1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Ada: Pragmatrix versus Matrix

Colau se traicionaría a sí misma si no hiciera lo que siempre ha hecho: “lo que se tiene que hacer” con lo que hay, pensando en los y las que más más sufren

Silvia González Laá 13/06/2019

<p>Ada Colau.</p>

Ada Colau.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Esta historia empieza con un grupo de jóvenes que defendía el derecho a la vivienda con un lema que bien podría utilizarse hoy: “No tendrás una casa en tu puta vida”. Recuerdo ver pegatinas en la calle y pensar “tienen toda la puta razón”.

En esa época seguía las campañas americanas con más emoción que las de mi propia ciudad. Hoy pienso: “Claro, eras parte de Matrix, y veías lo que querían que vieras. Hasta pensabas lo que querían que pensaras: que eras distinta, moderna y especial”. La realidad es que era una más entre tantas iguales en eso de sentirnos modernas, distintas y especiales.

Pero en mi ciudad convivía con jóvenes que sí eran distintos, o que, sencillamente, habían “despertado” antes. Antes del 15M, que fue el gran despertar para la mayoría. Los y las activistas de V de Vivienda ya llenaban calles y plazas para denunciar que aspirar a una vivienda (o sea, a un derecho) equivalía a hipotecar sus vidas, y lo denunciaban antes de que la palabra “desahucio” saliera en la televisión, en pleno auge de “¡¡Hipotecones!! ¡¡Dos por una!! ¡¡Nos las quitan de las manos!!”, vaya, del festín hipotecario.

Tengo el honor de haber pasado ocho años al lado de algunos de ellos, y me consta que hubo un momento en el que unos pocos decidieron separarse de la mayoría para crear otra cosa. ¿Por qué? Porque dijeron: “Hay un problema mayor del que hoy nos impide salir de casa de nuestros padres. Al menos tenemos techo, habitación, cama y un plato en la mesa. Pero está al caer una ola de desahucios que dejará en la calle a miles de familias, esas de las que nos reímos por haberse dejado engañar, las que hemos convertido en antagonistas, o sea: las que SÍ se han hipotecado”.

Esos valientes “disidentes” crearon la PAH, e hicieron “lo que tenían que hacer”. Ayudaron a las víctimas hipotecadas y resultó que, para sorpresa de muchos que los llamaron de todo: traidores o “reformistas” (en según que ambientes viene a ser lo mismo), esas familias no eran borregos manipulados ni “la máxima expresión del capitalismo encarnado”, sino las clases medias y, sobre todo, las más vulnerables, inmigrantes, gente humilde y trabajadora, los primeros en caer cuando su predicción acertó y explotó todo. Las asambleas de la PAH, formadas en sus orígenes por menos de diez activistas, empezaron a llenarse. Tanto que tuvieron que buscarse un local más grande y luego otro local más grande mientras crecían PAHs como setas en cada rincón de España.

Que todo explotara significó para muchos el final de nuestros planes, sueños y proyectos de vida. Una putada. Pero nada comparable a lo que fue para los muchísimos que pagaron sus cuotas hasta arruinarse, y dejaron de pagarlas porque tenían que comer: para ellas, las mismas que ahora son desahuciadas por impago de alquiler, fue una muerte en vida, una condena a vivir de ayuda en ayuda, sin casa pero pagando una casa que volvía a ser del banco, con la carga de una deuda que para muchos, y jamás los olvidemos, porque eso sí sería alta traición, fue demasiado pesada como para seguir viviendo. Y decidieron no hacerlo, es decir: no seguir viviendo.

Ada Colau se reveló entonces como una lideresa nata. Con una visión lúcida, con esa voz alta y clara, llamó criminales a quienes merecían ese adjetivo, y lo hizo ante una sociedad que admiró su arrojo y su valentía, y ante los miembros de un Congreso que se revolvieron incómodos en sus sillas y hasta le pidieron que se retractara. No lo hizo.

La PAH intentó cambiar las leyes desde la calle al grito de “sí se puede”, pero una lección a tener en cuenta y que nos tiene que ayudar es: no pudimos. Eso sí, ganamos algo que es necesario si quieres que las leyes cambien: una historia que nos daba la razón. Eso significa que “ganamos”, que las leyes cambiarán, pero que “poder” lleva, a veces, más tiempo del que quisiéramos.

Harta de trabajar gratis como guionista bajo promesas ficticias, me uní a la PAH y trabajé gratis para una causa en la que creía. Pensé: “Esta es la historia que dentro de diez años la gente querrá ver en Netflix”. Yo, por lo menos, si no lo tuviera, me haría Netflix ahora mismo solo por poder verla. Además, tras el 15M, después de gritar consignas como “no nos representan” o “no hay pan para tanto chorizo” una no puede levantarse y seguir siendo la misma.

No queremos mártires ni héroes. Queremos gente empoderada luchando por solucionar sus problemas

Trabajábamos con lo que teníamos, la realidad, y la realidad eran miles de historias terribles pero pequeñas que formaban, juntas, una grandísma historia: la de una descomunal estafa. La PAH estuvo allí para escuchar a esas familias y consiguió que no se sintieran solas.

Comí un día con un banquero que había vendido preferentes. Muchas. Y que había desahuciado. Mucho. Me habían pedido unos textos para la empresa de ropa de su mujer. Se me atragantó el sushi cuando lo achacó todo a que “habían sido demasiado buenos creyendo en la palabra de los inmigrantes, que habían demostrado no tener palabra”.

Parábamos uno entre miles de desahucios y eran victorias, lo eran, pero la proporción las convertía en algo casi simbólico. Al mismo tiempo buscábamos los resquicios que las leyes tienen.

Los resquicios, las fisuras, las costuras, las ranuras, de un sistema que, como toda construcción humana, tiene “defectos” que pueden tensarse para crear pequeños agujeros que son, en realidad, oportunidades para que se cuele el “sí se puede”.

David ganó a Goliat. Ada ganó la alcaldía de Barcelona gracias a los resquicios, a las ranuras. No hay imposibles si trabajas desde lo posible.

Miles de personas creímos en algo que Ada nos recordaba con una convicción contagiosa: tenemos más poder del que nos han hecho creer. Pero eso sí, siempre juntos, juntas, en común. La soledad no es eficaz y es solo para kamikazes. No queremos mártires ni héroes. Queremos gente empoderada luchando por solucionar su problema y el problema de quienes tiene a su lado, en un círculo de solidaridad que empieza con uno/a mismo/a. Matrix no teme a los héroes, pero tiembla cuando son cientos, miles, los que dicen “hasta aquí hemos llegado”.

En estos ocho años trabajando con ella, si algo he aprendido es eso: que los horizontes se abren cuando empiezas con lo que hay, lo cercano, lo tangible, y de ahí vas ensanchando y ensanchando, sin rendirte, hasta que lo que parecía una locura hace unos años, de repente no lo es, es más: es el sentido común, has transformado un imposible en la más razonable de las hegemonías.

Y como prueba de ello: ¿de qué se ha hablado en esta campaña? ¿Nadie se ha dado cuenta de que la derecha hablaba de pisos sociales, de regular el turismo, de medidas contra la contaminación y de toda una serie de cosas que hace sólo cuatro años no estaban en sus agendas? ¿Nadie recuerda al señor Trías, hace cuatro años, diciendo: “Hay que acostumbrarse a las molestias del turismo, ¡qué se le va a hacer!”?

Todos, hasta las llamadas “izquierdas”, se llevaron las manos a la cabeza cuando hablamos de frenar la concesión de hoteles para salvar el centro de una ciudad que estaba perdiendo el alma bajo aquel lema turístico de “Barcelona inspira” que de tan presente, casi había convertido la ciudad en una especie de franquicia. Afortunadamente si algo no le falta a Barcelona son diseñadores e ilustradores gamberros y creativos, que no tardaron en “trolear” el lema y convertirlo en “Barcelona expira”. Esa era la sensación que muchísimos/as compartíamos.

La llegada a la alcaldía de una intrusa produjo un temblor en Matrix, algo que el poder, el verdadero, no tenía previsto

Miento. No todos los partidos se llevaron las manos a la cabeza: a la CUP le parecía poco y además reformista, ergo traidor a sus principios, y proponía algo más rápido y drástico que demostrara su puro y duro anticapitalismo: “municipalizar los hoteles, todos”. A eso me refiero cuando hablo de la “pragmática de lo posible”. Conseguimos regular las licencias precisamente porque no impusimos “imposibles”, que es lo que más tensa al poder, precisamente por eso: porque es posible.

La llegada a la alcaldía de una intrusa produjo un temblor en Matrix, algo que el poder, el verdadero, no tenía previsto. Imagino la cara del conde de Godó cuando llamó al Ayuntamiento para “hablar con la nueva alcaldesa” y recibió como respuesta: “escriba a alcaldía.cat”, como tenían que hacer el resto de los mortales, igual un conde que una asociación de vecinos. Todos. Y os prometo que escribían y Ada los recibía. La cosa no iba de “no hacerlo”, sino de hacerlo distinto.

Matrix lleva cuatro años maquinando cómo sacarse a Ada de encima. Y ha creado el mejor de los relatos para fagocitarla: Dos Matrix para-lelas y para-lelos, que se retroalimentan y se culpan de todo, que nos dividen, que nos adormecen, que esconden más mentiras que verdades, y que son máquinas de propaganda sin proyecto político más que seguir con este neoliberalismo que ha encontrado el bucle perfecto para perpetuarse. Harían lo que fuera por poder exponer a Ada “entre los suyos”, como quien expone en el salón de su casa la cabeza del ciervo que ha cazado. Eso quiere Valls. Y mucha gente, obviamente, cree que su maniobra es eso. Pero esa gente no cuenta con que hay maniobras que “posibilitan” otras, como que se quede con las ganas de la cabeza en el salón y tenga que comerse un gobierno de izquierdas. No es tiempo de purismos, es tiempo de pragmatismos.

Un/a puede hacer tres cosas:

1- Elegir la pastilla roja (va, pongamos amarilla): hacerse creyente de esa República Catalana impuesta a medio pueblo que hoy es un acto de fe. La única verdad es que hay personas en la cárcel por cuya libertad hay que luchar, y mejor con estrategia y de forma eficiente. Menos mártires serán muchas más libertades.

2- Elegir la pastilla azul: creerse que España se rompe porque lo dicen en la tele y de tanto decirlo va y hasta algunos barceloneses creen que en Barcelona nos insultamos por la calle cuando viven en Barcelona y aquí no se insulta a nadie.

3- Desafiar a las dos Matrix: ni empastillarse ni embanderarse. Y desafiarlas del todo es que te insulten con eso de “equidistante” y en vez de ponerte como loco/a a justificarte, te pongas a leer un libro o a ver una buena peli.

De las urnas salió un resultado claro: Barcelona quiere ser puente, Barcelona quiere ser progresista, y a los barceloneses lo de los dos bandos como que no, quieren acuerdos entre quienes sufren los efectos secundarios de alguna de las dos pastillas, que son bastante parecidos, por cierto. Y si hay alguien que siembra y no dinamita, que hace políticas “con y para” la gente, pero nunca “contra” una mitad de la gente, es Ada Colau.

Hace sólo unos días parecía imposible que Ada volviera a ser alcaldesa. Hoy es más que posible. Parece que de momento no será como hubiéramos querido, con un tripartito BeC, PSC y ERC. Pero como es habitual (ya pasó con los presupuestos de PSOE y Podemos… y a mí me gustaría entenderlo), aquí nadie se enfada con quien dice que NO a lo que votamos ni a lo que necesitamos, sino con quien lo lucha, y con quien lo hace posible… más efectos secundarios de unas pastillas que confunden. Deberían avisar en el prospecto de “RepublicaIndependentiol”: esta pastilla provoca amnesia selectiva. En la de “Espoañaserompex” debería poner también que se recomienda por un tiempo cambiar de fuentes de información… en fin. Los partidos no deberían escribir sus propios prospectos, sino dejar a profesionales que lo hicieran bajo criterios científicos.

Ojalá Puigdemont, bajo el subidón de la pasti, no hubiera hecho ni caso a quienes le gritaban traidor. Ojalá aquel día hubiera escuchado a quienes le decían que se tomara un respiro, que esperara a que el efecto épico pasara, porque lo épico y lo democrático no van siempre de la mano cuando las mayorías no lo avalan.

La única traidora en toda esta historia en la que me he remontado más de diez años sería la propia Ada, y lo sería a sí misma, si no hiciera lo que siempre ha hecho: “lo que se tiene que hacer” con lo que hay y pensando en a quienes se debe: los y las que más más sufren y menos tienen.

---------------------------------------------------------------------------------

Silvia González Laá es guionista, redactora, activista en el equipo de Comunicación de Barcelona en Comú.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Silvia González Laá

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Carlos Ávila

    Evidentemente es un comentario de parte, pero a estas alturas ¿ cuál no lo es? Después de la que le calló a Colau ayer en twitter (y parece ser que en el paseo por la plaza San Jaume más y más físico) me ha gustado leer un texto bastante explicativo. Se puede estar de acuerdo o no con lo que dice(y o lo estoy en gran parte), pero al menos analiza y da una versión del porqué se hacen las cosas más allá de lo de : los sillones, dinero para IC que tiene muchas deudas, afán de protagonismo y zarandajas por el estilo. Tal y como ha quedado la situación en el estado, me alegro de que Colau sea alcaldesa.

    Hace 3 años 5 meses

  2. Francisco Fernández

    Era una pija tonta que estaba más preocupada con el espectáculo de las elecciones en américa que de mirar a mi alrededor, pero cambio la moda y yo con ella conocí a gente muy enrollada y los pasábamos superguay jugando a salvar a los pobres y en ello sigo ( como veis no cambie tanto en el fondo soy la misma que describí al principio) pues muy bien y no le da vergüenza?

    Hace 3 años 5 meses

  3. Carles

    Bona explicació de perquè Ada es casa amb Manuel. És un bon partit!

    Hace 3 años 5 meses

  4. Mireia

    ¿Qué vas de decir Silvia si trabajas para Colau como Responsable de Comunicación de la Alcaldía?

    Hace 3 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí