1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL MENTIDERO

El blanqueamiento del fascismo

La normalización de la formación de Abascal no solo consiste en validar las infamias, sino también en silenciar sus escándalos

Pablo MM 24/04/2019

<p>Santiago Abascal.</p>

Santiago Abascal.

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

España es una rara avis. Este fue el único país donde el fascismo no fue arrasado. Aquí, tras 40 años del yugo nacional-católico, la dictadura languideció plácidamente entre las sábanas de una cama y resucitó al día siguiente con el traje impostado de la democracia. 

“Neofranquistas entusiasmados celebraron su primer congreso. Los siete líderes de Alianza Popular anunciaron su federación y el paso hacia un partido único”. Gritos de “¡Franco, Franco, Franco!”, titulaba Diario 16, con una foto de Manuel Fraga, el 7 de marzo de 1977. A finales de los años 70, la prensa tenía claro en qué espectro ideológico había que situar a los herederos de la tiranía, pero el paso del tiempo hizo que esa determinación fuera diluyéndose al mismo tiempo que se empujaba a la extrema derecha hacia la centralidad del tablero. 

Quizá fueran nuestras ansias por ser una democracia moderna y europea la que propició que durante los últimos años nos creyéramos el último bastión a salvo de los aires filofascistas que soplaban de nuevo en el viejo continente. Pero la realidad es tozuda y llega el día en que los espejos reflejan nuestra verdadera identidad. 

En España, el fascismo no vuelve porque en realidad nunca se fue. El PP ha sabido mantener dentro de su espacio electoral a los que añoran los viejos tiempos del “ordeno y mando”, y desde la prensa se ha validado al partido testamentario de la dictadura como actores de pleno derecho en la democracia. No es de extrañar, por tanto, que cuando esta caterva de bárbaros se ha destetado de los pechos de Génova 13, buena parte del periodismo no haya sabido cómo reaccionar. Ana Pastor se preguntaba en Twitter cómo debíamos lidiar en el oficio ante el ascenso fulgurante de los camisas pardas de Santiago Abascal. Por aquel entonces, no sabíamos que los voceros del imperio Atresmedia planteaban este tipo de cuestiones desde el fondo de las cloacas. 

Mientras hago el esbozo de este artículo veo a Santiago Abascal compartiendo mesa y mantel con Susanna Griso. La presentadora de Espejo Público ha inaugurado una nueva sección donde se tomará un café con los candidatos a la presidencia, y el reconquistador de todo a cien ha sido el primer invitado. “Yo no creo en las ideologías”, dice Abascal. Y en eso tiene razón; las políticas identitarias de la bandera, el patrioterismo, el machismo y la homofobia son tan básicos que no forman por sí solas un conjunto de ideas más allá del irracional odio al diferente. 

Griso no ha estado especialmente complaciente, tampoco especialmente contundente. La periodista catalana se ha mantenido en el mullido espacio de la equidistancia, a pesar de estar frente a un hombre al que le gustaría retrotraernos a los oscuros días donde el único papel de la mujer consistía en abrir las piernas; primero para embarazarse y luego para parir. De todas formas, es preferible que mantenga la sonrisa mientras se disculpa por no tener stevia (“Eso es señal de que te cuidas. ¿Haces deporte?”) que persistir en su papel como agente blanqueador de la ultraderecha. Fue ella la que entrevistó con los ojos humedecidos a una neonazi que contaba como los bárbaros independentistas habían quemado su bandera de España; fue ella la que recicló a un antiguo miembro de Hogar Social como honorable tertuliano; fue ella la que ha compartido plató con Cristina Seguí: “Si un hombre te dice por la calle que te la quiere meter siete veces no hay que denunciarle, porque no pasa nada”, excretó la fundadora de Vox. 

Al otro lado de la oficina, en la disidencia controlada de La Sexta, las aguas suben revueltas. El trabajo de investigación de los compañeros de Público ha sido una bofetada para Antonio García Ferreras, cuando se descubrió que debajo de la tapa del “más periodismo” se escondían las ratas más grandes de la cloaca. “Antonio, tú eres uno de los que protege a Eduardo Inda”, le espetó Iglesias. 

El regreso del líder de Podemos al discurso más beligerante provocó que a La Sexta se le empezara a resquebrajar la impostada careta de televisión progresista. “Ya sabemos lo que son. Por favor, no les hagamos más publicidad”, exhortó Joan Coscubiela en Al Rojo Vivo ante un incesante cuestionario sobre la penúltima chaladura de Vox. 

Unos días después del encontronazo entre Ferreras e Iglesias, la tertulia política contratacaba con “el vídeo que evidencia aún más la cercanía entre Iglesias y Abascal en su discurso contra los medios”. La pieza hacía un paralelismo entre la propuesta de Podemos, que pretende impedir que bancos y fondos de inversión monopolicen la titularidad de los medios, y el fantasma de la censura de Vox, dispuestos a acallar a la prensa disidente que no suscriba su soflama identitaria. Los de Abascal ya han comenzado con la purga y medios como CTXT ya resultaron expulsado de algunos de sus actos, pero “cosas veredes, amigo Sancho”, resulta que los sectarios son aquellos que no están dispuestos a comer del mismo plato que el fascismo, mientras que los que comparten café sin stevia se autoerigen en paladines del pluralismo informativo. 

Entre los que tienen estómagos de amplias tragaderas, El Independiente publicaba esta semana una entrevista con Fernando Savater, aprovechando la polvareda de lo sucedido en Rentería. El filósofo de San Sebastián, que años atrás consideraba a Batasuna como un movimiento necesario para agitar a los partidos constitucionalistas, dice ahora que “si el apoyo de Vox es imprescindible para librarnos del Gobierno de Sánchez debemos aceptarlo”. Califica a los de Abascal como una fuerza que “apoya la Constitución”, mientras que Unidas Podemos “son el partido de la mugre”. Casimiro García-Abadillo, director del digital, veía “sensatez” en la propuesta y las opiniones de Savater. 

En el mismo periódico desayunamos el 14 de abril con una entrevista del periodista Ignacio Encabo a Santiago Abascal: “En las distancias cortas no da miedo”, asegura. Entre las encinas de la finca de Morante de la Puebla, “una figura del toreo”, Abascal desgrana su discurso sin un pero de por medio. No hay réplica ni contra pregunta. “El periodismo impotente”, que decía García Márquez; un escribano que se limita a transcribir el verbo desatado y el relato del miedo; el oficio convertido en propaganda.

¿Recuerdan a Javier Negre? El cronista de El Mundo saltó a la palestra cuando publicó las caras y los nombres de 9 profesores de un instituto de Cataluña, que supuestamente habían señalado a un grupo de alumnos, hijos de guardias civiles, tras las cargas policiales del 1 de octubre. Tiempo después, durante la desaparición de Diana Quer, escribió un artículo donde describía a la joven como “una chica que buscaba en los brazos de los hombres el cariño que no encontraba en su casa”. Además, deslizó la sospecha hacia la madre, a la que dibujaba como una mujer irresponsable que no prestaba suficiente atención a sus hijas. 

El también colaborador de COPE se dedica ahora a hacer de altavoz del ideario de Vox y sus mensajes contra el feminismo. Es habitual oírle alentar las infamias que el partido de Abascal fabrica contra la lucha para combatir la violencia machista. “Javier Negre desmonta la industria de las asociaciones feministas andaluzas”, reza el titular de la radio de los obispos.

El plumilla utiliza el argumentario de una asociación llamada ‘Ser hombre no es delito’, responsable, entre otros muchos bulos, del mantra que circuló por las redes sociales a propósito de las elecciones regionales de Andalucía: “De los 42,8 millones de euros de presupuesto del Instituto Andaluz de la Mujer, solo 1,2 fueron destinados a la atención directa a mujeres maltratadas”. No hay ni un solo dato objetivo que confirme semejante dislate, pero en los mentideros de internet, un chisme con miles de retuit se convierte en una verdad incuestionable. 

El idilio de Negre con la ultraderecha prosiguió con un soneto becqueriano a Rocío Monasterio en las páginas del diario El Mundo. La dirigente de Vox aparece caracterizada como “Rosie la remachadora”, figura de un cartel propagandístico que representa a las mujeres estadounidenses que se dejaron la piel en las fábricas de armamento durante la Segunda Guerra Mundial. “Su nombre es Rocío Monasterio, la musa de Vox contra el ‘negocio de la ideología de género’ que su partido quiere aniquilar primero en Andalucía, a cambio de su apoyo a PP y Ciudadanos, y después en toda España”. 

El blanqueamiento a la formación de Abascal no solo consiste en validar las infamias, sino también en silenciar sus escándalos. El pasado mes de enero, el diario El País destapó que el 80% del dinero de la campaña para las europeas de 2014 procedía del Consejo Nacional de Resistencia de Irán, antes llamado Organización de los Muyahidines del Pueblo de Irán, un grupo opositor al gobierno de Teherán que hasta 2012 figuró en la lista de organizaciones terroristas de la CIA. La noticia parecía de calado, más aún al tratarse de un partido que hace gala de un lustre de españolidad que barniza sus cuatro costados, y sin embargo, lo que prometía ser recio temporal pasó como una ola en calma sobre la orilla. 

Durante años hemos sido bombardeados con el bulo de la financiación venezolana de Podemos, a pesar de que más de una decena de sentencias judiciales han dicho lo contrario. Nos han hecho desayunar cada día con el miedo de un gobierno bolivariano en la Moncloa, con la amenaza de la influencia foránea en el ejecutivo, pero cuando resultó que el pecunio extranjero financiaba las arcas de la ultraderecha, el estruendo se convirtió en el silencio cómplice de los mamporreros.  

El ascenso de la ultraderecha, desde el Parlamento de Andalucía hacia el Congreso, no hubiera sido posible sin la complicidad de los medios de comunicación. La prensa ha alentado a los viejos fantasmas del fascismo, hasta conseguir que la caterva que dormitaba plácidamente en los márgenes de la transición, haya perdido los complejos de exhibir su verdadero rostro. 

La Asociación de la Prensa de Madrid, con la sempiterna Victoria Prego al frente, que denunció el supuesto acoso de Podemos a Javier Negre, se mantiene en un discreto segundo plano ante la amenaza que supone la escalada de Vox para la libertad de información. Olvida la señora Prego que Roma no paga traidores y que, si algún día, la distopía del fascismo vuelve a hacerse realidad, los que se pusieron de perfil no se librarán de la picadora. 

El oscuro precipicio al que se asoma el país ha sido erosionado por los grandes gerifaltes que controlan el debate público, y que ha construido una amenaza invisible en torno al cual unir a la gente alrededor de las recetas homeopáticas del nacional-populismo.

El tiempo tiene la característica de hacernos olvidar, y eso, en un país tan desmemoriado como este, que camina sin despeinarse sobre las fosas de 114.000 personas, es la condena que ha hecho revivir los demonios del pasado, al regazo de una prensa cómplice de la barbarie.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

13 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Mark

    Me parece que os habíais venido arriba un poco pronto, ¿eh casposetes? :D

    Hace 2 años 7 meses

  2. Mark

    A los ofendiditos trempados de Vox . Fascistillas de diferente pelaje que tienen el cuajo de llamar lo suyo a los demás. Lo vuestro ya lo conocemos : «El fascismo es un movimiento super-relativista porque nunca ha intentado revestir su complicada y vigorosa actitud mental con un programa concreto, sino que ha triunfado siguiendo los dictados de su intuición individual siempre cambiante. Todo lo que he dicho y hecho en estos últimos años es relativismo por intuición. Si el relativismo significa el fin de la fe en la ciencia, la decadencia de ese mito, la 'ciencia', concebido como el descubrimiento de la verdad absoluta, puedo alabarme de haber aplicado el relativismo al análisis del socialismo. Si el relativismo significa desprecio por las categorías fijas y por los hombres que aseguran poseer una verdad objetiva externa..., entonces no hay nada más relativista que las actitudes y la actividad fascistas... Nosotros los fascistas hemos manifestado siempre una indiferencia absoluta por todas las teorías... Nosotros los fascistas hemos tenido el valor de hacer a un lado todas las teorías políticas tradicionales, y somos aristócratas y demócratas, revolucionarios y reaccionarios, proletarios y antiproletarios, pacifistas y antipacifistas. Basta con tener una mira fija: la nación. Lo demás es evidente... El relativista moderno deduce que todo el mundo tiene libertad para crearse su ideología y para intentar ponerla en práctica con toda la energía posible, y lo deduce del hecho de que todas las ideologías tienen el mismo valor, que todas las ideologías son simples ficciones.” (Mussolini, 1923) Vuestros líderes son jetas que han vivido toda la vida de mamandurrias, millonarios que van a defender sus privilegios y ex-franquistas y nazis reciclados. La escoria más grande de este país. Hay una cosa que dais y no es miedo : vergüenza ajena.

    Hace 2 años 7 meses

  3. elmer

    El engaño es, junto a la violencia, la principal herramienta de los fascistas. Y, en cuanto a engaños.... tú eres muy pero que muy fascista, Pablo MM. No sé si te dedicarás a ir por ahí atacando violentamente a la gente, pero los embustes que sueltas te hacen sobradamente merecedor del adjetivo fascista. Una pena: un fachilla que no sabe que lo es.

    Hace 2 años 7 meses

  4. Jose

    asco de periódico bolivariano, VIVA VOX, la democracia y la igualdad real entre hombres y mujeres, y no el feminazismo que vosotros defendéis.

    Hace 2 años 7 meses

  5. Dkeiehe

    Cada artículo que escribís sobre los fachas les hace ganar votos, subnormales

    Hace 2 años 7 meses

  6. Picuetín

    Esto de blanquear el fascismo en España no es nada nuevo. Desde hace décadas se decía que Franco-Franco tenía el culo blanco porque su mujer lo lavaba con Ariel... De esos polvos estos lodos.

    Hace 2 años 7 meses

  7. jose

    Madre mia, de dónde habéis salido? de las ultratumbas de la URSS? Vaya montón de excrementos en una misma web! Qué manera de vender mentira tras otra por el miedo atroz a perder el chiringuito de lo políticamente correcto! Qué forma más casposa de vender periodismo! Y decís que vox es fascismo, fachismo y medioevo? Haceroslo mirar! Miraos al espejo!

    Hace 2 años 7 meses

  8. Visitante

    Hace pocos meses los defensores de la democracia del pueblo se congratulaban por esos mismos votos (el mismo pueblo) que en Andalucía han ido al caladero de VOX. Pero ahora resulta que la democracia está fallando. En fin, hay que tener cara de cemento para descolgarse con un artículo lleno de bilis como este.

    Hace 2 años 7 meses

  9. ¡Arriba Hazaña!

    No te creas. No es miedo, es asco.

    Hace 2 años 7 meses

  10. c

    Vx , esa extrema y extraña necedad , por negarse a aceptar la realidad y a razon y como no les importan les vale todo lo mismo le dan la vuelta a una critica acusando a ls demas de hacerla falsariamenmte que m,eten fakes , que cuentan medias verdade s contradictorias qe se niegan a debatir qe se burlan e insultan el caso es liarla - vox es el pp reseteado a la version mas antigua, la dl postfranquismo puro dl 1977, solo ricos y aficionados a sufrir pueden qerer algo asi esta es la realidad de vx sus dirigentes y votantes son la pura contradiccion pqe quieren tapar lo que de verdad son con acusaciones sesgadas e incluso falsas sencillamente ns quieren volver locos y nos toman por menos, lo tipico d la drcha desde siempre. ( ls enlaces ls dejo abajo, ya sabeis ) ls ultras estan amargados, se retroalimentan para no padecer no paran d contradecirse al mentir para tapar sus mandangas, no solo contradicen la realidad sino lo van diciendo dia tras otro METODO BANNON PARA CONTROL DE REDES SOCIALES .acaparar atencion exagerando al limite .asi tbn tapar lo propia merda .participar en todos ls medios .movilizar mucha gente .si un medio no puede ser controlado a base inundarlo cn posts repetitivs, desprestigiarlo =parejita qe les censuran solo a ellos .alguien inventando fakes .mentir+fakes =encuestas, noticias, etc etc .repetir mil veces las mentiras .negar mintiendo cn + fakes .promover odio .intentar marcar el ritmo noticiero a base d sensacionalismo-frases d impact .negar la mayor acusando a ls demas d lo mismo pa confundir y despistar .si no les dan razon insultos-burlas-personalizacion-ofensa .si se es descubierto no negarlo sino presumir d ello a lo grande .autosugestion trinfalista . soflamas absurdas pa qe se hable d ellos y desp d intentar pensarlas, si se esta algo acomplejado, aceptarlas pa no sentirse bobo y asi desparramar ego e irracionalida a la vez hablando d españoles y d unidad nacional . Quieren tapar lo que de verdad son con acusaciones sesgadas e incluso falsas sencillamente ns quieren volver locos y nos toman por menos . intentan que no se les conteste cn informacion contrarestada a sus fakes y tronadas =lo mejor es poner enlaces cn noticias y no perder mas tiempo No debaten pero aveces ponen a alguien retando a debatir para entretener y marear etc . Si contestan es cn burla + negar Todo como en una secta en que se creen superiores enjenados d la realidad "Si nos queremos quejar del asfaltado de una calle, lo relacionamos con subvenciones a partidos separatistas o a organizaciones feministas radicales", establecen esas pautas de actuación en redes sociales https://www.eldiario.es/politica/vox-extrema_derecha-elecciones_generales_2019_0_892061803.html https://www.eldiario.es/politica/manual-comunicacion-Vox-rechazar-entrevistas_0_889611783.html resumiendo, cn lo unico que vx no tiene confrontacion es cn el gusto por la violencia, la mentira , con el dinero y quien lo posea , cn quienes son sospechosamente condescendientes en grado sumo y sumiso . es que ni siquiera se dan cuenta que el psoe es d derechas por sus politicas economicas pasadas y presentes ya qe debe dinero a la banca, pqe no es republicano ya que apoya la monarquia ni laico por el concordato con la iglesia En Vx sus mayores contradicciones las intentan tapar acusando a ls demas de ellas desp d leerlas en algun medio digital Les vale todo…las criticas ls devuelven en forma d acusaciones o meten fakes o se burlan o se vanaglorian d la moisntruosidad etc No les importa nada mas que llegar al poder como sea Ellos que lavan el maxitrerror franquista provocador d ls demas y cn ello incitan las dos españas guerracivileras y hablan d unidad nacional no son ni constitucionalistas -

    Hace 2 años 7 meses

  11. Pakito Pantanos

    "Buaaaaa, buaaaaa, que vienen los fatxas!!!! Pues lo rompo, eah!!!! ". Después de los añitos que nos lleváis dando, os llega vuestro San Martín. Me compraré un cubo XXL de palomitas el día 28 y me lo voy a pasar pirata jojojojo

    Hace 2 años 7 meses

  12. Unidas no podemos

    Que periódico mas vomitivo acusando a partidos políticos con ideologías diferentes de cosas sin fundamento alguno. Aquí claramente se ve la ceguera y el fanatismo de la izquierda.

    Hace 2 años 7 meses

  13. Arriba España

    Pero que miedo tenéis a Vox... Me encanta veros preocupados porque habéis campando a vuestras anchas pensando que podíais intimidar a los españoles y creeros siempre en la absoluta verdad... Que poco os queda para que se os acabe el chiringo

    Hace 2 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí