1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CARLOS ENRIQUE BAYO / PERIODISTA

“Los ataques a ‘Público’ son una cortina de humo para ocultar los fallos del CNI”

Víctor Sampedro 25/08/2019

<p>Carlos Enrique Bayo.</p>

Carlos Enrique Bayo.

Cedida por el entrevistado

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hemos fundado la Asociación Cultural Amigas de Contexto para publicar Ctxt en todas las lenguas del Estado. La Asociación es una entidad sin ánimo de lucro que también tiene la meta de trabajar por el feminismo y la libertad de prensa. Haz una donación libre para apoyar el proyecto aquí. Si prefieres suscribirte y disfrutar de todas las ventajas de ser suscriptor, pincha aquí. ¡Gracias por defender el periodismo libre!

Aún en plenas vacaciones, tras el segundo aniversario de los atentados de Las Ramblas y Cambrils, contacté a Carlos Enrique Bayo, jefe de investigación de Público. No daba crédito a las acusaciones vertidas sobre sus reportajes acerca de los graves fallos de coordinación, información y prevención que cometieron los servicios de inteligencia y los cuerpos de seguridad. Otros medios, sin aportar una investigación propia, cuestionaban la de Bayo. Le acusaban, además, de participar en una conspiración del independentismo catalán para minar la legitimidad de España, imputándole haber permitido una masacre. Quienes nunca denunciaron las teorías conspiranoicas del 11M de 2004, las equiparaban al trabajo de Carlos Bayo. Este reconocía haber cometido algún fallo, pero sostenía su versión de los hechos con documentos irrefutados y negaba reiteradamente que sostuviera tesis conspirativa alguna.

“No comparto ninguna de las conspiraciones que (apuntan a que) el CNI estaba detrás del atentado”, aseguró el reportero de investigación, ni más menos que ante el Parlament. Y añadió que sugerir que el CNI “estaba intentado volar la Sagrada Familia para asustar a los independentistas es una aberración. […] No estoy diciendo que podrían haber evitado el atentado y que no lo hicieron porque lo tenían premeditado”. Los mismos medios que recogían sus palabras acusaban a Bayo de conspirar contra España.

15 años después del 11M y transcurridos dos del 17A, la historia se repite. Tus investigaciones prueban que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) mantuvo al imán de Ripoll (Girona) Abdelbaki Es Satty, responsable de la célula que atentó en Las Ramblas, como confidente hasta poco antes de los atentados. Alguien como J.M. Zarzalejos ha tachado tu trabajo de “independentismo conspiranoico” que pretende deslegitimar al Estado. Su palabra tiene valor, porque Zarzalejos se opuso en su tiempo a refrendar la teoría de la conspiración del 11M; es decir, que ETA había perpetrado los atentados de Atocha. Una semana después de publicar tus reportajes, el martes 22 de julio, tú mismo calificaste de aberrante la tesis de que el CNI había cooperado con los yihadistas de Las Ramblas.

¿Cómo explicas la imputación de que eres un “conspiranoico” al servicio del independentismo catalán?

La equiparación de los resultados de una larga investigación, apoyados en documentos inéditos del CNI, con las infundadas teorías sobre el 11-M diseñadas para justificar las mentiras del Gobierno Aznar pretende que los lectores descarten de plano la exclusiva de Público sin leer a fondo las revelaciones y datos aportados en cinco capítulos sucesivos. Además, la acusación genérica de estar al servicio del independentismo catalán se ha demostrado suficiente para despertar la animadversión visceral de gran parte de la ciudadanía española.

Vincular al separatismo con la denuncia de las negligencias cometidas antes del 17A (por quienes también tienen el deber de cuidar de la seguridad de la ciudadanía) permite distraer al público de esas dejaciones de responsabilidad

Así que esa doble imputación –contra una denuncia sobre los errores cometidos por el servicio secreto antes del atentado del 17A– intenta desacreditar totalmente al periodista y al medio para impedir que los jefes del CNI y sus superiores en el Ejecutivo tengan que rendir cuentas y asumir responsabilidades.

Bajo la cortina de humo de que las denuncias de Público sólo tratan de “deslegitimar al Estado” en beneficio del independentismo, se intenta ocultar la gravísima irresponsabilidad de los servicios de Seguridad al anteponer el conflicto institucional con la Generalitat al interés general de los catalanes, ya que mantuvieron en la ignorancia a los Mossos –por desconfianza política– sobre hechos y antecedentes que les habrían puesto en alerta de la amenaza que presentaba Es Satty. Los ataques a Público son una cortina de humo para tapar los evidentes fallos del CNI. 

Y es intolerable que casi todos los responsables de esa estrategia catastrófica en el Ejecutivo de Rajoy se hayan negado a acudir a declarar ante la Comisión de Investigación del Parlament de Catalunya. Y, para mayor desprecio, el único que sí compareció (por vídeo-conferencia) fue el exsecretario de Estado de Seguridad en aquellas fechas, José Antonio Nieto, ahora portavoz del PP en el Parlamento andaluz, quien señaló a los Mossos como responsables de no haber detectado la radicalización del imán de Ripoll. ¡Cuando el Ministerio del Interior, del que él era el número dos, les había ocultado su historial yihadista! Y esto último está más que probado. 

El medio que quizás ha denostado tu trabajo de forma más directa es La Vanguardia, que publicó un reportaje que afirmaba desmentir tus tesis. ¿Cómo te defiendes de las dos imputaciones más serias que se hacen de tu trabajo? Primero, que no es nada nuevo, que ya estaba publicado por otros medios, en concreto, por The Intercept. Y, dos, que reprodujiste errores de los documentos del CNI que citabas y que no sostienen que Es Satty fuese el confidente de la central que señalan otros documentos como activo hasta el día mismo de los atentados.

¿Qué retiras y qué reiteras? ¿Qué errores reconoces y qué versión de los hechos mantienes?

Con respecto al tema publicado el 3 de septiembre de 2018 por The Intercept, ahora conozco a su autor, Zach Campbell, porque se puso en contacto conmigo tras aparecer la exclusiva de Público, pero ni siquiera había visto su artículo antes. Campbell llegó a conclusiones parecidas investigando el caso, pero en nada se parecen una y otra investigaciones: ni en las fuentes, ni en la documentación aportada. Además, Campbell sólo argumenta que es inverosímil que el CNI no vigilase al imán de Ripoll y que no advertir a las autoridades locales de su pasado yihadista equivale a traicionarlas; pero no presenta pruebas, fuentes ni testimonios de que Es Satty fuera confidente durante su etapa de predicador en los oratorios de esa ciudad, como sí hacemos en Público.

En cuanto a los errores, todos los cometemos y más aún cuando se trata de desentrañar algo que el servicio secreto se empeña en mantener oculto. También La Vanguardia ha dado por bueno un informe de la Guardia Civil que incluye varios errores garrafales y fácilmente contrastables, como decir que Es Satty salió en libertad a principios de 2015 (cuando terminó su condena de prisión el 29 de abril de 2014) o que residió en Bélgica todo 2015 (cuando ese año estuvo dirigiendo las oraciones de la comunidad islámica Al Fath en Ripoll).

Yo no solo he reconocido y explicado los fallos que subrayó La Vanguardia, sino que incluso he señalado otra equivocación que cometimos y de la que ni siquiera se habían dado cuenta. Pero esos errores no menoscaban en absoluto el fondo de nuestra denuncia.

Lo que La Vanguardia me imputó fue haberme limitado a copiar una denuncia anónima –que fue la que nos puso sobre la pista del escándalo hace casi un año–, sin mencionar a sus lectores la gran cantidad de materiales y testimonios obtenidos en nuestra investigación que no figuran para nada en aquel antiguo informe pero que confirman la mayor parte de lo que ponía sobre la mesa. En mi respuesta, presenté ocho de los nuevos materiales, documentos y fuentes que hemos publicado y dan validez a nuestra investigación –y que son totalmente inéditos– pero que han sido obviados por ese diario barcelonés.

¿Cómo explicas que El Mundo, epicentro de la conspiranoia del 11M, titulase en portada “El separatismo empaña el 17A con la teoría de la conspiración”?

Ese titular combina en muy pocas palabras las dos imputaciones de las que hablaba antes, cuyo objetivo es descalificar toda la investigación de un plumazo. En el fondo, tanto El Mundo como el diario del conde de Godó (un Grande de España) le están haciendo un favor a la Corona al proteger al servicio secreto que se encarga de garantizar la seguridad del Rey.

Vincular al separatismo con la denuncia de las negligencias cometidas antes del 17A (por quienes también tienen el deber de cuidar de la seguridad de la ciudadanía) permite distraer al público de esas dejaciones de responsabilidad. Con la nefasta consecuencia de que nadie las asume ni se investigan los fallos para evitar que vuelvan a repetirse.

Llamar una y otra vez “teoría de la conspiración” a las pruebas de que Es Satty era confidente del CNI y los Mossos no fueron avisados de ello ni de su deriva yihadista, como hacen reiteradamente grandes medios de comunicación, constituye una nueva posverdad

Una política muy española, que se ha repetido siempre tras las mayores tragedias, al contrario de la práctica democrática de los países avanzados que nos rodean, como Francia, donde Manuel Valls apoyó como primer ministro, tras el atentado de París, una comisión parlamentaria de investigación que descubrió graves carencias en los servicios secretos franceses; comisión a la que ahora se opone tras la matanza de Las Ramblas, alegando que es “insultar a las víctimas”, que son precisamente quienes reclaman esa investigación. ¿Cómo puede ser tan hipócrita?

Llamar una y otra vez “teoría de la conspiración” a las pruebas de que Es Satty era confidente del CNI y los Mossos no fueron avisados de ello ni de su deriva yihadista, como hacen reiteradamente grandes medios de comunicación, constituye una nueva posverdad: se convence al público de que la exclusiva solo esgrime, sin pruebas, meras suposiciones sobre una hipotética instigación de los atentados por parte del aparato del Estado, algo que no hemos planteado en ningún momento.

Una y otra vez hemos desmentido que mantengamos esa tesis y otras tantas veces se han vuelto a referir a nuestro trabajo en esos mismos términos, que no figuran en nuestros artículos. Las verdaderas fake news son las que publican esos medios sobre el contenido de nuestra exclusiva.

El director adjunto del diario que se arroga haber desmentido tu investigación, La Vanguardia, editorializaba el día previo a este último 17A: “Ni las policías estatales  ni la catalana estaban tampoco preparadas para lo que se les vino encima el 17 de agosto del 2017. Igual que en los casos citados [Gran Bretaña, Francia y Bélgica], los servicios policiales debieron haberse coordinado mejor, pero les faltó experiencia en este tipo de riesgo.”

¿Cómo puede decirse que no tenemos experiencia en España en este tipo de riesgos? Se dijo el 11M, se dijo después de que los agentes del CNI sufrieran un atentado en Irak, y se ha dicho tres lustros después sobre el de Las Ramblas

Lo que les sobró fue descoordinación y eso es algo que hemos denunciado reiteradamente los periodistas que investigamos a las fuerzas de seguridad; esa descoordinación se acentuó debido a la confrontación ideológica entre el Gobierno de Rajoy y la Generalitat de Catalunya. La ya caótica interacción entre demasiados cuerpos policiales diferentes y a menudo competidores –Policía Nacional, Guardia Civil, policías autonómicas (Ertzaintza y Mossos d’Esquadra), policías locales y las unidades especializadas de cada una de estas fuerzas–, que tan a menudo me han criticado los mandos intermedios, se vio multiplicada por el apagón informativo al que sometía a los Mossos –por razones políticas– el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), creado por Fernández Díaz en enero de 2015 mediante la fusión de los dos centros –el Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista (CNCA)  y el Centro de Inteligencia Contra el Crimen Organizado (CICO)–, que debía coordinar las tareas policiales contra esas dos lacras.

No sólo es falso que nosotros propugnemos una teoría de conspiración relacionada con el 17A, sino que también es mentira que en nuestras pesquisas siguiéramos un guión predeterminado para socavar al Estado español, como insisten en afirmar

Fuentes policiales ya subrayaron a Público hace dos años que fue precisamente el entonces director del CITCO, José Luis Olivera Serrano –cómplice del comisario Villarejo, según se ha podido escuchar en una de sus grabaciones–, quien diseñó esa estrategia de negar información clave a los Mossos en materia antiterrorista.

Sólo un mes antes de los atentados, la Generalitat había vuelto a solicitar infructuosamente al ministro del Interior Zoido que la policía autonómica catalana tuviera acceso a las bases de datos del CITCO y de Europol. Lo primero no se les concedió a los Mossos hasta dos meses después de la matanza de las Ramblas, pero no se hizo totalmente operativo hasta un año después; y todavía hoy les falta la información de Europol a través del canal de comunicación seguro y reservado SIENA, al que les han prometido acceso “en los próximos meses”, según el comisario Xavier Porcuna, jefe de la Comisaría General de Información de los Mossos.

¿Cómo que “les faltó experiencia en ese tipo de riesgo”? ¡La verdad es que mantuvieron en la oscuridad a la policía autonómica, que tiene transferidas las competencias de seguridad ciudadana en Catalunya! Algo gravísimo en un estado de alerta 4 por amenaza terrorista, y que permitió que la célula yihadista del 17A campase a sus anchas por Catalunya y Europa en los meses previos a los atentados, tal como hemos demostrado exhaustivamente en la serie de exclusivas “La verdad sobre el imán de Ripoll”.

¿Qué diferencias hubo/hay en los errores cometidos el 11M y el 17A por los diferentes cuerpos de seguridad del Estado y los servicios de inteligencia?

El 11M no sólo fue precedido por un atentado contra agentes del CNI en Iraq, sino también por los atentados yihadistas de Casablanca en mayo de 2003, tras los cuales el Gobierno de Aznar argumentó que los terroristas no atacaron la Casa de España, entre otros lugares, por nuestra participación en la guerra de Iraq sino porque entraron allí por casualidad. Fue un clarísimo caso de falta de previsión, de escasez de medios –las unidades antiterroristas aún no tenían ni suficientes traductores del árabe– y de ausencia de convicción sobre la amenaza yihadista que debía haber provocado dimisiones y rendición de cuentas entre los mandos de la Seguridad del Estado y los ministros que los dirigían. Demostraron encontrarse en fase de negación de las consecuencias del Pacto de las Azores entre Bush, Blair y Aznar.

Con la teoría de la conspiración de Pedro J. se volvió a lanzar una cortina de humo para encubrir esas responsabilidades operativas y políticas, así como para justificar la ristra de mentiras descaradas sobre la autoría de ETA; falsedades que el Ejecutivo difundió premeditadamente en esos días, con casi doscientos cadáveres aún calientes, para engañar a los votantes y tratar de evitar que su trágico fracaso les pasara factura en la inminente cita con las urnas.

En cambio, antes del 17A los servicios de inteligencia sí estaban actuando con diligencia frente a la amenaza yihadista en Europa –ya se habían producido muchos atentados en diferentes países–, razón por la cual trabajaban para infiltrarse en las organizaciones salafistas con confidentes como Es Satty. En Público siempre hemos defendido que su fichaje como informante fue una estrategia habitual y adecuada por parte del CNI. El problema, en nuestra opinión, es que después de que le facilitaran su contratación como imán en Ripoll, empezó a hacer un doble juego con el que engañó a los controladores asignados. Además, al grave fallo del exceso de confianza y la negligencia en la vigilancia se sumó la confrontación política con los independentistas catalanes, que dinamitó la necesaria cooperación con las fuerzas policiales de Catalunya. El resultado fue terrible, y si las víctimas reclaman una investigación a fondo de los hechos es precisamente para que esos errores no se vuelvan a cometer.

¿Cuáles son las diferencias clave entre la respuesta institucional y política tras los atentados yihadistas cometidos en España y en otros países?

Está más que clara, como ya he recordado con respecto a Manuel Valls tras el atentado en la sala de conciertos Bataclan y otros lugares de París, en noviembre de 2015. Por cierto, a Valls se le abucheó en Niza tras el atropellamiento masivo cometido en julio de 2016, y a nadie se le ocurrió en Francia acusar a los que lo hicieron de “insultar a las víctimas” –eran sus familiares los que exigían cuentas al entonces primer ministro–, ni se conjuraron grandes medios de comunicación para ocultar los fallos cometidos por los servicios de inteligencia. Poco más de un año después, ocurre algo parecido en Las Ramblas y resulta que aquí no se puede denunciar las carencias de nuestra Inteligencia.

Nuestra legislación sigue arrastrando normas dictatoriales, como la Ley de Secretos Oficiales de 1968 que permanece en vigor porque los gobernantes del bipartidismo la conservaron con el fin de que el oscurantismo de las cloacas del Estado permaneciera impenetrable

No hay más que repasar lo ocurrido tras casos similares en Reino Unido, Alemania y otros países avanzados (incluido EE.UU. tras el 11-S) para ver que nunca se aliaron los grandes partidos políticos de esas naciones –como sí han hecho aquí– para impedir una investigación parlamentaria sobre los fallos que cometieron las fuerzas antiterroristas. Al contrario, siempre asumieron sus responsabilidades los mandos de Interior y de la Inteligencia, así como los dirigentes políticos implicados. Exactamente lo contrario de lo que ha ocurrido en España desde el atentado de Hipercor, hace más de 30 años, hasta hoy… Y no únicamente en casos de terrorismo, sino también en otras enormes tragedias como las del Metro de València, del Alvia de Angrois o del Yak-42.

¿En qué diferencias tu trabajo del realizado por J. Losantos y Pedro J. sobre el 11M? Hasta este mismo año han mantenido y reformulado su teoría conspirativa sin pruebas documentales contrastadas y, aún peor, rechazadas por la Audiencia Nacional. ¿Cómo diferencias tu protocolo profesional frente al de estos otros ‘compañeros’ que denostan tu trabajo?

Cree el ladrón que todos son de su condición, y por eso nos acusan de instrumentalizar la investigación periodística de los atentados para favorecer una opción política, en este caso el independentismo, igual que siempre han hecho ellos durante décadas a favor del PP. Pero no examinan los datos, materiales y testimonios aportados: una vez más, se niegan a ver el alud de pruebas e indicios que demuestran algo contra lo que ya han prejuzgado.

No sólo es falso que nosotros propugnemos una teoría de conspiración relacionada con el 17A –como ellos sí hacen con el 11M– sino que también es mentira que en nuestras pesquisas siguiéramos un guión predeterminado para socavar al Estado español, como insisten en afirmar. Simplemente proyectan sus propios vicios en los demás.

OKdiario –la web de Eduardo Inda– tituló en noviembre de 2017: “El imán de Ripoll montó la célula yihadista de la matanza de La Rambla mientras era confidente del CNI”, sin aportar una sola prueba de ello ni citar fuente alguna –anónima o no– e incluso aseverando que Es Satty “fue financiado con fondos reservados” mientras montaba la célula terrorista. Nadie hizo el menor caso a tan gravísimas afirmaciones porque Inda y Manuel Cerdán carecen de credibilidad, salvo en alguna cadena de televisión.

En cambio, ahora que nosotros hemos obtenido informes reservados del CNI que muestran sus relaciones con Es Satty y su vigilancia de la célula antes de los atentados, todos ellos se echan las manos a la cabeza y exigen documentos con membrete, sellos, timbres, fechas y firmas, como si los servicios secretos pusieran todo eso en sus informes confidenciales.

Los que ahora se arrogan exclusivas sobre las cloacas de Interior son los mismos que hicieron el vacío a Público y ningunearon nuestras revelaciones cuando, con Patricia López, desenmascaramos a Villarejo, en 2015; revelamos las grabaciones secretas del ministro Fernández Díaz, en 2016; destapamos Las cloacas de Interior, en 2017; denunciamos la policía paralela al servicio de multimillonarios, también en 2017; y explicamos las relaciones con la judicatura del comisario corrupto, en 2018. Todo ello se ha demostrado ahora verdadero, pero fue boicoteado activamente en su día por los que hoy aseguran que no contrastamos ni verificamos las informaciones.

¿Cómo es posible que el periodismo español no asuma la responsabilidad, palmaria y primera, de denunciar unos fallos en materia de seguridad (falta de coordinación y de información, imprudencias y errores de calado en apreciar la dimensión de la amenaza…) que vienen repitiéndose desde hace décadas?

Es más que evidente la intención actual de la mayoría de los medios de tapar el escándalo sobre la incapacidad o negligencia de los servicios secretos, mientras que dieron pábulo –y decenas de páginas y de horas de tertulia– a una ridícula filtración de un supuesto mensaje directo de la CIA a los Mossos, escrito en spanglish y presentado como una copia de un presunto texto original, con la que querían hacernos creer que el espionaje de EE.UU. advirtió meses antes a la policía catalana de que se iba a cometer en Las Ramblas el atentado que Yousef Abouyaaqoub improvisó unas horas antes porque la explosión accidental del polvorín de Alcanar dio al traste con sus bien distintos planes originales.

¿Por qué tantos medios dieron verosimilitud a esa delirante versión de espionaje vidente? Claramente porque culpabilizaba a los Mossos. Y muy pocos cuestionaron tamaña cortina de humo –que acabó siendo desmentida por la propia Oficina del Director de Inteligencia Nacional de EE.UU.–, mientras que casi todos se encarnizan ahora contra nuestra investigación. Claramente porque plantea la responsabilidad de la Seguridad del Estado por no haber impedido la matanza.

Da la impresión de que aquí nadie rinde cuentas. La accountability anglosajona ni se conoce ni se la espera por estos lares. Se cuestionan las versiones contrarias, pero no se avanza otra alternativa basada en pruebas, primero contrastadas y luego argumentadas de forma lógica y veraz.

¿Desde cuándo pasa esto? ¿Quién paga la incompetencia y las ineptitudes en materia de seguridad? ¿Alguien les fuerza a ello? ¿Existen, al menos, recursos y vías internas para purgar errores y responsabilidades?

Ocurre desde la dictadura, que impuso la impunidad absoluta de las fuerzas policiales y los mandos políticos ejecutivos. No podemos olvidar que los mismos aparatos de represión policial y judicial del franquismo fueron reconvertidos en fuerzas de seguridad y judicatura supuestamente demócratas sin que rindieran cuentas ni asumieran responsabilidad alguna por sus crímenes anteriores. Hasta se siguió condecorando a torturadores como Billy el Niño (Antonio González Pacheco, que sigue impune y cobrando una extraordinaria jubilación gracias a esas medallas).

Nuestra legislación sigue además arrastrando normas dictatoriales, 40 años después, como la Ley de Secretos Oficiales de 1968 que permanece en vigor porque los gobernantes del bipartidismo la conservaron con el fin de que el oscurantismo de las cloacas del Estado permaneciera impenetrable. Y siguen pagando por ello los mismos de siempre, como si aún padeciéramos un régimen autoritario. 

El uso partidario, la instrumentalización de las víctimas es también otra constante. Y quizás sea la única y verdadera conspiración que haya que desmontar. Tras el 11M, el PP instrumentalizó a la oficialista Asociación de Víctimas del Terrorismo, estigmatizando a la asociación de afectados que encabezaba Pilar Manjón y dando pábulo a la conspiranoia. En el último 17A, la ACVOT (Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas) contraprogramó con un acto paralelo en el que un Viva España rompió el minuto de silencio.

Sí, es cruel, vergonzoso, humillante… incalificable. Enarbolan el estandarte de las víctimas del terrorismo sólo con fines de manipulación política y propagandística: las que han sufrido la barbarie yihadista están desamparadas, mientras se sigue agitando el fantasma de ETA; las que padecieron atentados etarras son utilizadas para acallar a los que piden justicia para sus familiares asesinados o fusilados por el régimen fascista. En el resto de Europa no dan crédito al clima político que se vive en España y que ha alentado el resurgimiento del neofranquismo de Vox. 

El uso y abuso partidario / patriótico no parece ser patrimonio exclusivo del unionismo o nacionalismo español. Los CDR también se congregaron frente a La Sagrada Familia pidiendo que se aclaren los puntos oscuros de la investigación. Todo bien, pero sobre la bandera de Catalunya dejaron un ramo de flores blancas y encima de la bandera española colocaron una máscara negra con las siglas 17-A y una cruz roja sobre la boca. ¿Cómo y cuándo acabará esta guerra de banderas a costa de las víctimas?

Lamentablemente, hay que darle la razón al poeta. Tenemos el corazón helado por tanta ignominia y no se ve salida ni futuro en el horizonte. 

Quienes presumen de haber desmontado tus investigaciones fueron los primeros en culpar a Ada Colau de no haber colocado bolardos de protección en Las Ramblas, desentendiéndose ahora de revelar quiénes debieron haber previsto los atentados, deteniendo y desarticulando una célula que “controlaban” hacía tiempo. Como si esto no bastase, señalan que habrá más munición, nuevas pruebas de incompetencia, esta vez relacionadas con errores de la alcaldía y los Mossos.

¿Están racionando, es decir, sustrayendo a sus lectores información vital en el más estricto sentido del término: básica para seguir vivos la próxima vez que transitemos por la vía pública?

Ya han demostrado demasiadas veces que consideran las “razones de Estado” y la “unidad de la patria” por encima de la vida, la seguridad y el bienestar de los ciudadanos.

Hemos fundado la Asociación Cultural Amigas de Contexto para publicar Ctxt en todas las lenguas del Estado. La Asociación es una entidad sin ánimo de lucro que también tiene la meta de trabajar por el feminismo y la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Víctor Sampedro

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. marga

    Triste, y sólo sirve para confirmar el muro del establishment español, que en realidad no es una defensa, sino una muestra de su fragilidad. Casi el único con que no puedo estar de acuerdo es: "El uso y abuso partidario / patriótico no parece ser patrimonio exclusivo del unionismo o nacionalismo español. Los CDR también se congregaron frente a La Sagrada Familia". Equiparar las fuerzas y partidos nucleares del estado con un grupo "fringe" del independentismo no es honesto. Sorprende ver en una entrevista tan racional una muestra del anti-independentismo endémico que parece haber larvado incluso periodicos como El Público, quizás sin su querer. Qué en el fondo hace este desliz aún más preocupante, por (supongo) inconsciente.

    Hace 3 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí