1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Perfil / Carlos Lesmes, presidente del Poder Judicial

La toga de hierro

En el CGPJ, sin leyes polémicas sobre las que informar, ni plazas a adjudicar por las que tengan que pelear las asociaciones de jueces, rige la pax Lesmes

Xosé Manuel Pereiro A CORUÑA , 30/11/2016

<p>Carlos Lesmes, presidente del Consejo General del Poder Judicial. </p>

Carlos Lesmes, presidente del Consejo General del Poder Judicial. 

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT necesita la ayuda de sus lectores para seguir siendo un medio radicalmente libre e independiente. ¿Nos echas un cable?

---------------------------------

“A los jueces nos duele escuchar que esa justicia en la que creemos y por la que trabajamos no es independiente, que está politizada, que son los partidos políticos los que dirigen la acción de los jueces. Estas afirmaciones, reiteradas durante años por opinadores de todo tipo…, no se ajustan a la verdad”. Los discursos, como los deseos de las misses, siempre están llenos de buenas intenciones, y todos los que asisten a este tipo de celebraciones están acostumbrados a oír proclamas similares como un mantra ritual. Pero seguro que a alguna de las autoridades presentes, civiles o militares, en el solemne acto de Apertura del Año Judicial el pasado mes de septiembre, en el Tribunal Supremo, le chocó escuchar ese canto a la independencia precisamente en boca del presidente de la institución y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes.

Porque Carlos Lesmes (Madrid, 1958) llegó en 2013 al gobierno de los jueces después de haber estado ocho años como director general en los gobiernos de Aznar, en el segundo al frente de la Dirección de Relaciones con la Administración de Justicia. Es decir, era “nuestro hombre en la curia”. “Los puestos que ocupó Lesmes no se puede decir que fuesen técnicos y no políticos. Cuando fue director general de Objeción de Conciencia era en una época en la que los objetores iban a la cárcel”, considera Margarita Robles, que fue magistrada del Supremo y vocal del CGPJ, pero que nunca ocultó su cercanía al PSOE (tuvo cargos con Felipe González, dejó el Supremo para ir en las listas con Pedro Sánchez y fue de las que votó “no” a Rajoy). 

El actual presidente del Supremo había llegado al Gobierno Aznar, procedente de la carrera fiscal, desde el tribunal de lo contencioso de Valencia. Con el advenimiento de Zapatero, retomó la toga, ya para presidir la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional. El dolido adalid de la independencia judicial –de la “rabiosa independencia”, dijo en el discurso-- atravesó el desierto de los mandatos socialistas impartiendo o participando en cursos de la FAES, el nada independiente (ni ideológica ni presupuestariamente) think tank conservador de José María Aznar. Unos 16, una media de casi dos al año. Demasiados para que parezcan un accidente o una casualidad. 

“Cuando la sociedad se percate de que la independencia y la profesionalidad presiden unas decisiones judiciales coherentes, adoptadas bajo el principio de la igualdad de todos ante la Ley, fundamentadas exclusivamente en sus dictados, cabrá esperar que la tarea del juez se valore con un saludable espíritu crítico”. Alguna de las decisiones que adoptó el autor del discurso, ya como magistrado en la Sala de lo Contencioso del Supremo, quizá no casen del todo con esa coherencia. Como la ilegalización de Sortu, que posteriormente tumbó el Tribunal Constitucional. O no se compadezcan demasiado con el principio de igualdad ante la ley: el que llegaría a ser presidente del Supremo se quedó solo en su apoyo al indulto al kamikaze de la autopista de Valencia que mató a otro conductor (el caso lo llevaba el bufete en el que trabajaba un hijo de Alberto Ruiz-Gallardón, y su defensor en concreto era el hermano del dirigente del PP Ignacio Astarloa). 

Cuando el PP volvió al Gobierno, Lesmes era un candidato natural al puesto que ahora tiene allí, en el CGPJ y en Supremo. Aunque no tenía demasiada experiencia en el Supremo (con todo, más que Carlos Dívar, que no lo había pisado), había participado en los cursos de la FAES y en la redacción de las dos últimas reformas de la Ley del Poder Judicial. Y era amigo de Alberto Ruiz-Gallardón (también fiscal de carrera).  Una elección lógica. Incluso para el exministro socialista de Justicia Francisco Caamaño. “La presidencia del Supremo ha tomado protagonismo y ha cogido peso desde que está él. Es un sistema más presidencialista que otras veces, quizás porque es una persona trabajadora y el tener una experiencia política y conocimiento de las relaciones con las administraciones le ayuda a no estar pendiente de otros parámetros, a trabajar con criterio propio”, señala. 

“Abordar con éxito estas y tantas otras facetas de la función judicial exige un acopio de buena dosis de inteligencia emocional, empatía y dominio de las relaciones personales”. No todos los que en los tiempos en que Lesmes atravesaba el desierto estaban en el oasis de poder son tan favorables en su valoración como Caamaño. “Es conservador, muy conservador, eso no es ningún secreto. Es afable en el trato, pero un autoritario de tomo y lomo, tiene poder, y lo ejerce, incluso con los suyos. Es muy consciente de las debilidades de los demás, impone su criterio, sea justo o injusto, y eso le hace tomar decisiones a veces un tanto arbitrarias, que le han ocasionado algunas broncas, como cuando impuso al presidente de la sección tercera”, dice uno de los vocales en su día designados por el PSOE. 

Contra la norma no escrita de que los presidentes de la Sala de lo Contencioso del Supremo renovaban un segundo mandato, Lesmes removió la silla de José Manuel Sieira, un juez de carrera con 21 años de experiencia de magistrado, para promover a un amigo, Luis Díez-Picazo, juez por el quinto turno con una experiencia de siete. Sieira había sido el inductor de la anulación del indulto al kamikaze de Valencia. También, contra el criterio de su entonces compañero de sala Carlos Lesmes, había promovido una cláusula en la sentencia de la plataforma Castor que permitía al Gobierno no pagar la indemnización multimillonaria a Florentino Pérez (que el Gobierno, generosamente, declinó utilizar). Y sobre todo, Sieira era amigo personal de Margarita Robles, la némesis de Lesmes, y se negó a dejar de serlo.

“El buen juez debe descubrir con sutileza los valores de las distintas instituciones, resolviendo las controversias con equidad y, por qué no decirlo, también con ciertas dosis de imaginación”. En lo de imponer su criterio le ha venido al pelo, además de las dosis de imaginación, la reforma del Poder Judicial que ayudó a redactar: todo el poder del CGPJ reside en la Permanente. Y a los cinco vocales que integran la Permanente los escoge el Pleno, pero los propone el presidente. De hecho, cuatro vocales del CGPJ presentaron un recurso en el Supremo por presuntas irregularidades en la renovación de la Permanente, en enero de 2015. Entonces, seis vocales habían realizado una propuesta por escrito, como punto del orden del día, tal y como dicta el procedimiento, pero no fue discutida ni votada, “y en su lugar se aprobó la formulada verbalmente por el presidente”. El pasado miércoles 23, el Supremo desestimó el recurso. Lo hizo, como corresponde, la Sala Tercera, la que preside Díez-Picazo. 

Fuera de la Permanente hace mucho frío y nadie te oye. Los vocales que no forman parte de ella no pueden viajar a Madrid sin autorización expresa, y en ocasiones a algunos se les ha denegado la autorización para consultar expedientes de temas sobre los que tendrían que pronunciarse. “Nadie se atreve a plantarle cara. Ni en el pleno ni fuera. En cuanto llegó, diez días antes de Navidad, mediante un email, echó a 20 trabajadores a la calle, dándoles media hora para recoger todo. Sin embargo, convocó cinco plazas de letrados con carácter vitalicio, que antes no lo eran, y al día siguiente de las elecciones de diciembre, el tribunal calificador concedió dos, una de ellas al yerno de su segundo en el Supremo”, comenta una fuente del CGPJ. Margarita Robles lo resume así: “Como presidente del Consejo, en vez de fortalecer el organismo y, por lo tanto la independencia del poder judicial, lo está haciendo un órgano completamente presidencialista, donde él es el que toma todas las decisiones, más dirigidas hacia apuntalar su imagen personal que a la institución”. 

“El juez es un trabajador del conocimiento. Su principal destreza es intelectual que, además, trasciende su propio entorno, pues el ejercicio de su función genera y desarrolla un conocimiento que se proyecta sobre gran parte de la sociedad”. “No se le conoce ninguna aportación, ninguna propuesta, ni como fiscal ni como juez. Y lo que es peor, ningún interés en hacerla. Ha vivido agazapado, esperando una oportunidad, aplicando de forma burocrática la legalidad”, dice un compañero de carrera. “Cuando le propusimos reunir todas una serie de causas pendientes iguales que iban a ser cientos, o miles, en una sola, para evitar gastos a la administración y complicaciones a las partes, no es que argumentase a favor o en contra. Simplemente no escuchó”, se queja. 

En el CGPJ, sin leyes polémicas sobre las que informar, ni plazas a adjudicar por las que tengan que pelear las asociaciones de jueces, con una Permanente de hierro, rige la pax Lesmes. Según los cgpjólogos, el actual presidente intentará la muy difícil tarea de trabajarse la reelección, en 2018, y si no, recalar en el Tribunal Constitucional. “Nuestro compromiso institucional con el Estado de Derecho ha de guiarnos siempre por la senda de la excelencia jurídica, con ecuanimidad e independencia”. Ha dicho. 

---------------------------------
CTXT necesita la ayuda de sus lectores para seguir siendo un medio radicalmente libre e independiente. ¿Nos echas un cable?

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Xosé Manuel Pereiro

Es periodista y codirector de 'Luzes'. Tiene una banda de rock y ha publicado los libros 'Si, home si', 'Prestige. Tal como fuimos' y 'Diario de un repugnante'. Favores por los que se anticipan gracias

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Alecrin68

    En todo conforme, excepto en lo de la más Política que "Magistrada" Margarita Robles, que no tuvo empacho en llegar a acuerdos con los conservadores del PP para el avance de sus amigos y por ende los propios.

    Hace 4 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí