1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Historias del mundial

El capitán traidor

Alexandre Villaplane, líder de la selección francesa en el primer Mundial, celebrado en Uruguay en 1930, terminó fusilado en París. Fue acusado de alta traición y asesinato múltiple tras colaborar con la Gestapo

Jorge Cuba Luque 20/06/2018

<p>Alexandre Villaplane, en una imagen de archivo</p>

Alexandre Villaplane, en una imagen de archivo

kwume11

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

HISTORIAS DEL MUNDIAL          

El capitán traidor           

Alexandre Villaplane, líder de la selección francesa en el primer Mundial, celebrado en Uruguay en 1930, terminó ejecutado en un pelotón de fusilamiento en París. El exjugador fue acusado de alta traición y asesinato múltiple tras colaborar con la Gestapo

 

Eran las tres de la tarde del 13 de julio de 1930 en el modesto estadio del barrio de Pocitos, en Montevideo. Unos seis mil aficionados se habían dado cita allí a pesar del frío del invierno austral para presenciar el primer partido del primer Mundial de fútbol organizado por la FIFA, entre las selecciones de Francia y de México. La inauguración oficial se realizaría unos días después en el estadio Centenario, al que le faltaban los últimos toques de albañilería para darlo por finiquitado. Tras una somera presentación de los equipos los futbolistas se colocaron rápidamente ante los pocos reporteros gráficos que cubrían el evento: Alexandre Villaplane, capitán del combinado francés, posa de pie para la posteridad con el balón bajo un brazo, junto a los defensas y el arquero, detrás de los delanteros en cuclillas. Aquella tarde en la capital de Uruguay tal vez le vendría fugazmente a mientes mucho tiempo después, la mañana del 26 de diciembre de 1944 cuando condenado a muerte por alta traición, asesinato múltiple y pillaje, se vio en el patíbulo de un cuartel de gendarmería en las afueras de París frente a un pelotón de fusilamiento. Era también invierno.

Mediocampista hábil y eficiente, algo recio, desde sus inicios en las divisiones inferiores del FC Sète, Alexandre Villaplane llamó la atención y se hizo notar por su capacidad para definir jugadas, por su evidente voluntad de hacerse un nombre, un lugar en el fútbol, de hacer dinero. No le fue difícil ser admitido en el equipo de adultos y participar en el campeonato de la primera división del balompié galo; tras algunos altibajos superados con tesón no solo se hizo titular de su equipo sino que adquirió rango de líder, de guapo, de aquellos que disputan el balón con las tripas y, sin buscar lucirse, lo pasan al compañero mejor ubicado. Le admiraban su sentido de juego de conjunto, su entrega, aunque en el trato personal fuera un poco hosco. En 1926 viste por vez primera la casaquilla azul de la selección de Francia; dos años después, en los Juegos Olímpicos de Amsterdam, llevaba ya el brazalete de capitán, el mismo que llevaría en Montevideo.

Alexandre Villaplane sabía que era duro salir adelante en el fútbol porque sabía que era duro salir adelante en la vida. Lo supo desde siempre: a comienzos del siglo XX, sus padres, por cuestiones de trabajo, tuvieron que dejar el Hexágono e instalarse en Argelia, por entonces colonia francesa, donde nació en 1905. Con los suyos vivió como pieds-noir en tierras argelinas hasta 1919 cuando la familia Villaplane se instaló en Sète, en el Mediodía francés. Como la mayor parte de franceses nacidos o que han vivido algún tiempo en Argelia, a su regreso a Francia los Villaplane eran unos desclasados: ni pobres ni ricos, sin raíces verdaderas a pesar de ser franceses hasta los tuétanos. El joven Alexandre comprendió que era en la calle donde tendría que forjarse su futuro y fue, en efecto, en la calle, entre los chicos malos de Montpellier, donde tuvo sus primeros roces con el lado oscuro de la sociedad. La calle es el escenario que le hace encontrar el fútbol siendo un chiquillo al empezar a pelotear en los jardines públicos con los muchachos del lugar, lo que le anima a ir a intentar ganar un puesto en el FC Sète, club que lo acepta y en el que se quedará varios años. En poco tiempo se afirmará como crack para ser luego fichado en 1927 por el Sporting Club Nîmois, de Nimes; en 1929 pasa al Racing Club de France, de París, y allí permanecerá dos años. Entre tanto, ha viajado a Montevideo como capitán de la selección francesa en el Mundial de Uruguay.

La selección de Francia se desplazó a Montevideo a bordo del SS Conte Verde, transatlántico de pabellón italiano que llevaba además a las otras selecciones europeas que debían participar en el Mundial: Bélgica, Rumania y Yugoslavia. Aunque no pasó de la primera fase, Francia tuvo no solo una actuación decorosa sino que además fue un francés el futbolista que anotó el primer gol de la historia de los Mundiales, Luicien Laurent, en el partido en que los Bleus se impusieron por 4-1 a México. Y fue también un francés el más deslumbrante de los arqueros, Alex Thépot. Alaxandre Villaplane, consecuente consigo mismo, tuvo una actuación destacada, de entrega a su equipo, como lo demostró en los vibrantes partidos en los que Francia cayó por la mínima diferencia ante Argentina, en el estadio Parque Central, y ante Chile en el ya inaugurado estadio Centenario. Fue en este flamante e imponente estadio donde se había llevado a cabo, el 18 de junio, la ceremonia de apertura, seguida del partido Uruguay-Perú en el que los dueños de casa se impusieron por 1-0.

Tras el Mundial Villaplane vuelve al Racing Club de France, pero un par de temporadas después firma un contrato con el Olympic d’Antibes, club de la Costa Azul. Poco a poco el otrora joven empeñoso entregado al fútbol con pasión parecía hastiarse: Alexandre Villaplane dejó de ser asiduo en los entrenamientos y empezó a llevarse mal con sus compañeros de equipo; en las canchas sentía el paso de los años, su dribbling no era ya el mismo. Pasó de un equipo a otro, dejando en cada uno de ellos un mal recuerdo, una imagen de antipático y de individuo al que era mejor evitar, que parecía haberle agarrado gusto al dinero fácil.  Llegó a verse enredado en líos con la justicia por amañar los partidos en los que jugaba, lo que le costó una temporada tras las rejas; se volvió un habitué de los hipódromos, de los bares de mal vivir frecuentado por los bajos fondos del París de los convulsos años 1930. Se volvió conocido entre la gente del hampa. Esos años estuvieron en Francia marcados por la tensión de la confrontación ideológica y las reivindicaciones sociales; la delincuencia sentó sus reales en ciudades como Marsella y París. Alexandre Villaplane se movía como pez en el agua entre cafichos, policías corruptos, ladronzuelos de toda laya. Nadie notó su ausencia en la selección que acudió al Mundial de Italia en 1934, y menos aún en 1938, durante el Mundial que se desarrolló en Francia.

El primero de septiembre de 1939 Hitler ordena a la Wehrmacht atacar Polonia, dando así inicio a lo que la historia conoce como la Segunda Guerra Mundial. En mayo de 1940 Alemania invade Francia y un mes después las banderas del Tercer Reich ondean triunfantes en París. Poco después Alexandre Villapane sale de la Santé, la vieja prisión ubicada en el corazón de la capital francesa. Ni bien estuvo fuera su primer reflejo fue el de buscar a sus amigotes. Sin rodeos lo ponen al tanto: el negocio del momento era el mercado negro pues los boches habían impuesto las cartillas de racionamiento. Es así como el excapitán de la selección francesa de fútbol se inició en la especulación de productos de primera necesidad. El compinche de un compinche lo pone en contacto con Henri Lafont, el jefe de la llamada Carlingue, la dudosa policía política organizada por la Gestapo.

La Carlingue es la encargada de ejecutar los más abyectos trabajos de represión. Alexandre Villaplane se destaca desde el inicio como uno de los más eficientes artífices de esa innoble tarea; sus jefes lo ascienden de grado rápidamente y le dan como misión ocuparse de confiscar los bienes muebles de las familias judías deportadas a los campos de concentración. En poco tiempo el nombre de la Carlingue se hace sinónimo de chantaje, persecución, torturas, asesinatos, de colaboración absoluta con el ocupante nazi. Alexandre Villaplane, que destacó como eficiente futbolista, destaca también como un policía abusivo y despiadado, que no duda en beneficiarse personalmente del dinero y los bienes que caen  en sus manos de manera ilegítima. En junio de 1944 le ordenan llevar a cabo una misión en el sur de Francia: neutralizar un núcleo de la Resistencia. Se acaba de producir el desembarco de los Aliados en las playas de Normandía por lo que la Gestapo exige a la Carlingue actuar ferozmente, como represalia a los intentos de obstaculizar el avance de Das Reich, la temible división blindada de las Waffen SS que iba a combatir a las fuerzas anglo-americanas. Alexandre Villaplane cumple con creces la orden: junto a sus cómplices ejecuta personalmente a un grupo de jóvenes resistentes. Para entonces tenía ya fama de cruel, de tipo desalmado que no dudaba en torturar y asesinar a los que consideraba enemigos del nazismo: judíos sin culpa alguna o compatriotas suyos que luchaban por la liberación de Francia. No lo arredra el hecho de que el D-Day marca la cuenta regresiva de la Ocupación nazi, que de una manera u otra pronto la Wehrmacht cruzaría el Rin para tratar defender desesperadamente el territorio alemán, asediado por este y oeste, por tierra y aire.

Alexandre Villaplane fue arrestado en agosto de 1944, tras la liberación de París. La Carlingue había sido desmantelada y sus dirigentes puestos en fuga. En diciembre de ese mismo año uno de los tribunales encargados de juzgar a los colaboracionistas lo condena sumariamente a muerte, basándose en las pruebas contundentes y las decenas de testimonios que lo señalan como asesino y ladrón, además de informante y asistente de la Gestapo. En el calabozo en el que esperaba que lo llevaran al paredón… ¿recordó aquella tarde en el estadio de Pocitos, cuando tuvo el honor de ser el capitán de la selección de Francia en el primer Mundial de fútbol? En todo caso nunca supo que en 1940, el mismo año en que las huestes del Tercer Reich invadieron Francia, el estadio de Pocitos fue totalmente demolido y que en poco tiempo lo devoraría el olvido.

-----------------------

Extracto del libro Mundiales y destinos (Campo Letrado Ed, Lima, 2017), de Jorge Cuba Luque.

Jorge Cuba Luque (Lima, 1960).  Ha publicado los libros de cuentos Colmena 624 (1995), Ladrón de libros (2002, reed. 2015), el volumen evocativo Yo me acuerdo (2008) y la novela Tres cosas hay en la vida (2010). En 2004 obtuvo en la universidad Toulouse-Le Mirail (Francia) un doctorado en Estudios sobre América Latina tras sustentar su tesis La presse de Lima et la littérature urbaine au Pérou. 1948-1955.

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jorge Cuba Luque

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí