1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

La posverdad de Rajoy y el populismo del PP

El 75% de los españoles cree que votar no servirá para cambiar la situación, según el último informe de la Fundación Foessa Este dato es el que permite a Rajoy sostener su relato: cree tener derrotada no sólo a su oposición política, sino también la moral

Miguel Álvarez-Peralta 3/01/2018

<p>Mariano Rajoy presenta a los candidatos para las elecciones generales el 21 de noviembre de 2015.</p>

Mariano Rajoy presenta a los candidatos para las elecciones generales el 21 de noviembre de 2015.

PP

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí. 

Qué razón tienen los corifeos de la decencia y el buen gusto en rasgarse las vestiduras ante la ola de posverdad que asola a Occidente. Populismos, demagogia, noticias falsas, bots rusos, hechos alternativos… Con notable irritación y angustia, asocian esta tragedia con la irrupción de nuevas identidades políticas por todos los huecos del espectro ideológico. Fue a partir de las políticas de austeridad tras la crisis financiera global de 2008. Tanto en lo que tradicionalmente hemos llamado derecha, como en la posición antes conocida como izquierda, aparecieron partidos de nuevo cuño con estrategias innovadoras que buscan escapar a esas etiquetas. Para ahorrarse un análisis más fino, muchos periodistas los meten a todos en la categoría de “populismo”, cajón de sastre donde arrojar tanto a Syriza como al Brexit, a Trump y a Evo Morales, a los Le Pen junto a los Kirchner. Y claro, en España los corifeos cargan sus tintas fundamentalmente contra Podemos y sus confluencias. Como si la renovación del neoliberalismo, encarnada en Ciudadanos o en Macron, no estuviera aplicando ―como señalan los expertos e incluso sus mentores― recetas populistas. 

Salvo raras excepciones, los usos periodísticos del término populismo están muy alejados de la discusión académica sobre el momento populista, ese que tiene lugar en toda crisis de hegemonía (para una introducción fácilmente digerible al tema, recomiendo leer a Panizza o a Mouffe, antes que a Laclau). Mediática y socialmente, populista significa mentiroso o manipulador, y no se suele ir más allá del insulto. Parece como si la demagogia no hubiera existido antes de la crisis. Como si la onda mundial del 15M y Occupy no hubiera estallado precisamente contra ella, rompiendo la gastada barrera de contención que fue el manipulador discurso oficial de gestión de crisis (“es una estafa”), cuestionando la representatividad de unas instituciones faltas de soberanía (“lo llaman democracia y no lo es”). Como si el desprestigio de nociones tan demodé como ‘verdad’ u ‘objetividad’ fuese algo reciente, como si la conciencia general de la primacía del relato sobre el dato hubiera llegado con la “nueva política”, y no en la crisis de la modernidad hace medio siglo. 

Globalización neoliberal, a lomos de la posverdad. 

Pero es exactamente al revés, fue el proceso de globalización pilotado en favor de las élites el que se apoyó en un paradigma posveritario, en la revolución ideológica thatcheriana y su muy lograda ilusión de que privatizaciones y desregulaciones masivas (“liberalización”, decían entonces los gurús) traerían una orgía de libertad, prosperidad y democracia. Thatcherismo que, por cierto, incluía según su ministro de Hacienda Nigel Lawson, “una pizca de populismo”.  Aquella demagogia triunfante inauguraba una era de posverdad, de hecho los gurús se olvidaron de comprobar si efectivamente la liberalización del gas, la electricidad, el transporte o la telefonía trajeron la prometida bajada de precios y mejora del servicio. Tampoco les ha pasado factura no hacerlo: lo importante era el relato, no el dato. Es más, lo realmente importante, que era el pelotazo propio de un capitalismo de amiguetes y paraísos fiscales, ni siquiera formaba parte del relato. 

Aquella religión de la desregulación generó una peligrosa combinación de opacidad y adicción al riesgo en el sistema financiero, y la mayor burbuja de la historia, cuya explosión aún se está llevando por delante el precario estado de bienestar en el sur de Europa. Pero tampoco los corifeos ponen hoy mucho énfasis en ver si aquella devoción se ha corregido con transparencia y rendición de cuentas, o si simplemente se viene larvando una nueva burbuja en otro sitio. La objetividad se fundamenta en la comprobación, pero el neoliberalismo no se hegemonizó a base de verdades.  

No, antes no había demagogia, por eso no surgían términos-trampa como populismo o posverdad, lo que había en el bipartidismo era “marketing electoral”, un concepto mucho más digno (y muy bien pagado, por cierto). Por eso los corifeos se permiten la licencia de asimilar populismo con demagogia y con posverdad para arrojárselo a quien desafíe el (des)orden establecido, pero no aplican estas categorías a los partidos tradicionales. Será que ellos nunca faltan a la verdad. 

Seamos serios, compañeros periodistas. Deberíamos emplear el término populismo con algo de rigor, también para cuestionar sus postulados. Quizá entonces veríamos que, como paradigma teórico, concierne a toda construcción política hegemónica, incluyendo la de Thatcher o Reagan, la de Felipe González en los años ochenta y la de Aznar en la década siguiente. El propio Manuel Fraga reivindicó este término en un sentido más técnico y escrupuloso. Si vamos a malemplear ‘populismo’ como sinónimo de demagogia, entonces habrán de reconocer honestamente que PP y PSOE son también populistas de pleno derecho. Lo llevan siendo desde hace décadas y Rajoy bien podría recibir hoy la mención de Populista Mayor del Reino. Impertérrito, representa su relato con una parsimonia que ya quisieran los novatos de Podemos. 

La economía española: pura luz, solo una sombra  

Anteayer, sin ir más lejos, Rajoy afirmó que “la única sombra que se cierne sobre la economía española es la inestabilidad catalana”. Lo dijo sin tembleque en el párpado pese a tener los presupuestos sin aprobar, prorrogados por segundo año consecutivo. 

¿La única sombra? Hombre, alguna más habrá. España tiene una deuda que iguala a su producto interior bruto, y en ausencia de soberanía monetaria. Los países de la UE-28 han aumentado su partida en I+D un 27% desde que estalló la crisis (Alemania o Reino Unido casi un 40%, Francia e Italia en torno al 13%), mientras España la ha recortado un 9,1%. Nuestros indicadores de investigación se hunden y eso lastra la innovación, lo que nos obligará a intensificar la precariedad para competir en productividad. Cierto es que nuestros datos de exportación son buenos, pero en las exportaciones de alto valor añadido que aseguran mayor autonomía, como por ejemplo la alta tecnología, estamos en un tercio de la media europea, por detrás de Polonia y Rumanía. Esto señala a otro tipo de “sombras” que se ciernen sobre nuestra economía: vamos camino de ser un país cada vez más periférico, menos soberano, más dependiente e intervenido. 

De hecho, recientemente, la Comisión Europea ha situado a España entre los países más vulnerables al vaivén del mercado, citando como factores su alto endeudamiento público y privado, la falta de medidas contra la corrupción y evasión fiscal, la generalización de los contratos temporales, el aumento de la pobreza asalariada, la insuficiente cobertura de las prestaciones sociales ―casi la mitad de parados no recibe prestación por desempleo, y según la EPA solo uno de cada tres percibe algún ingreso― y las elevadas tasas de abandono escolar y de población en riesgo de pobreza (casi un tercio). Bruselas calificó de “crítica” nuestra tasa de desigualdad, tres veces peor que la media global según el informe Word Inequality 2017. Somos el séptimo país de la OCDE donde más ha crecido la desigualdad desde 2010.

Por mucha posverdad y corifeo en que se apoye, señor Rajoy, sombras hay más de una. Seguimos teniendo la peor tasa de desempleo juvenil de Europa, solo por delante de Grecia. Somos el segundo país en pobreza infantil, por detrás de Rumanía. El Instituto Nacional de Estadística publicó este año que el 20% de las personas dependientes que necesitan cuidados y el 30% de familias que necesitan una guardería no tuvieron acceso porque no podían pagarlos. Incluso en la capital, la mitad de las familias madrileñas no llega a fin de mes según dato reciente del Ayuntamiento de Madrid. En el 2017 que hemos despedido, el Comité de Derechos Económicos de Naciones Unidas dictaminó que España está violando los derechos habitacionales recogidos en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC) por falta de recursos ante casos de desahucio. Y ello pese a que los centros de acogida lograron atender 16.400 personas sin hogar cada día, un 20% más que hace dos años. 

El dato y el relato.

Este conjunto de datos son un gran nubarrón que ensombrece nuestra economía y que Rajoy no puede achacar al independentismo. Lo grave, es que estos datos ni siquiera figuran en su relato. Pretender que Cataluña es nuestra fuente de dificultades económicas es tomarnos el pelo, y los medios que amplifican este discurso y ocultan estos datos cultivan la misma posverdad ―la pérdida general de esperanza en consensuar datos relevantes― ante la que luego ellos mismos se horrorizan. 

Termino con la última sombra. En 2017, la Fundación Foessa denuncia que siete de cada diez hogares no han notado ningún final de la crisis, y sólo uno afirma haber mejorado un poco su situación. Pero su informe arroja otro dato más preocupante sobre nuestra desesperanza: el 75% de los encuestados cree que votar no servirá para cambiar la situación, y el 61% que movilizándose tampoco conseguirá nada. “Hemos bajado los brazos, nos hemos acostumbrado a convivir con la pobreza”, afirmó el secretario de Cáritas al presentar el estudio. Este dato es el que permite a Rajoy sostener su relato: cree tener derrotada no sólo a su oposición política, sino también la moral de un pueblo. Y esa es la tarea fundamental de la oposición: devolver la autoestima a este país que asombró al mundo con su 15M, y hacerlo en un clima ideológico e informativo fragmentado en burbujas y empantanado de verdades contrapuestas. 

De nada le servirá a la izquierda recitar sus “hechos alternativos” desde fuera del sentido común mayoritario. Da igual que sean o no verdad, da igual que el sentido común sea contradictorio e inasible (siempre lo es). Ha de empaparse de él, disputar sus símbolos compartidos y movilizar sus sentidos sanos para llevarlo hacia nuevos horizontes, o bien resignarse a su vieja costumbre de enfadarse con el electorado porque vive alienado y vota mal. Le guste a la izquierda o no, sus datos no valdrán de nada si no los articula en un relato común con su pueblo, ese al que a menudo desprecia políticamente, del que trata de distinguirse estéticamente, el mismo que le está dando la espalda.

---------------------------

Miguel Álvarez es profesor de Comunicación Política en la UCLM. @miguelenlared 

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito, la web exclusiva de la comunidad CTXT.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Álvarez-Peralta

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. casper

    Su análisis me parece bastante correcto y revelador, disiento un poco en la parte de las conclusiones. Disiento porque en el fondo la crítica que se hace a "la izquierda" no deja de consistir en una recriminación sobre lo mal que se vende, lo mal que transmite su mensaje y lo mal que se entiende. Yo intento evitar considerar a "la izquierda" como una moto a la que hay que hacer muy atractiva para lograr venderla mucho. Sinceramente creo que el mensaje de "la izquierda" es muy claro y accesible, y lo lleva siendo desde hace mucho tiempo. Que interese más o menos y que la ciudadanía lo compre más o menos es otro problema. Y ese ya no es un problema de "la izquierda", que no deja de ser una entelequía, sino más bien de la ciudadanía que es la que sin duda paga cada día cada una de las facturas que le supone elegir una moto que le mola tanto. Es la cuidadanía la que cada día se queda sin trabajo, sin casa, sin asistencia, sin derechos, sin dignidad, sin futuro. Pues eso, que para acabar como el PSOE, con Pedro Sánchez haciendo declaraciones sobre un fondo rojo en el que se lee bien grande "Somos la izquierda" al mismo tiempo que sostiene el gobierno de derechas más corrupto y retrógrado de la transición, me parece preferible incluso la desaparición. No creo que la solución de "la izquierda" pase por tomar como modelo las estrategias de "la derecha", la de vender una película irreal que a la gente le encanta creerse. Pues nada, adelante con ello, si todos podemos ser ricos y trabajar poco, es tan fácil. Pero eso sí, luego cuando nos quedemos sin trabajo, sin casa o no nos atiendan en urgencias callémonos, por favor, por decoro.

    Hace 3 años 9 meses

  2. casper

    Su análisis me parece bastante correcto y revelador, disiento un poco en la parte de las conclusiones. Disiento porque en el fondo la crítica que se hace a "la izquierda" no deja de consistir en una recriminación sobre lo mal que se vende, lo mal que transmite su mensaje y lo mal que se entiende. Yo intento evitar considerar a "la izquierda" como una moto a la que hay que hacer muy atractiva para lograr venderla mucho. Sinceramente creo que el mensaje de "la izquierda" es muy claro y accesible, y lo lleva siendo desde hace mucho tiempo. Que interese más o menos y que la ciudadanía lo compre más o menos es otro problema. Y ese ya no es un problema de "la izquierda", que no deja de ser una entelequía, sino más bien de la ciudadanía que es la que sin duda paga cada día cada una de las facturas que le supone elegir una moto que le mola tanto. Es la cuidadanía la que cada día se queda sin trabajo, sin casa, sin asistencia, sin derechos, sin dignidad, sin futuro. Pues eso, que para acabar como el PSOE, con Pedro Sánchez haciendo declaraciones sobre un fondo rojo en el que se lee bien grande "Somos la izquierda" al mismo tiempo que sostiene el gobierno de derechas más corrupto y retrógrado de la transición, me parece preferible incluso la desaparición. No creo que la solución de "la izquierda" pase por tomar como modelo las estrategias de "la derecha", la de vender una película irreal que a la gente le encanta creerse. Pues nada, adelante con ello, si todos podemos ser ricos y trabajar poco, es tan fácil. Pero eso sí, luego cuando nos quedemos sin trabajo, sin casa o no nos atiendan en urgencias callémonos, por favor, por decoro.

    Hace 3 años 9 meses

  3. Kalandrakas

    Lapidario el final, y con más razón que un santo: "Le guste a la izquierda o no, sus datos no valdrán de nada si no los articula en un relato común con su pueblo, ese al que a menudo desprecia políticamente, del que trata de distinguirse estéticamente, el mismo que le está dando la espalda." Me siento identificado.

    Hace 3 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí