1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

MIGUEL PASQUAU LIAÑO / AUTOR DE ‘CASA LUNA’

“Me encanta el juego, lo reconozco. Lo paso bien”

Vanesa Jiménez 28/12/2016

<p>Miguel Pasquau, durante la presentación de <em>Casa Luna</em>.</p>

Miguel Pasquau, durante la presentación de Casa Luna.

ÁNGEL SÁNCHEZ

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

_____________

En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre:

______________

Esos veranos del sur de tardes eternas los ha gastado Miguel Pasquau Liaño (Úbeda, Jaén, 1959) en escribir. Tres novelas en 15 años nacidas con paciencia. Una cada lustro, que han ido creciendo y cambiando como lo hacía su autor.  “Nadie estaba esperándome. Y eso ha sido fundamental”. Todas se han publicado en los últimos tres años. La última, Casa Luna, editada con cuidado por Ediciones Miguel Sánchez, está ahora en las librerías. “Un lujo”.

 

Pasquau enseña Derecho Civil en la Universidad de Granada —la ciudad en la que vive— y es magistrado de la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Allí se encarga fundamentalmente de la instrucción y enjuiciamiento de causas penales contra aforados (jueces,  diputados autonómicos y consejeros) y de las apelaciones de los juicios que se celebran con jurado. Cuando el calor más aprieta el juez escribe literatura, muy cerca de la Sierra de Cazorla, donde está y transcurre Casa Luna. El resto del año firma artículos de opinión en varios medios; muchos de ellos en CTXT.

La novela es una historia de mentira, y de ficción. Una mentira envuelta en una ficción. Es además un desafío, en el que la ficción podría ser simplemente el reflejo de una realidad, como ocurre con los espejismos. Y esto es lo que más preocupa al autor, haber construido un relato que de tan posible termine siendo probable. “Me interesa la verosimilitud de lo que Marcos Fortuño —su protagonista— finalmente decide desvelar. Él tiene en su mano hacerlo o no hacerlo. Y lo hace. Se arriesga”. A Pasquau también le importa el disfrute. “Eso es la literatura. Tu primera obligación es pasarlo bien mientras escribes, porque si no el lector no disfruta. Me encanta el juego, lo reconozco, lo paso bien”.

Verán, esta entrevista tendría que ser dos distintas. Una, para los que no hayan leído la novela, y otra, para los que sí. Una, para los que ya conozcan el secreto de Marcos Fortuño, quizá el mejor novelista contemporáneo en lengua española, además de intelectual influyente por sus artículos en la prensa, y otra para los que no. La resolución del misterio la encontrarán en las páginas de Casa Luna. Aquí intentaremos acercarnos todo lo que podamos. “De lo contrario, este libro no sería una novela, sino una noticia”.

Lo que ahora está ocurriendo con los medios de comunicación no pasa de pronto. Las causas están más atrás

Casa Luna es una historia de 30 años contada en apenas 20 días: la de Fortuño, al que Pasquau cede la voz de la primera persona. Autor y protagonista nacen de la mano, lo que permite adivinar el paralelismo. “En su origen, antes de que le propusieran el pacto que cambiaría su vida, sí se parece a mí. O yo me parezco a él, no lo sé. Es un tipo que está en la universidad, al que le gusta escribir, que lleva una vida un poco dispersa.  De hecho, la primera novela que escribe Fortuño, sin éxito, la escribí yo con otro título. A partir del momento en que la editorial le propone ese pacto se distancia por completo de mí”.

El autor sitúa el relato en el lugar de sus estíos, una finca entre olivos cerca de Cazorla a la que se llevó la Casa Luna original. “Hay una finca con ese nombre, que está destruida. Tiene tres encinas y una casa en ruinas, pero me encantó el nombre y se lo puse a la finca en la que yo paso buena parte del verano”. Pasquau explica que quiso colocar a Fortuño en sus espacios, en uno en el que su protagonista pudiera seguir viviendo mientras escribía su confesión. “Creo que una novela no funciona si no tiene un ambiente, un universo. Lo quise situar en un lugar para mí familiar, en el que me pudiera desenvolver bien. El escenario interactúa claramente con lo que se está contando, de una manera deliberada”. “El personaje de Amalia —continúa Pasquau— representa ese escenario y ese ambiente. Hay un juego con esta mujer que a Fortuño le resulta muy útil para que le sigan pasando cosas y para avanzar en su narración. Amalia existe, comparte ese verano con Marcos Fortuño, pero el escritor necesita también inventársela”.

Durante la conversación, el escritor alude a la fuente Q para “intentar explicar cómo en esta novela se juega con dos cosas que son muy distintas”. “Una es la mentira y otra es la ficción. La mentira es algo que no es verdad, lo que se cuenta no sucede. Y en esa mentira es en la que Marcos Fortuño estuvo viviendo más de 20 años. Atormentado porque era consciente de lo falso”. “Cuando descubre que no todo era una mentira —prosigue Pasquau—, que hay algo superior con lo que no contaba, llega la ficción. Él acaba viéndose por fin como una pieza de una ficción de la que no es culpable. Ahí es cuando se decide a confesar. Si siguiese en la mentira no se habría atrevido a contarlo. Cuando descubre algo que lo envuelve, algo que estuvo ahí desde el principio sin que él pudiera sospecharlo, algo muy grande que cambia el sentido de su vida y le permite comprenderse, entonces es cuando ya no puede guardárselo y decide revelarlo, pese a ser consciente de que ello supondrá una especie de inmolación”.

Hay un momento de la historia, de su historia, en la que el protagonista sentencia: “Me llamo Marcos Fortuño, pero Marcos Fortuño son otros. Yo solo muevo los labios”. Esos otros, ese doble, evoca la idea del doppelgänger y con ella a Poe, Cortázar o Dostoievski. “También le recordará a una maravillosa canción de Radio Futura, que se llama Historia de playback [No digas una palabra más / No me fío de ti, ya oí / Eso en algún / lugar y no / Te lo has aprendido bien / Alguien dicta en la sombra y tú / Sólo mueves los labios]. “Esa frase viene de esa magnífica canción. Del disco ‘De un país en llamas’, de  Radio Futura. Auserón es un filósofo de la música”.

La llamada posverdad

Aún en el terreno de la mentira, Pasquau convierte a Fortuño en un opinador muy influyente en la prensa. “Es otra vertiente de la novela o del personaje. Sin él decidirlo, se ve involucrado en una especie de operación mediática y política, en Madrid, en los años del declive del felipismo y la llegada de la nueva derecha del Partido Popular de Aznar, hasta Zapatero. Esa vertiente es menos literaria, es controvertida, Fortuño acaba implicado en ese mundo y cuando mira hacia atrás tampoco le gusta”.

“Hay algo de denuncia sobre el periodismo actual —continúa el autor—. Mi protagonista se relaciona con personajes del mundo del periodismo, cena con Aznar, con Álvarez Cascos, se encuentra con Cebrián y con Pedro J. Ramírez. Supongo que lo que ahora está ocurriendo con los medios de comunicación no pasa de pronto. Las causas están más atrás. La razón última se explica en una escena en la que Rafael Villalba, presidente del grupo editorial, le propone a Fortuño pasar al mundo de la opinión. Lo que le interesa es hacer caja. En ese hacer caja está la causa más profunda de todo esto”.

Preguntado por la posverdad latente en la novela, Pasquau prefiere no opinar, “no me siento seguro con el término”. “Si es sin más una mentira descarada que es vendida como verdad no me interesa. Lo que me interesa más desde el punto de vista literario es la capacidad que tenemos de reinterpretar una cosa que hemos entendido de una manera, una realidad, una vivencia, con un trazo nuevo que le da una dimensión totalmente distinta”.

“Yo no me atrevo a llamar a eso posverdad —añade—, pero ese juego de distintas dimensiones, que por otra parte es un juego clarísimamente borgiano, los círculos concéntricos de la verdad. Me encanta”. “A veces es bueno ser los otros —en referencia a la película del mismo nombre dirigida por Amenábar— porque eso nos salva de la reducción a una mera asignación aparente. Yo soy este, y soy así. Cuando mis hermanos mayores querían asustarme, apagaban la luz, la encendían, se ponían serios y me decían: no somos nosotros. Yo me moría de miedo”.

Cuando mis hermanos mayores querían asustarme, apagaban la luz, la encendían, se ponían serios y me decían: no somos nosotros

Hablamos ahora de la fabricación de la literatura, asunto transversal en Casa Luna. “Tiene que ver con un archivo descomunal que aparece en la novela, y con un programa de software que cambia el concepto de autoría, un gran archivo de intimidad puesta al servicio de escritores y de casas comerciales”. “El solo hecho de conocer el almacenamiento de conversaciones telefónicas y de tráfico de redes sociales --ahora habla el magistrado-- es un instrumento maravilloso para la investigación del delito, pero el sistema en sí genera alguna preocupación. Como juez, cuando tienes ocasión de acceder a las comunicaciones privadas de un investigado,  te das cuenta de lo agresivo que resulta para él y de los peligros de su abuso, de ahí que deba usarse con muchas reservas y muchas garantías. Como ciudadano tienes dos opciones: o cierras la ventana para que no te vean y vives a oscuras, o te despreocupas”.

Acabamos la charla en el punto en el que la empezamos, en todo aquello que ninguno de los dos hemos podido decir. “Lo que más me gustaría destacar es justo aquello de lo que no puedo hablar en esta entrevista. Lo que pretendo es que se crean lo que cuento en la novela, la verosimilitud, que no parezca una ocurrencia. Quizás lo que se cuenta es verdad. Quizás La isla del tesoro de Stevenson no es una novela más, sino el plano de un tesoro que está enterrado en algún sitio que aún no hemos sabido encontrar. Quizás lo que creemos inventar sólo lo estamos recordando”.

Entre el juego, la mentira y la ficción aparece la realidad en las palabras de una de las hijas de Miguel Pasquau. “A las cinco les he dicho a mis hijos: si llaman por teléfono, no me deis la lata, que van a hacerme una entrevista. Hace un rato, una de ellas me ha preguntado qué tal había ido. Le he dicho que todavía no me habían llamado —mea culpa de la entrevistadora—  y va ella y responde: ¡Pringao!”.

_____________

En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Vanesa Jiménez

Periodista desde hace casi 25 años, cinturón negro de Tan-Gue (arte marcial gaditano) y experta en bricolajes varios. Es directora adjunta de CTXT. Antes, en El Mundo, El País y lainformacion.com.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    https://vimeo.com/196064454

    Hace 4 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí