1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La conga electoral (VII)

Ganó la robótica y perdió Pablo Casado

Gerardo Tecé 23/04/2019

<p>Los cuatro candidatos en el debate de TVE. </p>

Los cuatro candidatos en el debate de TVE. 

RTVE

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Un debate, como un viaje en avión, es de las cosas más seguras que hay. Imagino a los respectivos equipos de campaña calmando con este argumento a los candidatos que esperan nerviosos a que la cosa empiece. Está todo calculado al milímetro, les dirán para relajarlos, todo en el aparataje de esta inmensa nave ha sido revisado minuciosamente desde hace semanas para que nada pase aquí hoy. Los asuntos a discutir, los tiempos de intervención, la ubicación en el plató, las veces que el moderador mirará directamente a los ojos de los concursantes, los gramos de maquillaje que le corresponden a cada candidato según la representación parlamentaria o los turnos de réplica, medidos por árbitros de baloncesto. No hay riesgo de caída para quien no quiera caerse, será la arenga final antes de soltarlos a una arena electoral observada por millones. El poco margen que queda para el desastre o la gloria se decide en los microsegundos, cuando los hay, en los que el factor humano aparece traicioneramente para desesperación de los fabricantes de robots candidatos. Esos “pues usted es un Ruiz” o “qué es un bonobús” del humanísimo Rajoy. Anécdotas que no deciden elecciones, pero que deciden estados de ánimo que condicionan el voto.

Cada uno de los cuatro candidatos sabía anoche a lo que iba. Pedro Sánchez tenía como único objetivo salir de aquel plató con el aspecto de presidente del Gobierno intacto y así fue como salió. Cuando tus rivales te venden públicamente como un traidor a la patria, socio de asesinos y mutilador de naciones, que no llamen a la policía al verte aparecer, sino que debatan contigo, ya te hace ganar la batalla. Pablo Iglesias fue al debate a dos cosas. La primera, a dejar claro que ya no es el gritón antisistema que las caricaturas pretenden seguir pintando de él, sino un líder que, si peca de algo, es de darte la turra Constitución en mano. La segunda, a poner en valor el voto a Podemos, clave para quien quiera que el próximo Gobierno esté formado por una coalición de izquierdas. En lo primero se pasó de sobreactuación por exceso de bajo tono. Lo segundo lo logró después de preguntarle tres veces al presidente Pedro Sánchez si pactaría con Ciudadanos llegado el momento. Tres preguntas que no obtuvieron respuesta. 

Pablo Casado y Albert Rivera, gemeliers de la derecha, fueron allí a hacer la misma cosa: gritar “fuego, fuego” con un bidón de gasolina mientras se presentan como bomberos. Pablo y Albert, Albert y Pablo, vestidos igual –coincidieron hasta en color de corbata azul seriedad– y con los mismos argumentos con los que atacar a Sánchez, no se pusieron de acuerdo para presentarse en el debate como pareja de hecho. Por tanto, sin los papeles en regla, el juego del Se Rompe España sólo lo podía ganar uno. Y Rivera le ganó a Casado, que gastó los comodines del golpismo, ETA y el comunismo cuando sólo habían pasado 5 minutos desde el arranque. Si el líder del PP se quedó de pie junto a ese atril el resto de la noche fue por el qué dirán. Rivera supo medir mejor los tiempos que le permitieron salir más en la foto de látigo del Gobierno. Anoche el debate lo ganó la robótica y lo perdió Pablo Casado.

Si el discurso final de un minuto consiste en mirar a la gente a la cara, Iglesias goleó. Aparcó el tono sobreactuado para imponer ritmo de normalidad y pedirle a la gente una oportunidad –sólo una, miraba a cámara– después de los errores cometidos y las zancadillas sufridas: si nos dejáis gobernar 4 años y no cumplimos con vosotros, no nos volváis a votar en la vida. Sonó sincero y poco enlatado en el formato. Tanto, que del minuto de oro le sobraron 20 segundos. El resto de candidatos tenía tan medido el tiempo y los gestos que era imposible no despistarse imaginándolos a cada uno de ellos practicando ante un espejo del baño. Si por el lado de la apariencia de sinceridad destacó Iglesias, por el lado contrario lo hizo Albert Rivera: no sabemos si le dedicó el speech a su coach personal de interpretación, pero desde luego, no se lo dedicó al espectador. “¿Escuchan eso? Es el silencio”, decía mientras sonaba de fondo la música del debate que no sonó en el cuarto de baño las trescientas veces anteriores. Lo escucho, es un intento de premio Goya, respondió alguno desde casa.

El debate y todo lo que lo rodea nos deja una reflexión que puede suponer un cambio de escenario importante. Anoche el árbol del conflicto territorial pareció dejar de dar frutos. O los dio menos abundantes. Es imposible saberlo antes de que lleguen las urnas, pero los “golpistas”, “batasunos” y “comunistas” salían de las bocas de Casado y Rivera y por primera vez en muchos meses sabían a poco, como si hubieran perdido sus propiedades de tanto exprimirlos. Como si desde anoche, tras ver a los salvadores de la patria de la derecha y a los antipatriotas de la izquierda en la misma sala, aquello ya no produjese el mismo efecto. O como si, para que lo produjese, necesitásemos ya una dosis mayor de crispación sólo capaz de ofrecerla la boca del ausente Abascal. Lo veremos en el debate del 23 y, sobre todo, el domingo en las urnas, pero si la gasolina del conflicto territorial comienza a prender con mayor dificultad, el cambio de escenario podría ser de los que se llevan a muchos cadáveres políticos por delante.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto. Es autor de 'España, óleo sobre lienzo'(Escritos Contextatarios).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. amnesis

    joder!! a pablete podamos lo ha vuelto a sacar del anonimato las cloacas como hace 4 o 6 años, marhuenda lo endiosa, blanco y en botella, sanchez huele a ganador claro, esperemos que su vuelta a 2015 no sea a la tarde de marzo de 2016, esperemos......

    Hace 4 años 11 meses

  2. Roberto

    El interés de los "patriotas" sigue siendo el mismo de siempre, seguir robándonos todo lo que puedan y seguir actuando como si no nos diéramos cuenta.

    Hace 4 años 11 meses

  3. David

    En el debate se echo de menos la presencia de Laura Duarte del partido animalista PACMA. En los medios de "comunicación" se prefiere y fomenta a VOX, es incomprensible para cualquier demócrata.

    Hace 4 años 11 meses

  4. cayetano

    Rivera ganó el debate pero perdió el debate electoral, no Casado. Días atrás leía un libro de antropología evolutiva con autores al alimón: Arsuaga y Martín Loeches. No recuerdo cuál de los dos planteaba que el éxito de un libro divulgativo dependía del número de veces que nombraba el término Dios, y de expresar pocos datos y matemáticas. Éste fue el principal error de Casado, que no permitió recuerdo de mensaje central alguno. La ausencia directa de Vox en el debate y presencia indirecta como socio necesario es inevitable pese a su invisibilización. Sin embargo su invisibilización modulo el discurso de Casado, que estuvo tan mareante de cifras como las chiribitas que provoca una chaqueta a cuadritos en televisión. Pero su error no fue la modulación moderada del discurso, que tampoco lo fue tanto, cuanto el exceso de cifras. No saco pecho sobre las críticas recibidas por la tabula rasa hecha en listas y partido. Y caía en la contradicción lógica de defender los gobiernos de su partido al tiempo de pretender desembarazarse de la corrupción en los mismos. Pero electoralmente para el PP su coste ya ha sido pagado, y se ha visto que Ciudadanos don Proper no ha superado al Tío PP. La respuesta por parte de Casado debe ser más relajada y mirando al futuro. Sin embargo pretender ocupar el espacio centrista de indecisos entre C,s y PP fue un acierto, pues aunque Rivera a satisfecho al electorado de derechas confrontante tanto del PP como de Vox, lo que le ha dado más aplausos en el debate. Este electorado no le va a votar por las dudas lógicas sobre el uso que daría Rivera al mismo, no olvidan el pacto con Sánchez, ni el sostén del gobierno de Susana Díaz en Andalucía; por mucho que después invistieran a Rajoy o formen parte ahora de la triada. De tal manera que probablemente el protagonismo de Rivera, aunque haya arrancado aplausos no sea entre sus votantes, y entre los indecisos que existían tanto en relación al PP como PSOE, su papel no ha sido beneficioso para sus intereses. Un debate ganado con el aplauso de otros y perdido entre los indecisos de centro. Esta lectura que va más allá de los encuestados en periódicos, que son más activos y politizados que el resto, de los que se presume tienen el voto decidido, a diferencia de los indecisos donde se amplía o pierden potenciales electores, es lo que hace que habiendo dado el mejor espectáculo de debate, sin embargo haya perdido electores. Si hubiera sido una competición de oratoria que busca despuntar (de las que participó durante su juventud, lo que puede explicar sus palabras me he divertido), la habría ganado Rivera. Pero en política no siempre gana quien despunta, y en este caso su discurso ha ganado francamente en la derecha abierta, donde pocos votos recalaran (con excepción de Cataluña), y a fuerza de despuntar, abandonó el tono y compostura dialogante del centrismo. Respecto a Pedro Sánchez salió bastante bien parado del contexto de uno contra todos, que no se dio por el tono cercano en la diferencia de Iglesias, nada osco. Pero haciendo bien en dar protagonismo al debatir a C,s; sin embargo la actitud de me pica porque como ajos, no le benefició. No hay que entrar a contestar a tanta acusación, y ser más reiterativo en la contestación lapidaria que expone el absurdo tal como hizo en una ocasión. A veces es mejor dar carrete y controlar los tiempos para que la contestación lapidaria y breve no ofrezca refutación. En cualquier caso la moderación propositiva y expositiva dominó la comparecencia de Sánchez, lo que le situó bien ante el espacio centrista o intermedio que disputa con el bloque de la derecha. En relación al debate sobre la independencia fue taxativo, de forma que el único recorrido central de la cuestión independentista fue el artificio del indulto y el acoso a C,s, principalmente el indulto. Al respecto la respuesta debe ser taxativa, el gobierno y presidente deben respetar la separación de poderes columna central del Estado de derecho y la democracia. La manifestación pública del presidente sobre un futurible indulto o su denegación, en la práctica significa presionar al poder judicial manifestando su predilección. Sin embargo, y tal como planteo Pedro J. en el debate posterior, el presidente para zanjar definitivamente este debate, puede manifestarse predispuesto a que en la legislación sobre las exenciones de indultos, junto a los casos de corrupción o de violencia de género, puedan exonerarse del mismo a los condenados por rebelión o sedición. Y ello, porque en el carácter general que tiene cualquier ley, no es interpretable como posicionamiento del gobierno o cualquier otro poder del Estado, sobre causa legal alguna en que pueda influenciar o presionar la decisión del tribunal concreto sobre su concreto caso. Sobre el acoso que ha sufrido C,s en Rentería, Vic, y otro más, la máxima solidaridad con C,s por parte del gobierno, que también ha sufrido acoso por los independentistas y ultraderechistas por ser diálogo, puente y argamasa entre los españoles. Pablo Iglesias estuvo realmente bien, fue quien en realidad desde la perspectiva electoral probablemente ganó el debate. Aunque a diferencia de Gerardo, se antoja que hubo una alocución al respecto del por qué intervenir las energéticas, mercado inmobiliario, que sonó inconexo respecto a su necesidad por anteceder expositivamente al efecto que se pretendía. En las energéticas, abaratar y asegurar el abastecimiento a los españoles, al tiempo que trabajar por superar la dependencia del extranjero, potenciando la modernización a base de renovables y ganando en soberanía nacional. Y respecto al mercado inmobiliario, anteponiendo el derecho constitucional a un hogar digno a los intereses de fondos buitres extranjeros, quienes controlan precio y condiciones, no los españolitos que alquilan un pisito, por lo que además el tratamiento será diferenciado. Desde UP en política impositiva para promover la igualdad se plantea considerar la desproporción que existe entre oligopolios, pymes, autónomos y trabajadores por cuenta ajena; esa misma diferenciación se plantea para el mercado inmobiliario. Mientras la derecha hace crecer su desigualdad al no proteger la cierva del tigre, y ofreciéndonos esa discriminación como igualdad de trato y oportunidades. Pablo Iglesias, debe tener en cuenta que hoy probablemente de una respuesta abierta Pedro Sánchez sobre sus posibles pactos con C,s. Pero la respuesta no puede ser cerrada, ya que la resistencia ofrecida hasta ahora, lleva a pensar que los votos indecisos en juego intermedios entre C,s y más allá, son más que los competidos con UP. Decía Vestringe días pasados que además de hacerse públicos los datos sobre el % de indecisos, estaría bien que también conociéramos entre quiénes se duda, o al menos el campo de fuerzas objeto de la dubitación. Y también es curioso que nadie se aventure a realizar estimación alguna sobre el % de participación, aunque publiquen la cifra de indecisos. La cifra de seguimiento del debate podría llevarnos a pensar que la participación no va a ser alta, también a que los indecisos o no son tantos, o no dan mucha importancia a estos debates. En cualquier caso, la cifra de seguimiento del debate no es concluyente, y sólo puede compararse con la otra ocasión de debate a cuatro, con la salvedad de que en esta ocasión su duplicidad consecutiva quita expectación a los mismos, y sobre todo al primer debate. De forma que sólo una muchísima mayor audiencia del debate de hoy, podría alumbrar una elevación comparativa de la participación electoral. Un cordial saludo.

    Hace 4 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí