1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Libros

Unamuno y la Guerra Civil

Los autores de ‘En el torbellino’ intentan acercarse a la verdad histórica del escritor y del hombre que nunca encajó en ninguno de los bandos y acabó odiado y marginado por todos

Andreu Navarra 11/04/2018

<p>Retrato de Miguel de Unamuno, de Sorolla.</p>

Retrato de Miguel de Unamuno, de Sorolla.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

Se trata de un rumor palpable, pero inverificable. Para muchos, Unamuno pasó a la historia como un perfecto fascista. Sus desacuerdos con la Segunda República fueron notorios, nadie los niega. Sin embargo, sin conocer la naturaleza anfibológica del pensamiento de Unamuno, resulta muy difícil resumir qué pensó en términos políticos entre 1931 y 1936. En el torbellino. Unamuno en la guerra civil (Marcial Pons, 2018), que acaban de publicar Colette y Jean Claude Rabaté, se propone arrojar luz sobre este tema candente, quién sabe si de forma definitiva, tras décadas de mitos y polémicas. Para estos jueces resultaría una primera sorpresa saber que el rector fue elegido concejal de la coalición republicano-socialista del Ayuntamiento de Salamanca, y que fue él, precisamente, por designación de sus compañeros, el encargado de proclamar la República el 14 de abril. No era solo Azorín quien pensaba que entre la protesta de los noventayochistas y la llegada de la democracia tres décadas después existían muchos nexos de unión. Los republicanos salmantinos lo tenían muy claro: Unamuno fue nombrado alcalde honorífico de la ciudad, fue confirmado como rector entre aplausos y, durante el bienio siguiente, fue colmado de honores por los nuevos gobiernos. Su estreno de Medea en la Mérida de 1933 representó un hito cultural de la República, quien le nombró, también, Ciudadano de Honor.

Unamuno empezó a tomar distancia hacia mayo de 1931. Junto con otros intelectuales (Gabriel Alomar) firmó un manifiesto contra las minorías que se dedicaban a incendiar monasterios e iglesias. El 4 de junio, en Madrid, en un homenaje al gobernador civil Eduardo Ortega y Gasset, banquete organizado por los estudiantes, Unamuno lanzó a los cuatro vientos su voluntad de no ser clasificado como hombre de partido. Sin embargo, el 28 de junio, fue elegido diputado por la conjunción republicano-socialista. Mientras iba escribiendo para El Sol, su nombre llegó a sonar para el cargo de presidente de la República, como sonó también el de Gregorio Marañón unos años después. 

Los autores se encargan de reseguir con detalle las diferencias que fueron produciéndose entre Unamuno y Manuel Azaña. El 28 de noviembre de 1932 critica duramente en la tribuna del Ateneo tanto la quema de conventos como la Ley de Defensa de la República, que juzga inquisitorial. Tampoco le parece bien la expulsión de la compañía de Jesús. La conferencia sobre “El momento político de hoy” fue publicada en El Sol al día siguiente. El 3 de diciembre de 1932, los artículos de Unamuno ya no pueden publicarse en un periódico tan cercano al gobierno, y las alumbra Ahora, el periódico que había fundado Manuel Chaves Nogales el 16 de noviembre de 1930, y que también recogería las firmas de Baroja, Ortega, Gómez de la Serna, Madariaga y Valle-Inclán. En definitiva, desde que Azaña llega a jefe de Gobierno, Unamuno no deja de hacer lo que hizo siempre: oposición. Es decir, molestar, inquietar, remover. En la primavera de 1933, Unamuno dimite como presidente del Consejo Nacional de Instrucción Pública porque no está de acuerdo con las nuevas leyes laicistas. El pensador vasco considera un error arrancar los crucifijos de las aulas, no porque sea católico, sino para que no dejen de serlo los españoles. Llegó a escribir: “Eso que llaman laicismo ha desencadenado la más solapada e innoble persecución contra la fe tradicional de la mayoría de los españoles. Y conste que no comparto esa fe…” (p.73). Es lo que llevaba defendiendo toda la vida: los españoles no debían ser apartados de su fe consoladora, puesto que el mundo moderno solo traía infelicidad. Es lo que se desprendía de su aún reciente novela San Manuel Bueno, mártir (1931). 

Unamuno tronó también contra la autonomía catalana, que consideró cara y antiliberal. Porque precisamente era la tradición del liberalismo español de Cádiz lo que le interesaba destacar como médula del régimen del 14 de abril. Ese pensamiento liberal unamuniano, unitarista, se perfiló como incompatible con la izquierda radical republicana. El mundo político se iba polarizando y Unamuno no conseguía encajar en ninguno de los dos imaginarios ascendentes. El 19 de noviembre de 1933, el Partido Radical de Lerroux presentó a Unamuno como candidato por Madrid sin su consentimiento, pero no resultó elegido. Las calamidades amenazan la serenidad del viejo escritor: en julio de 1933 muere su hija Salomé, y en 1934, su esposa Concha pierde la salud. 

Curiosamente, el mismo día en que empieza a haber muertos en Salamanca, concretamente el 19 de julio de 1936, aparece el último artículo de Unamuno en el diario Ahora, texto en que el que ya se entrevé su voluntad de retraerse del mundo circundante. En el momento del golpe de Estado, Unamuno se encuentra claramente a favor del campo rebelde. En febrero de 1935 había acudido a un mitin de Falange Española al lado de José Antonio Primo de Rivera. En los meses anteriores al estallido, dejó escrito que se sentía aislado y vagamente amenazado por extremistas republicanos. Escriben los autores que “el viejo catedrático parece creer que el golpe de Estado de 1936 es uno de esos típicos y frecuentes pronunciamientos liberales del siglo pasado o, mejor dicho, uno de esos “levantamientos plebiscitarios” sufridos por la joven República en 1932, 1933 o 1934” (p.53). Lo que está claro es que Unamuno llegó a 1936 con la cabeza llena de construcciones político-culturales del siglo anterior, y que no consiguió actualizar su visión del presente. Los autores hablan de “auténtica ceguera”. Franco, Queipo de Llano y Cabanellas, al principio de la guerra, defendían concepciones cristianas y “amor a España y a la República”. Unamuno cayó en la trampa, y no pareció reaccionar hasta que llegaron los fusilamientos de algunos de sus amigos. 

Unamuno “se va hundiendo en un ensimismamiento reforzado por la obsesión del pasado que le impide tener una visión lúcida del golpe militar” (p.54). El viejo escritor no está precisamente en su mejor momento de forma. Por no decir que desbarra. Porque se ha desconectado de la juventud, que considera presa de los extremismos comunista y fascista: “Su adhesión al bando rebelde remata un largo e inexorable proceso de alejamiento de la República al mismo tiempo que traduce el deseo de sumirse en los valores liberales del pasado” (p.55). No andaba muy lejos de lo que fue escribiendo Baroja desde París. Pero esa tercera España liberal, no acertó a imaginarla y defenderla. Posiblemente ya estuviera demasiado cansado. Unamuno pasó los últimos meses de su vida confiando su angustia a su cuaderno Del resentimiento trágico de la vida, leyendo a Shakespeare y poesía italiana, y escribiendo los últimos poemas de su inmenso Cancionero. Todo andaba revuelto, envenenado y confuso. Recibió una carta de la hija de Valle-Inclán, quejándose de que Baroja había escrito que su padre era comunista. Iba consolándose con la Biblia y con llorar a sus muertos de ambos bandos. Su particular “Tercera España” no era más que un cristianismo soñado y alejado del mundo real. Él mismo lo confesó consignando que su España “no era de este mundo”.

A partir del 24 de julio de 1936, Unamuno es uno de los once miembros que continuaría en el nuevo Concejo Municipal de Salamanca. Aún cree que el golpe es un correctivo para el sistema nacido en 1931, no una ruptura sangrienta. Cree que la guerra no va a durar y confía en un triunfo rápido e incruento de Franco. El elemento más incomprensible de la biografía del último Unamuno es la fe y la conexión personal que le unían a Franco. Hay que recordar que el 12 de octubre de 1936, abandonó el Paraninfo de la Universidad de la mano de Carmen Polo. Cuando Unamuno abrió los ojos, tras el asesinato de Lorca y de su amigo Casto Prieto Carrasco, continuó creyendo que Franco estaba mal asesorado, y que su causa seguía siendo cristiana. El objeto de sus diatribas eran Mola y Falange. Lo sorprendente es que no relacionara a Franco con la Guerra de África o la represión de Asturias, siendo un antimilitarista convencido. 

Cuando Azaña destituyó a Unamuno como rector de Salamanca, Franco personalmente lo restituyó en el cargo (decreto de la Junta de Defensa del 1 de septiembre de 1936). Culminaba de esta forma la animadversión personal que existía entre ambos. Desde ese cargo se le indica que debe purgar las plantillas de maestros y profesores izquierdistas. Parece probado que Unamuno intentó mitigar al máximo la labor represora. Sin embargo, anduvo implicado en un total de once expedientes de suspensión de sueldo. Unamuno estaba a favor de restituir la bandera rojigualda y el crucifijo en las aulas, pero no de expulsar a maestros sospechosos ni de fomentar la injerencia del clero en la educación. Mientras perdía su prestigio en el bando republicano, por razones evidentes, desde el bando rebelde ya empezaba a despertar, también, suspicacias, por su falta de entusiasmo. En las entrevistas, su pensamiento era manipulado y tergiversado para dar más realce al bando franquista: cuando se dio cuenta de que se le manipulaba, Unamuno también dejó de concederlas. Se le atribuían adhesiones que no había firmado. Al final, casi no salía ya de casa, preso de dudas, miedos y remordimientos. Sus artículos finales, “Examen de conciencia” y “En el torbellino” quedaron inéditos. 

Sin embargo, consta que Unamuno intentó ayudar a varias familias republicanas en apuros. Todo ello culmina en la fecha redentora del 12 de octubre de 1936, momento en que Unamuno y Millán Astray se enzarzan en una microdiatriba mitificada que oponía la razón del escritor a la necrofilia del militar extremista. Unamuno no podía encajar en ninguno de los bandos, y aunque fue enterrado con ritos falangistas, acabó odiado y marginado por todos. El más duro fue el intelectual soviético Ilya Ehrenburg, quien le había conocido en París, y que le acusó de haber dado la espalda a su pueblo. Para unos era sospechoso, y para los otros un traidor y un indeseable irreconocible. En realidad, se arrepintió de haber dado su adhesión, siempre tímida, a uno de los dos bandos. La culpa lo acompañó a la tumba. Pero está claro que no encajaba ni por asomo en los presupuestos ideológicos del bloque franquista. Unamuno siguió lejos de la épica enloquecida de los propagandistas del Régimen: los Ors, Pemán, Giménez Caballero, Yzurdiaga… Ors y Sáinz Rodríguez, y no Unamuno u otro liberal, iban a tener la voz cantante en la cultura y la enseñanza a partir de 1938. El 26 de julio de 1936, el vasco ya no acudía a los sesiones del Ayuntamiento. Tres días después, se entera de que los cuerpos sin vida de Casto Prieto Carrasco y José Andrés y Manso han sido encontrados en la cuneta de la carretera de Valladolid. Casto Prieto, exalcalde republicano, era íntimo amigo suyo. A partir de entonces, Unamuno llama “perros”, “dementes” y asesinos a los falangistas sin descanso. Millán Astray es “grotesco y loco histrión”. La guerra en curso no era como la que él imaginaba, la guerrita doméstica carlista que había poetizado en Paz en la guerra, sino un conflicto total que no lograba comprender, y que analizó como una patología homicida, a través de categoría que no había actualizado desde 1900.

Las últimas concepciones unamunianas sobre España y la guerra, tampoco pudo llegar a concretarlas en un escrito definitivo o suficientemente coherente. Quedaron las notas de su cuaderno: “No son unos españoles contra otros –no hay Anti España–, sino toda España una, contra sí misma. Suicidio colectivo” (p.144). El principal error de todos era considerar al otro como una Anti-España, cuando la solución era la integración de todos en un espacio tan español como liberal. En los días finales, solo recibe las visitas de algunos jóvenes admiradores falangistas: Eugenio Montes, Bartolomé Aragón y José María Ramos Loscertales. El 31 de diciembre de 1936, ruega a este último que no lo visite más con la camisa azul, justo antes de desvanecerse y fallecer. 

Actualmente se abusa del término fascista. Para que alguien sea “fascista”, han de converger, entre muchos otros, dos factores que no pueden faltar: la creencia en un Estado corporativo que niegue o encauce los conflictos laborales y sociales y la apelación a la violencia para eliminar al oponente político. Ninguno de los dos aparece en la prosa y los comportamientos de Unamuno, siempre pacifista, y siempre dispuesto a pensar o soñar un espacio “liberal” de convivencia donde todas las propuestas tengan espacio y tribuna. Su patriotismo fue tolerante y especialmente amigo de las minorías étnicas y religiosas. El liberalismo le parecía una opción moderada entre catastrofismos antisistema. En este sentido, no andaba muy alejado de Baroja y de Ortega. A las puertas de la guerra civil, a Unamuno le horrorizaban tres cosas: la debilidad de los republicanos, la osadía de los extremistas y la ignorancia de los seguidores de los partidos. Es lo que llamaba “degeneración espiritual de nuestra juventud militante espantosa”.

En el torbellino era un libro necesario. Cada vez se impone más la historiografía que nos traslada del mito al logos. Sin serenidad ensayística, nadamos entre deseos y fobias en lugar de escudriñar en el archivo lo que pasó de verdad. Esta clase de libros, con su exquisito rigor documental, ponen las cosas en su sitio. O, por lo menos, lo intentan. No resulta fácil catalogar el pensamiento de Unamuno. Para una mente compleja hace falta un acercamiento complejo. Colette y Jean-Claude Rabaté han conseguido cimentar esa base metodológica tranquila sin la cual resulta imposible aclararse y orientarse. Explican: “Animados por el deseo de acercarnos lo más posible a una “verdad” histórica por supuesto multiforme y compleja, juntamos y contrastamos documentos, colocando las declaraciones y escritos públicos de Miguel de Unamuno en perspectiva, manejando con cautela la prensa de aquella época, especialmente las entrevistas con periodistas extranjeros”. Y además, han logrado un libro vibrante, ameno. Marcial Pons se apunta otro tanto para su catálogo excepcional.

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Andreu Navarra

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jose

    Los intelectuales y sus mixtificaciones. Es que ellos no pertenecen a ninguna clase ni disfrutan de los beneficios de esa clase.

    Hace 3 años 11 meses

  2. Para Uno

    Triste sí. Patética, vergonzosa y ridicula es la figura del español medio. Aquel que no supo crear una ideología suficientemente sólida (incluso hoy sucede) para plantar cara a un levantamiento fascista. Un levantamiento, no olvidemos contra un gobierno que se supone de izquierdas pero que en ese momento histórico venía de asesinar a mineros asturianos. Una izquierda que en mitad de un conflicto bélico contra los verdugos fascistas se dedicó a ajustar cuentas entre ellos sin haber terminado con el enemigo (hablo del triste, patético, vergonzoso suceso que tuvo lugar en Cataluña en el que los comunistas asesinaron a dos centenas de anarquistas) Unamuno, como muchos otros fue incapaz de decidirse entre el salvajismo fascista y la ignorancia, torpeza y cainismo republicano. Y es que ¿por qué elegir entre tanta mediocridad?

    Hace 4 años 7 meses

  3. Uno

    "... siempre pacifista, y siempre dispuesto a pensar o soñar un espacio “liberal” de convivencia donde todas las propuestas tengan espacio y tribuna" -> "Ahora hay que seguir apoyándolos [al bando franquista], es la única opción" (citado de memoria de 'Agonizar en Salamanca'). Y ésto después de haberse dado sobrada cuenta de lo que hay y haber protagonizado el dichoso incidente con M. Astray. En definitiva, que está bien que vayan saliendo libros que nos ayuden a comprender mejor la triste, patética, vergonzosa y ridícula figura del fascista y ultranacionalista español Unamuno.

    Hace 4 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí