1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Una izquierda en reconstrucción: del paradigma ausente a la acción transformadora

Cuando el espectro del comunismo ya no recorre Europa y la sombra de la socialdemocracia no tiene densidad para hacerse notar, es momento de plantear una democracia inclusiva desde el conocimiento, la moral, el compromiso y la acción política

José Antonio Pérez Tapias 1/04/2017

<p>Documento de una de las resoluciones políticas del PSOE.</p>

Documento de una de las resoluciones políticas del PSOE.

Cristina Barbarroja

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. Puedes ayudarnos aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Más allá de retóricas y proclamas vacías, lo cierto es que la izquierda no acaba de reencontrarse a sí misma en un mundo en el que han cambiado las coordenadas en que nos movíamos. Hablamos de mundo globalizado, de mercado mundial, de capitalismo financiero, de Estados impotentes, de redes sociales, de relaciones interculturales, de guerras asimétricas, de amenazas transfronterizas... Y la izquierda, ésa que ha pasado a ser calificada de "tradicional", ya en versión socialdemócrata, ya en versión comunista, es la que se había movido en el esquema de un mundo bipolar, de mercado nacional, de Estados fuertes, de estructuras estables, de clases sociales identificadas, de fronteras claramente delineadas... Ese mundo ya no existe. El mundo de ahora, distinto en virtud de la revolución de las tecnologías de la información y la comunicación, del nuevo capitalismo erigido sobre ellas, y de los fuertes cambios en las realidades sociales, políticas y culturales, ofrece una realidad que reclama un nuevo paradigma. Es el paradigma ausenteque la izquierda aún no ha llegado a elaborar. 

¿Será posible hallar un nuevo paradigma, que pudiera ser, por ejemplo, marco idóneo para una propuesta socialista puesta al día? ¿Qué pasó con las banderas rojas? Parecería que a la izquierda también vendría a cuadrarle el dicho del Manifiesto Comunista de que "todo lo sólido se desvanece en el aire". Cuando el espectro del comunismo ya no recorre Europa y la sombra de la socialdemocracia no tiene densidad para hacerse notar, es momento de repensar qué ha sido de la izquierda y ver qué puede ser. Si la izquierda queda sumida en titubeos respecto a su crisis de identidad, falta de proyecto, carencia de programa o pérdida de su base social –todo ello relacionado con la oligarquización de las estructuras partidarias, con muchos dirigentes polarizados en torno a su carrera política--, será la derecha la que siga con su hegemonía desde la ideología neoliberal y sus complementos neoconservadores.

Política frente a una globalización económica antipolítica

En el contexto de un mundo globalizado, la izquierda que perdió el hilo es la izquierda a la que le ha ocurrido tal cosa por no haberse enfrentado al problema de fondo, que no es otro que el hecho de que la política como tal se vea engullida por el "gran mercado del mundo" --dicho en términos calderonianos-- al que nos ha llevado el proceso de globalización. La gran paradoja es que esa crisis de lo político es a su vez resultado de un determinado proyecto político. Es verdad que el mundo globalizado en el que estamos es el mundo configurado sobre todo como gran mercado capitalista, con el capitalismo financiero como dominante, pero de tal manera que esa misma configuración se ha visto impulsada por el proyecto neoliberal. Éste ha sido el proyecto puesto en marcha inicialmente por los Friedman y Hayek desde mediados del pasado siglo, para reconfigurar el mundo a la medida de las exigencias del nuevo capitalismo, el cual, con la exaltación del mercado y la denostación del Estado, se aseguraba un clima en contra de toda regulación política de la economía y a favor del Estado mínimopreconizado por el norteamericano Nozick. Con su economicismo a ultranza, con su visión antropológica individualista, con una concepción de las relaciones sociales en términos de mitificada competitividad, con una valoración negativa del Estado como depredador de las riquezas de los ciudadanos, con una mentalidad tan refractaria a lo público como encandilada por lo privado, el neoliberalismo no ha dejado de actuar como proyecto político encaminado a disolver la política, o incluso a erigir en lugar de ésta una antipolítica resultante de la distorsión de la política al cercenar las condiciones que hacen que ésta sea posible.

Cuando el espectro del comunismo ya no recorre Europa y la sombra de la socialdemocracia no tiene densidad para hacerse notar, es momento de repensar qué ha sido de la izquierda y ver qué puede ser

Fue ante la hegemonía neoliberal como la socialdemocracia sucumbió ideológicamente, dejándose llevar a su terreno por la Tercera Vía de Tony Blair, con la pretensión de situarse "más allá de la izquierda y la derecha", según Giddens. Era el viaje al centro que una y otra vez emprenden los partidos socialdemócratas, sin evaluar cómo dejan atrás señas de identidad y elementos programáticos. Tony Judt ya dijo sobre tal deriva del laborismo británico que algo fue mal.

Con un neoliberalismo fortalecido como ideología dominante y una socialdemocracia en retirada, el capitalismo de la era de la globalización ha encontrado las circunstancias adecuadas para su expansión irrestricta. El debilitamiento de lo político comportado por tales circunstancias ha supuesto la reducción de los Estados a un papel subalterno, así como el despliegue avasallador de un capitalismo capaz de afirmar su fuerza incluso a través de esos "poderes salvajes" denunciados por Luigi Ferrajoli. ¿Qué queda, entonces, de la política? Es imperiosa la necesidad de acometer su reconstrucción democrática, ubicándola en las nuevas coordenadas que brinda un mundo muy distinto del de épocas anteriores. 

Convocatoria sin demagogia para un "pueblo" sin populismo

Sabido es que en estos momentos de cuestionamiento de los esquemas políticos tradicionales, de agotamiento de modelos de organización heredados del pasado, es frecuente que a nuevas formaciones en el panorama político se les aplique el rótulo de populismocon intención de descalificar lo nuevo. No hay sino que considerar con cierta ironía que quienes no se han privado de caer en comportamientos populistas a base de discursos demagógicos, ahora acusen tan a la ligera a otros de lo que ellos han practicado. Pero de todas formas, atentos hay que estar para que no se verifiquen los riesgos de lo que en serio se pueda considerar populismo. Es importante atender a cómo se utiliza, de forma explícita o de maneras implícitas, la categoría "pueblo" que se halla al fondo de proyectos de reconstrucción política que intentan dejar atrás las referencias del pasado apelando a nuevos protagonismos políticos. 

Lejos de concepciones etnicistas, si toca a la izquierda apelar al pueblo es para promover la constitución de un sujeto político capaz de configurar frente al poder una mayoría en torno a reivindicaciones colectivas, convocando sobre todo a quienes, estando en la periferia del sistema político, pueden removerlo para hacerlo efectivamente inclusivo, también respecto a la población inmigrante. Lo subraya el filósofo Jacques Rancière: la democracia es el sistema que se define por la inclusión de quienes protagonizan el acto político de constituirse como pueblo al expresar su disenso y reivindicar sus derechos, de forma que el principio de igualdad opere contra asimetrías excluyentes. 

La democracia es el sistema que se define por la inclusión de quienes protagonizan el acto político de constituirse como pueblo al expresar su disenso y reivindicar sus derechos

Es importante lo que Judith Butler señala tras recordar que "el pueblo se halla dividido según líneas de clase": es necesario tener en cuenta que "el objetivo final de la política no es simplemente levantarse todos juntos para dar un nuevo significado al 'pueblo', aunque a veces sea un gesto importante para lograr un cambio democrático radical". Movilizado el pueblo para dicho cambio la clave es que se constituya en demos, conjunto de ciudadanas y ciudadanos dispuestos a reivindicar y ejercer sus derechos. La ciudadanía es así sujeto "demo-crático" que desde su pluralidad exige igualdad, reubicándose por ello en el eje izquierda-derecha, justo para acabar con la distancia entre "arriba" y "abajo. Conjugar la pluralidad, superando toda pretensión de monopolio, es camino para evitar resbalones populistas, por una parte, o caídas en la irrelevancia política, por otra. 

Pistas para reconstruir la izquierda

¿Será posible, en medio de las crisis en que estamos inmersos, reencontrar los rasgos que perfilen de nuevo la identidad de una izquierda atenta a los hechos a la vez que con capacidad de alternativa? Cabe hallar algunas pistas en torno a estos puntos:  

--La izquierda es un lugar epistémico, es decir, un lugar desde el que desplegar una visión crítica de la realidad social y, tras el conocimiento crítico, erigir alternativas frente a lo criticado: encubrimientos ideológicos, prácticas de dominio, realidades injustas, amenazas medioambientales...

--La izquierda es un punto de vista moral, que por otra parte nunca se ha de pretender acaparar, desde el cual se asume el compromiso de una opción ética, políticamente mediada, por los objetivos de justicia, de libertad, de igualdad que es necesario promover para conseguir una sociedad a la altura de la dignidad humana.

--La izquierda es voluntad de compromiso, capaz de articularse en formas de participación política y organización democrática como vías imprescindibles para la transformación social necesaria, alentando el protagonismo de ciudadanas y ciudadanos que desde sus más diversas condiciones –mujeres y hombres, trabajadores, jóvenes y mayores-- se involucran en sus propios procesos de emancipación y de reconstrucción solidaria de la realidad social.

--La izquierda es una posición política, identificable como contrapuesta a las posiciones de las derechas, desde la cual sostener proyectos y programas encaminados a ser alternativa a las políticas neoliberales y conservadoras.

--La izquierda es acción transformadora, convirtiendo la rebeldía en capacidad de cambio teniendo a la vista, frente a lo existente, el horizonte de lo aún no logrado que se puede conseguir, activando la esperanza desde un imprescindible bagaje de memoria histórica.

Si todos estos ingredientes se conjugan tomando en serio lo que ha de ser una democracia inclusiva, haciendo propio el feminismo, replanteando modelos ecológicos de desarrollo, recusando las mitificaciones engañosas, acentuando las exigencias de laicidad, recuperando la conciencia republicana y relanzando lo que puede ser un proyecto socialista reformulado para el mundo globalizado en el que estamos..., podemos reconstruir el perfil de una izquierda identificable. De ella habrá que decir que se trata de una izquierda que ha de ser reconocible en sus diversos rostros y voces. Nadie tiene el monopolio de la izquierda, pues nadie tiene ni la patente ni la exclusiva de lo que sea esa izquierda que, al fin y al cabo, se verá definida por sus prácticas. En política, se es lo que se hace. 

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. 

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

18 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. CapitanRed

    La teoría está muy bien, es necesario un proyecto. Pero por ahora, el PSOE solo debe decidir si UP es un posible aliado o, como dice uno por aquí, un seguro enemigo. Primero aclarénse y ya veremos después que hacer. Su partido, el PSOE, está tan degenerado que han convertido a Pdr en "el rojo" y, al mismo tiempo, e inevitablemente, en la única salvación, la única forma de evitar la pasokización, en forma de partido bisagra (si es que ya no lo es) que solo abre a la derecha.... y de ahí, todo seguido para abajo. salud y república.

    Hace 5 años 7 meses

  2. Juan Carlos Blogero

    El título del artículo es absolutamente PEDANTE y realmente no dice nada, solo lugares comunes que pueden escucharse en cualquie homilía cada domingo en las iglesias católicas.

    Hace 5 años 7 meses

  3. Antonio Rato

    El profesor Max Weber, que era un genio con gran sentido crítico, se volvió loco cuando comprendió que la ciencia política no sirve para explicar los problemas sociales. Para ser de izquierdas hay que rechazar los dogmas "científicos" y reconocer -como Marx en uno de los prólogos del Capital- que la ciencia política se mueve en un alto nivel de abstracción y que la realidad social es infinitamente más compleja. Es decir, hay que reconocer que el liberalismo económico es una religión falsa y no la única religión verdadera. Aunque se incurra políticamente en pecado mortal.

    Hace 5 años 8 meses

  4. Jesús Díaz Formoso

    YAYA: Algo se mueve. De momento toca votar a los militantes. Si votan a Pedro S., será nuestra responsabilidad que esos 180.000 militantes pasen a ser una gota de agua en un océano libre y abierto; el nuestro El que construimos entre todos, no el que otros construyen para ellos diciendo que es para nosotros. Si gana PS, que llama a la participación de la militancia en la formación de la voluntad del partido, hay que afiliarse y participar. Sin tomar decisiones nos pasará como a la rana que se cuece sin saberlo. Ciertamente, yo no puedo olvidar que PS votó a favor de la reforma express del 135 de la Constitución. Pero lo puedo comprender (no compartir): Disciplinado por el partido. Y no puede hacer otra cosa. Por ahora. Le perdonamos mucho. Pero porque le exigiremos mucho. Montesquieu (siguiendo a Spinoza) lo definió bien: La virtud del Gobernante no es la virtud del gobernado. No me interesa la virtud de Pedro; me interesa nuestro futuro; la virtud de nuestro futuro. He sido siempre revolucionario; pero la Revolución de los Falangistas de Podemos no es Revolución, es Contrarrevolución. Es el enemigo, no el salvador. Ni elecciones transparentes, ni censo creíble de votantes, liderazgo personalista, apoyo de lo más corrupto (medios de manipulación, ejército de trolls, ninis sin programa, los niñatos de Zapatero junto a Verstringe -al que también apoyó Anguita en su Frente Cívico -fue la razón principal de que se fuera a la mierda; Anguita, falangista laureado -alucinante pero cierto-, con Verstringe, el nazi de las cinchas y el uniforme paramilitroncho, ...en fin, que al lado de "eso" Pedro brilla de limpio, con prueba de algodón o del 9. Porque es toy convencido de que la Falange no desapareció con Franco; sólo se ocultó; se metió en el PSOE para fagocitar el socialismo -y así ha sido otros 40 años-,y luego se extendió como infección por la I.U. de los Lóez Garrido, Gerardo Iglesias, Cristina Almeida, … hasta Rosa Aguilar, la niña de Anguita; reconvertida por Garzón y su séquito de Monereos y Vicentes. Los mismos cínicos que ahora “triunfan” en Podemos. La next generation de falangistas travestidos de nosotros. Podemitas y tolls, entre Star Trek y el Hobbit. Seremos capaces de buscar el interés general de las decisiones políticas votando y participando en una estructura partidaria que se dice socialista, y hacer que lo sea, no solo que lo parezca ...? Ese es el reto que genera la ilusión ... otra vez, si. Mejor que nunca más. Salud y Libertad.

    Hace 5 años 8 meses

  5. Miguel Angel

    Sr. Tapias una verdadera persona de izquierdas ya hubiera abandonado el PSOE, si usted se considera así, que hace en el PSOE???. Mucha teoría, la gente está cansada de la teoría, que no nos lleva a ningún lado, por lo tanto considero que usted es uno más del clan, con más o menos aciertos, y eso que lo respeto. Hoy por hoy considero al PSOE víctima del neoliberalismo, el acercamiento al stablishment, la banca y lo demás una guerra entre todos contra todos, buscando colocación como si de una empresa comercial más. Actuar más y menos teoría.

    Hace 5 años 8 meses

  6. JANieto

    Presupuestos Generales del Estado, Seguridad Social y Estado del Bienestar: muchos socialistas (no todos) olvidan lo importantes que son... http://blogs.publico.es/econonuestra/2017/04/02/si-donald-trump-gestionara-la-seguridad-social-espanola/

    Hace 5 años 8 meses

  7. Pepus León de Quinto

    El Sr. Tapias sí que es un hombre de izquierdas y mantiene un discurso de izquierdas. O le concedemos relevancia a personas como éste, o hablaremos de PASOEK.

    Hace 5 años 8 meses

  8. Edmundo Ferres

    Te digo lo mismo que le dije a Patxi López: Hemos aceptado en la UE una economía global que permitía el dumping social y ecológico, sin ningún tipo de restricción ética y todo amparado en el libre mercado. Y sobre todo estamos perdiendo una generación inmensamente preparada retrasando la jubilación, y premiando el trabajo precario y no perjudicandolo. Caminamos ante un mercado que genera cada vez más pobreza con el estigma de la productividad, que siempre va al capital, y una ínfima parte a los soportes sociales de nuestra sociedad que redistribuyan esa riqueza generada, y encima facilitando paraísos fiscales. La solución pasa por limitar ese mercado con restricciones sociales y ecológicas, persiguiendo los paraisos fiscales, y garantizando que el mercado redistribuirá la riqueza, será bueno para el ciudadano, y será bueno para el mercado, porque no decrecerán los verdaderos agentes del mercado que son los consumidores, a los que sin duda también hay que proteger.

    Hace 5 años 8 meses

  9. Antoni

    Es todo más fácil. Hacen falta estadistas y no meros funcionarios que por lo general se corrompen y esquilmar de lo público para llevárselo a lo personal. Porque el PSOE ha apoyado a Rajoy, solo existe una respuesta, han dejado de apoyar al pueblo para lograr el bien personal de los que hostentan cargos de relevancia dentro del partido, como los varones y las puertas giratorias . Esta es la única política actualmente en España, por cierto muy similar a la de Maduro en Venezuela que tanto critican los del PP como PSOE. Y no se dan cuenta.

    Hace 5 años 8 meses

  10. Antoni

    Hemos vivido muchos años de bipartidisme que sólo han servido para repartirse el poder pero no para hacer políticas de estado sino para hacer políticas de como nos repartimos esto. Entre el PSOE y el PP han secuestrado la democràcia han corrompido las instituciones y han esquilmado a los ciudadanos. Ni siquiera se atreven a dar la palabra al pueblo con referèndums, quieren seguir con el chollo que durante tanto tiempo han hostentado y se han repartido en beneficio propio. La ideología solo ya no sirve para engañar a esta tierra de conejos que ha sido su cortijo.

    Hace 5 años 8 meses

  11. Antoni

    Es todo más fácil. Hacen falta estadistas y no meros funcionarios que por lo general se corrompen y esquilmar de lo público para llevárselo a lo personal. Porque el PSOE ha apoyado a Rajoy, solo existe una respuesta, han dejado de apoyar al pueblo para lograr el bien personal de los que hostentan cargos de relevancia dentro del partido, como los varones y las puertas giratorias . Esta es la única política actualmente en España, por cierto muy similar a la de Maduro en Venezuela que tanto critican los del PP como PSOE. Y no se dan cuenta.

    Hace 5 años 8 meses

  12. La Yaya Inconformista

    Sr. Pérez Tapias. Qué lástima que algunos políticos hable tan en abstracto que el pueblo llano no los entiende, ¿es para que les consideren más instruidos y generar confianza o por el contrario para qué la gente se acompleje y piense que sí, que toda la razón?. Yo que soy de pueblo llano y dejo de lado a los grandes pensadores, filósofos y viendo que hay pobres de derechas, de izquierdas y de centro, me parece un absurdo hablar de las izquierdas, unas izquierdas que si hablamos de su partido, han resultado un fraude y son tan neoliberales capitalistas como los de derechas, entonces ¿por qué hacer distinción? Estamos hablando de los derechos de personas, derechos que su partido junto con el de derechas se ha encargado de minar a pesar de haber estado tantos años en el gobierno y que tanta decepción han producido en su electorado que ahora la mayoría han formado otro partido, decepción que aumenta al ver gente como ud. que parece en contra de la gestora pero que no abandona un partido que ha perdido sus ideales de origen, y muchos nos preguntamos si todo ha sido un paripé, un paripé para hacer creer que Sánchez no era indicado, abstenerse y volver a encumbrarlo como víctima, haciéndolo santo, aprovechándose de los slogans de Podemos, aquellos a los que poco antes criminalizaba. Sr. Pérez Tapias, yo creí en el PSOE, pero no es un club de fútbol que da momentos de alegrías y otro de pena, de un partido político y de sus políticas depende el bienestar de muchos y el mío propio y si no aguanto a un marido maltratador, menos aguantaré a un partido que no defiende miss derechos, espero que haya mucha más gente, que aún sin tener la cultura y conocimientos como Ud. y algunos más, tengan los suficientes como para darse cuenta que nos quieren volver a engañar como lo hicieron allá por los años 70/80 haciéndonos creer que era el partido de Pablo Iglesias, por para los trabajadores y gente sin recursos. Por el tiempo que Ud. ha estado en ese partido hasta se le podría decir que es cómplice de todas las canalladas y engaños hechas por ellos, porque no dudo que lo sabía, así que mi admiración hacia Ud. empieza a flaquear, ya que su posición más parece la de un espectador, que de alguien que dice luchar por su país. ¿o pertenece a esa clase de personas que tienen adicción a su maltratador? La gente es idiota y de eso se aprovechan las cúpulas, es lo que se llama los tontos útiles, espero que no sea Ud. uno de ellos, ni por un lado, ni por el otro. Saludos.

    Hace 5 años 8 meses

  13. Carlos Ortiz de Zárate Denis

    Yo lo veo así: http://carlos-ortizdezarate.blogspot.com.es/

    Hace 5 años 8 meses

  14. Francisco Payán Fernández

    En mi opinión, la base para construir una alternativa de poder frente a la asimetría que genera del actual sistema capitalista neoliberal es, perder el miedo a equivocarse y apoyar a la gente joven y sus iniciativas. Ya está bien de dorar la píldora del miedo y de ser tan retroprogresista. La concentración de capital deviene en concentración de poder , hay que generar iniciativas de recuperación de poder para la mayoría y priorizar esta consecución a lo demás. Siempre he admirado la capacidad de los sabios para simplificar las cosas y conceptos y no al revés, como en este caso.

    Hace 5 años 8 meses

  15. Alberto González

    Suscribo en general este artículo. Sólo un pequeño matiz. El autor cita a la filósofa feminista Butler:" "el pueblo se halla dividido según líneas de clase". O sea, una trancripción posmoderna de Marx y su lucha de clases. ¿Tanto cuesta citar a Marx".Quiero suponer que no, pero puestos a citar mejor el original que no la copia. Un saludo cordial y gracias.

    Hace 5 años 8 meses

  16. Juan A. Fernandez

    JOSÉ ANTONIO PÉREZ TAPIAS, es que no lo veo yo en el PSOE o mejor dicho se queda Vd. con las siglas y que se marche el resto que no defienden lo que prometieron defender y se pasaron de bando, al bando del IBEX35.

    Hace 5 años 8 meses

  17. Pirulera Mesanza

    No me interesa lo más mínimo, puro rollo teológico de un funcionario de partido.

    Hace 5 años 8 meses

  18. Jesús Díaz Formoso

    Brillante en abstracto. Descendemos a lo concreto? Son los Derechos Humanos, compañero. De momento los hemos regulado en contra de su efectividad; procede proponer Leyes Orgánicas que los regulen defendiendo su efectividad y ampliando constantemente su radio de acción; una vez recuperada su efectividad general, será el momento de afrontar reformas constitucionales. Hasta alcanzar el Socialismo. Gracias.

    Hace 5 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí