1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Los activistas africanos luchan contra un internet controlado

Entre apagones de la red y herramientas de espionaje, los activistas africanos se baten por un entorno digital libre y al servicio de la democracia. Tal vez estén combatiendo contra los monstruos del futuro digital

Carlos Bajo Erro Barcelona/Ouagadougou , 29/08/2018

fxxu

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Mientras en Mali votaban un nuevo presidente el 29 de julio, Twitter y WhatsApp caían en el país. Durante la segunda vuelta de las elecciones, dos semanas después, se detectó una reducción del ancho de banda. La organización Internet Sans Frontières la atribuyó a una “alteración artificial” y advirtió de que “esta técnica de restricción muestra una escalada de la censura en el entorno digital de Mali”. Desde ese entorno digital, cada vez más, las organizaciones de la sociedad civil y los activistas de países de África Subsahariana están empujando hacia una mayor transparencia democrática, por eso se ha convertido en un territorio en disputa entre las autoridades que pretenden mantener el control sobre la información y los movimientos sociales que exigen más protagonismo para la ciudadanía.

El segundo informe de Paradigm Initiative Nigeria (PIN) sobre el estado de los derechos digitales en África documentó diferentes tipos de bloqueos de internet en Etiopía, Mali, Senegal, Somalia, Camerún, República Democrática del Congo, Marruecos y Togo, sólo durante 2017. A pesar de que aparentemente la situación empeora, porque en 2017 se confirmó la tendencia al alza de 2016 en los apagones digitales, el director ejecutivo de PIN, 'Gbénga Sèsan, muestra la otra cara de la moneda. “Desafortunadamente hemos detectado más incidentes, pero lo más importante es que hay dos fuerzas, por un lado, los gobiernos y las instituciones que limitan los derechos y, por otro, los ciudadanos y las organizaciones que empujan, que cada vez tienen más información y más recursos. Por ejemplo, cuando en Camerún se cortó Internet en 2017, inmediatamente se activaron las organizaciones en Camerún y las de otros países para actuar juntos contra esa restricción de la libertad”, explica Sesan. 

hay dos fuerzas, los gobiernos y las instituciones que limitan los derechos y los ciudadanos y las organizaciones, que empujan con cada vez más información y recursos

Las formas de control de Internet por parte de los gobiernos africanos son diversas. La más habitual, y la más denunciada es el bloqueo, pero no es la única. La abogada y activista camerunesa Julie Owono conoce esas maniobras porque son el caballo de batalla de la organización que dirige, Internet Sans Frontières. “En los últimos años, la prioridad de muchos gobiernos en África Subsahariana ha sido controlar la circulación de la información en Internet, porque por primera vez la información libre puede compartirse masivamente, sin depender de una fuente gubernamental o de los medios controlados por las autoridades”, explica Owono, que señala que esos regímenes tienen miedo de lo que la red pueda aportar en términos de democracia. 

La abogada camerunesa cita algunas estrategias de control de Internet en África, desde “las herramientas de vigilancia y espionaje, como los Deep Packet Inspection (DPI)” hasta “el punto culminante de la censura y el control” que se produce “cuando los gobiernos cortan directamente el acceso a Internet para impedir que la información circule y la gente se pueda organizar”. Según Owono, esta medida busca silenciar: “A veces, intentan que no se sepa que en una manifestación la gente ha sido tiroteada y asesinada, como ocurrió en la RD Congo; o que es brutalmente golpeada, como en Togo; o como ha pasado en Camerún, quizá el gobierno no quiere que el mundo vea las violaciones de los derechos humanos que se han cometido. El caso de Camerún es llamativo, porque el corte de Internet ha durado nada menos que tres meses”.

Los testimonios de las consecuencias de esas medidas en la sociedad civil son innumerables. En la RD Congo ha interrumpido Internet en diferentes momentos, cuando la tensión ha aumentado y los congoleños se han echado a la calle. Grace Kabera, miembro LUCHA (Lutte pour le Changement), uno de los movimientos sociales más dinámicos del país, explica que los cortes dificultan la comunicación entre militantes y entorpecen las denuncias de los atropellos de las autoridades y señala que los altos precios de las conexiones también son un obstáculo, aunque Internet continúa siendo una herramienta fundamental para su lucha.

En Mali, Fatouma Harber, una destacada activista basada en Tombuctú, en el corazón de una región especialmente turbulenta comenta: “Puntualmente se han bloqueado redes sociales como Facebook y Twitter. Intentan evitar que los jóvenes puedan expresarse y mostrar la situación del país en tiempo real, en periodos delicados políticamente”. La experiencia es similar en Chad. Salim Azim Assani es un profesional de la comunicación digital y activista. A pesar de su delicada posición, Assani plantea algunos problemas: “Estamos desarrollando campañas de sensibilización y de educación cívica a través de las redes que se han visto frenadas”. Una incipiente economía digital en el país también se ve golpeada por estos cortes, según el activista chadiano.

No podemos acudir en ayuda de alguien si no sabemos qué está vivo. Cuando cortan Internet, impiden a la gente ese intercambio de información

Togo, también ha vivido estos apagones en un proceso de protestas populares sin precedentes. El activista y bloguero, Aphtal Cissé, reconoce el impacto: “No podemos acudir en ayuda de alguien si no sabemos qué está viviendo. Cuando cortan Internet, impiden a la gente ese intercambio de información y, sobre todo, los abusos que hayan sido cometidos por las autoridades no han podido ser denunciados en tiempo real”.

Los activistas coinciden, sin embargo, en la capacidad que tienen para burlar estas medidas de control. Assani o Harber explican como en Mali o en Chad los usuarios han aprendido a dirigirse a las VPN (redes privadas virtuales) ante los bloqueos. “Nosotros no sólo somos capaces de esquivar la censura, sino que además enseñamos al resto de usuarios a hacerlo”, explica Harber. Kabera y Cissé coinciden en la estrategia de conectarse a redes internacionales. “Nosotros tenemos, ¿cuánto?, ¿cincuenta kilómetros de costa? Es muy fácil acercarse a Ghana o a Benín y comprar una tarjeta SIM con la que conectarse a las redes de estos países. Aunque Internet se haya cortado en Lomé, la gente tenía una posibilidad relativamente sencilla de conectarse”, explica Cissé. Anne Marie C. Befoune recuerda cómo en el caso de los cortes en Camerún, que afectaban a las zonas anglófonas, los usuarios se desplazaron a las zonas francófonas y recibieron la solidaridad de algunas organizaciones. “No lo podemos negar, los cortes de Internet tienen un gran impacto negativo, pero podemos decir que conseguimos esquivarlos a nuestra manera”, señala Befoune. 

Por otro lado, en algunos casos el propio apagón de internet ha llamado la atención sobre algunas crisis. “Internet se ha convertido en un derecho fundamental”, señala el togolés Aphtal Cissé, “y privar a una sociedad de Internet, es como privarle del derecho más elemental. Hoy los regímenes dictatoriales se caracterizan no sólo por la fuerza brutal, sino también por la censura en Internet”. “Es decir, un poder que decide cortar Internet deliberadamente atrae la atención de la comunidad internacional. Así que, por un lado, no consigue más que aumentar la frustración de los ciudadanos que no consiguen conectarse y comunicarse con los suyos y aumentar su indignación, y por otro, públicamente, recibe esa especie de estatus de tirano”, señala desde la reciente experiencia de Togo. 

La mayoría de estos gobiernos no tienen la tecnología ni el conocimiento para bloquear la red, así que necesitan la colaboración de los operadores de telecomunicaciones

“Los gobiernos africanos enemigos de la libertad en Internet necesitan cómplices”, advierte la directora ejecutiva de Internet Sans Frontières, “y habitualmente son empresas multinacionales europeas. La mayoría de esos gobiernos no tienen la tecnología ni el conocimiento para bloquear la red, así que necesitan la colaboración de los operadores de telecomunicaciones”. Owono denuncia: “Una compañía en Francia no se comporta de la misma manera con sus clientes franceses, que sus filiales en África con sus clientes senegaleses, por ejemplo. La vida privada que se reclama en Europa es la misma que se reclama en cualquier otro lugar; todo el mundo tiene derecho a que sus comunicaciones no sean espiadas; a que sus fotos íntimas no se difundan por Internet; a poder decir, expresarse y publicar lo que quiera en redes sociales. Nos oponemos a la deriva de los operadores de telecomunicaciones que consiste en reconocer derechos a unos clientes y otros no, según el trópico en el que se encuentren”.

Owono interpela definitivamente a los usuarios europeos de Internet y hace una advertencia: “África Subsahariana es un campo de prueba, sobre todo, para las empresas que desarrollan herramientas de vigilancia en Internet. Se están probando las herramientas, se prueban las funcionalidades antes de repatriarlas en Europa o en Estados Unidos. Es inquietante, por ejemplo, que una empresa acusada de complicidad en crímenes contra la humanidad en Libia sea consultada por el gobierno francés para poner en marcha un registro de vigilancia con el pretexto de la lucha contra el terrorismo. Es decir, lo que ocurre en África, concierne directamente a Europa”.

------------------------------

Este artículo se publica gracias al patrocinio del Banco Sabadell, que no interviene en la elección de los contenidos. 

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carlos Bajo Erro

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí