1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El imperio del extremo centro

Imperiofobia y leyenda negra. Roma, Rusia, Estados Unidos y el Imperio español (Siruela, 2016), ha pasado de ser un fenómeno de ventas a ser creadora de opinión

Miguel Martínez 20/12/2017

<p>Fragmento de un mural sobre Hernán Cortés, obra de José Clemente Orozco, en el hospicio Cabañas, en Guadalajara (México).</p>

Fragmento de un mural sobre Hernán Cortés, obra de José Clemente Orozco, en el hospicio Cabañas, en Guadalajara (México).

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

En apenas un año, María Elvira Roca Barea, autora de Imperiofobia y leyenda negra. Roma, Rusia, Estados Unidos y el Imperio español (Siruela, 2016), ha pasado de ser un fenómeno de ventas a ser creadora de opinión. Imperiofobia es el libro de historia del año en términos de difusión y cobertura mediática. A día de hoy, lleva 17 ediciones. Pero además Roca Barea ha concedido docenas de entrevistas a todos los medios de comunicación españoles, grandes y pequeños. El prestigio acumulado por el libro le ha ganado a su autora tribunas sobre la actualidad política en El País y El Mundo. Tras un año de éxitos, Roca Barea fue la encargada de conmemorar este año el 12 de octubre con una conferencia titulada “Hispanidad con futuro” en la sede del Instituto Cervantes de la calle Alcalá, uno de los cuarteles generales de la política cultural estatal. El Mundo publicaba el texto, con el mismo título y a toda página, el día de la fiesta nacional.

El libro ha atraído a un público inteligente y diverso, demostrando que existe un gran número de lectores ávidos de argumentos sobre el pasado imperial. Y no es difícil comprender por qué. Un sólido andamiaje de notas a pie de página, un repertorio bibliográfico en varias lenguas y un marco comparativo ambicioso parecerían dotar al libro de toda la seriedad del análisis histórico. Dice, con escasa convicción, no ser ni de izquierdas ni de derechas (p. 17). Es simplemente la Historia que viene a derribar el Mito; y con él, nuestros prejuicios acomplejados (p. 46).

Muchos lectores de Imperiofobia aseguran que el libro “dice muchas verdades” o que “está muy bien documentado”. Y tienen razón. Algunas de las puntualizaciones de Roca Barea sobre la Inquisición española, la administración imperial de América o las guerras de propaganda entre las potencias europeas de la edad moderna gozan de amplio consenso entre los historiadores. También hay, no obstante, demasiadas inexactitudes y errores en el libro, como ha señalado Juan Eloy Gelabert en una detallada reseña. Pero el problema, en mi opinión, no está ahí. El diablo, en este caso, no está en los detalles, sino en el conjunto: en el triple salto mortal desde los datos hasta el argumento. Con numerosos retazos de verdad, Roca Barea teje una monumental falacia, intelectualmente insostenible y peligrosa desde el punto de vista ético y político. Veamos por qué.

Algunas de las puntualizaciones sobre la Inquisición española, la administración imperial de América o las guerras de propaganda entre las potencias europeas de la edad moderna gozan de amplio consenso entre los historiadores

Para Roca Barea, las víctimas son los imperios. No son los imperios quienes vampirizan a los pueblos, sino que es la leyenda negra quien “vive parasitando los imperios” (p. 50). En el universo paralelo de Roca Barea el malo no es Pedro de Alvarado, sino Bartolomé de las Casas. “La imperiofobia”, nos dice, “es una clase de prejuicio racista hacia arriba, idéntico en esencia al racismo hacia abajo” (p. 31; el énfasis es de la autora). De la misma manera que es idéntica en esencia la hostia que te atiza el bully de la clase a tu lanzamiento de cara contra su puño. El argumento, basado en la irresistible belleza de la simetría, oculta la minucia de que la imperiofobia, tal y como la define Roca Barea, no ha matado a nadie. Los imperios y el racismo parecería que sí.

El libro desarrolla dos argumentos que en realidad son incompatibles. Uno sobre la imperiofobia, que sería universal, y otro sobre la hispanofobia, particularísima. Esta última es la que en realidad le interesa. Todos los imperios generan aversión, dice, pero el nuestro mucho más. Los casos de Roma, Rusia y Estados Unidos (parte I, capítulos 3-5) están en el libro a mayor gloria del imperio español, pues solo sirven para confirmar que “la leyenda negra de España es la mayor alucinación colectiva de Occidente” (p. 95). Inglaterra solo aparece en su papel de antagonista, pero no como potencia expansiva, porque explorar la propaganda antibritánica habría reducido al absurdo su vieja imagen de la pérfida Albión como máquina de odio hispanófobo (parte II, cap. 4). Así que hagámosle caso a la autora y centrémonos en su leyenda, rosiblanca y rojigualda, del imperio español.

El libro desarrolla dos argumentos que en realidad son incompatibles. Uno sobre la imperiofobia, que sería universal, y otro sobre la hispanofobia, particularísima

El imperio en América fue un periodo de extraordinaria placidez: en trescientos años, nos dice, “no hubo ni conflictos importantes ni grandes convulsiones sociales, ni nada que pudiera compararse a la rebelión de los cipayos en el Imperio británico. La convivencia de las razas distintas fue en general bastante pacífica y hubo prosperidad” (p. 305). Así querría Roca Barea borrar con dos golpes de teclado las revueltas cimarronas de Nueva Granada, Tierra Firme y el Caribe, los tumultos generales de 1624 y 1692 en la ciudad de México, la guerra interminable contra los mapuches chilenos (que forzó al imperio a crear el primer ejército permanente en territorio americano), la larga historia de levantamientos indígenas en Chiapas o las rebeliones lideradas por Túpac Amaru y Túpac Katari en el Perú, que movilizaron masivamente a un conjunto diverso de pueblos indígenas y aliados mestizos suspendiendo de facto la autoridad colonial en torno a 1780. En realidad hay decenas, centenares de “conflictos importantes”. A Roca Barea no le interesa nada lo que hace ya muchos años Miguel León-Portilla llamó la visión de los vencidos—los relatos indígenas de la conquista—, pero le viene realmente mal la dignidad de los alzados, porque interrumpirían continuamente su película.

La película, de hecho, había comenzado con la vieja teoría de Menéndez Pidal de un Carlos esencialmente hispánico, más I que V, que tiene difícil curso legal en la historiografía contemporánea. Pero Roca Barea le da vía libre después de dedicarle exactamente media línea a la revuelta comunera (1519-1521) que enfrentó a buena parte del reino con los designios imperiales del monarca (p. 163).

Lo que hay detrás de esta sistemática omisión, además de mala práctica histórica, es un brutal gesto ideológico: el imperio es, nos dice al principio, una especie de “ley de la gravedad social"

La brocha gorda no se debe a descuidos ingenuos: es una violenta ocultación de las resistencias, no las fobias, que generó el imperio. Lo que hay detrás de esta sistemática omisión, además de mala práctica histórica, es un brutal gesto ideológico: el imperio es, nos dice al principio, una especie de “ley de la gravedad social”. Es un fenómeno físico irresistible, una determinación biológica: “Partamos del axioma de que el ser humano no es por naturaleza suicida y de que tiende a obrar en su mayor beneficio. Si esto es así, alguna ventaja ha debido hallar nuestra especie en estas macroestructuras políticas” (pp. 15-16). Claro. El problema es que unos (digamos, los conquistadores) hallaron más ventajas que otros (pongamos, los taínos de La Española).

“Es evidente que la población indígena disminuyó tras la llegada de los españoles” (p. 313). Así se despacha Roca Barea la catástrofe demográfica derivada de la expansión imperial, a la que dedica en total dos o tres párrafos en casi quinientas páginas (pp. 76, 313). Lo mal que nos quieren los protestantes queda claro en el libro a fuerza de reiteraciones. Pero las consecuencias inmediatas que tuvieron los imperios para la vida humana son apenas una anécdota. En un libro tan rico en datos y referencias, cuesta creer que la autora desconozca todas las investigaciones que desde la demografía histórica han tratado de cuantificar la mortandad de los indígenas americanos (la de las masacres y la de las epidemias) como consecuencia de la conquista. Las matanzas son menos relevantes que la inmotivada mala fe de los ingleses con los españoles.

Sobre Las Casas, piedra de toque fundamental en todo su argumento, Roca Barea reproduce viejas versiones de Philip Wayne Powell y Menéndez Pidal que la mayoría de los estudiosos consideran de una alocada parcialidad. La autora encuentra tan ridículas e hiperbólicas algunas de las prácticas militares de la conquista que reporta el fraile que ni siquiera se toma la molestia, como hace cuidadosamente en otros casos, de refutarlas. Pero el aperreamiento, la amputación de las manos, las quemas y matanzas generales están documentadas en numerosas fuentes que la excelente edición de José Miguel Martínez Torrejón coteja con escrúpulo—edición publicada no en oscuras editoriales académicas, sino por Círculo de Lectores primero y en la Biblioteca Clásica de la Real Academia Española después. La naturaleza enfática y polémica de la Brevísima relación de la destrucción de las Indias, el texto icónico de Las Casas, no vuelve falso su contenido. De la misma manera que no es la naturaleza polémica y enfática de Imperiofobia lo que hace desbarata sus tesis. Son, como vemos, otras cosas.

La autora encuentra tan ridículas e hiperbólicas algunas de las prácticas militares de la conquista que reporta el fraile que ni siquiera se toma la molestia, como hace cuidadosamente en otros casos, de refutarlas

Son también, por ejemplo, las contradicciones que torpedean la línea de flotación argumental de Imperiofobia. A la autora le indigna mucho que la Inquisición se vincule subrepticiamente con la barbarie nazi en un documental de la BBC (p. 280). Pero no se corta a la hora de ligar obscenamente a Lutero y la reforma protestante con los mismos nazis (p. 182). Según Roca Barea, los imperios son por definición multinacionales y eso es una de sus muchas virtudes. Lo cual no le impide desresponsabilizar a los españoles del Saco de Roma de 1527 en razón de que la mayoría de los soldados en el ejército imperial de Carlos eran alemanes (p. 136). Igualmente, la autora arguye contra toda evidencia histórica que la guerra de los Países Bajos en realidad fue una guerra civil, dado que en los ejércitos de los Felipes (II, III y IV) participaron muchos soldados holandeses (quiere decir valones, como señaló Juan Gelabert).

Algunos lectores críticos comentan que, a pesar de todo, era un libro que necesitábamos. Pero en realidad no, no lo necesitamos. Ahí está, para quien lo quiera, el viejo libro de Julián Juderías, pero también El árbol del odio (1971) de Philip Wayne Powell, quizás el libro más citado en Imperiofobia y al que más se parece. El entusiasmo hispanófilo y el vigoroso anticomunismo de Powell, buen historiador de la América colonial, lo llevaron a solidarizarse abiertamente con el franquismo en el largo invierno de la guerra fría. Pero sobre todo no necesitamos el libro de Roca Barea porque tenemos mejores estudios sobre el tema y ahí están, entre varios otros, los trabajos sólidos de Ricardo García Cárcel, quien ha disputado públicamente las tesis de Imperiofobia

Ahora, en el también ya largo invierno de la crisis nacional, el libro de Roca Barea pretende ofrecer certezas identitarias a un pueblo, como diría Larra, ansioso de palabras. El día 5 de diciembre, ya en plena campaña electoral catalana, Roca Barea prestaba su firma a la eurodiputada de Ciudadanos María Teresa Giménez Barbat en una tribuna a cuatro manos de El País. Ahí se prolongaba la guerra de Flandes hasta nuestros días, con Puigdemont como nuevo e inesperado protagonista. El revival neocolonial de Roca Barea no ayuda en nada al debate sobre Cataluña, cualquiera que sea nuestra posición al respecto. Que Ciudadanos compre esta ajada versión del pasado imperial es consistente con su extrema derechización del extremo centro. Pero con toda seguridad, este no es el pasado que necesitamos para construir un futuro en común. 

Imperiofobia tendrá sin duda una mínima repercusión en el ámbito de la historia académica. Pero es urgente desmontar sus argumentos pseudohistóricos también en el terreno del discurso público, porque el libro lleva un año proporcionando munición ideológica al nacionalismo más autocomplaciente y reaccionario. La apertura y democratización del saber histórico debería ser exactamente lo contrario de este enroque imperial en las ruinas intelectuales del nacionalcatolicismo. 

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Martínez

Miguel Martínez es profesor de literatura y cultura españolas en la Universidad de Chicago. Es autor de Front Lines. Soldiers’ Writing in the Early Modern Hispanic World (University of Pennsylvania Press, 2016).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

19 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Espectador

    De todas amneras ahora ahy qu eponerse a trabajar pero antes de eso hay que ver la reaccion de los llamdos Hisotriadores españoles En la suniversidades se han solazdo en repetir las mentiras Anglos y hasta en creerselas a pies juntillas Posiblemente su reaccion sera biliosa contra Doña Elvira al fin y ala postre sus estudios se han basado en repetir mentiras contra lso españoles ( es decir contra ellosmismos y su propio pueblo) un papelon penoso Aunque no es de extrañar que sea Doña ELvira al que hay podido escribir algo semejante precisamente porque no tiene formacion de historiadora y por consiguiente no esta meditizada por los prejuicios impuestos Anglosajones ni franceses Ademas su formacion en clasicas le permite descubri el paralelismo de temas y argumentarios entre el imperio Romano y el Español por eso ha podido escrinir su libro Quizas lo urgente de recuperar el PASADO sea que con él recuperemos el futuro Si no de España ( la actual la de la peninsula iberica) si la de Hispano America

    Hace 2 años 3 meses

  2. thierry Precioso

    No encuentro Roca Barea extremista sino demasiado extremada. Pero sus tonterias en Imperofobia (que las habrá) hacen contrapeso a las tonterias de la izquierda que llamo exquisita. De la misma forma me gustarâ leer por primera vez un libro de Tom Wolfe, srâ su ultimo acerca del Reino del lenguaje. Es que no veo aguantable como cierta izquierda trata a Chomsky como Dios. Eso es la derecha! En todo caso agradezco a Miguel Martinez la referencia a Gracia Carcel, bastante citado en Imperofobia, gracias a el voy na leer su libro de las Memorias historicas de España. Aunque el articulo es negativo para Imperofobia, a mi me gusta haber leido ambos. Gracias otra vez por incitarme a leer Gacia Carcel.

    Hace 2 años 7 meses

  3. David

    "En el universo paralelo de Roca Barea el malo no es Pedro de Alvarado, sino Bartolomé de las Casas", desde ahí he dejado de leer, nefasto artículo.

    Hace 2 años 9 meses

  4. Gran lingüista pero patético todo-lo-demás

    Pulso en "Quienes somos", al pie de esta página y leo: "El presidente de honor del Consejo Editorial es el filósofo y lingüista Noam Chomsky". No hay más preguntas, Señoría.

    Hace 2 años 11 meses

  5. Pepón

    "En el universo paralelo de Roca Barea el malo no es Pedro de Alvarado, sino Bartolomé de las Casas. " Me da la impresión que quien ha divido la historia en buenos y malos es Miguel Martínez, porque Roca Barea en ningún momento habla de esa forma ni de Pedro de Alvarado ni de Bartolomé de las Casas.

    Hace 3 años

  6. Jose

    Sorprende que se insinúa que el libro es una falacia cuando se cometen varias en el artículo, como la falacia ad hominen de intentar relacionar a Powell con el franquismo y decir que ese es el libro al que más se parece el de Elvira Roca. Decir que los argumentos de Bartolome de las Casas son correctos aunque exagerados es de risa, una contradicción y destacar que se describe a Inglaterra como antagonista y no como imperio sería lógico dada la definición que hace la autora de imperio y sabiendo que el imperio británico fue posterior al español. No creo que elvira Roca niegue los excesos de los imperios y eso no quita que un imperio si pueda ser víctima de una leyenda.

    Hace 3 años 1 mes

  7. Juan

    Grande Elvira y bien fundamentada y datada su obra. Lo que más me gusta es que todo queda bien explicado de forma coherente y basada en hechos históricos constatables. Bravo Elvira Roca.

    Hace 3 años 2 meses

  8. David

    A ver, todo el mundo puede hablar de lo que le plazca pero está claro que una filóloga tenga el atrevimiento de escribir un libro sobre un tema como este y que además se enfrente a y contradiga el trabajo de muchos cientos de historiadores de todo prestigio, origen y tiempo, sólo se justifica porque la presunta conclusión a la que llega es la que muchos nostálgicos quieren leer y creer. Que según dice en su biografía es profesora de un instituto de secundaria, este es el primer libro que escribe, que tiene la licenciatura de filología pelada, con un máster, creo, y ha tenido alguna actividad cercana al PSOE andaluz. Ah, y el segundo libro que ha escrito es una ficción [sic] sobre seis personajes europeos importantes. Supongo que dicen que es ficción porque aún es más ficción que el primero.

    Hace 3 años 2 meses

  9. Antonio Nieto

    El libro no presenta a los imperios como "víctimas universales", de hecho señala esa tendencia a universalizar so características. Ser víctima de un ataque propagandístico no implica ser víctima universal ni anula su aspecto de expansión violenta. La autora deja claro que eso era parte de su mecanismo de expansión al hablar de la conquista Estadounidense de América y la exterminación de los activos, de las batallas de los conquistadores, y del sitio de Numancia, por ejemplo. De hecho casi en el inicio se cita a otro historiador y a su distinción entre imperios “creativos” y destructivos”, para ilustrar la diferencia entre imperios expansivos, de los que trata el libro, y coloniales como el Británico, de los que no. En ese mismo párrafo se aclara rápidamente que todo imperio constructivo es destructivo también, pues para replicarse y construir un orden nuevo destruye lo anterior. No veo donde queda la victimización o anulación del aspecto agresivo de los imperios. El libro argumenta que es imposible que tales aumentos de territorio e incorporación de población distinta fueran sostenibles si los imperios no pudieran ofrecer mejoras a las clases medias o bajas de los territorios conquistados respecto a sus condiciones anteriores(una cuestión que se considera aceptada y de sentido común y no se discute en el caso Roma, por ejemplo, y que en el caso de los otros imperios mencionados se argumenta con distintos tipos de datos, demográficos principalmente en el de España, y observación en nuestra situación actual en el de Estados Unidos). El libro repite hasta aburrir que la leyenda negra de cualquier imperio tiene un germen de verdad el argumento es que se oculta todo aspecto positivo, que son precisamente los que explican que el imperio se sostenga, y que la necesidad de crear una leyenda negra precede al evento entorno a la que esta se articula. Es bastante diferente a presentaros como víctimas universales. El tema de "La mayor alucinación colectiva de occidente" no es una cita de ella, sino de Maltby, cosa que quizás quiera indicar en su artículo. El caso de España es el que más interesa a la autora, sin duda, pero si hay algo repetitivo en el libro es la idea de que no es ni único ni particular. La única mención al español siendo "más duradero" se atribuye a que ha pasado a formar parte del mito de formación nacional de varios países y que ha sido ligado a una corriente religiosa que no ha perdido poder suficiente como para ser inocua, y mientras una se aun problema existirá la leyenda asociada. Uno puede o no estar de acuerdo con eso, yo no estoy de acuerdo en la primera parte, pero es diferente a decir que es el peor o más excepcional en modo alguno. Similar con lo que comenta usted de despachar "en tres párrafos la catástrofe demográfica..:" etc. Es un tema que está aún estudiando y sobre el que hay feroz debate, como muchos de los que se mencionan, cad auno podría tratarse por tomos y no son parte del tema del libro, que es la forma selectiva en que estos hechos se tratan no su existencia o no, y podemos verlo en que se salta con igual alegría por encima de las masacres en américa del norte, o de las persecuciones de brujas y/o católicos en las a´reas protestantes, largo etc...Sobre el tema de Gran bretaña, desde el principio del libro en que se define que va a considerarse Imperio, como entidad que se expande replicándose a sí misma e integrando distintas poblaciones y culturas que hasta entonces no tenían nada que ver entre sí, frente a los imperios coloniales que extienden poder o control sobre territorios sin mezclarse ni replicarse en ellos, que el libro señala como inestables en cuanto a duración, como sería el británico, que por tanto no cumple los requisitos de la tesis inicial del libro, y que de tener una leyend a negra en realidad invalidará tal tesis por completo . Creo que hay v muchas interpretaciones sesgadas de este tipo en su artículo, y que ninguna es necesaria para estar o no de acuerdo con los datos ofrecidos o con la conclusión general. Lo que si tiene el libro, ciertamente, es falta de juicio moral contra los imperios, lo que no me aprece algo malo si el objetivo de este es analizar los mecanismos mismos por los que se los juzga.

    Hace 3 años 3 meses

  10. Paloma

    Basta echar un vistazo a la Wikipedia o hablar con amigos a la hora del café para darse cuenta de lo insertada que está en el imaginario popular la imagen de una España imperial opresora, monacal, vaga, pendenciera e ignorante. Basta no ser de ‘derechas’, dedicarse al mundo de las Artes Plásticas y declararse agnóstica, como es mi caso, para tomar nota de que se tienen por verdades naturales e históricas meras construcciones literarias (porque el prejuicio es texto, que diría Derrida). Esta misma semana escuché decir a una historiadora colombiana de enorme impacto en los medios de comunicación, que en la España peninsular del siglo XVI solo podía haber pícaros y soldados (refiriéndose a que no había gente que trabajara de verdad), porque al expulsar los españoles a los árabes perdimos la capacidad de sacarle fruto a la tierra y al expulsar a los judíos perdimos toda competencia intelectual. Aparte de ladrones y soldados, terminó diciendo, había grandísimos artistas —¡cómo no!—, formidables escritores y pintores. Otra vez el tópico de que España solo puede producir arte y bellas conversaciones. En su opinión, que por su impresionante elocuencia y apariencia de erudición se presentaba como verdad incuestionable, la España contemporánea es heredera de esa España imperial porque casi no le ha dado tiempo a creerse otra cosa más que imperial. Las tentaciones del presentismo histórico se desatan en la barra de cualquier bar tanto como en los discursos de muchos especialistas, lo que resulta de una gravedad extrema. A medida que avanzo en la lectura de textos históricos (sean los de Roca Barea, Sánchez-Albornoz, Marías, Torrejón, García Cárcel o este último de Miguel Martínez), me asedia la visión de esa España en constante y dolorosa autorreflexión, coincidiendo en eso con muchos otros pueblos de Latinoamérica. Un país en necesidad permanente de pensarse a sí mismo en relación a una Europa que no termina de asimilarlo, y arrastrando una especie de orgullo laxo o de declarado bochorno entre lo que es y lo que debería ser. Veo a esa España del XVI tratando de justificarse frente a una Europa humanista que la rechazaba por impura, pero sobre todo por poderosa y por católica. Y luego también vilipendiada por antimoderna, incapacitada para el pensamiento filosófico y científico, amante del caciquismo, las corruptelas y la pereza moral aunque, eso sí, gloriosamente dotada de imaginación para la producción de arte y de bellas conversaciones. También desmerecida por irracional, apasionada, excesiva, caliente y primitiva (¡magnífico Dioniso, cómo te maltrata lo claro cartesiano!). Una de las lecturas más fuertes que propone Derrida, es que no hay una realidad objetiva, inmutable y verdadera más allá del lenguaje, sino que otorgamos sentido a las cosas a través del lenguaje y no al revés. Entender que las distintas teorías filosóficas son texto no nos parece muy controvertible. Ahora bien, aceptar que los derechos humanos, la democracia o la historia de los pueblos también son texto (es decir, ficciones) y no verdades absolutas nos escuece más. Esta línea de pensamiento empieza con Nietzsche quien expresa que “no hay hechos, solo interpretaciones”. Y es desde esta perspectiva desde la que defiendo a ultranza el texto de esta autora, igual que el de esta contestación de Miguel Martínez aunque no comparta enteramente su crítica (aunque sí parte de ella). Porque la aproximación a la verdad histórica solo se puede dar desde el análisis contrastado de los documentos, de las fuentes primarias, los epigramas, las misivas… y, sobre todo, en el ámbito del debate y de una cierta honestidad intelectual que lo aleje de los prejuicios inconscientes y, sobre todo, de las tentaciones del dichoso presentismo histórico. No creo que Roca Barea trate de santificar o dulcificar el proceso de conquista del Nuevo Mundo sino que intenta ponerlo en un lugar más ajustado a su realidad histórica. Creo que se está peleando con el propio concepto de colonización entendida a la manera anglogermánica (y también francesa), tratando de separar el trigo de la paja, exponiendo argumentos que demuestran que ese modelo no puede ser aplicado sensu stricto al contexto español, tratando de deconstruir el fantasma de la Leyenda Negra, ver sus orígenes, entender quién enuncia sus contenidos y ver a qué intereses respondió en su momento y sigue respondiendo. Por eso se centra necesariamente, creo yo, en unos contenidos y no en otros. Sería deseable que en los discursos de todos nosotros, especialistas de cualquier área o profanos, historiadores y críticos de arte, que todos introdujéramos cada uno de nuestros discursos bajo el auspicio de Baudelaire, a saber, que la crítica siempre es parcial, apasionada y política y que la pretensión de objetividad no es más que eso, una pretensión: "Para ser justa, es decir, para tener razón de ser, la crítica ha de ser parcial, apasionada, política, es decir, hecha desde un punto de vista exclusivo, pero desde el punto de vista que abra el máximo de horizontes".

    Hace 3 años 8 meses

  11. HGadling

    Qué pérdida de tiempo, qué mal la gente que se dedica hoy por hoy a comentar los artículos. Qué falta de comprensión lectora, qué "aquí he venido yo con mis ideas, a la mierda las suyas" y qué manera de escribir mal, enrevesado, raro. Yo, que tantos artículos de Guillem Martínez he leído. Se entiende perfectamente la motivación y los argumentos que se exponen, y como se ha puesto de moda discutir señalando al "y tú más" hoy por hoy, y como "Imperiofobia" cae una y otra vez por ahí. Gracias por la advertencia y por el buen periodismo.

    Hace 3 años 9 meses

  12. Alfonso

    La primera universidad americana, la Santo Tomás de Aquino, se erigió en la isla de La Española (1537-1558). A finales del siglo XVIII, había 26 centros universitarios en los virreinatos españoles, que impartían Filosofía, Teología, Leyes, Medicina, Botánica, Matemáticas, Física y lenguas indígenas. En las colonias inglesas de Norteamérica, el primer centro universitario fue Harvard, fundado en 1636, un siglo después del primero española. La imprenta se llevó a América para colaborar en la evangelización de los indios. El primer libro se publicó en México en 1536. Una Real Cédula de 1558 declaró libre el oficio de impresor en la capital de la Nueva España, por lo que surgieron otras imprentas. Se calcula que en la Nueva España se publicaron durante el imperio 11.642 títulos. En 1593, se estableció una imprenta en Manila, otra en Puebla de los Ángeles en 1640, en Guatemala en 1641…La primera imprenta en las colonias inglesas la llevó Stephan Daye a Massachussets en 1638. Gracias a la imprenta, sobrevivieron las lenguas indígenas, ya que se publicaban gramáticas y diccionarios para que los misioneros las aprendiesen y predicasen en ellas. La evangelización fomentó la expansión de las lenguas generales (quechua, aymara, guaraní…) en perjuicio de las menos habladas.

    Hace 3 años 9 meses

  13. Alfonso

    La primera universidad americana, la Santo Tomás de Aquino, se erigió en la isla de La Española (1537-1558). A finales del siglo XVIII, había 26 centros universitarios en los virreinatos españoles, que impartían Filosofía, Teología, Leyes, Medicina, Botánica, Matemáticas, Física y lenguas indígenas. En las colonias inglesas de Norteamérica, el primer centro universitario fue Harvard, fundado en 1636, un siglo después del primero española. La imprenta se llevó a América para colaborar en la evangelización de los indios. El primer libro se publicó en México en 1536. Una Real Cédula de 1558 declaró libre el oficio de impresor en la capital de la Nueva España, por lo que surgieron otras imprentas. Se calcula que en la Nueva España se publicaron durante el imperio 11.642 títulos. En 1593, se estableció una imprenta en Manila, otra en Puebla de los Ángeles en 1640, en Guatemala en 1641…La primera imprenta en las colonias inglesas la llevó Stephan Daye a Massachussets en 1638. Gracias a la imprenta, sobrevivieron las lenguas indígenas, ya que se publicaban gramáticas y diccionarios para que los misioneros las aprendiesen y predicasen en ellas. La evangelización fomentó la expansión de las lenguas generales (quechua, aymara, guaraní…) en perjuicio de las menos habladas.

    Hace 3 años 9 meses

  14. Bujarin

    El autor, o bien desconoce o soslaya u oculta -a debida cuenta de las prisas- la historia del idealismo alemán, que nace con Lutero y Melanchthon y que, a través de su reconversión secular, se implanta políticamente a través de Kant, Schlegel, Herder, Fichte y Schelling. Omite, por supuesto, la profunda inspiración de estos autores y su ontología, igual que con el romanticismo, en su formulación bismarckiana -contra socialistas y católicos- y cuya máxima expresión, mal que le pese, es el campo de exterminio nazi -y si no, que vuelva a repasar a Arendt y su Eichmann en Jerusalem. Y no reconocer esta distinción materialista de la ontología entre Reforma y Contrarreforma, es grave para un profesor universitario. Pero como su rédito ideológico -que él llama fidelidad para con la Historia- es proporcional a las expectativas previas de esta revista, este comentario es más autoindulgente que crítico. Es su problema que siga en la ecualización monista, y por tanto falaz, de atribuir a España=Franco. Recuerde: es problema suyo.

    Hace 3 años 9 meses

  15. José

    La reseña de Gelabert es positiva, no negativa. Al autor del artículo lo que le preocupa no es que Barea haya hecho un libro para combatir la leyenda negra, sino que la leyenda negra pueda dejar de ser parte, o debilitarse, del argumentario político actual. Lamentablemente, parte de la izquierda ha caído en la trampa de creer que la nación española es una especie de conclusión lógica de Recadero a Franco, lo cual es una imbecilidad, pero es básico en el discurso de Podemos o de los independentistas de ERC.

    Hace 3 años 9 meses

  16. invitado

    “Partamos del axioma de que el ser humano no es por naturaleza suicida y de que tiende a obrar en su mayor beneficio. Si esto es así, alguna ventaja ha debido hallar nuestra especie en estas macroestructuras políticas”. Apesta a sociobiología. Viva la "ciencia" al servicio del Orden!

    Hace 3 años 9 meses

  17. minimum

    >>>Imperiofobia tendrá sin duda una mínima repercusión en el ámbito de la historia académica. ¿POR QUE? >>>Pero es urgente desmontar sus argumentos pseudohistóricos también en el terreno del discurso público ¿CUALES?

    Hace 3 años 9 meses

  18. Alfonso

    A ver si me aclaro; Colon y Pizarro eran de Ciudadanos, ¿No?. aquí van pruebas de LA “tiranía” hispanica sobre América: «Por la Ley VI, Libro III, Título VI, Felipe II, en 1593, ordena: “Todos los obreros trabajarán ocho horas cada día , cuatro en la mañana y cuatro en la tarde en las fortificaciones y fábricas que se hicieren, repartidas a los tiempos más convenientes para librarse del rigor del Sol, más o menos lo que a los Ingenieros pareciere, de forma que no faltando un punto de lo posible, también se atienda a procurar su salud y conservación”. Esta ley es tan sorprendente cuando se ve que con 370 años de anticipación, la Corona de España reglamentó el trabajo de ocho horas, y que hoy se la tiene como una conquista de los pueblos civilizados y de los movimientos obreros a nivel mundial, en las Constituciones moderna y en los Códigos del Trabajo. Resalta además el aspecto de la previsión social, cuando ordena que “también se atienda a procurar su salud y conservación.”» Y por si fuera poco, sus leyes protectoras no se limitaron a América, en 1589 prohíbe la esclavitud en las Islas Filipinas. Fuente-Dr. Pedro J. Larrea Peñaherrera, La Legislación del Trabajo en la Audiencia de Quito [Siglo VXI]; en Cultura Hispánica Vol. III - N° 7, revista del Instituto Ecuatoriano de Cultura Hispánica, Quito, 1964. (Consultado en http://hispanismo.org/hispanoamerica/16908-sobre-las-8-horas.html)

    Hace 3 años 9 meses

  19. Jon Wein

    Interesante, pero excesivamente tendencioso amigos de Contexto. El artículo de Gelabert no es una refutación ni invalida el libro para nada, incluso agradece su oportunidad como clave de debate. Los pequeños palos históricos que puede recibir "imperiofobia", muchos, tantos como cualquier libro de historia que se postule, están fuera del radio de control aplicable a un libro de "divulgación histórica". Aún así, Gelabert le da categoría positiva de "libro de historia", y eso no es poco. No seré yo quien asuma los propuesta de este libro de "tesis histórica", no soy propenso a ello. Ni mi acuerdo es cercano al 50% con las ideas de Roca Barea, que cae en lastimosos prejuicios de "combate". Igualmente no cierro los ojos a la estrategia legitimadora de ciertas ideas convenientes al aire de las crisis nacionalista que vive hoy el Estado español, que no se diferencia mucho de la que vive Europa. La unanimidad mediática en torno a los postulados y valía de la profesora Roca Barea, es sospechosa como estrategia ideológica, pero no es sospechosa por cuanto la solvencia de la autora. Concedamos aportaciones, que las hay, a la divulgación de ciertas ideas sobre lo que podríamos llamar "aparato" o "mecanismo" histórico, y aprendamos de ellas, que hace falta en estos tiempos tan extrañamente engañosos.

    Hace 3 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí