Poner bridas a los monopolios y apoyar desde el Estado la economía colaborativa 

El poder desproporcionado que han ido logrando tener las grandes empresas dentro del Estado actúa como un acelerador de la formación de oligopolios en el campo de los grandes servicios: la energía, las infraestructuras, la banca o los seguros. Por otra parte, con la economía digital, la resistencia por parte de las nuevas empresas tecnológicas a trasladar a los precios sus costes decrecientes, configuran una nueva generación de empresas monopolísticas. No se trata de abolir los oligopolios por decreto, sino de ir sistemáticamente eliminando su intromisión opaca en las regulaciones públicas, su elusión a paraísos fiscales, los privilegios fiscales y de subvenciones de los que se benefician, o sus conductas colusivas y rentistas, al tiempo que se busca su alianza, cuando esto sea posible, alineándola con los intereses de la mayoría. En una palabra, una socialdemocracia reiniciada no está en contra del mercado capitalista, pero no hace ninguna concesión a los poderes abusivos que operan hoy en él, y tiene como objetivo erradicarlos.

Esa línea estratégica respecto a los mercados debería combinarse con otra línea estratégica: la supresión de trabas y el apoyo al crecimiento para que las nuevas actividades que operan con un pie fuera del mercado, -la economía colaborativa, social y solidaria,- siga floreciendo. No se trata de ayudarla creando empleo público, sino facilitando la apertura de nichos socialmente necesarios que puedan ser cubiertos por empresas colaborativas, cooperativas y sociedades laborales. En breve: todo lo dicho en este apartado merece nuevas respuestas en el terreno de la educación, el empleo, la limitación del poder de los oligopolios o la promoción de la nueva economía colaborativa. 

7. Concluyendo

Lo que se avance en España en estos terrenos será, en buena medida, un ensayo para lo que hay que reformar en Europa.  La clave fundamental de lo que no funciona en Europa es la coalición política en la que se sustenta: conservadores y Partido Popular Europeo, en alianza con los demócratas liberales y el apoyo en muchas ocasiones del reformismo gradualista de los socialdemócratas europeos. Su legado más nefasto es la emergencia de una ultraderecha eurófoba que tiene motivos para felicitarse porque progresa sin parar y a la que la coalición dominante va cediendo terreno. Pero solamente una socialdemocracia refundada, en alianza con una izquierda radical que haya también madurado en sus planteamientos logrará cambiar los destinos de Europa y detener a una ultraderecha que, por el momento, se está apropiando del descontento popular. 

Esa alianza no va a ser fácil, y no va a estar exenta de tensiones, miserias e incluso luchas cainitas. Pero la clave de una socialdemocracia reiniciada es, mejor que ninguna otra, practicar la idea de que los enemigos están ahí, están progresando, y en esa batalla, que se libra en España y en Europa, todos los que puedan ser alineados para hacer retroceder a la ultraderecha xenófoba, ir arrinconando al capitalismo neoliberal  y saltar olímpicamente por encima de sus designios, son imprescindibles.

--------------

Manuel Escudero es economista y promotor del Foro de Economía Progresista

@escuderomanu

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Manuel Escudero

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí