1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Memoria histórica

Cuando la sangre tiñó el valle de Dios

Hace 80 años se produjo la matanza de los trabajadores del hospital psiquiátrico de La Cadellada, uno de los sucesos más brutales y menos conocidos de la Guerra Civil en Asturias

Miguel Barrero Oviedo , 27/10/2017

<p>Trabajadores del hospital psiquiátrico La Cadellada posando ante la iglesia del monasterio de Santa María de Valdediós en enero de 1937.</p>

Trabajadores del hospital psiquiátrico La Cadellada posando ante la iglesia del monasterio de Santa María de Valdediós en enero de 1937.

Constantino Suárez / Muséu del Pueblu d'Asturies (Gijón)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU.
Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Es habitual, en primavera y en verano, encontrar grupos de turistas merodeando por Valdediós. También es absolutamente lógico, porque el lugar merece una visita. Cuentan que lo que originalmente fue el valle de Boides recibió ese apelativo allá por el medievo, cuando se concluyó que un paraje tan hermoso sólo podía deber sus credenciales a la divinidad, y de la relevancia política y espiritual que tuvo entonces dan fe los dos edificios que han venido resistiendo como buenamente han podido al tiempo y los intermitentes abandonos. Uno es la coqueta iglesia de San Salvador, levantada en el siglo IX y considerada una de las grandes joyas del arte prerrománico. El otro, situado a escasos metros dentro de la misma parcela, es el imponente monasterio de Santa María, cuya fábrica actual engloba una iglesia románica, un claustro renacentista y unas dependencias conventuales datadas en época barroca, aunque sometidas a múltiples reformas con posterioridad. El recorrido guiado, y parcial, por el conjunto dura aproximadamente media hora. Se explican muchas cosas acerca de la historia del lugar y sus peculiaridades artísticas. Nunca se menciona que, en la madrugada del 27 al 28 de octubre de 1937, el horror convirtió aquel paisaje hermoso en el escenario de una pesadilla. Que esa noche, durante unas horas eternas, el diablo trasladó sus enseres hasta el corazón del valle de Dios para teñir sus predios de sangre.

Monasterio de Valdediós

Monasterio de Valdediós

Para contar esta historia hay que remontarse a los inicios de la Guerra Civil. Tras el levantamiento militar de julio de 1936, la ciudad de Oviedo se declaró partidaria de los rebeldes mientras los grandes núcleos urbanos que se extendían por sus alrededores —Gijón, Avilés, las cuencas mineras— mantuvieron su lealtad a la República. Eso hizo que la contienda, en Asturias, consistiera en una larga marcha sobre la capital. Dentro del cerco que sobre ella establecieron los milicianos en un primer momento, en la periferia ovetense, se encontraba el hospital psiquiátrico de La Cadellada. La línea que separaba las dos zonas del frente estaba tan próxima al centro sanitario que algunos trabajadores dejaron de acudir a sus puestos ante la imposibilidad de traspasarla a diario. El 13 de octubre los combatientes republicanos consiguieron tomar el hospital, pero tuvieron que abandonarlo cinco días después, a resultas de una contraofensiva de sus adversarios. Se llevaron con ellos a los enfermos que no habían sido recogidos por sus familias y a los trabajadores que permanecían en el centro, algunos de ellos reincorporados cuando el equipamiento se resituó en zona republicana y, según parece, bastante comprometidos con la defensa de la legalidad vigente. En Gijón, convertida provisionalmente en capital de la provincia al encontrarse Oviedo en manos de los sublevados, decidieron que la mejor solución pasaba por trasladar a médicos, profesionales y enfermos a un lugar apartado en el que pudieran mantenerse a salvo. Eligieron para tal fin el monasterio de Santa María de Valdediós, que entonces desempeñaba las funciones de seminario diocesano y había sido abandonado al inicio de la contienda.

Enfermos en el claustro del monasterio de Valdediós en enero de 1937

Enfermos en el claustro del monasterio de Valdediós en enero de 1937

Parece que, durante una larga temporada, la vida allí fue plácida. Los médicos y el personal de enfermería se instalaron en las dependencias del propio convento y en los pueblos vecinos. Los internos ocupaban las celdas del convento. Los hijos de los empleados acudían a una escuela cercana. Algunas fuentes creen que no toda la plantilla se mantuvo estable y hubo profesionales que se incorporaron más tarde y otros que sólo permanecieron allí un tiempo. También se cree que al monasterio llegaban personas que no poseían ningún trastorno psíquico, pero necesitaban esconderse o curar las heridas sufridas en los combates del frente. Mª Paz Pérez, hija de uno de los trabajadores, recordaría muchos años después que hasta allí llegaron heridos procedentes de los hospitales instalados en la zona de Covadonga. La vida transcurrió con relativa tranquilidad hasta que en octubre de 1937, aproximadamente un año después de la mudanza, comenzaron a llegar noticias desalentadoras. Las tropas franquistas avanzaban y la defensa republicana apenas existía. El desenlace era tan inminente como irreversible: el día 20 el Consejo Soberano de Asturias y León ordenó la evacuación republicana a través del puerto de Gijón, ciudad que los rebeldes tomarían bajo su mando al día siguiente.

La noche feroz

Por aquellas fechas hubo profesionales del hospital que optaron por huir, debido al miedo que tenían a las posibles represalias. Otros se quedaron porque pensaban que, al fin y al cabo, no habían hecho más que cumplir con su obligación de funcionarios dependientes de un Gobierno legítimo. Los primeros temores fundados aparecieron el 22 de octubre, cuando hacia las tres de la tarde llegaron a Valdediós los soldados del IV Batallón Arapiles 7, perteneciente a la 6º Brigada Navarra, bajo la tutela del comandante de caballería Emilio Molina y acompañados por un capellán. Celebraron una misa y luego se acomodaron en el monasterio. Estaban allí para quedarse. La convivencia, pese al estupor inicial y contra todo pronóstico, se desarrolló con normalidad. Los soldados respetaban a los trabajadores y a los enfermos. Dada la cordialidad imperante, hubo quienes se confiaron y llegaron a albergar la esperanza de que los militares sólo quisieran asegurar el control del psiquiátrico. Para su desgracia, no tardarían demasiado en percatarse de su equivocación.

El 27 de octubre se presentó en el monasterio un hombre vestido de negro, cuya identidad jamás pudo verificarse, que hizo entrega de una lista al mando del batallón. Éste, tras leer en voz alta los nombres que figuraban en ella, detuvo a cinco personas, que fueron trasladadas a la cárcel de Villaviciosa, y mantuvo confinado en el cenobio a otro grupo. Por la tarde, alguien ordenó a las enfermeras que preparasen una cena que habrían de servir a los soldados en una dependencia conocida como la sala de física, seguramente debido a las lecciones que allí se impartían cuando el monasterio funcionaba como seminario. Fue en ese espacio donde se desencadenó el horror. Esa noche los militares, avivados por el alcohol y la impunidad, obligaron a bailar a las enfermeras, las desnudaron, las violaron y, por último, las condujeron junto a otros compañeros del psiquiátrico a un terreno situado a espaldas del monasterio y conocido en aquellos lares como el prau de don Jaime. Allí les obligaron a cavar su propia fosa y después les dispararon. Unas horas después, con la del alba, el batallón abandonaba Valdediós. En una casa próxima al cenobio vivía Anita Rodríguez, entonces una niña, que aquella misma mañana bajó con su padre para averiguar el porqué de los gritos que habían podido escuchar durante la noche. Se encontraron la tierra movida y vieron cómo sobresalían entre el barro las extremidades de los muertos. Los verdugos ni siquiera se habían preocupado de enterrarlos decentemente. Su padre fue expeditivo: "Esto no puede quedar así". Regresó con una pala y los cubrió. El relato a media voz de cuanto había ocurrido aquella desgraciada noche en Valdediós se propagó por la comarca. Los niños de la zona dejaron de ir por allí a coger castañas.

El prau de don Jaime

El prau de don Jaime

Algunos años después, en torno a 1965, Anita se encargaba de enseñar el monasterio a los turistas y recibió a un visitante que, tras recorrer con ella el edificio, le pidió expresamente que le enseñara la sala de física. Cuando estuvieron en ella, el hombre se derrumbó y le confesó que él había sido uno de los soldados participantes en la matanza y que el horror de aquel aquelarre sangriento no había dejado de perseguirle desde entonces. Fue ése el eco más notable de una historia que en Asturias se fue transmitiendo entre susurros hasta bien entrada la democracia. A instancias de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, la fosa de Valdediós fue excavada en julio de 2003. Se hallaron en ella diecisiete cuerpos. Menos de los que contaban los pocos testigos que habían podido dar cuenta del suceso —decían que habían sido asesinadas allí más de treinta personas—, pero suficientes para constatar el alcance y la arbitrariedad de la matanza. 

El antecedente de Somiedo

A la hora de relatar la historia de Valdediós siempre surge una pregunta inevitable: ¿por qué? Si bien la lógica de la guerra aporta una explicación plausible para el episodio de la lista y las detenciones realizadas tras su lectura —seguramente a personas que tenían a sus espaldas una marcada trayectoria política o sindical—, resulta verdaderamente terrible, por lo crudo y por lo inverosímil, el final que se les reservó a unos trabajadores que se habían limitado a cumplir con su deber. Sin embargo, esa misma lógica belicista no suele estar reñida, aunque resulte paradójico, con parámetros meramente irracionales, y es posible rastrear las razones de la masacre de Valdediós en otro hecho acaecido también en Asturias, en este caso entre las montañas suroccidentales, y que, en estremecedor paralelismo, tuvo como involuntarias protagonistas a tres enfermeras que prestaban auxilio a los heridos en la zona franquista.

Se llamaban Pilar Gullón, Octavia Iglesias y Olga Monteserín. Fueron enviadas desde Astorga al frente de Asturias en los primeros compases de la Guerra Civil y se las destinó a un pequeño hospital de campaña habilitado en los alrededores de Pola de Somiedo. Ni ellas ni el médico quisieron huir cuando los republicanos tomaron el puesto. Los milicianos apresaron a las tres mujeres y las violaron durante la noche. Al día siguiente fueron fusiladas por tres milicianas que se habrían ofrecido para tal fin. De todo ello se responsabilizó a Genaro Arias, líder minero de la UGT y jefe de las milicias de la zona. Las semejanzas con el caso de Valdediós saltan a la vista, pero causan escalofríos, de tan evidentes, si se presta atención a las fechas: las enfermeras de Astorga fueron capturadas, vejadas y asesinadas entre el 27 y el 28 de octubre de 1936, justo un año antes de que el batallón Arapiles ejecutara su matanza en el monasterio.

La memoria histórica, otra vez

Las atenciones que se dispensaron a las mujeres de Somiedo, por un lado, y a los trabajadores del hospital psiquiátrico de La Cadellada, por otro, son una buena muestra de las dos varas de medir con que las víctimas de la Guerra Civil se han visto tratadas en España. Unas y otros perecieron a causa de la brutalidad instaurada por toda la península en aquellos años terribles, pero eso no quiere decir que no se deban poner matices en ambos flancos. Cabe recordar que, mientras en el caso del psiquiátrico hablamos de funcionarios públicos, en el de Somiedo se trataba de personal voluntario, aunque eso no disculpa la brutalidad con que se intervino en uno y otro episodio ni mucho menos ampara el recurso a la ley del Talión por parte de las milicias nacionales. Hay, en cualquier caso, diferencias más relevantes.  No debe orillarse, al referirnos al asesinato de las enfermeras franquistas, que este tipo de acciones no sólo se llevaban a cabo sin el permiso de las autoridades republicanas, sino que en la gran mayoría de los casos tenían lugar a espaldas de éstas —el propio Genaro Arias negó su participación en los hechos de Somiedo, y hubo en el juicio testimonios que respaldaron su versión—, por lo demás provistas de un aparato legal destinado a castigar convenientemente tales aberraciones. En el caso de Valdediós, la presencia de un capellán junto a los soldados —algunos testimonios aseguran que él mismo se encargó de dar la extremaunción a los profesionales sanitarios, según iban cayendo en la fosa que habían cavado con sus propias manos— parece indicar que al menos ciertas instancias eclesiásticas no estaban del todo a disgusto con esos procederes.

La otra gran diferencia tiene que ver con lo que sucedió después. Las enfermeras de Somiedo recibieron sepultura en la catedral de Astorga, donde aún hoy se veneran sus cuerpos, a los que el régimen incorporó desde el primer minuto el apelativo de "mártires". Se encuentran, actualmente, en proceso de beatificación. Los muertos de Valdediós, ya se ha apuntado, permanecieron durante décadas hacinados en la misma fosa común donde cayeron tras los disparos sin que nadie se aviniera a desempolvar su recuerdo hasta que la entrada del nuevo siglo impulsó la recuperación de lo que se ha dado en llamar memoria histórica. Junto al lugar donde estuvieron, al pie del prau de don Jaime, se levanta en nuestros días un monolito esculpido por el artista Joaquín Rubio Camín. Un tímido cartel anuncia, al lado del aparcamiento dispuesto para los turistas, que a través de un camino de tierra que discurre entre castaños se llega al lugar del enterramiento. Allí reposaron en el olvido, durante casi setenta años, Claudia Alonso Moyano, Luz Álvarez Flórez, Rosa Flórez Martínez, Urbano Menéndez Amado, Emilio Montoto Suero, Soledad Arias Menéndez, Antonio Piedrafita García, Oliva Fernández Valle y David Cueva Rodríguez. Otros no han podido ser identificados con certeza, aunque bien pudiera tratarse de Casimiro García, Antonio González, Antolín González, Consuelo Iglesias, Julita Menéndez, Soledad Menéndez, Pilar Quirós, Manuel Vallina o Francisco Vázquez, todos ellos trabajadores de La Cadellada cuya pista se perdió tras la caída de Asturias. Nunca hablan de ellos los guías del monasterio. Seguramente tampoco los mencionen las carmelitas samaritanas del Corazón de Jesús que desde junio de 2016 ocupan el cenobio y que el pasado 19 de julio compartían en las redes su alborozo durante una simpática excursión al Valle de los Caídos. La memoria, ocho décadas después de aquellos sucesos, sigue sin ser siempre ecuánime. Por eso es de justicia que, al menos de vez en cuando, alguien recite esos nombres que estuvieron demasiado tiempo sin pronunciarse y que algunos habrían preferido borrar aquella noche lejana en que el mismísimo demonio usurpó el valle de Dios.

----------------------

Fuentes

Ernesto Burgos. «Historias heterodoxas». Diario La Nueva España, 12 de agosto de 2008.
Á
ngel de la Rubia Barbón y Pedro de la Rubia Huete. La fosa de Valdediós. Muséu del Pueblu d'Asturies, 2006.
Eduardo García.  «La matanza olvidada del monasterio». Diario La Nueva España, 29 de diciembre de 2002.
Reyes Ramos. Prados de sangre. Documental producido por RTVE, dentro del espacio Crónicas, emitido el 8 de diciembre de 2006.
Varios autores. Informe relativo a los restos humanos hallados en la fosa de Valdediós (Asturias). San Sebastián, 15 de julio de 2004. 

Autor >

Miguel Barrero

Asturiano de Oviedo, 1980. Ha escrito Espejo (KRK Ediciones, 2005), La vuelta a casa (KRK Ediciones, 2007), Los últimos días de Michi Panero (DVD Ediciones, 2008), La existencia de Dios (Trea, 2012) y Camposanto en Collioure (Trea, 2015). Ha colaborado en obras colectivas como la antología Náufragos en San Borondón (Baile del Sol, 2012) o Tripulantes (Eclipsados, 2007).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. carlicm

    El asesinato de las enfermeras franquistas de Somiedo parece que no fue como lo cuentas. Ese es el relato que construyó el régimen franquista. En el enlace que dejo viene un relato bastante más plausible. http://www.diariodeleon.es/noticias/sociedad/lala-isla-desarma-mito-martires-astorga_1247744.html

    Hace 2 años 8 meses

  2. Defenestrado

    España atacada por Argentina y traicionada por sus aliados. La comunidad española necesita tu ayuda para defendernos de la invasión. Defiende tu país en http://bit.ly/Alistate Juego gratuito en línea multijugador masivo

    Hace 3 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí