1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Editorial

Contra el 155

20/10/2017

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

La contemplación del intercambio de burofaxes surrealistas entre el Gobierno de España y el de Cataluña en plena crisis de Estado es el mejor reflejo de la puerilidad que aqueja a la política española. Se trata de un perfecto diálogo de besugos, que nos recuerda que aquí los problemas serios se tratan como nimiedades y las nimiedades se convierten en grandes problemas. Todos vimos lo que sucedió en la comparecencia de Puigdemont el 10 de octubre. El president amagó con la DUI, pero no la llevó adelante y se mostró abierto a dialogar con España: no hubo votación en el Parlament, no se firmó ningún documento oficial. Pese a todo, Rajoy decidió pedir aclaraciones a Puigdemont. Las epístolas de Rajoy son quizá una forma de ganar tiempo y de rebajar la tensión, pero lo que se exige a un estadista es que dialogue y solucione los problemas, no que los prolongue indefinidamente en el tiempo. ¿Y qué decir de las respuestas de Puigdemont, enrevesadas e infantilmente provocativas? El juego de irresponsable a irresponsable solo produce bochorno. ¿Serán capaces ambos de aprovechar el tiempo para abordar con seriedad y madurez las vías de solución a una situación que hoy por hoy sigue sin tener salida?

Lo que sabemos hasta el momento es lo siguiente. Los días 6 y 7 de septiembre la mayoría independentista aprobó en el Parlament dos leyes, de referéndum y transitoriedad, vulnerando el Estatut y el reglamento de la Cámara y avasallando a la oposición. Dichas leyes fueron declaradas inconstitucionales por el Tribunal Constitucional y quedaron sin efecto. El Govern trató de organizar un referéndum, que terminó siendo una simple votación sin garantías. El día 10, Puigdemont dio un paso atrás y no forzó la declaración de independencia, pidiendo mediación y diálogo. El PP, Ciudadanos y el PSOE respondieron exigiendo el retorno al marco constitucional, con un acuerdo para poner en marcha el artículo 155 en caso de que se confirmara la DUI, y comprometiéndose a activar una reforma constitucional en caso contrario. En su segunda carta, Puigdemont admite que no ha sometido a votación la declaración de independencia y confirma su voluntad de suspenderla para dar una posibilidad al diálogo. Y la respuesta del Gobierno ha sido seguir adelante con el artículo 155.

Si no fuera una situación trágica, diríamos que estamos ante un vodevil. El Gobierno no debe desaprovechar el pequeño margen que ofrece el Govern para abrir un proceso de diálogo y una negociación. ¿Suspendemos todo y nos sentamos a hablar? En una democracia sólida, dicho proceso se habría abierto hace ya mucho tiempo. Si las negociaciones no dieran fruto, no quedaría más remedio que aplicar el ya célebre artículo 155. Pero no estamos aún ahí. La forma de que Rajoy y su Gobierno se sienten a negociar de una vez con la Generalitat es que haya una fuerte presión de Europa, las empresas, la oposición de izquierdas, los medios de comunicación y la sociedad civil. Europa ha pedido diálogo sin victimismos ni chantajes (lo último que necesita la UE es un fuente adicional de inestabilidad política de este calibre); una parte de la ciudadanía española ha optado por un resurgir del nacionalismo visceral; tenemos unos medios tóxicos y en estado de guerra; la izquierda comparece, como siempre, dividida, y la clase financiera y empresarial aparece repentina y tardíamente asustada, como señaló con acierto Borrell.

Quedan apenas diez días para que se produzca la votación en el Senado sobre el 155. La aplicación de dicho artículo tiene como objetivo obligar a una Comunidad Autónoma al cumplimiento forzoso de las obligaciones que la propia Constitución, y otras leyes, le imponen, o para proteger el interés general. Pero ponerlo en marcha entraña muchos más riesgos que ventajas. Primero, implicaría de facto la intervención de la Generalitat y podría generar, en un escenario que ha alcanzado un elevado nivel de exaltación emocional, multitud  de problemas cotidianos. Segundo, producirá sin duda fisuras entre sus promotores, como se vio el 20 de octubre, cuando el PSOE y el PP se enzarzaron en discusiones públicas sobre el alcance del acuerdo y las medidas a tomar. Tercero, nadie puede prever cómo saldría la sociedad catalana de un proceso de ese tipo, pero es indudable que la desafección se incrementaría y se haría más profunda, y a la vez aumentaría el victimismo de los independentistas.

Asimismo, es muy probable que la aplicación del 155 se convierta en una carga de profundidad contra la comisión de reforma constitucional convocada por el PSOE. ¿Es posible que alguien en su sano juicio piense que en un marco de supresión de facto de la Generalitat se puede iniciar un debate para modificar la Constitución con el objetivo de mejorar el autogobierno de Cataluña? La reforma de la Constitución y el modelo plurinacional (junto a la desigualdad, el paro y la corrupción) son elementos centrales del debate político que necesitamos promover. Una vez que el siempre renuente PP ha aceptado esa realidad, mal haría el Govern en no aprovecharla y mal harían los partidos “constitucionalistas” en ponerla en riesgo antes de darle una oportunidad.

Estos diez días son cruciales para el futuro del país. La única solución aceptable es que se produzca un acuerdo que evite dar un paso hacia el abismo. No parece, dado el elevado nivel de antagonismo actual, que sea el momento para llegar a grandes acuerdos de contenido. Pero materializar el 155 es la peor salida posible. Una vez más, insistimos en lo que CTXT viene diciendo desde hace semanas: dejen unos y otros de jugar con dinamita, paren las máquinas bélicas, únanse las izquierdas al PNV en su exigencia de diálogo, y siéntense a negociar todas las fuerzas políticas como si fueran lo que se espera de ellas: adultas, responsables y pensantes.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Status Quo

    No se nada de leyes y tal...pero he leído el 155 tan nombrado y la verdad que tal y como "parece" que lo quiere aplicar a Cataluña el Sr.Rajoy, me parece una imposición dictatorial...¿A qué viene tanto miedo con la "marcha" de los catalanes de España?...¿Tal vez por el 19% del PIB que representa CATALUÑA para ESPAÑA? o ¿Tal vez que su "marcha" este removiendo "viejos" fantasmas del pasado que ha España no le interesa que salgan de "sus tumbas"? o ¿Qué este suceso esta alentando a "otros/as" (país vasco, navarra, galicia, etc.) que hagan aquello que desde hace "TANTO" tiempo se está reclamando, siempre en silencio?...no se nada, pero esto parece represión por parte del gobierno de España y sus políticuchos...vamos que se les ha quedado grande el tema y no saben que hacer más que "REPRESIÓN"...señores políticos, están cargando contra el pueblo y no contra políticos...recuerden trabajan SIEMPRE POR Y PARA EL PUEBLO (SPQR como decían y dicen los romanos XD)...esto que hacen les está costando un desgaste político que obligará a nuevas elecciones al final...seamos sentatos, y hablemos, que todo tiene solución menos la muerte (de momento XD)

    Hace 4 años 1 mes

  2. presas no, banzaos¡¡

    vaya papelon los del regimen del 78 y el proces constituyente podemita utilizando el asunto catalan para sus fines pulverizadores mientras en cataluña quien mas quien menos estan pidiendo elecciones y rectificacion de puigdemont para evitar el doloroso 155. menudo favor les hacen¡¡

    Hace 4 años 1 mes

  3. Tipografía Preventiva

    Max, dices: "¿para qué negociar con alguien que incumple cuando le da la gana las leyes que se ha dado y que ha aceptado y los acuerdos que ha llegado? ¿Que se puede ganar? ¿Que sentido tiene negociar con alguien que ocupa las instituciones de todos y las utiliza para avanzar su causa sectaria contra la mayoría...?" Con ese 'alguien' te estás refiriendo al PP, ¿verdad?

    Hace 4 años 1 mes

  4. uleger

    pues na.... chicos, a seguir con la fiesta.....tan malo no sera rajoy cuando los independentistas y peneuvitos lo dejaron como si tal cosa en la moncloa, con el apoyo dels comuns en aquel maravilloso marzo del 2016 jeje, por un referendumillo de na....ahora a llorar en los editoriales la vanguardia y cia.

    Hace 4 años 1 mes

  5. observador

    Puigdemont: si te convenzo que mi plan es admisible ¿lo reconocerías? Rajoy: Nunca, y si yo te convenciese que tu plan esta equivocado, ¿lo reconocerías? Puigdemont: Nunca, jamas Rajoy: Pues dialoguemos Puigdemont: si te convenzo que mi plan es admisible ¿lo reconocerías? Rajoy: Nunca, y si yo te convenciese que tu plan esta equivocado, ¿lo reconocerías? Puigdemont: Nunca, jamas Rajoy: Pues dialoguemos Puigdemont: si te convenzo que mi plan es admisible ¿lo reconocerías? Mientras se produce este dialogo por los años de los años, ¿dejamos que siga el Parlamento de Catalunya cerrado?, ¿seguimos paralizando la economía española?, ¿dejamos que siga fracturándose Catalunya en dos? No estoy para nada de acuerdo con vuestro editorial y totalmente de acuerdo con lo que ha escrito Jose Luis

    Hace 4 años 1 mes

  6. jose

    el 155 para el pp, ya que son la raiz del problema: llevan años ignorando y ninguneando a cataluña, ademas de robarle lo que habian logrado con la ayuda de jueces y juezas puestos a dedo por el propio pp. ODIO ESPAÑA Y SU BANDERA Y SU REY, TODO ELLO IMPUESTO.

    Hace 4 años 1 mes

  7. José Luís

    Este editorial hubiera sido algo creíble si hubiéramos visto antes otro titulado "No al separatismo". Ahora que las cosas están como están, criticáis los atropellos del 6 y 7 de septiembre. Os ha asomado la patita por debajo de la puerta. Y creanme que lo siento

    Hace 4 años 1 mes

  8. Buenaventura

    El editorial es discutible es diversos puntos, ya lo he dicho. Pero la viñeta es literalmente un disparate: equipara –lo que va contra todo sistema político de derecho al presidente del gobierno de un estado o primer ministro en la terminología sajona, con el presidente de un territorio dentro de ese estado, dos iguales que se ignoran. No es así, ni por sus atribuciones ni por sus responsabilidades, independientemente de qué nos/os parezca cada uno de los personajes. A vosotros, los editorialistas, ya se intuye, se ve, cuál os cae peor, y con ello, con acabar con él o debilitarle, creéis que todo es valido. Os equivalías, me parece: ni todo es válido va ese fin ni sois algo eficaces. Más bien "repeléis" a posibles partidarios.

    Hace 4 años 1 mes

  9. Andrés

    La cuestión ahora es determinar si el alcance del artículo 155 permite las medidas que el Presidente acaba de anunciar, sin contravenir a su vez el texto constitucional. El artículo en cuestión no ha sido ni mínimamente desarrollado, por lo que difícilmente puede interpretarse en el sentido de que el Gobierno pueda ser autorizado por el Senado para adoptar medidas que no son de la competencia de uno ni otro órgano. Ni la suspensión de la autonomía ni su supresión están previstas por la Constitución, pero tampoco el ejercicio por el Presidente del Gobierno de facultades que están atribuidas por el Estatuto de Autonomía al poder legislativo de la Comunidad Autónoma (disolución del Parmalent) o al Poder Judicial (cese del Presidente). Por lo tanto, el límite de las medidas que se adopten, entiendo, es que se adopten dentro del reparto competencial establecido por la Constitución y el bloque de constitucionalidad. En fin, si la única solución era estirar el alcance de un precepto constitucional, ahora hay que preguntarse si no hubiera sido menos lesiva una interpretación amplia del art. 92 para evitar el problema que una del 155 para solucionarlo... o no.

    Hace 4 años 1 mes

  10. max

    El relato de hechos es falso: El Parlament si proclamó la independencia, lo vimos en directo, aunque no la votara para evitar las consecuencias jurídicas y penales.Adicionalmente, está instalado en la ilegalidad. Europa no ha pedido dialogo son victimismo ni chantajes, ha pedido unánimemente el retorno al marco constitucional. La oposición de izquierdas se ha aliado con los reaccionarios supremacistas catalanes que exigen la secesión porque ellos osn daneses y el resto de nosotros magrebies, perdiendo cualquier posibilidad real de hacer algo de izquierdas. Puigdemont no quiere dialogar, quiere que el gobierno acepte la bilateralidad y reunirse para negociar la secesión. La negociación que planteas sólo se puede dar en el marco de relaciones que fija la ley. Por otra parte ¿para qué negociar con alguien que incumple cuando le da la gana las leyes que se ha dado y que ha aceptado y los acuerdos que ha llegado? ¿Que se puede ganar? ¿Que sentido tiene negociar con alguien que ocupa las instituciones de todos y las utiliza para avanzar su causa sectaria contra la mayoría de los catalanes. La aplicación del 155 tendrá efectos beneficiosos y perniciosos, pero es, además de mucho mejor que tolerar que el delirio siga, inevitable. En España la secesión está prohibida (acertadamente, a mi juicio) como en todos los paises democráticos. No la reconoce ni la ley fundamental de Puigdemont. Asi que mas vale una vez rojo que ciento amarillo.No leo un solo argumento para evitar su aplicación.

    Hace 4 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí