1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Capitalismo y piratería II

‘Omnia sunt communia’

Las empresas multinacionales han desplazado a los Estados como protagonistas de los debates relacionados con la propiedad intelectual y los derechos de autor. Pero el campo de batalla se ha tornado evanescente. Ahora la guerra se desarrolla en internet

David García Aristegui 5/05/2017

<p>Copyleft reflection in mirror, with pen.</p>

Copyleft reflection in mirror, with pen.

Philip Serracino Inglott

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

El año 1986 fue el momento álgido del romance político entre Margaret Thatcher y Ronald Reagan, mientras celebraban su particular recetario neoliberal consistente en desregulaciones, bajadas de impuestos y desarme sindical de cualquier colectivo que osara hacer huelga, como mineros o controladores aéreos. Ese mismo 1986, Daniel Cohn-Bendit publicaba La revolución y nosotros, que la quisimos tanto (Anagrama, 1998), donde en una entrevista al exactivista e icono contracultural Jerry Rubin, éste afirmaba: “Lo que tú no comprendes, Dany, es que nosotros ganamos en los 60”.

Hackers y emprendedores

En un texto cuyos ecos resuenan todavía, Richard Barbrook y Andy Cameron definieron la ideología californiana como una “nueva fe” impulsada por artistas y hackers, donde se produce una extraña fusión entre “la bohemia cultural de San Francisco y la industria de tecnología punta de Silicon Valley”. Según ellos, “la ideología californiana combina, de forma promiscua, el espíritu despreocupado de los hippies y el ardor empresarial de los yuppies. Esta amalgama de realidades opuestas ha sido posible gracias a una profunda fe en el potencial emancipatorio de las nuevas tecnologías de la información. En la utopía digital, todos seremos alegres y ricos”.

¿De quién hablaban Barbrook y Cameron? Uno de los mayores negocios de los 70 y los 80 del siglo pasado se desarrolló en torno a la incipiente industria informática, como los primeros ordenadores domésticos y los primeros desarrollos de software. En las universidades de Estados Unidos fue surgiendo lo que en su momento se denominó románticamente hackers y ahora llamaríamos simplemente emprendedores, acostumbrados como estamos a millonarios de aspecto contracultural. De nuevo, al igual que sucedió en la incipiente industria editorial, el respeto al copyright parece que no fue la norma. Uno de los primeros hackers en montar su empresa fue Bill Gates, fundador de Microsoft. Si ahora las industrias culturales se quejan de que la venta de ADSL es, básicamente, para acceder a contenidos protegidos por propiedad intelectual, en 1976 Gates se quejaba de que los usuarios de las primeras generaciones de ordenadores personales compraban ampliaciones de memoria para usar software por el que no se había pagado una licencia (los programas pasaban de mano en mano rápidamente entre los primeros aficionados).

En las universidades de Estados Unidos fue surgiendo lo que en su momento se denominó románticamente hackers y ahora llamaríamos simplemente emprendedores

Otro hacker-emprendedor fue el difunto Steve Jobs, fundador de Apple, que montó en cólera y acusó de “robo” a Gates cuando este anunció la primera versión de Windows en 1985, ya que consideraba que había copiado todas las ideas del primer Macintosh. Gates respondió con una reunión en la sede de Apple, donde recordó a Jobs que en realidad no estaba legitimado para quejarse. En realidad ambos habían copiado, y según Gates lo que ocurrió fue “más bien que ambos nos encontramos con este rico vecino llamado Xerox, y asaltamos su casa para robar su televisión, y descubrimos que tú ya te la habías robado antes". La “televisión” son los interfaces gráficos de ventanas ahora ubicuos en todo tipo de ordenadores y teléfonos y que Apple “robó” de Xerox.

En ese contexto de guerras comerciales y mercantilización del software, la comunidad hacker no se dedicó únicamente a crear empresas. El programador Richard Stallman participaba en una suerte de comuna virtual donde cualquier persona podía desarrollar las funcionalidades del editor de textos Emacs y aportar mejoras. Cuando Stallman distribuyó una nueva versión del programa con sus modificaciones una empresa le advirtió que estaba vulnerando sus derechos de propiedad intelectual. El informático se indignó y tomó entonces conciencia de los peligros de la mercantilización del software, por lo que decidió impulsar una nueva comunidad a favor de lo que denominó el software libre, basada en una nueva filosofía llamada copyleft (por contraposición al copyright). En 1989, el mismo año que caía el muro de Berlín, Stallman lanzó la histórica licencia GPL, con el objetivo de que los programas que la usaran pudieran ser distribuidos, estudiados y modificados y poder estar blindados legalmente contra la apropiación por parte de intereses corporativos.

Maoísmo digital

Con la popularización de internet el modelo del software libre comenzó a crecer de forma explosiva, generado numerosos programas de calidad igual o incluso superior al software comercializado por empresas como Microsoft (el enemigo de la comunidad del software libre en los años 90). Mientras, en internet se iba popularizando y extendiendo el intercambio de archivos, donde las empresas nativas digitales siguieron los pasos de EEUU o la URSS: asumieron un dominio público digital para todos los productos culturales del mundo analógico. Las discográficas y Napster, las editoriales y Google Books, o las productoras audiovisuales y Megaupload fueron choques sucesivos debidos a la percepción de la existencia de un dominio público de facto, en un espacio entonces muy desregulado como era internet. Ahora las polémicas giran en torno a Spotify, Amazon o Netflix, empresas ya todas legales que tributan en paraísos fiscales y a prácticas que son criticadas desde las industrias de contenidos, por ejemplo, por la exigua remuneración que generan a los creadores.

Del software libre y el copyleft, ideado por Richard Stallman, el abogado y académico Lawrence Lessig hizo una adaptación de parte de la filosofía del copyleft a los productos culturales: nacía la cultura libre y las licencias Creative Commons, que permiten diversas modalidades legales para compartir y modificar las obras que las usen. A pesar de que Lessig siempre fue explícito en su visión neoliberal de la economía política (“cultura libre como mercado libre”) sus propuestas fueron asumidas con entusiasmo por la mayoría de la izquierda alternativa europea. Y al igual que después del 15-M llegó Podemos, después de la popularización de la cultura libre llegaron los Partidos Pirata, con desarrollo e implantación muy desigual, pero que aún hoy en día cuentan con presencia institucional en varios países e incluso con una brillante eurodiputada como es Julia Reda. Surge entonces la pregunta… ¿hay alguna relación entre piratería, copyleft y cultura libre.

Al igual que después del 15-M llegó Podemos, después de la popularización de la cultura libre llegaron los Partidos Pirata

En el ensayo Contra el rebaño digital (Debate, 2011) el programador Jaron Lanier planteó que con los años se ha ido conformando lo que él denomina despectivamente un “maoísmo digital”, un colectivo que parece una nueva formulación de la ideología californiana, pero compuesto “por gente del mundo de la cultura abierta/mundo del Creative Commons, la comunidad de Linux, la gente asociada con el enfoque de la inteligencia artificial aplicado a la informática, gente del web 2.0, los usuarios […] que intercambian y mezclan archivos. Su capital es Silicon Valley, pero tienen bases de poder por todo el mundo, donde quiera que se cree cultura digital”.

Para el profesor de universidad y activista del software libre Ricardo Galli se ha producido un enorme malentendido, como expuso en su texto “La confusión con el copyleft":Se empezó a usar –incorrectamente– el término copyleft para identificar de forma difusa a una especie de movimiento, que a veces (muy pocas) era anti copyright, otras el de bajar gratis, otras el de luchar contra el canon digital, y casi nunca la de generar obras culturales libres. […] Richard Stallman fue el creador del término copyleft con un objetivo muy preciso, que no tiene nada que ver con la lucha contra la propiedad intelectual. Es todo lo contrario, las licencias de software libre (o CC) no pueden funcionar sin propiedad intelectual, aún menos el concepto copyleft, que ni siquiera puede imaginarse sin las leyes de derechos de autor”.

Derechos de autor desde posiciones de izquierda

¿La propiedad intelectual es liberal o responde a una visión centralista de los derechos de autor? ¿El copyright es de derechas y el copyleft de izquierdas? ¿Por qué movimientos sociales de izquierdas asumen los postulados de un liberal como Lessig, cuando ni siquiera en la URSS se abolió la propiedad intelectual? Todas estas no son preguntas fáciles de responder, pero vamos a finalizar esta segunda parte del texto con un posicionamiento explícito.

Hemos visto que los Estados, tengan el signo político que tengan, no han tenido una visión estática del papel de las regulaciones respecto a la propiedad intelectual, ya que las fueron modificando en función de sus intereses comerciales. Después de los Estados, las empresas multinacionales también han ido variando sus posturas, donde el caso paradigmático es el de Sony: ganó en una demanda interpuesta por las productoras de Hollywood en la que se argumentaba que el vídeo doméstico Beta ponía en peligro la industria del cine. Años después, Sony lanzaba junto a IBM duras campañas contra la piratería musical en internet, denunciando a los usuarios de dispositivos digitales por exactamente lo mismo que hacían los usuarios de su popular vídeo Beta en la era analógica: copiar contenidos. Más recientemente YouTube (propiedad de Google), que basó inicialmente su modelo de negocio en contenidos protegidos por derechos de autor de los que no era propietario, ahora extrae enormes beneficios con la herramienta antipiratería Content ID.

Hemos visto que los Estados, tengan el signo político que tengan, no han tenido una visión estática del papel de las regulaciones respecto a la propiedad intelectual

Las visiones ahistóricas de la propiedad intelectual, sean para idealizarla o demonizarla, no son útiles. Su marco regulatorio, debido al papel económico y social que juega, ha variado y variará en función de los cambios que se producen en las diferentes industrias culturales, tanto analógicas como digitales. Si la URSS argumentó durante lustros que su negativa a establecer acuerdos internacionales con países capitalistas se debía a que el dinero no llegaba a los trabajadores culturales e iba a las editoriales, ahora las críticas a Amazon, Spotify o YouTube sobre lo exiguo de la remuneración que llega a los autores son recurrentes.

Defender la abolición o desaparición de la propiedad intelectual como algo positivo es confiar en que los mercados se autorregulan, es decir, asumir el principal postulado liberal. Defender que el uso de determinadas licencias, como son las Creative Commons, va a generar sin intervención política algún cambio en las industrias culturales es una posición idéntica que la anterior. Sin intervención institucional o regulaciones específicas no se puede plantear que haya menor mercantilización de la producción cultural. Amazon, Spotify o YouTube no tienen ningún problema en permitir licencias libres en sus plataformas, mientras imponen sus propias condiciones para no asumir los mismos niveles de remuneración que en el mundo analógico. Es cierto que ese dinero iría en su mayor parte a editoriales y no a los autores, pero en el actual contexto nos dirigimos hacia un trabajo cultural realizado únicamente por rentistas y amateurs.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

David García Aristegui

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí