1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Entre el ‘marketing’ y la secta: partidos en descomposición

¿Dónde quedan cosas tales como proyecto político, articulación de programa, deliberación democrática? Diríase que esas cosas son antiguallas para tácticas de un impostergable día a día que no permite ni siquiera estrategias políticas consistentes

José Antonio Pérez Tapias 6/02/2019

<p>El cambio que fue recambio</p>

El cambio que fue recambio

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

Día tras día comprobamos cómo los líderes políticos –valga la expresión, pues en verdad más bien se trata de sólo jefes de sus respectivas organizaciones– se dirigen a la gente como actores en obra sin guión que, subidos al escenario, miran, deslumbrados por los focos, hacia ese fondo de oscuridad del gran teatro de una democracia donde la representación derivó a espectáculo grotesco. En verdad no saben ni qué representan, ni para quién lo hacen, y, menos aún, a quién representan (políticamente); por eso, hablan con profusión de la gente, utilizando ese vocablo de contornos semánticos indefinidos, sin atreverse apenas a referirse a ciudadanas y ciudadanos, habida cuenta de que eso sería dirigirse a sujetos dispuestos a ejercer sus derechos políticos, incluido el de exigirles cuentas que habrían de dar sin subterfugios.

Cabe insistir en que quienes se dedican a la cosa pública podrían mencionar, justamente, a su público como electores, pero eso supondría recordar o anticipar el compromiso fuerte que se contrae cuando se pide el voto, y sabido es que tal compromiso queda diluido cuando las campañas electorales se vuelcan sobre una potencial clientela a la que se trata como coyuntural compradora de ofertas programáticas. Todavía, no obstante, hay quien apela a sus votantes como a sus seguidores, en acto fideísta de voluntarismo político que es remedo de los de cualquier gurú de comunidad religiosa, si no de club deportivo con fans incondicionales. En definitiva, a todos los líderes políticos un escalofrío les recorre la espalda temiendo que se enciendan las luces del patio de butacas y apenas haya espectadores siguiendo la función. Es por eso que, ante tan temido momento, traten de soportar la espera atiborrándose de sondeos demoscópicos cocinados al gusto de cada cual, pues el banquete electoral puede trocarse en cruel reparto de segundos o terceros platos con escasa guarnición a base de votos residuales.

Pero además de encender las luces del teatro político de esta sociedad del espectáculo, podemos intentar hacer algunas radiografías, confiando en hallar más información sobre esos actores colectivos que en democracia son los partidos políticos. Ciertamente su salud es preocupante, pues a la vista de todos están las tensiones internas que les afectan, generándoles situaciones de alocado estrés que imposibilita con frecuencia aplicar las más elementales normas de salud para no verse aquejados por graves patologías organizacionales, con frecuencia incentivadas desde sus respectivas cabezas, incapaces de situarse adecuadamente ante realidades propias y ajenas. Las huidas hacia delante para no verse atrapados por las contradicciones internas no hacen sino generar más autocontradicciones y éstas obligan a forzadas reconstrucciones de identidad política, aunque sea a base de autoengaños, cuando no de cinismo. El caso es que las maneras de responder a lo que es pavorosa pérdida de papeles dan lugar a que los partidos políticos busquen curación a sus dolencias por dos vías, las cuales por otra parte no son excluyentes. Pero si antes de rastrearlas radiografiamos su interior, la imagen es la de organizaciones con osamenta muy deformada, en algunos casos de manera sorprendente dada su juventud. La burocratización de funciones, el peso del “aparato”, la jerarquización excesiva, las corrosiones por corrupción, la pérdida de militancia, la desafección ciudadana… hacen que aparezca un interior muy dañado que no mejora a base de convocatorias de elecciones primarias que no dejan de ser turbias o sobre liderazgos que no valen para enderezar lo torcido.

Volvamos, sin embargo, a los síntomas que nos ofrecen los comportamientos partidarios. Éstos nos revelan por dónde se estructuran esos caminos para armar sus correspondientes guiones y que siga el espectáculo, que a la postre vemos que conducen a no más que a procesos de descomposición que muestran su cara más hosca en luchas fratricidas en las cúpulas del poder interno. Por un lado, en una sociedad donde los poderes económicos imponen su lógica, las pautas del mercado se llevan no sólo a las organizaciones e instituciones de todo tipo, sino también a las conductas de los mismos individuos que nos movemos en y con ellas. No son menos los partidos políticos, implacablemente sometidos, con la desesperada anuencia de sus órganos de dirección, a las técnicas de ‘marketing’ –queda más fino dicho a base del anglicismo de marras, pues parece muy erudito hablar de mercadotecnia o demasiado grosero, aunque sea más realista, hablar de mercadeo–. Todo se organiza para vender imagen, para seducir con ofertas, para atender a segmentos clientelares con publicidad, para colmo, que puede ser tildada de engañosa. Y además no sólo atendiendo a lo que pasa en las redes sociales, sino actuando en ellas, más allá de los rígidos cauces de la prensa tradicional, tras el intento del tuit más impactante, jugando con el factor sorpresa aun para la decisión política más compleja, quizá porque algún entendido en big data haya decretado que por ahí se incide en el mercado de votos.

¿Dónde quedan cosas tales como proyecto político, articulación de programa, deliberación democrática…? Diríase que esas cosas son antiguallas para tácticas de un impostergable día a día que no permite ni siquiera estrategias políticas consistentes. Puro ‘marketing’, pues, con mucho envoltorio y poco contenido, por más que por la izquierda se apele ya a la memoria de organizaciones centenarias, ya a la construcción de nuevas subjetividades en busca de inéditas hegemonías. No se repara en que el partido-empresa no vale para la representación política y menos para la participación democrática. Es verdad que la demagogia populista se acomoda bien a la mercantilización de la política, siendo por ello que la derecha, igualmente entregada al ‘marketing’, tiene menos problemas para vender sus productos –máxime contando con aliados económicos– conociendo las características de su clientela.

Con todo, lo sorprendente por otro lado es que la mercantilización de la política no redunda en una efectiva laicización de la misma, como supondría asumir una política en verdad profana –así la postuló Daniel Bensaïd con buenas razones–, correspondiente a democracias secularizadas y pluralistas y, además, consonante con las posiciones críticas que la izquierda asegura llevar en su ADN. Mas ocurre que no es así, como se constata en esa misma izquierda, pues no dejan de sostenerse posiciones dogmáticas, reluctantes a practicar en serio la crítica y aún más a acometer la tantas veces necesaria autocrítica. La consecuencia es que en los partidos sigue funcionando una perversa tendencia hacia el “modo rebaño”, con notable incapacidad para conjugar la pluralidad interna –lo cual incapacita para hacerlo con la externa–. Por el contrario, el pensamiento gregario, el que magistralmente analizó como “pensamiento cautivo” el polaco Czeslaw Milosz tras su experiencia con el comunismo de cuño soviético, se impone con lamentable frecuencia hasta el punto de anular recursos intelectuales fundamentales para ubicarse sin trampas en la realidad, lo cual es condición para pretender su transformación sin falsas ilusiones.

Necesitamos, en conclusión, otra forma de “organización-partido”, que no sea ni partido-empresa ni partido-secta, y que, en cambio, sea capaz de ser protagonista colectivo de acción política, sin merma de los derechos y capacidades de sus miembros, para actuar como interlocutor de colectividades y movimientos en medio de las dinámicas de una sociedad compleja y poder encauzar la representación de una ciudadanía que a la vez exige participación política. Por ser recusable una “democracia partidocrática” requerimos partidos efectivamente democráticos. A ello cabe añadir, ya que la derecha resolverá sus modos de organización conforme a sus intereses, que, en lo que se refiere a la izquierda, bien debiera tener en cuenta la lúcida advertencia de Rosa Luxemburgo hace más de un siglo, cuando el discurso de la izquierda se tejía en referencia al proletariado –lo cual no debe olvidarse, por más que no deba reducirse a tales parámetros–: “Si para la burguesía la democracia ha llegado a ser innecesaria o molesta, precisamente por eso mismo es necesaria e imprescindible para el proletariado. En primer lugar, porque crea las formas políticas (autoadministración, derecho de voto, etc.) que pueden servirle de puntos de apoyo en su tarea de transformar la sociedad burguesa. En segundo lugar, porque sólo a través de la lucha por la democracia y del ejercicio de los derechos democráticos puede el proletariado llegar a ser consciente de sus intereses de clase y de sus tareas históricas”. Hoy recogemos como legado estas palabras de Reforma o revolución, sabiendo que no hay sujeto revolucionario predeterminado, así como que la democracia no es algo adjetivo, sino sustantivo. No nos sirven partidos que no se la tomen en serio.

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cayetano

    Los partidos políticos españoles y europeos, son antiguallas inhabilitadas como instituciones teleológicas, dado que la comunicación de información y conocimiento en la era digital, no responde a los clichés institucionales heredados de la sociedad industrial. Hoy un país desarrollado de nuestro ámbito se caracteriza por superar su PIB el sector terciario al secundario –industrial….- y primario. Y la aceleración del aprendizaje para no inadaptarse a la aceleración del conocimiento ordinario medio requerido, absorbe demasiado tiempo para no perder pie a la transformación del entorno cotidiano. A ello, hemos de unir la sobreinformación por múltiples canales, requiriéndose capacidad crítica e interés para poder despreciar fuentes o contenidos innecesarios, y una educación previa de la competencia (de competente) para ello. Lo digital pudiendo ser instrumento de radicalidad democrática y horizontalidad que fomente la diversidad, en nuestro contexto de medios generalistas como amplificadores, Big data, perfiles de red y comunicación personalizada con fake news, deep fake…, se convierte en un auténtico triturador de cerebros y manipulador de mentalidades. Pero las organizaciones o partidos políticos hoy, son reflejos del sistema electoral(mucho más que una ley electoral) en que se enmarcan, además del estadio concreto de su sociedad sea continuismo, ruptura o normalización de una nueva cultura política. Los partidos políticos son hijos del sistema político-económico y cultural que los alumbra, y entrando en crisis éste entran también en catarsis ellos. No contamos con partidos teleológicos o voluntaristas, que determinan su propia posición sin mercadotecnia, nos hemos instalado en la cultura de que el gato debe cazar ratones, debe ganar o no sirve. Es cierto que los partidos deben ser útiles para la consecución de objetivos a corto y medio plazo, pero no podemos tener partidos constituidos entorno a ganar como sea, al menos desde la izquierda a riesgo de perder la identidad. Sin embargo, de no ganarse no se puede cambiar la vida de la gente o intervenir sobre ella, es cierto. En ese sentido quizás si algo está demostrando la realidad política tras el 15-M, es que más útiles son los movimientos, y probablemente el error de PODEMOS fue pretender ser partido en lugar de movimiento. Movimientos que pueden estar participados por partidos, pero que no pueden estar protagonizados por los mismos, para evitar la traslación y emulación de éstas formaciones. El movimiento debe tener vida propia e independiente de las organizaciones que las participen, con independencia de que sean partidos o no. La sociedad se muestra muy diversa y atravesada de múltiples inquietudes y necesidades sustanciales sin necesidad de ser todas materiales o económicas. Pero la sombra de los partidos enfría a los movimientos en España, de forma que sus listas en primarias no son abiertas, y se presentan diferentes listas comandadas por líderes que conforman fidelidades entorno a ideas, estableciéndose trincheras que superan los diferentes ámbitos territoriales, perdiéndose los perfiles propios de los candidatos a los pies de los hiperliderazgos. Y estos hiperliderazgos se autoretroalimentan voluntaria o involuntariamente con sus entornos y en el espacio ocupado de la comunicación pública, estrechando en lugar de ampliar las alianzas en la reproducción de sus espacios de representación, jerarquía o poder, llamémosle como queramos. No hay muchas distancias entre un movimiento y un partido político en España, adoleciéndose la radicalidad democrática y horizontalidad necesarias para aglutinar la formación que aliente una mayoría social de progreso. Al final las primarias, salvo ocasiones de ruptura o disrupción, sólo sirven para redoblar lo que va camino de convertirse en culto a la personalidad del líder, sea cual fuere. A mi entender, que no es mucho, el futuro para las izquierdas debiera estar conformado por movimientos, con estructuras formales e informales de comunicación, elaboración e iniciativa. Movimientos con mil y una formas y canales de participación e iniciativa, que en su organización interna fueran abiertos. Abiertos desde la perspectiva de organizaciones ágiles ad hoc de campañas concretas; de listas abiertas en concurso con las del propio ámbito espacial o de interés, fueran institucionales o no, sin mecenazgos de hiperliderazgo alguno. Se trataría de dar cuerpo político sin perder los propios perfiles sean sociales, ecológicos, animalistas, feministas, desahuciad@s, científic@s, ideológicos, humanistas frente al supremacismo, trans…, desde la unidad en torno a unos grandes ejes o mínimo común múltiplo para todos los fines particulares de cada integrante, sea individual o colectivo del movimiento. Y conscientes del país que necesitamos desde las infraestructuras, energía, comunicaciones para el intercambio y la redistribución justa por solidaria. Con ello, conseguiríamos apegar más la elección y representación al terreno, diluyendo las fidelidades a hiperliderazgos que alimenta el contexto, evitando así fortalecer dinámicas de fidelidades y autorreproducción que acaban por construir trincheras, estrechando el campo de ampliación de las bases sociales. Al centrarse más el debate en los ámbitos locales, sin perfiles de mecenazgo del hiperlíder (sostenido por la tipología y límites de la comunicación mass media), los debates podrían ser menos piramidales, promocionando el real empoderamiento de los partícipes como ciudadan@s en cada ámbito o interés. Los partidos de hoy están desfasados y para recuperar su vitalidad requieren de la creación de movimientos que sean expresión de la media de cambio posible, pudiendo los primeros participar de la responsabilidad de éste, sin renunciar a su voluntad teleológica, a la vez que siendo artífices del cambio cotidiano. Un cordial saludo.

    Hace 2 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí