1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Guy Standing / Autor de ‘La corrupción del capitalismo’

“Los partidos socialistas son muertos vivientes”

Francisco Ramos / Daniel Raventós (SINPERMISO) 17/05/2017

<p>El profesor Guy Standing.</p>

El profesor Guy Standing.

Stanislas Jourdan / Wikimedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

El profesor Guy Standing estuvo recientemente en Barcelona con motivo de la publicación de la traducción al castellano de su libro La corrupción del capitalismo. Por qué prosperan los rentistas y el trabajo no sale a cuenta (Pasado & Presente 2017). Standing ha trabajado más de treinta años para la OIT y es miembro fundador de la Basic Income Earth Network (BIEN). Con él conversaron largamente Francisco Ramos y Daniel Raventós. Fue una charla entre viejos amigos. Una parte de lo que se habló en este encuentro es la entrevista que a continuación reproducimos, transcrita y traducida por Francisco Ramos, para Sin Permiso. En ella se abordan cuestiones como el capitalismo rentista, los partidos socialistas como “muertos vivientes”, el trabajo garantizado, la renta garantizada que se acababa de aprobar en Cataluña, el republicanismo, la renta básica y el próximo simposio de la Red Renta Básica, entre otras. 

Si te parece podemos empezar por este libro tuyo recién traducido. En él haces una descripción descarnada de lo que llamas capitalismo de rentistas, en el que crece la desigualdad debido a la mayor extracción de rentas derivada de la propiedad del capital (intelectual y financiero incluidos) y a la utilización del Estado y del mercado para ello.

En realidad este libro se debe leer en conexión con los otros dos anteriores relativos al precariado, en los que analizo también el surgimiento del capitalismo global, del capitalismo neoliberal en los 80-90 del siglo pasado, y los efectos que tiene respecto de las clases sociales. La estrategia neoliberal, los ideólogos de Mont Pelerin hablaban de una economía de libre mercado en la que la mercantilización, la privatización y la individualización de las relaciones sociales y económicas han comportado el desmantelamiento de las instituciones de solidaridad social. Pero gradualmente el capital financiero fue construyendo un sistema que llamo capitalismo rentista. De hecho, este iba a ser el título del libro, pero mi editor inglés me comentó que nadie lo entendería y me dijo que sería mucho mejor hablar de corrupción del capitalismo. A mí no me gustaba mucho, pero después de algunos meses y hablando con amigos, también de la Red Renta Básica, me di cuenta de que en realidad el libro sí que tenía que ver con la corrupción, pero la de la ideología, porque cuando la derecha habla de libre mercado, sencillamente está mintiendo. Mientras hablan de libre mercado, concurrencia, etc., en realidad están construyendo una estructura institucional que les permite obtener rentas de forma inmoral y, además, ineficiente. Señalar esto es el objetivo central de este libro, apuntar a estas mentiras y decir que en realidad, estas rentas del capital deberían ser compartidas por la sociedad en su conjunto, en forma de una renta básica incondicional. Mostrar cómo funciona el capitalismo rentista, con sus desigualdades, generando tanta inseguridad en la vida de las personas, significa que la nueva lucha social se planteará entre el capital rentista y el precariado.

Las rentas del capital deberían ser compartidas por la sociedad en su conjunto, en forma de una renta básica incondicional

El capítulo relativo a las medidas a adoptar (hacer que la ocupación merezca la pena, convertir en derechos las reivindicaciones sociales, fondos soberanos, renta básica), realmente sólo apunta algunas soluciones que necesitan concretarse más, ¿no?

Déjame hablar antes del capítulo previo, la corrupción de la democracia, porque el capital rentista ha convertido nuestro sistema político en uno dominado por la manipulación y la corrupción: políticos al servicio del capital, puertas giratorias, etc. Los partidos conservadores son en realidad, partidos al servicio del capital financiero. Por ejemplo, el sistema de distribución del siglo XX ha implosionado. Podremos crecer, podremos tener más PIB y rentas, pero el precariado no se beneficiará de ello. Por ello, cuando nos dicen que hay que crecer para que todos nos beneficiemos, nos están mintiendo otra vez. Para mí es muy importante señalar que el sistema está basado en mentiras: esta es la base ideológica del capitalismo rentista.

Lo más importante para mí es contrarrestar el discurso imperante, que se basa en mentiras como las que apunto, y construir otras formas de hacer política.

Y, probablemente, nuevos actores, ¿no? ¿Qué piensas en este punto del rol de los sindicatos o de los partidos políticos de la izquierda tradicional?

Desde luego, nuevos actores. Eso es fundamental. Por eso digo por ejemplo que los partidos socialistas son muertos vivientes (dead man walking). No dudo de su utilidad en el pasado, ni siquiera de la buena intención de muchas de las personas que están en ellos, pero, en realidad, en la práctica son partidos conservadores: aceptaron la economía neoliberal, pusieron el empleo (que no el trabajo) en el centro de su estrategia, priorizando los empleos sobre la distribución de la renta, el medio ambiente o usos del tiempo fuera del mercado. Necesitamos nuevos actores y, en este sentido, en ciudades como Barcelona estamos viendo nuevos actores, nuevas formas de hacer política, nuevos lenguajes Y, aun dentro de la terrible situación en la que estamos, soy optimista porque veo un futuro progresista posible.

Los partidos socialistas son partidos conservadores: aceptaron la economía neoliberal, pusieron el empleo (que no el trabajo) en el centro de su estrategia

Has comentado que los partidos socialistas pusieron el empleo en el centro de su estrategia, en tanto que principal mecanismo de obtención de rentas y de socialización. En el Reino de España hay algunos defensores, incluso en la coalición Unidos Podemos, de lo que ellos llaman Trabajo Garantizado. ¿Qué te parece esta propuesta como estrategia para mejorar la situación de los más desfavorecidos?

Estáis bromeando, ¿no? Es una locura. En serio, ¿cómo puede alguien en el año 2017 llegar a una conclusión similar? Es un cul-de-sac. No se pueden garantizar empleos si no son de bajo nivel. ¿o me vas a garantizar el empleo de primer ministro, que es el que me gustaría a mí? (risas). ¿Qué trabajo? ¿Y si no quiero limpiar carreteras?

Es evidente que hay una inmensa confusión entre empleo y trabajo. Yo puedo creer que una vida activa puede ser interesante, pero de ahí a obligar a todo el mundo a estar en empleos de bajo nivel... Aparte de los efectos a la baja en los salarios de la gente que hiciera trabajos similares en el mercado de trabajo. No estoy en contra de hacer políticas sociales, incluso políticas activas de empleo, pero garantizar un empleo es que no es realista. Por no hablar de la libertad y la autonomía de las personas. Es que esto es workfare, dudo que alguien que se llame progresista pueda defender este tipo de cosas.

Pues por aquí te aseguramos que lo defienden…

No me lo creo (risas). Como progresistas debemos defender la libertad respecto del empleo. Debemos defender la capacidad y la libertad de las personas para elegir qué trabajo y a cambio de qué salarios y condiciones quieren ofrecerse en el mercado de trabajo. Y eso no se consigue con el Trabajo Garantizado, que parece más bien parte de una agenda política conservadora y además ignora la diferencia entre trabajo y empleo: ¿por qué tengo que limpiar carreteras en vez de estar con mi familia o haciendo trabajo comunitario, por ejemplo? Es increíble, parece que hubieran dejado de pensar. Río por no llorar.

Debemos defender la capacidad y la libertad de las personas para elegir qué trabajo y a cambio de qué salarios y condiciones quieren ofrecerse en el mercado de trabajo

Has comentado que debemos defender la libertad respecto del trabajo. En este punto una de las propuestas que apuntas en el libro que ahora presentas es la de la Renta Básica. ¿Por qué crees que es un buen instrumento para mejorar la vida de las personas?

Ja ja, esta pregunta es retórica. La podríais responder vosotros tan bien como yo. A ver, como dije al principio, yo veo mi obra como una evolución pero creo que es coherente. Desde Global Labour Flexibility (1999) o Beyond New Paternalism (2002) intento mostrar cómo el capitalismo que ahora llamo rentista genera desigualdades y socava las condiciones de vida, la seguridad material de las personas. Y, a mi juicio, la RB ayuda a mejorar la seguridad material de las personas. Desde que creamos la BIEN en 1986 en Lovaina, he escrito multitud de artículos, capítulos de libros, he dado conferencias en todo el mundo al respecto. La verdad es que no tenía un interés especial en hacer un libro sobre la RB, y menos una introducción al tema. Pero vino Penguin Books a pedírmelo y pensé que era una buena oportunidad para hacer algo divulgativo que llegara a más público y, al mismo tiempo, me permitiera reflexionar, ordenar mis ideas al respecto y apuntar hacia una posible financiación basada en la imposición al capital rentista. Y parece que la cosa ha funcionado. Justo antes de venir a Barcelona, hicimos un acto de presentación del libro en la London School of Economics y se inscribieron 1500 personas, hasta el punto de que quedaron más fuera que dentro (el auditorio tiene capacidad para unas 450). No es por mí, seguro, es por el momento, estoy convencido.

Sé que Philippe (van Parijs) ha escrito un libro desde su visión más libertaria de la RB. Yo me muevo más en una defensa republicana de la misma, como David (Casassas) o tú, Dani. Y el libro me ha permitido ordenar mi defensa de la RB en torno a tres argumentos. El primero es el clásico de la justicia social: Thomas Paine. Y también de G. D. H. Cole: la RB como dividendo social que compensa por el uso de los recursos públicos. El segundo argumento sostiene que la RB fortalece la libertad, la libertad republicana, significa que podemos tener la posibilidad de decir no (y también la libertad de decir sí), de elegir sin la constricción de la dominación de otro. Una de las conclusiones de los proyectos piloto que hemos hecho en la India o África es que el valor emancipatorio de la RB es incluso mayor que su valor monetario. Otras formas de política social no dan libertad a las personas en este sentido y, por ello, si crees en la libertad, en la justicia social, la RB es preferible. Y por ello, para mí el tercer argumento es el más potente: la RB da seguridad material a las personas. La seguridad es el recurso más desigualmente distribuido en nuestras sociedades, más que la renta. Si hablas con gente del precariado te lo confirma. Garantizar seguridad material no solo tiene efectos económicos, también psicológicos, te permite ser más resiliente, no solo a nivel individual sino también a nivel comunitario: nos convierte en más altruistas, tolerantes, en más ciudadanos. Y este factor psicofilosófico y, de hecho, los tres argumentos expuestos, son para mí aún más importantes que los económicos. Claro que es bueno reducir desigualdades, más justicia social, pero lo que le da más fuerza aún es hacerlo defendiendo la justicia social, la libertad (republicana) y la seguridad material.

Estos tres argumentos son difíciles de contrarrestar por neoliberales y conservadores. Si las izquierdas hablamos de justicia social, libertad republicana y seguridad material, parece una buena agenda para contrarrestar la ideología del capitalismo rentista ¿no?. Evidentemente en otros capítulos abordo las objeciones tradicionales: viabilidad, inflación, la relación con el trabajo y el empleo, etc. En este sentido, por ejemplo, apunto que el pretender garantizar empleos es paternalista, coercitivo y ni mejora la justicia social, ni la libertad, ni la seguridad, de hecho, en algunos casos la empeora, con lo que te estas poniendo del lado de los conservadores, incluidos los socialdemócratas.

Pretender garantizar empleos es paternalista, coercitivo y ni mejora la justicia social, ni la libertad, ni la seguridad

Con el crecimiento del precariado y del capitalismo rentista, todo esto se va a agudizar. Ahora parece que los defensores de la RB somos “sexys”. A mí me han invitado al Club Bilderberg, y a Davos... A Davos ¡a mí! Material fácil para los enemigos de la RB, ¿verdad? ¿Veis, esos de la RB en Davos? Ya sabéis, cuando se utilizan estos argumentos es que se está muy desesperado… En Davos algunos han entendido dónde puede llevar la inseguridad, al atavismo (Trump, Le Pen)... Y aunque ellos piensan en la RB de forma muy diferente a mí (yo defiendo al precariado, defiendo la prestación pública de servicios como la sanidad, la educación, políticas de vivienda y, además, la RB), desean saber más de la RB. Por eso insisto en que nuestra defensa ha de ser desde los valores, la justicia social, la libertad republicana y la seguridad material para todos, porque puede haber otros usos torticeros de la RB. Hay propuestas de RB de derechas y de izquierdas, como cualquiera con dos dedos de frente puede ver.

Una cuestión nuestra, catalana. En Cataluña estamos a punto de aprobar una “Renda Garantida de Ciutadania”. Aún sin conocer los detalles, quizá sí nos puedes dar tu opinión acerca de estos dispositivos de garantía de rentas, rentas mínimas, etc.

Uff, todos estos dispositivos condicionados que te requieren prueba de necesidad no son ni de lejos el primer paso a una RB sino al workfare. Lo miréis como lo miréis. ¡Con lo fácil que es de entender con la experiencia que tenemos de décadas! Si sólo se lo damos a aquellos que prueban que son pobres, que no tienen determinado nivel de renta, les obligamos a que lo muestren, les preguntamos si no son perezosos, si están buscando trabajo (empleo), estamos forzando a la gente en el mismo sentido que el empleo garantizado. Además, todos estos dispositivos sufren de la trampa de la pobreza. Como el empleo que podrás obtener será de bajos salarios, prácticamente no compensa, puedes tener tipos marginales del 80% (obtener un empleo en realidad solo incrementaría un 20% la renta). Imaginad si esto le ocurriera al común de los mortales. Y claro, para evitar esto, algunos se dedicarían a la economía sumergida. Y, además de todo esto, también se da lo yo llamo la trampa del precariado, Porque no solo tienes que mostrar necesidad y puedes sufrir la trampa de la pobreza. Imagina que el trabajo se acaba en 3 semanas o un mes. ¿Qué haces?, vuelta a empezar el proceso burocrático con todo lo que conlleva. De hecho, en algunos países estos procesos burocráticos se dilatan intencionadamente. Por ejemplo, en el Reino Unido han introducido una nueva medida llamada Universal Credit (que como el trabajo garantizado no es ni una cosa ni la otra, no es ni crédito ni universal). Cuando devienes pobre, debes esperar 6 semanas para solicitarla, más 2 o 3 para obtenerla... si estás en situación de necesidad, tienes hijos, debes pagar alquiler, etc... ¿Cómo puedes esperar 2 meses para una ayuda? Hay una perversión moral en esto. Tremenda, y tan fácil que es de ver sólo que se mire la realidad con ojos de… ver.

Volviendo a vuestra Renda Garantida catalana, estoy convencido de que la gente que la promueve tiene buenas intenciones, y que piensa que es la mejor manera para mejorar la situación de pobreza. Hay que decirles con todo el cariño que están en un gravísimo error. Mostrarles lo que pasa en el Reino Unido, en Dinamarca...(...)

-----------------------------------------------------

Traducción de Paco Ramos. 

Este texto se publicó originalmente en sinpermiso.

Autor >

Francisco Ramos

Autor >

Autor >

Daniel Raventós (SINPERMISO)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Fernando Orús

    Aun siendo lego en la materia, creo que la propuesta de trabajo garantizado de (entre otros) Eduardo Garzón está un poco caricaturizada, ya que se admite que, por ejemplo, el cuidado de familiares y otras actividades actualmente no remuneradas puedan contemplarse como trabajo (empleo) remunerado por el Estado, no todo va a ser mantener carreteras o limpiar montes. Es comprensible que Guy Standing no esté al tanto de las propuestas políticas que se defienden en España, pero los entrevistadores seguro que lo están y no deberían caricaturizarlas.

    Hace 3 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí