1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

BDS: la nueva guerra de Israel

El gobierno de Netanyahu logra silenciar, y borrar, un informe de Naciones Unidas que denunciaba a Tel Aviv como “culpable del crimen de apartheid contra el pueblo palestino” y llamaba al boicot internacional

Joan Cañete Bayle 29/03/2017

<p>Grafiti en el muro levantado por Israel en Cisjordania.</p>

Grafiti en el muro levantado por Israel en Cisjordania.

Edgardo W. Olivera

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. Puedes ayudarnos aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Que levante la mano quien hasta hace pocos días hubiera oído hablar de la agencia de la ONU ESCWA (Economic and Social Commission for Western Asia, en inglés). El mandato de ESCWA es promover el desarrollo social y económico de Asia Occidental a través de la cooperación y la integración. Uno más de la tupida red de organismos de Naciones Unidas que hubiese permanecido en el anonimato general si no fuera porque, bajo el mandato de la jordana Rima Khalaf, se convirtió en el primer organismo internacional en decretar “sobre la base de la investigación académica y las abrumadoras pruebas” que Israel es “culpable del crimen de apartheid contra el pueblo palestino”. No solo eso: en sus conclusiones, los autores del informe (dos reputados académicos) llaman al boicot internacional de Israel utilizando tres palabras que poco a poco van ganando espacio en el escenario del conflicto entre palestinos e israelíes: boicot, desinversión y sanciones. BDS.

Palabras mayores. Muy mayores. Tanto que tras la previsible reacción israelí el secretario general de la ONU, António Guterres, no avaló las conclusiones del informe y el texto fue borrado de las webs del organismo internacional. Rima Khalaf dimitió. Hubo una tormenta política. Los dirigentes palestinos y los activistas propalestinos se quejaron de que el poder combinado de Israel y los Estados Unidos de Donald Trump en la ONU lograron censurar el informe. Pero si este episodio constituyó una victoria para Israel, lo fue pírrica. Esas tres letras, BDS, vinculadas a una palabra, apartheid, constituyen “el nuevo frente de guerra al que se enfrenta Israel”. La frase es de los redactores de una reciente ley que permite al Estado hebreo prohibir la entrada en el país a los extranjeros que llamen al boicot de Israel.

En 2016, Israel hizo presión con éxito para que se incluyeran las críticas contra Israel en leyes contra el antisemitismo en Europa y Estados Unidos

Octubre de 2007. En un discurso en Jerusalén, la entonces secretaria de Estado de Estados Unidos, Condoleezza Rice, compara la causa palestina con la del movimiento de derechos civiles de los negros en su país. Octubre de 2014. El entonces secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, afirma en una reunión de la Comisión Trilateral (una organización no gubernamental de expertos y funcionarios de Estados Unidos, Europa, Rusia y Japón) que “Israel corre el riesgo de convertirse en un Estado de apartheid. Es la primera vez que hay constancia de que un dirigente estadounidense usa la palabra apartheid en el contexto del conflicto palestino-israelí. En su discurso de despedida, en diciembre de 2016, Kerry dijo que la solución de los dos Estados es la “única forma de asegurar un futuro de libertad y dignidad para los palestinos”, lo cual implica que su presente no lo es. Y luego afirmó que ese objetivo es “la única forma de asegurar el futuro de Israel como Estado judío y democrático”; la implicación es que hoy, en realidad, ya no lo es.

Tradicionalmente, el conflicto palestino-israelí ha sido visto como el de dos pueblos que se disputan la misma tierra. Dejando de lado lo acertado o no de esa visión (que obvia, de entrada, la cuestión colonial), resulta difícil negar que hoy esa no es la realidad sobre el terreno. Israel controla de facto todo el territorio de la Palestina histórica, desde el Mediterráneo hasta el Jordán, desde el Golán hasta el Sinaí. Ese control lo ejerce con un entramado legal en el que hay una parte de la población con plenos derechos de ciudadanía (israelíes judíos) y otra con derechos menguantes dependiendo de su estatus y de dónde vive, desde los palestinos con nacionalidad israelí hasta los palestinos de Gaza, pasando por los residentes de Jerusalén y los de Cisjordania. Por ejemplo: un acto de violencia cometido por un menor de 12 años israelí en Israel no tiene el mismo tratamiento legal que un acto de violencia cometido por un menor de 12 años palestino en los territorios. Esa es una de las realidades en las que se basa el informe de la ESCWA para hablar de apartheid.

Apartheid remite a Sudáfrica, y Sudáfrica remite a boicot. Esa es la base del BDS, un movimiento surgido de la sociedad civil palestina, promovido por activistas y ONG por todo el mundo y que va adquiriendo un peso creciente. El BDS tiene muchas formas, pero para Israel todo se resume en lo mismo: es un acto de antisemitismo. Y, por extensión, acusar a Israel de haber levantado con la ocupación un sistema de apartheid es también un acto de antisemitismo. Los autores del informe de la ESCWA lo tienen muy claro cuando escriben: “Tan solo abordar el tema [del apartheid] ha sido denunciado por los portavoces del Gobierno israelí y muchos de sus partidarios como una nueva forma de antisemitismo. En 2016, Israel hizo presión con éxito para que se incluyeran las críticas contra Israel en leyes contra el antisemitismo en Europa y Estados Unidos y los documentos de antecedentes de esos instrumentos legales enumeran la acusación de apartheid como un ejemplo de los intentos de ‘destruir la imagen de Israel aislándolo como Estado paria’”.

Boicotear al Estado que construye en Cisjordania una red de carreteras solo para colonos judíos que los palestinos no pueden usar es denunciar un acto de racismo y colonialismo

Esta es la clave de la nueva guerra a la que se enfrenta Israel y a la que tanto ha contribuido este informe de esa agencia de la ONU de la que casi nadie había oído hablar. Económicamente hablando, el BDS no le hace ni cosquillas a Israel, al menos por el momento. Sin embargo, en términos de imagen es potencialmente demoledor. Israel se ve (y se presenta) a sí mismo como un Estado occidental en una región del mundo mucho más hostil y peligrosa que Occidente. Según este discurso convertido en política oficial en Tel-Aviv y en Occidente, Israel adopta y quiere que se le trate con los mismos estándares que un Estado occidental. El problema es que los enemigos interiores (los palestinos) y los exteriores (sus vecinos árabes) quieren destruir el Estado hebreo, lo cual hace que, para defenderse, en ocasiones, deba tomar decisiones y llevar a cabo acciones muy controvertidas en contra de sus propios principios. Pero ni así deja de ser un Estado occidental como puedan serlo Francia o España.

La acusación de apartheid destroza este discurso. El apartheid no es un sistema político de defensa propia, y no es aceptable en Occidente se justifique como se justifique. Luchar contra un movimiento de liberación nacional que usa la lucha armada y comete actos de terrorismo es una cosa; combatir a activistas que exigen para los palestinos los derechos civiles a los que se refería Condoleezza Rice es un asunto muy diferente. Que un ejército de un país democrático cometa deslices en el campo de batalla no es inusual, que levante la mano el país que no tiene daños colaterales en sus filas; construir durante años con paciencia un entramado legal que discrimine a unos ante los otros no es un arrebato en plena niebla de la guerra. Boicotear al Estado judío que tiene a gala haber nacido para que no se repita el Holocausto puede ser tildado con facilidad de antisemita; boicotear al Estado que construye en Cisjordania una red de carreteras solo para colonos judíos que los palestinos no pueden usar es denunciar un acto de racismo y colonialismo justificado por criterios de seguridad.

Esa es la fuerza del BDS, lo que explica su auge, la importancia que está cobrando —en las universidades de Estados Unidos, por ejemplo— y las políticas y recursos que destina Israel a combatirlo. Y esta es la importancia de este informe de la ESCWA: que lo pone en negro sobre blanco, que en realidad nadie lo ha rebatido, porque descalificarlo, calificarlo de antisemita o propaganda nazi y lograr que desaparezca de las webs de la ONU no es discutir sus argumentos. Por eso la victoria de Israel es pírrica: su fuerza política es de sobra conocida, y a nadie le sorprende que el texto tuviera una vida tan corta, con ello estoy seguro de que los autores e impulsores del informe ya contaban. Pero el texto ha vinculado —bajo el sello de la ONU y con rigor académico, no ligereza periodística— la palabra apartheid con Israel y con BDS sin que se oigan argumentos que desmonten este vínculo.

Israel, que ha ganado tantas guerras a lo largo de su historia, combate ahora una idea. Y pese a que sigue siendo un enfrentamiento muy desigual, empieza a tener motivos para la preocupación.

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. 

Autor >

Joan Cañete Bayle

Periodista y escritor. Redactor jefe de 'El Periódico de Catalunya'. Fue corresponsal en Oriente Medio basado en Jerusalén (2002-2006) y Washington DC (2006-2009). Su última novela publicada es ‘Parte de la felicidad que traes’ (Harper Collins).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Nacho Alvarez

    ¿Y por qué no un BDS contra Marruecos (sahara), Corea del norte (derechos humanos), Cuba (idem), Arabia Saudí (idem), Irán (idem), Inglaterra (Malvinas, Gibraltar), España (Ceuta y Melilla), Rusia (derechos humanos, Península de Crimea), etc.? Ah, claro, los malos del mundo son solo los judíos israelís... ¿Antisemitismo? ¡No, que va!

    Hace 4 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí