1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ANÁLISIS

Ser alma o capital

Barcelona ha elegido, por la mínima eso sí, ser capital de la república de los lazos amarillos. No habrá en el futuro próximo ni Bernie Sanders, ni Noam Chomsky, ni Dilma Rousseff, ni Naomi Klein...

Steven Forti 27/05/2019

<p>Ada Colau / Luis Grañena</p>

Ada Colau / Luis Grañena

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Juan García Oliver, fundador de Los Solidarios con Buenaventura Durruti y posteriormente ministro de Justicia de la República durante la Guerra Civil, dejó escrito por algún lado que Barcelona pudo elegir ser el alma del mundo o la capital de Cataluña y decidió ser lo segundo. García Oliver, como todo buen revolucionario libertario, era un romántico y lo dijo con bellas palabras, pero lo que quiso transmitirnos era que cuando todo parecía posible, la Ciudad Condal acabó mirándose al ombligo. O algo por el estilo. La historia no se repite, pero rima, dijo una vez Mark Twain. Y eso mismo, efectivamente, es lo que pasó este 26-M. Barcelona podía elegir ser –o mejor dicho, seguir siendo– un experimento de municipalismo democrático alabado en todo el mundo o la capital de una República imaginaria. Y escogió lo segundo. Las banderas han ganado una vez más. Y eso tendrá consecuencias. Sobre Barcelona y más allá.

Que la batalla por Barcelona iba a ser crucial y, sobre todo, muy reñida se venía diciendo. Todos afilaban los cuchillos hace tiempo. Los sondeos, además, lo venían confirmando en las últimas semanas: dependería de un puñado de votos. Así fue. Jamás la distancia había sido tan reducida entre el primer partido y el segundo. En 2015 Ada Colau ganó a Xavier Trias por unas 17.000 papeletas. Este 26-M Ernest Maragall ha ganado las elecciones en la Ciudad Condal por tan sólo 4.774 votos. Con el 21,3% y 10 concejales (en 2015 obtuvo 5 y el 11%) ERC adelanta por los pelos a Barcelona en Comú que se queda con el 20,7% y el mismo número de concejales (en 2015 obtuvo 11 y el 25,2%). Se trata de una victoria histórica para Esquerra –la última vez que gobernó Barcelona fue durante la Guerra Civil– y, obviamente, para el independentismo, que jamás se había impuesto en la plaça de Sant Jaume. Ahora bien, las formaciones independentistas no han mejorado sus resultados en Barcelona respecto a hace cuatro años. Al contrario: pasan de 18 a 15 concejales (la CUP se queda fuera al no llegar al 5%, así como Barcelona és Capital, la lista apoyada por la ANC y liderada por Jordi Graupera) y del 41,15% al 39,5% de los votos. Es decir, un partido independentista se convierte en primera fuerza y, casi seguramente, se hará con la alcaldía, pero los independentistas se quedan lejos de la mayoría. 

En el nuevo consistorio entran con fuerza también los socialistas (18,4% y 8 concejales: en 2015 tenían 4 y el 9,6%), mientras que el exprimer ministro francés Manuel Valls, apoyado por Ciudadanos, pincha (13,2% y 6 concejales), y suma sólo un concejal y 22.000 votos más a los obtenidos por el partido naranja hace cuatro años. La de la post-Convergència, en cambio, es una debacle en toda regla. Aunque presentaba como cabeza de lista a Joaquim Forn, en prisión provisional en Soto del Real, para agarrar votos, de ganar en 2011 ha pasado en tan sólo ocho años a ser la quinta fuerza (10,5% y 5 concejales); por el camino ha perdido a la mitad de los votantes. Finalmente, el PP se salva de la desaparición gracias a 50 votos –sí, 50 papeletas, tal y como lo oyen– que le permiten entrar con el 5% y 2 concejales, entre ellos el estrafalario cabeza de lista, Josep Bou, que seguirá regalándonos algún que otro titular. Vox, en cambio, se queda fuera, con tan sólo el 1,1%. 

El procés, trituradora de las izquierdas no nacionalistas 

¿Cómo se explican estos resultados? Por un lado, la participación ha aumentado, del 60,6% al 66,2% siguiendo, en cierta manera, la estela de las generales del 28-A. A pesar del intenso ciclo electoral, la gente no se cansa de votar. Al contrario. Y esto, aquí y ahora, ha favorecido a ERC, una marca al alza en los últimos tiempos. Por otro lado, la campaña, y también los cuatro años de gobierno de BComú, han estado marcados por un “todos contra Colau”, vista desde el primer hasta el último día como una intrusa en las salas de mando de la Ciudad Condal. Esto ha desgastado a los Comuns, así como lo de gobernar en minoría en un contexto extremadamente difícil. Los medios de comunicación han hecho el resto, con una campaña de prensa muchas veces esperpéntica: que si los manteros, que si la seguridad, que si el procés, que si las supermanzanas. Y así, días tras días, ad eternum. Dicho lo cual, la resiliencia de BComú ha sido notable, en comparación con otras confluencias municipalistas en el Estado o con el mismo Podemos: ha ganado en seis de los diez distritos de Barcelona, consiguiendo 156.000 votos, unos 20.000 menos que en 2015. A Ada Colau hay quien la odia, sí, pero también, y no son pocos, los que la ama: la prueba la hemos tenido una vez más durante la campaña electoral –realmente espectacular– por parte de BComú con un acto central en Plaça Catalunya que reunió unas 3.000 personas y contó con la participación de Nacho Vegas, Maria Arnal, BobPop, El Niño de la Hipoteca, Viky Peña o el fantástico Cor Rebel de Barcelona. O véase cómo la gente ha acogido a la alcaldessa la noche electoral. Pelos de punta.

Pero nada ha desgastado tanto como el procés: la polarización ha penalizado a los Comuns, que han intentado preservar un espacio transversal y defender el diálogo en Cataluña. Entre los que ponen lazos y los que los quitan, se convirtió en una misión casi imposible. Además, la campaña electoral que el TS le ha hecho a ERC ha sido un regalo, con la guinda final de la imagen de Junqueras llevado en furgoneta policial hasta el Congreso y la suspensión 48 horas antes del voto de los cuatro diputados independentistas presos. Hay que añadir un último elemento: el efecto Pedro Sánchez que le ha permitido al PSC resurgir de sus cenizas y a Collboni recuperar la friolera de 70.000 votos. No es moco de pavo. Sobre todo si los ha recuperado en barrios que en 2015 habían votado en masa a Colau. Un ejemplo: en el distrito de Nou Barris, donde las desigualdades son las mayores de Barcelona, BComú ha bajado del 33,6% al 22,9%, mientras que el PSC ha subido del 16,2% al 28%. Esos 7.200 votos perdidos por el camino por Colau en Nou Barris han pesado mucho. Se dirá: si Colau no hubiese roto el pacto de gobierno con el PSC tras octubre de 2017 y hubiese sido más dura con el independentismo, en Nou Barris BComú seguiría siendo el primer partido. Posiblemente. Sin embargo, podría ser que en ese supuesto Colau hubiera perdido otros tantos votos en otros barrios a favor de ERC. El procés es la trituradora de las izquierdas no nacionalistas y de quien intenta anteponer lo social a lo nacional. Sumen todo esto y, en gran medida, tendrán la explicación de por qué Ada Colau no ha ganado las elecciones.

Capital de la República, así dicen

¿Y Esquerra? Desde hace años, la estrategia de Oriol Junqueras es la de penetrar y asentarse en la Gran Barcelona, territorio comanche desde la noche de los tiempos para los partidos nacionalistas/independentistas. Poner a Gabriel Rufián en el Congreso era parte de esa estrategia: el orgullo de ser charnego e indepe. Gracias al cortoplacismo del Gobierno de Rajoy la jugada le ha salido bien, al menos parcialmente. Y la victoria en Barcelona es un claro ejemplo de ello. Así como el buen resultado en los municipios del área metropolitana (Santa Coloma de Gramenet, L’Hospitalet de Llobregat, Cornellá…), en los que ERC se convierte en el segundo o en el peor de los casos el tercer partido, aunque el PSC arrasa casi como antaño y consigue algunas mayorías absolutas. Junqueras quiere que Esquerra sea la nueva Convergència: un partido transversal, pero que cuente con un caladero de voto también donde Pujol no se atrevía a pasear.  

Lo de Maragall le vino como miel sobre hojuelas. Un exsocialista, y para más inri el hermano de Pasqual, pasando armas y bagajes a ERC tras el inicio del procés, como candidato para Barcelona. El apellido cuenta. Siempre. Aún más si este apellido es Maragall. Con Alfred Bosch, líder del partido en la Ciudad Condal hasta el pasado otoño, Esquerra difícilmente habría ganado. Júntense a todo esto, el haber construido una lista-popurrí con un poco de esto y un poco de lo otro, y como número dos la tránsfuga Elisenda Alamany que hasta hace seis meses era diputada autonómica con los Comuns y defendía a Colau como la mejor alcaldesa del mundo. Por lo demás, ha habido poca cosa: ningún proyecto de ciudad, más allá de copiar algunas cosas ya propuestas por BComú, criticada aunque se defendiese lo mismo (véase el tranvía por la Diagonal). Y eso sí, dosis abultadas de retórica indepe: Barcelona será la capital de la República, Llibertat Presos Polítics, fem República, etc. Significantes vacíos, como decía Laclau, útiles solo para una política hecha de victimismo y emociones baratas. En este contexto, esto le fue suficiente al partido de Junqueras para hacerse con la joya de la corona. 

¿Y ahora qué?

Hay dos “ahora qué” sobre los cuales reflexionar. Y están entrelazados. El primero, y más urgente, es quién gobernará Barcelona. Casi todos dan por descontado que Maragall será el próximo alcalde, aunque hay quien no descarta un pacto entre Colau y Collboni con el apoyo o abstención de Valls (para evitar que la ciudad caiga en manos de los independentistas). Muy difícil. Además, la noche electoral Colau ha dado prácticamente por descontado que el alcalde será Maragall, ofreciéndose a hablar para llevar adelante políticas de ciudad, también junto al PSC. Maragall no quiere a los socialistas y el PSC tampoco quiere embarcarse en una aventura cuyo desenlace es más incierto. No hay nuevos Tripartits a la vista, al menos de momento. ¿Entonces? ¿Un pacto Maragall-Colau? Le faltaría un solo concejal para la mayoría absoluta. ¿Un gobierno en solitario de Maragall con tan sólo 10 concejales? ¿Un gobierno indepe, estilo Generalitat, con JxCAT? La aritmética no es un opinión y las posibilidades son las que son.

Y aquí entra el segundo “ahora qué”: ¿qué harán los Comuns? No solo, o no tanto, en lo de una posible alianza/apoyo a Maragall, sino en el futuro. El proyecto sale con los huesos rotos de la jornada electoral a nivel catalán, más allá de Barcelona ciudad, que es donde ha demostrado aún una fuerza importante: en las europeas obtiene menos del 9% y en los municipios pierden más de 50.000 votos respecto a 2015 y alrededor de la mitad de concejales en toda la Comunidad. Y, respecto a Barcelona, ¿qué será de BComú? ¿Se intentará reforzar desde la oposición, volviendo más a las calles, o intentará pesar en un gobierno de coalición para seguir manteniendo un pie en las instituciones? Tras ser alcaldesa, ¿Colau se adaptará a ser una de las regidoras de Maragall o a liderar la oposición? Ninguna de estas preguntas es baladí. Y pesará mucho sobre el futuro de un proyecto colectivo que ha nacido desde abajo.  

Chicken-game all day long

En todo esto, jugará un papel crucial el contexto catalán. Es cierto que ERC ha ganado en Barcelona, invisibilizando casi a JxCAT, y, tras haber sido la primera formación en Cataluña el 28-A, lo ha sido también en las municipales en el conjunto de la comunidad (23,5% de los votos), relevando a los post-convergentes (15,1%: pierden 600 concejales y conservan solo las alcaldías de Girona, Reus, Vic e Igualada entre las grandes y medias ciudades), y convirtiéndose así en el partido con el mayor número de concejales. Pero también es cierto que Puigdemont ha arrasado en las europeas en Cataluña: casi un millón de votos y el 28,5%. ERC, con Junqueras como candidato al Europarlamento, se ha quedado con el 21,2%, superada también por los socialistas (22,1%), que doblan el voto de las europeas de 2014. La de Puigdemont ha sido sobre todo una victoria fruto de un voto protesta y simbólico, pero tendrá consecuencias en la interminable lucha por la hegemonía en el espacio nacionalista/independentista. Hasta ahora ERC ha demostrado no tener valentía para romper el abrazo de oso de Puigdemont. ¿La tendrá ahora? Y, ¿empezará por Barcelona, para luego hacer caer el gobierno de Torra e ir a nuevas elecciones autonómicas y hacerse con la Generalitat? Es posible, pero, vistos los precedentes, es también difícil. El chicken-game seguirá un rato largo. 

Y, ¿mientras tanto? Lo único cierto es que Barcelona ha elegido, por la mínima eso sí, ser capital de la República de los lazos amarillos. No habrá en el futuro próximo ni Bernie Sanders, ni Noam Chomsky, ni Dilma Rousseff, ni Bill de Blasio, ni Naomi Klein, ni Mimmo Lucano que hablen del experimento de Barcelona y que lo defiendan por el mundo. No habrá otra Brigada Internacional como la formada por municipalistas de todo el mundo en apoyo a Ada Colau, como la que vimos durante la campaña electoral. Habrá, eso sí, algún nacionalista flamenco o de otras latitudes que se paseará por aquí. Y que hablará de Europa de las pequeñas patrias o de pueblos oprimidos comparando a Cataluña con Palestina y a Puigdemont con Rosa Parks. Y, cuando eso pase, Joan García Oliver suspirará una vez más desde el más allá, se le caerá, quizás, una lágrima y escribirá que Barcelona habrá perdido la posibilidad de ser el alma del mundo. 

----------------------

Steven Forti es profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa.

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Steven Forti

Profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Joanot

    Entiendo el dramatismo del artículo, porque Barcelona siempre ha tenido, históricamente, varias almas contradictorias y conflictivas entre sí. Entre empresarios y trabajadores, entre élites económicas y organizaciones sindicales, entre los que sólo ven negocio en sus edificios y los que quieren limitarlo para recuperar espacios para la gente y, por supuesto, entre los que se quieren ir y los que se quieren quedar. Siempre ha sido así y así seguirá. Actualmente se está escenificando el penúltimo de los conflictos y de manera demasiado ostentosa, porqué en el fondo no és fácil vivir en medio del conflicto. Me gustan todos los políticos que se han presentado en las últimas elecciones para la alcaldía, porqué sé que cuando se normalize el conflicto todos volveran a esforzarse en el mismo proyecto y con las diferentes almas.

    Hace 2 años 4 meses

  2. Cento

    No, lo del 26M no tiene que ver con lo del 36. Aquella vanguardia no son los Comuns, aunque muchas personas veamos la utopía con unas gafas moradas. No lo es. El final rojinegro sí fue aplastado por el mismo martillo: las banderas nacionales de ERC y la tricolor. Y es ahí donde Colau difiere de García Oliver, por muy ministro de la República que fuese. ¿Otros tiempos?, puede ser, pero NO es comparable. Por lo menos para mí. Saludos!

    Hace 2 años 4 meses

  3. Maragall en biciclé

    Al votante acuciado por riesgos vitales -lo que suele condensarse como llegar a fin de mes- no le conmueve en absoluto formar parte de un escaparate para el mundo. Eso seguro que García Oliver lo sabía bien. No es que "se dirá" que la derrota ha podido deberse a que Colau ha sido excesivamente tibia con los ruralianos, es que SE HA DEBIDO muy mayoritariamente a eso, no te quepa ninguna duda. Ni efecto Sánchez, ni gaitas: el votante de los comunes está hasta el serete del carlismo, de ahí su huida hacia Collboni, que ha prometido tratar a eso como lo que es, una anomalía democrática, una colla de colgados intolerantes y xenófobos. Barcelona, en tanto gran ciudad, merece más, no sé si ser un escaparate para que el mundo la contemple entre satisfecho y conmovido, pero desde luego sí debe aspirar a algo más que a organizar certámenes de sardanas y ferias de ratafía y productos típicos con banderitas de Estat Catalá pertot arreu. Para eso ya tienen Vic y esos sitios de la Cataluña interior en donde organizan performances a lo Eyes Wide Shut, pero a los barceloneses que nos dejen vivir al margen de su proyecto de volkgeist decimonónico, por favor. Gracias.

    Hace 2 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí