1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Bwalya J. Sørensen / Líder de Black Lives Matter en Dinamarca

“Todos los grandes cambios se consiguen en la calle”

José Luis Marín Madrid , 13/12/2017

J.L.M

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

“He estado manifestándome contra el racismo desde que era muy pequeña”. Bwayla Sorensen (1967) nació en Zambia, cursó parte de sus estudios en un colegio británico, y de adolescente migró desde su país natal a Dinamarca. En todo momento, asegura, ha sentido el racismo estructural. Ese que, debido a la corrección política, no se configura en expresiones violentas y feroces, pero te obliga, recién licenciada, a cambiar de nombre –literalmente– para conseguir más oportunidades. Desde 2016, Sorensen es la cara visible de Black Lives Matter (el movimiento antirracista estadounidense) en el país nórdico. Según relata, la brutalidad que presenció en una de sus visitas a las prisiones donde están internados los refugiados le hizo tomar la decisión de unirse al movimiento.

Como suele ocurrir en estas situaciones, Sorensen relativiza su papel de liderazgo y su perfil marcadamente activista. Su energía y fuerza descartan inmediatamente esta afirmación. “Yo trabajo con el corazón”. El ardor de muchas de sus palabras se asienta en la expresividad del que siempre reniega de la autocensura; en la fluctuación desordenada del relato del que tiene tanto que contar y defender. Fue esto, precisamente, lo que llamó la atención de los responsables de Black Lives Matter: vídeos en Youtube, fotografías y muchas entradas en Facebook que chocaban tangencialmente con la pasividad y la corrección política de otras organizaciones del país nórdico. Bwayla rechazó varias veces la responsabilidad. Al conocerla, da la sensación de que eso no fue más que la dilación de lo inevitable. Pese a todo, Bwayla se define, simplemente, como alguien en lucha constante contra el racismo: “Siempre intenté hacer cosas al respecto, porque pensaba que hablando de ello podría conocer de dónde proviene y hacérselo recordar a mis compañeros de clase cuando era pequeña. Viví el racismo desde muy temprano”. Una experiencia marcada por su paso por una institución de enseñanza británica donde ella su hermana eran dos jóvenes negras entre compañeros blancos. 

Su lectura del crecimiento de la xenofobia y el racismo en Europa y su institucionalización en organizaciones y partidos ultras parte de factores coyunturales, como la crisis económica o la llegada de refugiados. Esto, sin embargo solo se explica, según esta activista, analizando dinámicas sistémicas: el paternalismo, la corrección política o la misma negación. “Cuando llegué a Dinamarca de adolescente, existía un racismo estructural, soslayado y basado en la negación. Al entrar en la universidad, cuando pedí el formulario para matricularme en Informática,  la mujer que me atendió me dijo: ‘Esto son estudios de educación superior…’. Yo respondí: ‘Sí, lo sé, no hay problema’. Pero claro, yo debía estar confusa o perdida, y siguió insistiendo en que debía de haber algún tipo de error hasta que alguien de coordinación tuvo que llamarle la atención. Este son el tipo de experiencias que sufres con el racismo estructural”.

Con la recesión de 2007, asegura, las cosas se complicaron: “Cuando llega la crisis financiera y la desesperación, también llega el racismo en su plenitud. Me cambié el nombre, recibí insultos. Fue una experiencia terrible, me vine abajo, toqué fondo. Y desde ahí, me levanté y comencé a participar en manifestaciones espontáneas y a participar del activismo”.

Su presencia en el festival Transeuropa, celebrado a finales de octubre en Madrid, fue el marco de esta conversación que CTXT mantuvo con ella en el centro social La Ingobernable. Su principal ocupación durante el evento fue “aprender” y trazar líneas de actuación y coordinación con compañeros de otros países del continente.

Cuando llega la crisis financiera y la desesperación, también llega el racismo en su plenitud. Me cambié el nombre, recibí insultos. Fue una experiencia terrible

¿Cómo fue su camino desde el activismo local hasta la participación en un movimiento como Black Lives Matter?

Cuando ocurrió lo que suelen llamar ‘crisis de refugiados’, me uní a la iniciativa humanitaria Kind Citizens, el equivalente al Refugees Welcome en Dinamarca. Este movimiento creció contra la explosión de propaganda anti-inmigración y anti-refugiados que surgía en mi país. La gente dijo: “No quiero discutir sobre política, no quiero argumentar, no quiero hacerme partidario de nada, solo quiero recibir a todas esas hermosas personas que han sufrido y que necesitan ayuda”. Así comencé a luchar en mi ciudad, con mi hija. Unos meses después, la prisión más antigua de la ciudad –una prisión de alta seguridad, preparada para criminales– fue reabierta para encerrar a los refugiados y a los solicitantes de asilo cuya petición había sido denegada. Se convirtieron, básicamente, en prisiones para inmigrantes. Empezamos a visitarlos, pero nos costó tres meses conseguirlo. También entró la Cruz Roja, que firmó un acuerdo de confidencialidad, una cláusula de silencio o algo por el estilo. Nosotros nos negamos a firmar eso y seguimos peleando por entrar, con el simple propósito de llevarles algo de entretenimiento, una tazas de café…

El problema es que, por norma general, en Kind Citizens no nos manifestábamos, no hablábamos de política. Eso me resultaba muy chocante, pero gracias a ellos pude entrar en las prisiones. Cuando lo conseguí, lo que encontré allí fue terrible. Te explico: las prisiones en Dinamarca no son como las que se ven en las películas de EE.UU. La filosofía danesa es que una vez que los criminales cumplen su condena, deben reinsertarse en la sociedad. Por eso en las prisiones tienen televisión, instrumentos musicales, gimnasios, accesorios de cocina…. Bueno, pues cuando empezaron a recolocar migrantes y refugiados en estas prisiones lo quitaron todo. Esto es aún peor si piensas que toda la gente que encerraban allí era gente de color: negros, mulatos… No se veían por ejemplo bielorrusos, que también migran hacía el país.

¿Cómo es la situación en estas prisiones?

En esos lugares tienen por ejemplo una llamada al día. Si no respondes, no puedes devolverla y hablar con ellos. He conocido a gente que han encerrado durante meses, que se ha puesto objetos cortantes en la boca para autolesionarse y no ser deportados. También un chico palestino, que estaba viviendo normalmente en Suecia pese a que habían rechazado su solicitud de asilo. Se equivocó de tren, apareció en Dinamarca y al pedir ayuda a la policía le encerraron ahí. No tienen ningún tipo de cuidado psicológico para gente con traumas por la guerra o la persecución. Están aislados durante muchas horas al día...

En España existe la creencia de que los países nórdicos son ejemplos avanzados de política social, defensa de los derechos humanos e integración. ¿Es una imagen que se ajusta a lo que ha pasado estos últimos años allí?

Sí, ellos solían serlo. Pero con los años, la extrema derecha ha ido creciendo. Dinamarca ha seguido la estela de lo que ha pasado en lugares como Austria, y la extrema derecha ha empezado a acceder al poder. La que ocurre es que si surgían temas peliagudos, como el de las prisiones, lo normal es que se evadiesen o ignorasen por miedo a dar mala impresión. Todavía hoy en día sigue existiendo un alto grado de corrección política. Cuando mencionas temas relacionados con el racismo, incluso hablando con gente de la izquierda, inmediatamente se convierte en una cuestión olvidada, un tema tabú. Al menos la extrema derecha empezó a hablar claramente. De alguna forma, es de agradecer, porque se sabe claramente que son extremistas y que reciben sus votos por eso. Los escandinavos son efectivos, y todo lo que hacen lo hacen muy bien. Cuando son antirracista, lo hacen extremadamente bien. Pero cuando son racista, también ocurre lo mismo…

¿Puede empeorar esta situación? ¿O han alcanzado su techo todos estos partidos ultras?

Bueno, de hecho algunos de ellos han empezado a bajar en votos. Pero esto no es algo por lo que alegrarse: simplemente, los partidos liberales y socialdemócratas han empezado a comprar su agenda política. Poco a poco, de forma lenta, se han ido acercando a ese extremismo. Le ha pasado a los socialdemócratas, que perdieron muchos votos y para recuperarlos aplicaron la corrección política. Y por muy ridículas que fuesen las propuestas de los extremistas, las discutían e incluso las aceptaban. Así intentan recuperar a sus votantes. Esto supone una degradación en cuestiones de racismo. Porque estos partidos que intentan recuperar terreno, lo hacen intentado competir. Es una competición para ver quien puede proponer las peores medidas. Hace unas semanas hicimos una manifestación porque se estaba debatiendo prohibición del uso del niqab en la calle. Bien, 12 horas después de que se aprobase la ley, el partido racista, llamado Danish People Party, ya estaba pidiendo la prohibición del hiyab. Lo que le decimos a la izquierda es que si entran en este juego, con este tipo de cosas, no pueden ganar. Porque lo siguiente es pedir una isla para meter a los refugiados y aislarlos.

Con quien necesito debatir es con la derecha y el centro que dicen que no son racistas y en realidad lo son. La gente que está votando ese tipo de leyes y siguen insistiendo en que no son racistas

Aquí en España a veces se dice que tenemos suerte de no tener partidos de extrema derecha... Si se mira con cierta perspectiva, poco importa, sea verdad o no: se han levantado muros en nuestras fronteras, la gente muere ahogada en el mar…

Es un gran problema, sí. Cuando creamos Black Lives Matter en Dinamarca y queríamos montar debates, algunos miembros decían: “Sí, tenemos que invitar a la extrema derecha, así podremos debatir con ellos”. Bueno, a mí la verdad es que no me gusta malgastar mi tiempo. Con quien necesito debatir es con la derecha y el centro que dicen que no son racistas y en realidad lo son. La gente que está votando ese tipo de leyes y siguen insistiendo en que no son racistas, o que se quedan quietos y callados cuando les decimos que están metiendo a los refugiados en prisiones durante meses.

Cuando yo tenía unos trece años y aprendí sobre los campos de concentración pensaba: “Han ido a detener a tu vecino… ¡¿Y no dices nada?!”. Es quizá lo que más me afectaba. Esa cosa horrible ocurriendo y tú…. Pues, ahora y de repente, en mi ciudad, han abierto una prisión a pocos kilómetros de mi casa. Yo a quien me dirijo es a la gente de clase media que dice “yo no soy racista”, incluso a la gente de color danesa, y les digo: hay que levantarse contra esto, en el futuro os puede tocar a vosotros. En este momento la retórica se dirige contra los musulmanes. Mi hija está casada con un musulmán, tengo un nieto musulmán… Y tengo miedo de que les pase lo que pasó en los campos de concentración. Esto es una competición: “¿Cómo y de qué podemos acusar a los musulmanes?”. Necesitamos estar alerta, necesitamos levantarnos y luchar desde la izquierda contra esto. Ya hemos visto cómo ocurrió esto una vez, no podemos dejar que vuelva a pasar. El problema es que, de momento, [ellos, la extrema derecha] están ganando.

En Black Lives Matter estáis luchando contra eso. También hay muchas otras organizaciones y movimientos de la sociedad civil que se han levantado contra esta situación. El propio movimiento Refugees welcome ha tenido mucho impacto…

Sí, pero es curioso que la mayoría de ellos, sus liderazgos y miembros sean blancos. Quizá hay un complejo de salvador blanco y se está pasando por alto el potencial que tienen, por ejemplo, los votos de la población negra y mulata. Pero es complicado. La organización de acogida de refugiados en la que yo estaba… Ibas allí a hablar, como una persona de color, y si no lo hacías como una víctima se quedaban sorprendidos. Y son personas maravillosas con un gran corazón. Pero necesitamos sentarnos a hablar de igual a igual para acabar con esta brecha y para darnos cuenta de todo el trabajo conjunto que hay que hacer. Este es un potencial que aún no tenemos: si puedes movilizar a los migrantes, si puedes movilizar al pueblo romaní, si puedes empoderar a las minorías, entonces podremos ganar.

Ese paternalismo europeo… ¿Cómo se puede superar? ¿Cuáles son las vías de empoderamiento?

Bueno, cuando estaba en Kind Citizens, si un refugiado pedía ayuda para ir al dentista, todo el mundo se ofrecía a ver qué podía conseguir. Pero luego, si les pedías favores a ellos, te miraban como si te estuvieses aprovechando. Yo, por ejemplo, pedí hace poco ayuda para mover unas cosas de mi casa, una pequeña mudanza. Son pequeños detalles que ayudan al empoderamiento, a conseguir que estas personas se sientan parte de la sociedad. Dar y recibir. Estos son detalles a un nivel muy personal, pero necesitamos llevarlos a un plano más estructural.

Mira, yo cuando llegué a participar en Transeuropa, me encontré talleres estupendos sobre racismo estructural, interseccionalidad… En uno de ellos había un equipo audiovisual buenísimo, pero eran todos blancos. Yo no podía callarme. Estoy segura de que hay algún fotógrafo negro o mulato al que le encantaría participar. De verdad, ¿cuándo vamos a conseguir superar esto? Sé que es difícil encontrar gente que pueda estar en tu equipo, que es algo que requiere tiempo y esfuerzos. Pero, por ejemplo, si vas a fundar una revista decolonial, y tu equipo es todo blanco, pues tienes un problema…

Blancos y varones…

Exacto. ¡Busca periodistas negros y mulatos!  Lo que hacemos en Dinamarca cuando se montan “debates” antirracistas y activistas con estas dinámicas es no acudir. Los dejamos vacíos. Y cuando alguien organiza su evento y busca gente para llenar los paneles y son todos blancos, le llamamos la atención para avergonzarlos. Lo estamos haciendo, y está funcionando.

Todos estos movimientos de la sociedad civil… ¿Son suficientes para luchar contra esos ultras que ahora están entrando en los parlamentos y los gobiernos?

Yo estoy alejada de la política [institucional]. En Black Lives Matter no somos políticos, aunque por supuesto hacemos política, pero desde la sociedad civil. Porque la manera para que la izquierda reciba votos es dar y recibir. Nosotros no nos comprometemos, no firmamos nada, a menos que se ofrezcan avances significativos. Pero no nos moveremos más allá de nuestra posición anti-racista y pro-refugiados.

Nosotros no nos comprometemos, no firmamos nada, a menos que se ofrezcan avances significativos. Pero no nos moveremos más allá de nuestra posición anti-racista y pro-refugiados

¿Y nunca habéis pensado en construir un partido?

Es que esa es nuestra fuerza. Black Lives Matter es uno de los movimientos activistas más grandes en América, pero no se está construyendo ningún partido con él, de igual forma que tampoco lo estamos haciendo en Dinamarca. Estamos en constante movimiento, y tenemos aliados como las mujeres liberales que defienden sus derechos. Ellas saben que esta organización [Black Lives Matter en Dinamarca] está liderada por una mujer negra. Y nos contactan para ver cómo podemos ayudar, por ejemplo, para encontrar lugares de reunión. También hablamos con el movimiento antifascista. Trabajamos con ellos para parar las deportaciones. Y ellos son gente blanca también.

En Europa hay muchos partidos liberales en los gobiernos –Alemania, Reino Unido, Francia– que, como señalabas, han aceptado las agendas de debate de los partidos ultras. ¿Realmente no es necesaria la institucionalización para combatir esto?

Si alguien quiere dedicarse a la política, que lo haga por favor. Creo que es muy importante para la agenda política, y espero que intente luchar desde dentro. Yo trabajo en una organización negra en la que no censuramos la participación en partidos, pero al mismo tiempo estamos en una posición que deja muy claro que quien entra en el parlamento o en el gobierno puede ser criticado. Políticamente, todos los grandes cambios se consiguen en la calle. Actos que se pueden convertir en políticas y leyes. Ha habido cosas en las prisiones que han cambiado. El primer ministro va a tener que responder preguntas sobre estas prisiones porque nosotros nos manifestamos. Cuando hablamos con la gente, cuando hacemos proclamas, cuando los políticos se empiezan a sentir incómodos, significa que estamos haciendo oposición. En este sentido somos extremadamente políticos. De alguna forma, somos un lobby, y ésta es la forma en la que entendemos la política, poniendo bajo presión a los políticos. Esto es lo bonito, y la posibilidad de que ocurra está ahí. Se trata de ir construyendo la red, de trabajar con distintas personas, de ayudarnos mutuamente. Está funcionando y llegando a la prensa.

Y hablando de la prensa. Existen varias estructuras: la gente y la sociedad civil; el sistema político; y también la prensa... La prensa tiene poder. Ellos saben que si van a escribir algo sobre racismo, sobre una mujer que lleva algún tipo de vestimenta… eso se va a compartir y va a tener muchos clics. Ellos son también una parte del populismo. Están tomando posiciones cada vez más extremistas, escribiendo cosas que nunca se había visto en los diarios. Pero eso da clics y publicidad.

También subvenciones del Estado y de la política...

Sí, por supuesto. Es bueno mencionarlo. Cuando yo llegué a Dinamarca, los periódicos eran independientes y no solían tener prácticas racistas. En 2009, como pasó con los bancos, dos grandes periódicos dijeron la misma semana que estaban en quiebra. Ellos [los partidos y el gobierno] sabían que necesitaban a esos dos grandes periódicos, y que además era posible que otros entraran en la misma situación. Así que, igual que salvaron a los bancos, salvaron a los periódicos. Con una consecuencia: ya no eran independientes. 

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí