1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Sigue Merkel. Vuelve la política

La estabilidad alemana está garantizada, como la continuación de sus políticas económicas, sociales y europeas. El Parlamento será más plural y más animado, con una auténtica oposición –el SPD– que intentará construir una mayoría alternativa

26/09/2017

<p>Angela Merkel</p>

Angela Merkel

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

En las elecciones del 24 de septiembre en Alemania, bajan sensiblemente los democristianos y los socialdemócratas, suben un poco los partidos pequeños (La Izquierda y Los Verdes), regresan los liberales al Bundestag, que se hace más plural y recuperará una vitalidad política que le ha faltado en la legislatura anterior. Pero entra, como tercer partido, la Alternativa por Alemania (AfD).

Uno de cada ocho electores ha elegido a un partido radicalmente fuera del consenso democrático que caracterizaba a la República Federal, que con este nuevo actor se adentra en una fase de tensiones y riesgos

Es casi seguro que seguirá gobernando Angela Merkel, en una coalición centrada. Más complicada porque el Partido Socialdemócrata (SPD) ha decidido que pasa a la oposición, y tendrán que integrar esa coalición cuatro partidos con diferencias apreciables, entre la más derechista Unión Socialcristiana bávara (CSU) y Los Verdes, que siguen definiéndose de izquierdas y tienen la justicia social como uno de sus fines programáticos; y entre estos y los liberales, que desconfían de sus políticas públicas y quieren que el mercado se ocupe hasta de la lucha contra el cambio climático. Pero los cuatro partidos saben que tienen que ponerse de acuerdo, porque el sistema político alemán requiere coaliciones estables, con mayoría parlamentaria, y les castigaría electoralmente si no lo logran y hubiera que repetir las elecciones. Y están deseando llegar a ese acuerdo.

La entrada de la AfD como tercera fuerza en votos y diputados es una pésima noticia, aunque no una sorpresa: ya estaba en los parlamentos de 13 de los 16 Länder. En la cultura democrática alemana no cabían hasta ahora sus actitudes de desprecio a la dignidad de categorías de personas, vulnerables y definidas por su religión o su condición de extranjeros, ni el uso de políticas xenófobas o directamente racistas para atizar el rencor o el enfrentamiento social, ni conceptos nacionalistas cada vez más cercanos a los del nacionalsocialismo: el pueblo, el riesgo de disolución de Alemania, recuperar nuestro país frente a los de fuera de la comunidad nacional; los inmigrantes y los musulmanes como no integrados en la comunidad del pueblo alemán. Se ha roto un tabú en una cultura política que desde el inicio de la república había logrado mantener unos límites muy estrictos en los contenidos y formas admisibles en la democracia alemana, basados, por oposición al nazismo, en el respeto a la dignidad humana y en moderar los términos de la confrontación política.

Uno de cada ocho electores ha elegido a un partido radicalmente fuera del consenso democrático que caracterizaba a la República Federal, que con este nuevo actor se adentra en una fase de tensiones y riesgos. No todos los dirigentes o partidarios de la AfD son tan extremistas que quepa identificarlos con nazis: una parte de ellos proviene de la derecha democristiana, que ha dado el paso desconcertada por la deriva centrista de Merkel.

Por ahora, no hay riesgo de que accedan a ningún gobierno, ni tienen la fuerza de partidos semejantes que están conquistando terreno en otras democracias europeas. Solo en un Land del este, Sajonia, son la primera fuerza política. Ha habido antes otros partidos de protesta de extrema derecha en los parlamentos alemanes y no han tenido un recorrido largo. Pero se trata de un cambio cualitativo en un marco global de crecimiento de fuerzas semejantes en democracias cada vez menos admirables. No será fácil evitar a los sectores más derechistas de la Democracia Cristiana (CDU) –muy críticos con la deriva centrista de Merkel, y de la CSU, su hermana bávara, que ha sufrido las peores pérdidas por su derecha– la tentación de acudir a su agenda o sus recetas. Y preocupa pensar cómo puede evolucionar esa tendencia cuando termine la larga fase de prosperidad política y económica actual.

La victoria de Merkel es amarga porque ha perdido muchos votos. La causa principal es la reacción a su política de inmigración y la entrada masiva de refugiados en 2015, aunque pesa también el desconcierto de una derecha que no ha acabado de aceptar políticas con las que Merkel ha arrebatado espacio y votos a los socialdemócratas y Los Verdes. Sin embargo, esa apertura a la izquierda le ha abierto la posibilidad de pactar también con estos y le asegura su continuidad como canciller, porque no cabe una coalición alternativa. Tanto Merkel como el candidato del SPD, Martin Schulz, sobreactuaban en la noche electoral: Schulz, en su enfado con Merkel por haber eliminado el debate político durante la legislatura anterior, para dejar claro que la decisión de los socialdemócratas de pasar a la oposición es definitiva. Merkel, en su tranquilidad búdica, porque va a seguir gobernando dedicada a pensar en el futuro y los problemas esencialmente económicos a los que se enfrenta Alemania. En lo esencial, tiene razón y puede esperar a que pase la tormenta. Pero quizá veamos a lo largo de la legislatura movimientos para reemplazarla y evitar una derrota en 2021. La perspectiva de una Merkel en la política europea se hace más real.

Un Parlamento más vivo

La estabilidad alemana está garantizada, como la continuación de sus políticas económicas, sociales y europeas. El Parlamento será más plural y más animado, con una auténtica oposición –el SPD– que intentará construir una mayoría alternativa. Lo tiene difícil, pero sabe que es su última oportunidad para no quedar reducido a un cuarto o quinto partido pequeño orbitando en torno a los democristianos en coaliciones cada vez más complejas.

El SPD ha pasado ya rotundamente a la oposición: es esencial, dice, para la estabilidad de la república y para parar a la AfD. “Imagínense a su dirigente, Jörg Meuthen, como jefe de la oposición”, ha dicho Schulz. La Izquierda y Los Verdes, que formaban la oposición en la legislatura anterior y han mejorado contra pronóstico sus resultados, mantienen una tensión política semejante. Liberales y democristianos la evitan, con algunas razones buenas; no dejar que la AfD fije la agenda política, ni reaccionar a cada declaración ruidosa, que es, ha dicho el dirigente liberal, Christian Lindner, “su modelo de negocio”. Pero también porque no saben aún cómo recuperar esos votos.

Los 8,7 puntos perdidos por la CDU y, sobre todo, la CSU, han ido en parte a la AfD, pero también a resucitar a los liberales. Hay analistas que ven una de las causas de las pérdidas democristianas en la falta de movilización de un electorado seguro de la victoria de Merkel y en el deseo de que la nueva coalición fuera con los liberales. Los cinco puntos que pierde el SPD han reforzado algo a La Izquierda y a Los Verdes y más, posiblemente, a la AfD. La Izquierda pierde votos en el este, pero los gana en el conjunto del país y se establece más sólidamente como partido nacional y posible futuro socio de coalición del SPD (y Los Verdes).

Que Los Verdes entrarían en coalición con democristianos se veía venir: son cada vez menos de izquierda, no tienen grandes diferencias con la canciller en materias sociales y esta ha asumido en buena parte su agenda social y medioambiental

Merkel no tiene ninguna duda de que el electorado ha encargado el gobierno a su partido –y a ella–; de que habrá gobierno antes de Navidades; y de que no será un gobierno minoritario. Lo asegura la cultura alemana de estabilidad política –otra lección aprendida de Weimar– que, frente a otros países europeos que (se) permiten gobiernos minoritarios, requiere unos gobiernos con mayorías, casi siempre basados en un “contrato de coalición” debatido línea a línea y partida a partida, que luego se cumple.

Liberales y Verdes llegarán a un acuerdo: lo están deseando. Los liberales son los socios naturales de los democristianos y Merkel es indudablemente liberal en lo económico. Que Los Verdes entrarían en coalición con democristianos se veía venir hace tiempo: son cada vez menos de izquierda, no tienen grandes diferencias con la canciller en materias sociales y esta ha asumido en buena parte su agenda social y medioambiental.

Cabe esperar una sustancial continuidad en lo económico, seguramente controlado ahora por el FDP, que no quiere transferencias europeas “para que consuman los ciudadanos italianos o franceses”. Solo Merkel ha mencionado en la noche electoral la política internacional y de seguridad. Alemania seguirá la política de protección del clima. Los cuatro partidos coinciden en la educación como una prioridad.

Habrá tensiones porque los liberales querrán reducir los impuestos (“para reducir la carga de la clase media” y aumentar de paso su cosecha de votos), y Los Verdes gastar más en políticas sociales y en la integración de los inmigrantes. También por la propuesta liberal de una política migratoria “a la canadiense”, limitando la entrada a los inmigrantes cualificados. Si los coaligados son leales e inteligentes, solo dentro de la coalición. Si no, servirán la agenda en bandeja a la AfD.

Merkel sabe que tiene que prestar más atención a la situación social del Este (que lleva siendo peliaguda desde la unificación), a los miedos existenciales y las consecuencias sociales y económicas de la globalización

El mayor riesgo es que en su afán de recuperar los votos perdidos, la CSU y la CDU hagan suya la agenda de la AfD. “Sin provocación no hay Parlamento”, ha dicho su candidato. A lo largo de la campaña, sus dirigentes se han burlado de la cultura de la memoria y del holocausto, criticado en términos descalificatorios insólitos a los demás partidos, hablado de su querido pueblo alemán, del que forman parte los inmigrantes bien integrados con trabajo –y no los que consideran mal integrados o en situación de necesidad social–. Tampoco, da la impresión, la mayoría de los musulmanes que viven en Alemania. La política antiinmigración (y antiislámica) ha sido su asunto principal. Ante cada problema social, atizan el resentimiento contra los inmigrantes y la sensación de que los ciudadanos de renta más baja compiten con ellos por los recursos sociales.

Pero cuando el SPD llama a estabilizar la democracia y enfrentarse a los enemigos de la república, seguramente exagera. Todavía. Es importante que la AfD no sea el principal partido de la oposición. Es verdad que su constante culpabilización xenófoba o racista y sus escamantes referencias al pueblo alemán y el orgullo patriótico están haciendo revivir a fantasma inquietantes no solo para Alemania. Pero junto al SPD, también va a estar en la oposición La Izquierda, que pierde la condición de tercer partido en la cámara y de segundo en el Este, pero sale reforzada de las elecciones. Merkel sabe que tiene que prestar más atención a la situación social del Este (que lleva siendo peliaguda desde la unificación), a los miedos existenciales y las consecuencias sociales y económicas de la globalización.

No es la primera vez que la democracia alemana ha digerido partidos así. Pero para lograrlo esta vez no bastará con la denuncia política y la confrontación cultural desde los valores ejemplares de la democracia alemana. El nuevo gobierno va a tener que ser eficaz contra las causas sociales y económicas del descontento de una parte de los que protestan, haciendo política social, de integración, de apertura de nuevos campos en los que la industria y la tecnología alemanas pueda encontrar nuevas fuentes de trabajo.

¿En la calma reside la fuerza?

En su primera comparecencia, Merkel ha hablado de política industrial (acero, automóvil), sobre los problemas del mercado de trabajo en la economía digital, sobre la necesidad de mejorar la política migratoria (mediante la integración, pero también el control de las fronteras exteriores y la lucha contra la inmigración ilegal), de la necesidad de mantener la fortaleza financiera y política de la Unión Europea como factor de estabilidad internacional.

No habrá grandes diferencias en la política europea: Merkel quiere reforzar el euro con la entrada de nuevos países. Schengen seguirá existiendo, con un uso táctico político de los controles nacionales y declaraciones sobre la necesidad de reforzar las fronteras exteriores. Seguirá la presión sobe Hungría o Polonia, pero ninguna se arriesga a ser expulsada. Crecerá el gasto militar y los intentos de avanzar hacia una defensa europea, pero Europa seguirá dependiendo de la defensa estadounidense, Alemania es muy consciente de la amenaza rusa y Merkel tendrá que contemporizar con Donald Trump en espera de que unas elecciones o un impeachment acaben con su estresante inestabilidad. Puede haber nuevas formas de coordinación económica europea, quizá incluso una figura a la que identificar como ministro y hasta un presupuesto, pero no habrá la tan temida en Alemania “comunidad de transferencias” o comunitarización de las deudas nacionales. Los socialdemócratas serán más duros en su oposición frente a una atenuación de las consecuencias del Brexit, pero democristianos y liberales quieren mantener la máxima relación económica posible y facilitarán que Reino Unido siga vinculado al mercado interior.

El consenso de la república de Bonn ya no es unánime; la AfD ha liberado a un genio malévolo que costará devolver a la botella. Los grandes partidos han cedido otros 13 puntos: tuvieron más del 80% de los votos y ahora apenas superan el 50%. Pero Alemania sigue teniendo una política, un Parlamento, un gobierno y una oposición principal en los valores de la República Federal. Por eso, una Merkel serena, relajada y sonriente, puede decir que “hubiéramos preferido más votos, pero no cabe un gobierno contra nosotros (…) Vivimos en tiempos tormentosos (…) Y en la calma reside la fuerza”.

-----------

Este artículo se publicó en la revista Política Exterior.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí