1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Por qué no quiero votar

Tengo la impresión de que en Alemania se está acabando la democracia. No por revolución o por golpe militar, sino por indiferencia, aburrimiento y comodidad

Sebastian Schoepp Múnich , 20/09/2017

<p>Angela Merkel</p>

Angela Merkel

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

El candidato democristiano de mi barrio en Múnich para las elecciones federales se llama Wolfgang Stefinger. Es joven y tiene carita de chaval, o, mejor dicho: de no haber roto un plato en su vida. En los carteles que veo al pasar con la bicicleta cada día, el señor Stefinger pide su reelección el próximo domingo. Percibo que últimamente se ha dejado crecer una barba de cinco días. Seguramente, los expertos en comunicación de su partido le habrán quitado la máquina de afeitar. Para que aparezca más maduro, más expuesto a la intemperie.

En 2005 y 2013 voté a los socialdemócratas. Luego el SPD formó la Gran Coalición con la CDU para participar en el poder. Es decir: elegí a Merkel dos veces indirectamente sin quererlo. No me pasará una tercera vez

El señor Stefinger nunca me ha interesado mucho como diputado, cargo que ejerce desde hace cuatro años. Nunca en mi vida he votado por su partido, la CSU, que es la filial bávara del partido de Angela Merkel, la CDU. La CSU es más tradicional y conservadora que la CDU, algunos la tachan de reaccionaria. De hecho, el partido solo es progresista en términos de fomento de la industria, por lo cual Baviera es la zona más rica de Alemania. Pero la CSU es ultraconservadora en sus posiciones sociales. Justo por esto, llamaba mucho la atención cuando el señor Stefinger, en junio de este año, votó en el Parlamento de Berlín en favor del matrimonio gay. La gran mayoría de su partido votó en contra, y también la señora Merkel; por no estar “convencida”.

Con su voto rebelde, el señor Stefinger logró algunos puntos entre los que normalmente le dan la espalda a su partido, como yo. “¡Qué hombre más valiente, defiende sus posiciones aunque en su partido recibirá duras críticas, tal vez hasta directamente de Angela Merkel!”, pensé. Con su voto en favor del matrimonio gay, el diputado Stefinger hasta ha logrado caerme bien, cuando antes pensaba que era un señorito aburrido. ¿Y el resto de sus posiciones políticas? Bueno, serán idénticas a las de su partido: libre economía, límites para la acogida de refugiados, peaje para extranjeros en las autopistas alemanas. Pero ya da igual: con su valiente decisión sobre el matrimonio gay, el señor Stefinger ha conseguido que gente como yo le perciba como un sublevado contra el mainstream conservador. ¿Tiene mérito? Tengo dudas.

Supongo más bien que el diputado Stefinger siguió el ejemplo de su jefa máxima, Angela Merkel. Ella, con un solo acto supuestamente solidario y fuera de la corriente, consiguió que buena parte del electorado alemán borrara de su mente quién es realmente y qué política hace normalmente. Este acto fue su decisión en 2015 de dejar entrar a cientos de miles de refugiados. Supongo que el señor Stefinger, en su votación para el matrimonio gay, tuvo su momento Merkel. Quería realizar una acción que le elevara por encima de la masa gris de sus colegas. Entonces, ¿votaré por Stefinger el próximo domingo, cuando el electorado  alemán defina el nuevo Bundestag en Berlín? Seguro que no.

Considero seriamente  no votar a nadie.

Admito que me duele hasta los huesos escribir esto. ¿Voy realmente a renunciar a mis derechos democráticos por los que muchos han luchado y muerto? Todavía son una minoría los países en los que el ciudadano puede decidir libremente quién le gobierna. ¿Y haré yo como todos esos ‘ignorantes’, esa tercera parte del electorado alemán que tradicionalmente prefiere abstenerse, en vez de ejercer su deber moral de votar? ¡Qué ignorante sería yo!, me autoacuso.

Es la primera vez que pienso así desde que cumplí los 18 años (hace casi cuatro décadas). ¿Y por qué considero renunciar a mi derecho más preciado como ciudadano democrático? Lo hago porque tengo la impresión de que en Alemania se está acabando la democracia. No por revolución o por golpe militar, sino por indiferencia, aburrimiento y comodidad. Angela Merkel va a ganar estas elecciones porque a una enorme mayoría de los votantes le parece la elección más cómoda. ¿No ha hecho bien su trabajo?, me preguntan hasta mis amigos supuestamente progresistas. Alemania prospera, la economía va viento en popa, hemos acogido a más refugiados que nadie en Europa, nos hemos despedido de la energía nuclear.

Lo que pasa es que estos logros tienen poco que ver con la señora Merkel. Su manera de hacer política es dejar que fluyan las cosas. ¿La economía? Marcha porque los alemanes trabajan como burros, y porque son más creativos en materia técnica que la mayor parte del mundo. Empresas medianas alemanas construyen todos los días elementos tecnológicos altamente sofisticados sin los cuales ningún ascensor, ningún coche, ninguna máquina metalúrgica puede funcionar. Y el ingeniero alemán trabaja mejor, inventa mejor, cuando se le deja en paz. Esto lo sabe a la perfección la señora Merkel, que también estudió física. Por esto, su manera preferida de hacer política es no hacer política.

Habla como una esfinge, con palabras de vapor. Es prácticamente imposible detectar cuáles son sus convicciones de fondo. Temo que no las tiene. Lo único que tiene es un instinto brutal de poder y esos talentos soporíferos que hacen que la ciudadanía duerma bien.

No me gusta Merkel porque es una defensora dura del mercado libre mundial, al que  yo acuso de ser responsable de una gran parte de las miserias del “tercer mundo“ que no puede competir con nosotros. Además, Merkel, con su persistencia testaruda hacía los países del sur de Europa, ha puesto en peligro el futuro de la Unión Europa durante la crisis del euro (que no ha terminado, solo ha sido tapada por otros temas, más emocionales, como la llegada de refugiados). En política interior, Merkel todavía aprovecha que su antecesor socialdemócrata, Gerhard Schröder, reformó el sistema social de la República Federal de Alemania. Hay poco paro porque la gente se esfuerza como locos en buscar cualquier trabajo, porque sabe que en caso de necesidad, el Estado les dejará solos. Angela Merkel no habría sido capaz de ejercer una política tan decisiva y arriesgada como Schröder. Ella espera hasta que pasen cosas. Luego se pone en marcha, con rumbo dudoso.

Cuando estalló el reactor nuclear en Fukushima en el año 2011, Merkel decidió precipitadamente que Alemania se despediría de la energía nuclear, cuando antes la había defendido con fervor. ¿Pero es realmente verdad que un desastre así no se podía ver venir? ¿No se habría podido actuar antes, o al menos reflexionar sobre los riesgos? Antes de Fukushima, no se había oído ni una palabra crítica de Merkel sobre la energía atómica. Reaccionó ante el pánico de la gente, para quedar bien. No puedo detectar ni la más mínima convicción sobre nada en Merkel, ni hablar de pasión o determinación. Por eso la veo como una persona incalculable e hipócrita. Es peligroso dormirse cuando ella gobierna.

Lo mismo ocurre con el tema de los refugiados. ¿Cuándo fue que Manu Chao cantó la canción del inmigrante “clandestino“ que deja su vida en el Estrecho de Gibraltar? 1998. Fue un hit mundial. Excluyo que la señora Merkel sepa quien es Manu Chao. Pero ya en aquel entonces, cualquiera que tuviera los ojos abiertos podía ver que esto de la migración crecería. Angela Merkel, durante esos casi veinte años, no mostró el más mínimo interés para el tema. ¿La posición de su partido? Vaga. Los conservadores como ella preferían no pensar que un día el mundo rico tendría que pagar el precio por vivir a costa de los pobres en la parte sureña del globo. Cuando en septiembre de 2015, de repente, el desafío llegó a la fronteras alemanas con más de un millón de personas que pedían entrada y asilo, Angela Merkel no tenía ninguna hoja de ruta. Entonces optó por la vía fácil y reaccionó estrictamente según las leyes. Las leyes determinan que cualquiera que quiera puede pedir asilo en Alemania. Esto fue todo, no un acto heroico, sino una escasa reacción institucional. Para Merkel fue su momento Stefinger. Logró que para un número importante de los alemanes, de repente, la jefa de gobierno figurara como la Madre Teresa de los migrantes. Cuando en realidad creo que a Merkel le dan bastante igual los refugiados. La empatía nunca ha sido su lado fuerte. Su interés consiste en ampliar su base de votantes.

Democracia es la alternancia en el poder, y no por cuarta vez la misma cara. La política “sin alternativas“ que suele proponer Merkel me deja sin alternativa

Cuando Merkel se dio cuenta de que su reacción hacía la migración sobreexigía la tolerancia de su electorado tradicional, se puso en marcha, con rumbo contrario. Viajó a Ankara e hizo acuerdos con Turquía para que los turcos pararan la migración. En otros términos: logró que otros hicieron el trabajo sucio. Fue un negocio muy cuestionable que, como daño colateral, conllevó que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se convirtiera en semidictador. Erdogan se atreve a hacer todo lo que quiere, sabiendo  muy bien que nadie en la Unión Europea, y mucho menos Merkel, se va a meter realmente con él. Erdogan mantiene a los cientos de miles de refugiados en los campos de su país como objetos de chantaje político. Esto ha sido consecuencia de la política de Merkel. De Madre Teresa, nada.

Solo un cálculo de Merkel no funcionó. Seguramente pensaba que iba a mantener a sus seguidores tradicionales sí o sí, porque el votante conservador no tiene alternativa. Pero luego apareció un nuevo partido en la extrema derecha:  Alternativa para Alemania (AFD), partido xenófobo, que en este momento es la única oposición que Merkel tiene que temer. Pero es una oposición nefasta. Claro que no votaré para ellos.

¿Y los demás? Todos los partidos serios en Alemania, tanto los socialdemócratas (SPD) como los liberales (FDP) y los Verdes, no han descartado formar coalición con el partido de Merkel si ella no gana la mayoría absoluta. Es decir: igual corro el peligro de votar por un gobierno liderado por ella. Ya me pasó dos veces. En 2005 y 2013 voté a los candidatos socialdemócratas que perdieron las elecciones. Luego el SPD formó la Gran Coalición con la CDU de Merkel para participar en el poder. Es decir: elegí a Merkel dos veces indirectamente sin quererlo. No me pasará una tercera vez.

Queda la Izquierda (Linkspartei). Comparto algunas posiciones con ellos, por ejemplo, la lucha por una sociedad más solidaria. Pero su personal es gris. Solo su líder, Sara Wagenknecht, tiene un perfil marcado. La Izquierda se ha convertido en un One-Woman-Show, un partido de una mujer sola, similar a lo que le pasó a Izquierda Unida en España con Alberto Garzón. Pero debido al sistema electoral en Alemania, basado en el federalismo, en Múnich no podré votar directamente por la señora Wagenknecht. Puedo votar sólo por los candidatos de su partido que aparecen en la lista electoral de Baviera. Y la verdad es que el personaje bávaro de la Linkspartei me parece del todo insignificante. No les quiero dar mi voto.

Mis amigos y los colegas en el periódico donde trabajo me critican fuertemente. “Que al menos votes en blanco“, me dice una amiga. Tal vez, en el momento, me decida a hacerlo. Pero en realidad me estoy ganando una bronca fundamental. Quisiera demostrar que para mí no es democracia si, da igual qué partido vote, siempre sale Merkel ganadora. Democracia es la alternancia en el poder, y no por cuarta vez la misma cara. La política “sin alternativas” que suele proponer Merkel me deja sin alternativa.  

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Sebastian Schoepp

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Miguel Mora

    JJ, no editamos ni censuramos los comentarios; pero a veces no aparecen, y otras aparecen dos veces. Si nos lo manda por mail se lo publicamos sin problemas. Un abrazo

    Hace 4 años 2 meses

  2. JJ

    Compartiré el artículo en redes sociales y pondré mi comentario allí incluyendo que me ha sido censurado por ctxt.es. No es así como se hace un periódico, si este es el trato que dan a un suscriptor no son peores que los demócratas que nos gobiernan. Se alinean ustedes con el enemigo.

    Hace 4 años 2 meses

  3. JJ

    Han censurado mi comentario por expresar mi opinión tal y como el autor del artículo lo hace. No me esperaba censura por parte de este diario, ahora sé que es la última vez que entraré. Gracias por ser tan transparentes.

    Hace 4 años 2 meses

  4. Juanjo

    "¿La economía? Marcha porque los alemanes trabajan como burros, y porque son más creativos en materia técnica que la mayor parte del mundo. Empresas medianas alemanas construyen todos los días elementos tecnológicos altamente sofisticados sin los cuales ningún ascensor, ningún coche, ninguna máquina metalúrgica puede funcionar." En este párrafo podemos encontrar mentira tras mentira y muestra claramente la manera en la que perpetuamos cliches que finalmente se demuestran totalmente falsos. En absoluto los alemanes trabajan como burros, de hecho son uno de los paises en los que menos se trabaja. Si quereis pensar que si lo haceis adelante, pero es falso. Puede verlo en este enlace http://www.huffingtonpost.es/2014/10/14/horas-trabajadas-espana_n_5981344.html ¿Que los alemanes sois más creativos que la mayor parte del mundo? Por favor, no me haga reir. En este enlace podemos ver qué piensa el foro ecoómico mundial sobre esa afirmación https://www.weforum.org/agenda/2015/10/most-creative-countries-in-the-world/ Y claro, por supuestos ustedes son indispensables para el mundo, ningún país podría vivir en él sin ustedes porque hacen elementos tecnológicos que los demás no podríamos fabricar (le ha faltado decir que "ni siquiera entenderíamos"), de hecho sin ustedes no funcionaría ninguna máquina en el mundo. Muchas gracias alemanes. Ustedes no son más que lo que quiere EEUU que sean, la barrera contra el pueblo ruso, un aliado indispensable para el imperio que menoscabe las posibilidades de prosperar en la región de los malditos y odiados rusos. Siempre lo han sido, hace tiempo de Gran Bretaña y ahora lo son de USA. Son el perro de otros y les hacen creer que ustedes son mejores que el resto de europeos cuando no es así. Ustedes son lo mismo que los franceses o los belgas o los checos o los polacos o los españoles, simplemente gozan de mayores privilegios por ser el esclavo de su amo. Así lo fueron en el pasado creando dos guerras mundiales y así lo siguen siendo hoy día. Nada nuevo bajo el sol. Les perdonaron las deudas de la segunda guerra mundial, les ayudaron a reconstruir su pais hecho cenizas por ustedes mismos por esa "creatividad" eugenésica que tanto les caracteriza. La élite americana y mundial apoyó a la élite alemana para que fuesen el capataz de Europa y ustedes se han creído lo que les han contado. Claro, a día de hoy la propia dinámica del capitalismo les empuja hacia delante y su productividad es (y siempre será) mayor que la de ningún país europeo porque ya se encargaron de que así fuera. No vengan ustedes a decirnos ni cómo ni cuanto se trabaja a los españoles que bastante tenemos con aguantarles borrachos en nuestras playas y oirles cantar bravuconerías y saludos nazis. Son un pueblo egoista, bárbaro y viejo en el que nadie ve ningún futuro pero siguen creyéndose el centro del mundo. Despierten! Ustedes son igual que cualquier otro pueblo, no me vengan con imaginarios entre líneas. Tras este artículo biempensante se esconden las más horribles muestras de racismo, clasismo y chovinismo que despreciamos desde España. Si, ese país amordazado del sur al que ustedes llegan de vacaciones con sus pensiones múltiplos de nuestros salarios medios y en donde se creen, como el caso reciente de unos turistas en Mallorca, que es su tierra y en donde pedían a los inmigrantes que se fueran. Me avergüenza el pueblo alemán, no quiero estar en una Europa que sirve a los poderosos y miente y esclaviza a los pueblos periféricos.

    Hace 4 años 2 meses

  5. Juanjo

    "¿La economía? Marcha porque los alemanes trabajan como burros, y porque son más creativos en materia técnica que la mayor parte del mundo. Empresas medianas alemanas construyen todos los días elementos tecnológicos altamente sofisticados sin los cuales ningún ascensor, ningún coche, ninguna máquina metalúrgica puede funcionar." En este párrafo podemos encontrar mentira tras mentira y muestra claramente la manera en la que perpetuamos cliches que finalmente se demuestran totalmente falsos. En absoluto los alemanes trabajan como burros, de hecho son uno de los paises en los que menos se trabaja. Si quereis pensar que si lo haceis adelante, pero es falso. Puede verlo en este enlace http://www.huffingtonpost.es/2014/10/14/horas-trabajadas-espana_n_5981344.html ¿Que los alemanes sois más creativos que la mayor parte del mundo? Por favor, no me haga reir. En este enlace podemos ver qué piensa el foro ecoómico mundial sobre esa afirmación https://www.weforum.org/agenda/2015/10/most-creative-countries-in-the-world/ Y claro, por supuestos ustedes son indispensables para el mundo, ningún país podría vivir en él sin ustedes porque hacen elementos tecnológicos que los demás no podríamos fabricar (le ha faltado decir que "ni siquiera entenderíamos"), de hecho sin ustedes no funcionaría ninguna máquina en el mundo. Muchas gracias alemanes. Ustedes no son más que lo que quiere EEUU que sean, la barrera contra el pueblo ruso, un aliado indispensable para el imperio que menoscabe las posibilidades de prosperar en la región de los malditos y odiados rusos. Siempre lo han sido, hace tiempo de Gran Bretaña y ahora lo son de USA. Son el perro de otros y les hacen creer que ustedes son mejores que el resto de europeos cuando no es así. Ustedes son lo mismo que los franceses o los belgas o los checos o los polacos o los españoles, simplemente gozan de mayores privilegios por ser el esclavo de su amo. Así lo fueron en el pasado creando dos guerras mundiales y así lo siguen siendo hoy día. Nada nuevo bajo el sol. Les perdonaron las deudas de la segunda guerra mundial, les ayudaron a reconstruir su pais hecho cenizas por ustedes mismos por esa "creatividad" eugenésica que tanto les caracteriza. La élite americana y mundial apoyó a la élite alemana para que fuesen el capataz de Europa y ustedes se han creído lo que les han contado. Claro, a día de hoy la propia dinámica del capitalismo les empuja hacia delante y su productividad es (y siempre será) mayor que la de ningún país europeo porque ya se encargaron de que así fuera. No vengan ustedes a decirnos ni cómo ni cuanto se trabaja a los españoles que bastante tenemos con aguantarles borrachos en nuestras playas y oirles cantar bravuconerías y saludos nazis. Son un pueblo egoista, bárbaro y viejo en el que nadie ve ningún futuro pero siguen creyéndose el centro del mundo. Despierten! Ustedes son igual que cualquier otro pueblo, no me vengan con imaginarios entre líneas. Tras este artículo biempensante se esconden las más horribles muestras de racismo, clasismo y chovinismo que despreciamos desde España. Si, ese país amordazado del sur al que ustedes llegan de vacaciones con sus pensiones múltiplos de nuestros salarios medios y en donde se creen, como el caso reciente de unos turistas en Mallorca, que es su tierra y en donde pedían a los inmigrantes que se fueran. Me avergüenza el pueblo alemán, no quiero estar en una Europa que sirve a los poderosos y miente y esclaviza a los pueblos periféricos.

    Hace 4 años 2 meses

  6. Jose

    Un apunte. La Dra. Merkel no admitió la entrada de refugiados en Alemania por altruismo y solidaridad únicamente. El principal motivo fue proveer a Alemania de una fuerza de trabajo en condiciones muy bajas, que van a cobrar cualquier sueldo por sobrevivir, algo que cualquier alemán dudo mucho que haga (si no es que han cambiado desde que me marché de allí). Por tanto, no caiga en el engaño (o a lo mejor lo sabe y no lo ha escrito aquí), las acciones de la CDU no se mueven por humanidad, se mueven por euros para los suyos.

    Hace 4 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí